CARTA A LOS GRUPOS

Mes de Sagitario 2012

UN MUNDO IMPREGNADO DE DIVINIDAD

Para cada quien, el mundo es como se percibe. Para el caracol, no existe el sonido. Para los peces que moran en las profundidades de los océanos, no existe la luz solar. Para nosotros, la percepción está condicionada por lo captado por los cinco sentidos y la mente. Siempre me pregunto, ¿qué más tendrá el Universo que no captamos?  ¿Tendremos otros sentidos sin desarrollar?

Cuando penetramos los mundos internos a través de la meditación, el pensamiento reflexivo, el silencio, el estudio, aparecen nuevas realidades que no son captadas cuando estamos enfocados en la vida externa y su cotidianidad. Da la sensación que el mundo se expande, pero lo que en realidad se expande es nuestra percepción de la realidad.

Expandir la percepción siempre conlleva una expansión de conciencia. Es como ponerse unos lentes nuevos y descubrir lo que siempre estuvo presente pero que no existía para nosotros porque no se captaba.. Expandir la conciencia es ver por primera vez un mundo que está impregnado de divinidad, es descubrir la belleza y el esplendor de la existencia. Expandir la conciencia es llenar de divinidad esas partes de uno mismo que quedaron como desconectadas de su fuente y se perciben opacas porque no vemos su luz interna.

Expandir la conciencia es expandir la percepción de manera que ésta incluya esa dimensión que llamamos el Reino de los Cielos. Cada uno de nosotros tiene un pedacito de ese Reino como parte de su naturaleza primordial; está en el alma de cada quien. De la misma manera que los rayos del sol, para poder entrar en nuestras casas y llenarlas de luz, esperan a que les abramos las ventanas y las puertas, el alma, que es nuestro sol interno, espera igual. Cuando percibimos Su luz, la luz entra y nos ilumina.

La mente humana tiene el poder de calificar la vida, y lo bueno y lo malo son calificaciones humanas que han llegado a un grado tal de independencia que parecen caminar por su cuenta, lejos de su creador. Es importante comprender el poder tan grande que tenemos al percibir la vida, porque se exterioriza lo percibido. La exteriorización de la Jerarquía y el consiguiente establecimiento de una nueva forma de vida en la Tierra que refleje la realidad interna dependen, en gran medida, de la percepción de esa realidad por parte de la conciencia humana.

Así mismo, cuando un suficiente número de los hijos de la Tierra vivan como almas conscientes encarnadas, su luz iluminará este mundo, los Maestros podrán aparecer en la escena mundial y nuestra civilización expresará lo divino en todas las áreas del quehacer humano.

Cada vez que logras ver la divinidad en lo que te rodea, estás uniendo el Cielo y la Tierra. Cada vez que puedes ver, detrás de los defectos, las virtudes del alma humana, estás impulsando su exteriorización. Cuando los defectos de algún familiar o amigo te perturben, enfócate en sus virtudes, ellas saldrán a darte el encuentro. La vida se hace más armoniosa y bella si percibimos lo divino que está en todas partes.

Que el mundo no te convenza de su aparente falta de luz. Todo es Divino. Cada suceso que  ocurre de alguna manera nos trae una enseñanza, la lección que necesitamos en ese momento de nuestra evolución. Acepta lo que te toca y da lo mejor de ti. La vida te lo devuelve multiplicado.

Hay una oración que puede servirte cuando te sientas descorazonado, triste, con temor o rabia. La escribió el Maestro Omraam Mikhael Aivanhov. A mí me ayuda mucho. Te la ofrezco:

“Señor, amo tu sabiduría, tengo fe en tu amor y confío en tu Poder.”

Cuando alabas al Creador, admirando su creación, invocas Su Presencia. Recuerdo cuando mi papá me mostraba una rosa y me decía que nadie, sólo Dios, podía fabricar la sutileza de sus pétalos, que con toda la tecnología y la ciencia no podíamos hacer tal prodigio.  Son cosas que se quedan grabadas en el alma, semillitas que siembran nuestros padres y con el tiempo germinan. Nuestro Padre Celestial ha colocado en nuestro interior semillas que al germinar harán de cada uno de nosotros una divinidad. Preparar las condiciones para que germinen es nuestra tarea y la confianza en Su Amor, Su Sabiduría y Su Poder nos ayudan.

¿Qué es lo que hace que se abra una flor, que crezca un árbol, que germine una semilla, que un bebé se desarrolle en el vientre de su madre? Es el Poder de Dios. Y ese mismo Poder hará germinar las semillas que hay en ti.

Cuando te asalten las dudas, cuando creas que todo está perdido, observa el Poder de Dios en la naturaleza y recuerda que ese mismo Poder está dentro de ti.

Todo es Divino. Tú también.

Siempre desde el alma,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

mes de Escorpio 2012

EL CIELO SE ACERCA

El Maestro D.K anuncia la Exteriorización de la Jerarquía para este tiempo.  La aparición, en el plano físico, del Quinto Reino.

Los Reinos que hacen vida en nuestro planeta Tierra y están exteriorizados son:

Primer Reino – Reino Mineral

Segundo Reino – Reino Vegetal

Tercer Reino – Reino Animal

Cuarto Reino – Reino Humano

La Jerarquía pertenece al Quinto Reino o Reino de las Almas. Sus Leyes y Principios están basados en el amor. Muchas de nuestras más preciadas formas de vivir están en contradicción con las leyes que rigen el Quinto Reino. Por lo tanto, es de suponer que si el Quinto Reino se está acercando y tiene un poder vibratorio mucho mayor que el Cuarto, va a ocasionar una serie de transformaciones y todo aquello que no responde a su nota vibratoria entrará en crisis y en un cierto proceso de disolución.

Es probable que todo este caos que vemos por doquier, las protestas de los pobres del mundo, de los indignados, de los pueblos originarios, las voces de  protesta en contra de la guerra, los desórdenes sociales… tengan su origen en este acercamiento.

Siento que tenemos que tener claro la dirección del Plan de Dios aunque no lo comprendamos en su totalidad, pero es imperativo que  nos demos cuenta de la dirección hacia dónde va, no sea que por vivir irreflexivamente  estemos apoyando lo que tiene que desaparecer y en consecuencia, fortalezcamos las fuerza de la otra polaridad, que son las que trabajan sin descanso para que el Plan de Dios NO se cumpla.

Parece que llegó la hora de la verdad, ese tiempo en el que tenemos que tener claro, muy claro, la dirección, porque estamos marcando rumbos futuros con nuestras acciones, pensamientos y sentimientos. Esta crisis que vivimos, este tiempo de crecimiento es una gran oportunidad que la vida nos da para transformarnos y transformar nuestro mundo.

La influencia de los Señores de la Liberación, que son fuerzas cósmicas que penetran a nuestro mundo a través Shamballa, (el centro planetario en donde se conoce la Voluntad de Dios) están ocasionando profundas transformaciones en todos los niveles de la vida planetaria. El Maestro D.K. señala en su libro “Los Rayos y las Iniciaciones” que la afluyente energía proveniente de fuentes extra planetarias provoca un cambio general en el enfoque de la conciencia de las vidas que habitan este planeta. Y dice que la intensidad del pensamiento centralizado del Señor del Mundo ha alcanzado un punto de tensión justo previo a los estupendos cambios que se producirán en la expresión de Su vida, nuestro planeta. La esfera de esta tensión es el Quinto Reino, pero el movimiento se dará en el Cuarto. Esto involucra cambios en la conciencia humana, aunque los cambios mayores se suceden en las Conciencias Superiores.

Este tiempo es de Exteriorización de la vida interna, de esa dimensión con la que hemos soñado por siglos, la que Cristo llamó el Reino de los Cielos. Por fin hemos comprendido que no tenemos que ir al Cielo, sino trabajar para que el cielo descienda, para que se exteriorice en la Tierra. Y aunque hoy parezca que la tierra se está convirtiendo en un infierno, lo que sucede es que se están derrumbando los sistemas que pertenecen al viejo orden que tiene que desaparecer y como dice la profecía … no va a quedar piedra sobre piedra … de este sistema con el que administramos nuestra vida porque no responde al momento cósmico que nos ha tocado vivir. La cercanía de la energía de los Maestros y su portentosa radiación está ocasionando el derrumbe. La pregunta que nos tenemos que hacer es: ¿nos quedamos llorando sobre lo que se derrumba o miramos la luz que amanece radiante en el horizonte?

El Cielo se está acercando y nos asusta porque nuestra vida está regida por valores contrarios a los del cielo, que tendrán que desaparecer....

Ahora lo importante es saber qué hacer para ayudar en el proceso de exteriorización que incluye la exterio-rización de la conciencia del alma, de lo que realmente somos cada uno de nosotros, porque nuestra alma es solar y  pertenece al Quinto Reino. En la Lemuria, el hombre animal fue fecundado por la mente y aparecimos nosotros, el Cuarto Reino de la naturaleza; para que aparezca el Quinto Reino, el ser humano será fecundado por el Amor en un potente acercamiento del alma a la personalidad.

Es el Príncipe que besa a la Bella Durmiente y la despierta...

Este acercamiento tiene su mayor obstáculo en el mundo de espejismos en el que vivimos que ha formado como una gruesa costra que no permite la unión de los dos mundos. Hay que horadarlo para que la clara luz del alma pueda expresarse libremente, que es lo mismo que decir que el Cielo descienda a la Tierra. Esta costra tiene tres capas, una en el plano mental formado por las ideas egoístas, otra en el emocional formado por el deseo incontrolado y otra en el etérico formado por el aferramiento a la sustancia que da como resultado el materialismo. Un espejismo está sustentado por el otro, de tal manera que desde la mente se puede disipar el espejismo del plano etérico y del plano emocional, pero el espejismo de la mente sólo lo despeja la luz del alma. Con el acercamiento del Quinto reino tenemos la oportunidad de disipar en la mente, el mundo de ilusión que la aprisiona.

Poco a poco, debido al acercamiento del alma, la humanidad está despertando, ha comenzado a reconocer su propia falta de libertad que, indiscutiblemente, es el primer paso para lograrla. Cuando el prisionero se da cuenta que es prisionero y ansía su libertad, se rebela y ocasiona caos. Creo que estamos en el tiempo del darnos cuenta y aquellos lugares caóticos son precisamente los que están despertando. Las sociedades en donde no está pasando nada y la vida sigue tranquila y feliz, están dormidas todavía...

Lo más importante que está ocurriendo en nuestros días es que por fin nos estamos dando cuenta del espejismo, marcando con ello el primer paso a su disolución. Nos estamos dando cuenta de que vivimos en un mundo virtual, en el que una MATRIX, determina lo que vamos a pensar, hacer, desear. El mundo está gobernado por un puñado de seres humanos que, a través de la industria de la comunicación, deciden nuestra conducta. No sólo qué pensamos, sino qué comemos, cómo nos vestimos quien es bueno, quien es malo… No hay una sola esfera de nuestra vida que no esté regida por esta MATRIZ que sabe cómo hacer para que parezca que pensamos cuando lo que hacemos es repetir pensamientos sembrados en la psiquis humana. Pero nos estamos dando cuenta...

Al tomar una decisión en tu vida, pregúntate, ¿es mi decisión o alguien o algo decide por mí? ¿Este pensamiento es mío, o lo piensan por mí? ¿Este sentimiento nace de mi corazón o ha sido sembrado por un agente externo? Y sobre todo, hazte la pregunta de las preguntas ¿Quién soy? – Todos los días – ¿Quién soy? ... Busca tu verdad, adéntrate en tu ser, conócete en lo más profundo hasta que descubras que eres el alma, y entonces, serás parte del proceso más importante en la historia de nuestro planeta, la exteriorización del Quinto Reino, porque encontrará exteriorización a través de tu corazón.

La exteriorización de la Jerarquía es el Cuarto Reino convirtiéndose en el Quinto. Y es una decisión del Alma, es un suceso en la Vida del Logos Planetario de acuerdo a la Ley Cíclica, y no es una decisión de la personalidad, por lo tanto se acerca a pesar de toda la oposición que el sistema que rige el mundo le está ofreciendo. Nadie puede detener el decreto de Shamballa, y todo cambiará. Reconoce, en el caos de nuestros días, este acercamiento, reconócelo en las propias crisis de tu vida y celebrarás el momento bendito que a todos nos ha tocado vivir. Entonces podrás dedicarte con toda tu fuerza y tu fe a la sublime tarea de hacer descender el cielo a la Tierra.

Que seas un discípulo consagrado al Plan de Dios para que puedas participar con consciencia de este momento mágico de la vida planetaria. El Cielo se acerca, no temas, se cumplen los tiempos y pronto, muy pronto la luz del Alma nos alumbrará.

Siempre desde el alma,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Libra 2012

TU POEMA, TU VIDA

Somos el Alma, la Conciencia expresándose a través de un instrumento – la personalidad - compuesto por el cuerpo, las emociones y el intelecto.   Sucede que cuando estamos plenamente identificados con el instrumento, sólo nos interesan las cosas de su mundo: la fama, el dinero, el nombre, las posesiones, etc. Pero cuando nos reconocemos como la conciencia que habita el cuerpo empezamos a descubrir esa otra realidad que nos hace trascender este mundo y desarrollamos otro conjunto de valores que le aportan a la vida un brillo y un significado especial. Iniciamos así el descubrimiento de nuestra conciencia inmortal.

La dualidad de “alma y cuerpo”, que aparentemente divide el mundo en dos partes, una superior, inmortal y divina y la otra inferior, mortal, perecedera está presente en todas las tradiciones espirituales de la humanidad.

Pero si consideramos lo material como el mal y lo espiritual como el bien empezamos a dividir lo indivisible. Es como querer separa a Dios Padre de Dios Madre. O al Creador de su Universo. Lo que tiene de verdad la materia es el mismo espíritu que la anima y la conciencia que es el alma que le da forma en esa gran red de vida y conciencia que llamamos Universo.

Cuando separamos al espíritu y a la materia y los colocamos en ámbitos diferentes estamos auspiciando una ruptura en la misma percepción de la vida. De ahí que se ha creado un sistema de falsos valores que le ha hecho mucho daño a nuestro mundo. Por ejemplo, hay quien puede ser muy espiritual en el Templo, en la Iglesia; pero como percibe  el mundo de los negocios como perteneciente únicamente al ámbito material, puede ocasionar daños a terceros sin remordimiento alguno porque en ese mundo su Ley es la ganancia. Y cuando no se reconoce la divinidad en la materia se puede, sin sentir culpa alguna, contaminar, depredar y dañar la naturaleza sin misericordia.

Si miras atentamente las estrellas y te dejas embargar por su belleza podrás ver el rostro de Dios Madre en su titilar y si buscas su aroma, la rosa lo esparce libremente al viento.

Mi papá me decía que a pesar de que el hombre ha llegado a hacer grandes cosas no ha podido producir un solo pétalo de rosa. – Sólo Dios, hija, sólo Dios –  decía. Las rosas rojas sobre su ataúd, el día de su entierro, expresaban tanta vida que la muerte se desvanecía como el espejismo más grande de la vida en la forma. 

Si reconocemos lo divino en la materia, estamos reconociendo a la Madre Divina. No se trata de alejarnos de la personalidad sino de transformarla imbuyéndola de alma, de conciencia. El trabajo que vinimos a hacer a este mundo es transformar la materia con la Luz del Alma de acuerdo al diseño divino. Y la materia que nos toca transformar es la de nuestro cuerpo, nuestras emociones y deseos, y nuestros pensamientos.

Recuerdo cuando, en los Congresos del Nuevo Pensamiento, poníamos en la entrada del salón un gancho de ropa bien adornado con un letrerito que decía: “Deja colgada tu personalidad aquí”. La pretensión era entrar como almas sin que la personalidad nos acompañara… Me pregunto cuántos lo lograrían. Yo no. Mi cuerpo mental estaba atento a todo ese caudal de conocimiento que se despliega en los Congresos del Nuevo Pensamiento, mi cuerpo emocional se gozaba de las experiencias vividas y confieso que mi cuerpo físico siempre estuvo allí conmigo.

Para todos nosotros, habitantes de este mundo, existe solo una vida, la de todos los días, la cotidiana, con sus momentos de exaltación y sus momentos de tristeza, con los problemas y toda la secuela de experiencias que aporta la vida en la materia. De lo que se trata es de afinar el instrumento para que la Conciencia pueda expresar su acorde divino. Si la personalidad es como un violín, el violinista es la Conciencia (el Alma) y la Partitura, el diseño divino. Si guardamos el violín, el violinista no puede tocar y el mundo se queda sin la música del Alma. Si el violín está desafinado, el Alma no puede ejecutar bien la música, aunque conozca bien la Partitura. Nos toca afinar nuestro instrumento de manera que pueda vibrar en las más altas frecuencias. Esa es la verdadera “obra alquímica”, la transmutación que la vida espera de ti. Tu tarea, tu responsabilidad, el regalo que le ofreces a la vida.

Decimos con el poeta, caminante no hay camino, se hace camino al andar; sí, viviendo cada experiencia, extrayendo el aprendizaje oculto en cada cosa que nos presenta la vida. Nuestra presente encarnación es nuestro karma y también nuestro dharma. Es la oportunidad evolutiva que tenemos a la mano. La Enseñanza de la Sabiduría nos ayuda a vivir, pero solo cuando ponemos en práctica lo aprendido. Cuando nuestra vida diaria refleja su gloria. Entonces podemos decir que conocemos la enseñanza.

Ahora cuando medito le pido a la mente que se venga conmigo, que no se distraiga, porque la necesito llena de luz para el trabajo. A mi cuerpo emocional le pido amorosamente que no se resista a las vibraciones luminosas que se alcanzan en los estados de meditación para que pueda aprenda a amarlo todo, y a los elementales de mi cuerpo, que no desperdicien la oportunidad de alimentarse de esa luz.

El Maestro Omraam Mikhael Aivanhov nos advierte en sus libros que la personalidad siempre tiene que estar vigilada por “su amo” porque cuando el amo está presente ella se comporta bien. El amo es la Conciencia, es el Alma. Pero si el “amo” abandona su puesto de vigilancia, se instala el caos en la vida y somos arrastrados como hoja que se la lleva el viento, víctimas de un destino que podemos dirigir con sólo saber quiénes somos y actuar de acuerdo a lo que somos, la Vida Consciente encarnada

De ahí la necesidad de mantener un nivel vibratorio que nos permita establecer la armonía en nuestra vida para que el Alma infunda con su Luz a la personalidad. Esta es la razón por la cual todo discípulo, en un momento de su vida tiene que trabajar con la energía del Cuarto Rayo de Armonía, Belleza y Arte. La armonía es la síntesis de todas las cualidades, de todas las virtudes reunidas, cuando trabajamos con la armonía tocamos el corazón de las cosas, el Alma Universal, el Centro de donde proviene la energía que todo lo transforma y organiza. El Cuarto Rayo entona las distintas frecuencias que componen la personalidad con la frecuencia del Alma, uniéndolas. Su palabra de poder. “Dos se fusionan en uno” nos da la clave.

Fusionemos la personalidad con el Alma, llenémosla tanto de la vibración del Alma que ya no se encuentre a sí misma, sino que más bien, en su lugar, aparezca el Alma, aparezcas tú.

En la vida de todos los días se construye el sendero. Cada experiencia es un aprendizaje del Camino. Tu tarea, tu misión está delante de ti, en lo cotidiano. Tu vida es tu obra de arte, tu poema. Extrae de tus vehículos la esencia sagrada oculta en la materia y un día, cercano o lejano, ellos te devolverán la imagen del Espíritu.

Con amor profundo,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

Mes de Virgo 2012

Un poquito de ternura, por favor…

 

No importa qué cualidades sicológicas pueda tener una persona, un corazón abierto siempre es tierno. Esa ternura puede encontrar su expresión en una mirada, en un gesto, en el tono de la voz y hasta en un silencio. La vida moderna, con sus prisas y su atención puesta en la producción y obtención de bienes materiales nos aleja del sentir del corazón y nos da la impresión de que la ternura se ausentó de nuestras vidas. Sin embargo, el amor habita el corazón humano que sigue siendo bueno.

Cuando no hay ternura tendemos a ser ásperos. Parece que en vez de piel tenemos una lija, nos herimos cada vez que nos tocamos y sufrimos porque maltratamos a aquellos a quienes queremos.   Soy de las que piensa que no hay paz en el mundo porque no hay paz en los hogares. Y es allí en donde puede florecer la ternura y desde donde puede expandirse hacia el mundo. No hay otro camino.

Cuando el sentimiento que une a los seres proviene del mundo de deseos, se demuestra como afecto. Y el afecto nos afecta imponiéndonos obligaciones y haciéndonos esperar siempre algo a cambio. El Maestro D.K. lo define como el espejismo del sentimiento que hunde a mucha gente buena en las brumas del plano astral. Pero cuando el amor proviene del alma no impone condiciones, es una corriente de vida abundante, como un manantial que enriquece todo lo que toca, que nunca aprisiona y en su núcleo es pura ternura.

Miremos más de cerca nuestras relaciones cotidianas y si encontramos asperezas, trabajemos arduamente para cambiarlas. Cada relación áspera es una fuente de dolor y un contaminante del ambiente psicológico del lugar donde se expresa. Deja que la energía del corazón fluya a torrentes convertida en ternura, y envuelve con ella a tu familia, a la del vecino, a la comunidad, a la nación, al planeta. No le añadas al mundo más asperezas de las que ya contiene. La transformación mundial depende de la transformación de cada uno de nosotros. 

¿Me podrías dar un poquito de ternura, por favor? Si estuviéramos más atentos podríamos leer esa petición en la mirada de nuestros hijos, hijas, esposos, esposas, madres, padres, seres queridos…

Se trata de comunicarnos desde lo que somos, desde la fuente misma de vida y conciencia y desde ahí, establecer las relaciones. Las personalidades, cuando están alejadas del alma critican, dividen, reclaman y nunca se satisfacen. El alma comprende, une, se ofrece a sí misma en bien de los demás y se conforma simplemente con amar.  La fuente del verdadero amor  está dentro de ti, en tu alma, en tu dimensión divina. Conéctate contigo mismo y desde allí derrama todo el amor a aquellos que la vida ha puesto a tu lado.

Hay un sinsentido que agobia a gran parte de la población que busca llenar su vacío existencial con cosas. Por más que el humano quiera encontrar en el tener su sentido de vivir, no lo logrará, simplemente porque ahí no está. Por más que compremos y tengamos cosas y cosas, el sentido de la vida está en el amor. Y el amor es dar y darse en bien de los demás.

Si podemos compartir la mesa, el dolor, los problemas, la alegría, nos sentimos contenidos y esa contención es el regalo más grande que podemos recibir y darle a nuestros seres queridos. Esa contención nos da la fuerza para afrontar los retos con entereza, solucionar los solucionables y crecer sobre aquellos que no podemos cambiar.

Perdonemos sin juzgar, como nos enseño el Maestro Jesús. El perdón aflora natural cuando nos damos permiso, unos a otros, para equivocarnos. Cuando reconocemos que el hermano, la hermana hace lo mejor que le sale y si le sale mal es probable que sufra. ¿Cómo castigarlo, entonces, con un juicio, resentimiento, crítica,  enojo?  Si no aprendemos a vivir perdonándonos unos a otros, ¿cómo pretender que los pueblos se perdonen, que las naciones se perdonen y curen sus heridas?

La varita mágica que transformará este mundo está en el corazón, en ese núcleo de luz que todos tenemos dentro, en donde habita la Llama del Espíritu, ese pedacito de Dios que todos compartimos. Permite que aflore y colore tus actividades diarias. No tienes que esforzarte, porque sale natural cuando das de aquello que tienes adentro, cuando te das a ti mismo, cuando te ofreces. ¿Qué otra cosa, realmente, puedes dar?

Una sonrisa a tiempo, una mirada de amor, un “estoy contigo”, una comprensión ante los errores cometidos y la vida se enriquece, porque le permites que exprese plenamente su esencia que es el amor y su lenguaje, la ternura.

La nueva civilización que todos esperamos tendrá una cultura, la cultura del alma, que es la cultura del amor, que es la cultura de la paz. Su dirección es la unidad, la cooperación, la solidaridad, la hermandad. Ése es nuestro destino, o no tendremos destino, porque el propósito de este mundo es expresar la divinidad en la dimensión material y nuestro Dios es un Dios de Amor.

¿Podrías darle a la vida un poquito de ternura?  El Dios del Universo te lo agradecerá porque cuando eres tierno, es Dios mismo, que a través de ti, expresa Su Amor.

 Desde las profundidades del alma,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Leo 2012

Y ahora... ¿Que hacemos con Frankenstein?

En medio de la avalancha de condenas al joven que cometió el horrendo crimen en Aurora (Colorado) durante el estreno del film “El Caballero Oscuro” surge la pregunta que nos mueve a reflexión: ¿será este joven un verdadero victimario o será más bien otra víctima más?

Nadie está aislado, todos estamos relacionados, conectados, vivimos inmersos en una gran red compuesta no solo de materia física sino de una sustancia más sutil, etérica, por donde circulan libremente nuestros pensamientos y nuestras emociones. Todos los humanos somos responsables del estado en que se encuentran las energías de estos planos más sutiles que influyen y determinan la calidad de los ambientes de nuestro mundo y las influencias invisibles que a todos nos afectan.

El Maestro Omraam Mikhael Aivanhov dedicó gran parte de su enseñanza a señalar la manera cómo influye el estado mental y emocional en la vida de cada ser. Cuando nos alimentamos – decía – nos aseguramos que los alimentos estén limpios y en buen estado. Sin embrago cuando alimentamos nuestros cuerpos emocionales y mentales tragamos cualquier cosa: emociones putrefactas, pensamientos  de odio y de maldad, impurezas de todo tipo, tristezas... Y luego, cuando vemos el resultado de este tipo de alimentación decimos, ¡qué mala suerte! Y culpamos a la vida de lo que sucede sin darnos cuenta lo determinante que fue nuestra manera de sentir o pensar.

A nivel colectivo, lo mismo sucede con la humanidad. Habría que preguntarse, ¿cuántos juegos violentos vio el joven asesino hasta el momento que decidió “jugar” en la vida real? Y luego viene la pregunta que no nos gusta hacer: ¿cuántos juegos violentos  han visto nuestros  hijos,  hijas,   nietos,   nietas?    Son incontables. Entonces, si la sociedad ofrece la violencia, el asesinato, la matanza como una forma de diversión, no nos debe sorprender que sucedan estas cosas.

No hay peor ciego que el que no quiere ver, y amigo, amiga, nuestra sociedad está enferma de odio, de violencia. Somos guerreristas no por naturaleza sino por cultura. La cultura de la guerra se ha establecido en nuestras sociedades y ha echado raíces. Y ése es el problema más grave que hoy, como sociedad, confrontamos. Señalando a un culpable, sin darnos cuenta que es una erupción de la enfermedad que está padeciendo la sociedad, un síntoma de la enfermedad social en la que estamos todos inmersos, es querer tapar el cielo con la mano.

Si participamos de la violencia en cualquiera de sus formas, ya sea con nuestra mente o emociones, estamos contaminando el ambiente planetario. Los más débiles, a quienes llamamos monstruos por haberse convertido en expresión dramática de la suciedad desbordante, del basurero astral de nuestras ciudades, merecen nuestra compasión, son solo jóvenes enloquecidos por la atmósfera psíquica tan perturbadora que todos hemos producido. Todos somos responsables.

Y ahora ¿qué hacemos con Frankenstein?,  ése monstruo creado por los juegos de guerra, de asesinatos, de violencia, sostenido por las películas, libros, revistas, artes plásticas, música, juegos que promueven la violencia y la fealdad.  ¿Cómo lo desactivamos? 

¿Recuerdan cuando nuestros modelos a seguir eran los grandes benefactores de la humanidad, cuando leíamos aquellas historias que nos instruían en  valores humanos? Ahora son los “terminators”, los “transformers”  y sabe Dios qué más. En mi condición de abuela no estoy tan al tanto de los nombres pero sí estoy al tanto de la violencia. Un niño no puede ver tantos crímenes sin que pierda algo valioso dentro de sí. La guerra, la muerte, el asesinato no pueden ser instrumentos de diversión sin dejar secuela. Y esa secuela se manifiesta, a nivel de la sociedad, por medio de estos eventos terribles que nos conmueven a todos.

 ¿Qué pasó con el arte? ¿A dónde se fue la belleza? ¿Por qué hemos negado lo mejor del alma humana para vender como producto de consumo principal la parte animal de la naturaleza humana?

Siempre he sentido una profunda compasión con la juventud por el mundo tan desastroso que le hemos dejado, tan ajeno a los verdaderos valores humanos.

Lo que quedó de la generación “hippie” de los sesenta y su proclama de paz y amor fue una simple protesta sin sustento. Todo se desvaneció en la bruma de las drogas. Ahora, los maravillosos niños que están llegando, y lo están haciendo hace más de 20 años, han sido sometidos a una abrumadora cultura de guerra. Ahora la droga es virtual, pero droga al fin, adictiva y destructiva.

Dentro de este cuadro abrumador quiero también señalarles que nunca antes en nuestra historia la humanidad ha tenido tanta luz. Es paradójico pero real. El porciento de seres humanos que comienzan a despertar a la realidad del alma es mayor que en cualquier otro momento de nuestra historia. La sensibilidad al dolor ajeno es  también mayor. La solidaridad y la ayuda humanitaria que vemos hoy no existían en tiempos pasados. Entonces, ¿dónde está el verdadero mal?

Te ofrezco mi respuesta. El verdadero Frankenstein es la CODICIA  que circula libre por la sociedad promovida por una cultura materialista que nos inculca que el tener es la finalidad de la vida humana. La codicia mueve las guerras, la pornografía, la pedofilia, la prostitución, la corrupción, las drogas, y está peligrosamente convirtiendo en producto comercial, los alimentos, la educación y la salud.

Estamos en los albores de un nuevo tiempo y hay que recordar que antes del amanecer la noche es más oscura. No te dejes intimidar por la oscuridad que puedas percibir en el mundo. Ella termina cuando sale el sol. Y tú eres ese sol que el mundo espera porque eres un alma solar habitando en la Tierra. Todas las riquezas están en ti, las verdaderas, las que el polvo y el hollín no pueden tocar, las que siguen contigo más allá de la muerte, las que tienen la capacidad de crear la nueva civilización de luz y de amor que todos esperamos.

Entonces, ¿qué hacemos con Frankenstein? Una vez aceptemos que es nuestra creación, lo podemos disipar con la luz del alma. Hay muchos monstruos, grandes y pequeños, pululando en nuestros ambientes. Nuestro trabajo es disiparlos.  Cada vez que demuestras violencia, agresión, odio, los refuerzas. Con tu amor, tu perdón, tu comprensión y tu ternura los disipas.

Cuidemos nuestros pensamientos, palabras, acciones, que no contengan violencia, agresión, odio. Es el servicio que le debemos a la vida. Todos los grandes Seres, los Avatares que han venido a esta Tierra para impulsar su evolución lo han hecho por amor. El amor es la Ley Suprema de nuestro Universo y con ella transformaremos la vida en el planeta.

Que la Luz de tu Alma ilumine tus ambientes y disipe sus sombras. Es mi deseo constante para ti.

Desde las profundidades del alma,

 Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 Esta carta contiene ideas que fueron elaboradas en una conversación con mi querido amigo Leonardo Díaz, por lo que contiene también su pensamiento. 


 

 

Mes de Cáncer 2012

LO QUE TODOS QUEREMOS

Si somos capaces de escuchar la voz que surge del trasfondo de las crisis, ya sean personales, nacionales o internacionales, escucharemos el mismo anhelo: “queremos vivir en paz, queremos ser felices, queremos armonía, queremos que se respeten los derechos humanos…”

¿Cómo puede ser que un deseo tan básico y común pueda ser tan elusivo, que si todos queremos lo mismo, no lo hayamos podido conseguir? Creo que el drama de nuestra humanidad radica en que buscamos solucionar los problemas con la creencia inadecuada, la misma que los ocasionó, la que piensa que las cosas se resuelven cuando unos ganan y otros pierden, la que divide a la humanidad en dos bandos: los buenos y los malos, y hasta la vida más allá de la muerte en cielo e infierno. Las instituciones por las cuales administramos la vida en el planeta están modeladas de acuerdo a este viejo paradigma. ¿Cómo pueden surgir las correctas relaciones fuera de su contexto natural que es el hecho de que todos somos hermanos con los mismo derechos y obligaciones? No lo creo posible.

La fraternidad se asienta en la esencia misma del ser.  Y cuando nos dividimos entre buenos y malos, cultos e incultos, desarrollados y subdesarrollados, lo único que estamos haciendo es agravar el problema.

Dentro del contexto de la cultura de la competencia, no creo que podamos encontrar las soluciones a los problemas que hoy enfrenta la humanidad. Nunca entendí el porqué cuando a una persona se le presta dinero y no puede pagar, en vez de ayudarla, se le cobran más intereses disminuyendo las posibilidades para que cumpla con su compromiso. Esto es  igual a cuando una persona que se está hundiendo en el mar, en vez de darle un flotador  le tiramos una piedra... ¡se va a hundir más rápido! Cuando esto se hace con las naciones, obligándolas a pagar deudas que son impagables debido a los intereses acumulados, aumentándoles la deuda, aplicando más intereses y condenando a gran parte de sus habitantes al hambre y la miseria, ¿acaso no es un acto criminal?

Entonces pienso que lo que tenemos que cambiar está en la mente. Y ahí, todos tenemos poder. La Era de Acuario nos pide un cambio de creencias, de cultura, de forma de vivir, porque la administración de la vida como la tenemos no responde a lo que queremos. Hemos desarrollado la capacidad de destruir la Tierra, ¡con todas sus bellezas y sus riquezas! Somos como el necio que, sentado sobre una hermosa rama, la corta; sin darse cuenta que caerá al abismo con ella. Buscamos la paz, hablamos de la paz, la idealizamos pero cuando consideramos aceptables medidas que no contemplan el derecho de comer de los pueblos, sembramos las semillas de la guerra.  Y seguimos tan campantes, sin considerar que el problema está en el sistema que hemos creado para administrar la vida, hasta que la crisis planetaria nos afecte personalmente y la veamos cara a cara, o... de repente... por la luz que hoy llega a raudales, descubramos que somos hermanos y se produzca un verdadero cambio en la conciencia.

Y ese descubrimiento es el más importante que nos toca hacer. Y aunque es un hecho conocido y aceptado a nivel intelectual por casi toda la humanidad, no se ha convertido en conocimiento verdadero porque no lo tenemos incorporado a nuestra conducta.  Cristo nos enseñó que todos somos hermanos, todos hijos de un mismo Padre, y nos dejó la regla de oro de la conducta humana que está escrita en uno de los muros de las Naciones Unidas, “no le hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti”. Ahí está la clave. Es tan sencilla, es hermoso decirla, pero si no se expresa a través de la conducta cotidiana, somos loros que repiten y repiten y no saben de qué hablan. 

Hay que tener en cuenta que hace sólo 67 años que, con la fundación de las Naciones Unidas, hemos declarado que la guerra no nos sirve, que queremos vivir en un mundo de paz. Y, ¿cuántos miles de años llevamos en el planeta resolviendo los problemas con la violencia, con la guerra, con el “yo gano y tú pierdes”? Necesitamos encontrar la zona en nuestra conciencia desde donde surja la buena voluntad como algo natural, porque es lo único capaz de construir una cultura de paz. El reto de nuestro tiempo radica en el descubrimiento de nosotros mismos, de nuestra divinidad esencial, de aquello que nos hace verdaderamente humanos, nuestra Alma Inmortal.

Y ¿cómo encontrarnos a nosotros mismos, cómo descubrirnos? Todas las escuelas espirituales nos enseñan un camino. Te ofrezco el del atajo, el que practico aunque no siempre me sale bien, pero lo hago con empeño porque estoy convencida que es el más rápido, y como la Nueva Era está llegando con toda su luz y su potencia, es mejor apurarse.

Descubrirse uno mismo entraña una de las más grandes paradojas de la vida porque es necesario el olvido de uno mismo. Me preguntarás, ¿cómo me puedo encontrar si me olvido de mí mismo? Porque cuando piensas en ti, te enfocas en tus intereses, en tus deseos personales y te quedas en las zonas que menos reflejan tu verdadera esencia. Allí la visión se nubla por el vapor que producen tus deseos egoístas. Ves muy bien al personaje temporal que te ha tocado jugar en esta vida, su nombre, su profesión, etc., pero no te ves a ti, al hijo de Dios, la conciencia inmortal.  Entonces, ¿qué puedes hacer? Aquí hay un truco muy bueno. Como todos somos hermanos y compartimos la misma naturaleza interna – así como la comparten dos gotas de agua del mismo océano - cuando te buscas en tu hermano, te ves mucho mejor, porque al quitar la mirada de tu pequeña persona, ya nada tapa tu verdad interna y puedes verte. A través de la mirada de tu hermano, ves tu divinidad esencial, a través del alma de tu hermano llegas a tu alma. Es un atajo. Se llama el camino del Corazón, porque es el amor el que lo permite.  Cuando buscas descubrir lo mejor de los demás, de alguna manera descubres lo mejor de ti. Ama a tu prójimo como a ti mismo.

Cuando descubres tu divinidad esencial, la buena voluntad aflora sin esfuerzos, como el agua del manantial que, fluyendo libre, enriquece todo lo que toca porque el corazón humano es esencialmente bueno.  Y la buena voluntad promueve las correc

relaciones que nos darán el mundo que todos anhelamos. Somos el problema, pero también somos la solución. Construiremos juntos,  porque es nuestro destino, un nuevo sistema basado en el respeto, la cooperación, el amor fraternal, las correctas relaciones y la paz, y lo haremos en el auto descubrimiento de nuestra divinidad esencial.

Tú y yo somos Uno. Con el amor de siempre, inmenso, eterno…

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 “Que cumpla mi parte en el trabajo Uno mediante el olvido de mí mismo, la inofensividad y la correcta palabra”. D.K.

 

Mes de Géminis

 

Ligero de Equipaje


 

Lo que nosotros llamamos vida es un viaje que hacemos a este plano físico denso, pero la vida no empieza con el nacimiento ni termina con la muerte. Son dos puertas que se abren en determinados momentos de nuestra historia. Al no recordar la historia completa navegamos, muchas veces, sin bitácora, medios perdidos entre los sucesos que nos toca enfrentar, y entonces decimos, con cierto aire de fatalidad, “así es la vida...”

Hace unos años fui a un centro comercial cercano a mi casa y ya terminadas mis gestiones, al llegar al estacionamiento me di cuenta que había dejado las llaves dentro del auto.  Corrí a la calle y tomé el primer taxi que pasó. Era un taxi súper destartalado, pero mi prisa no me dejó otra opción. Al explicarle al conductor lo que me pasaba de manera que me esperara en lo que recogía las llaves de repuesto, dije aquella frase memorable... “Ay señor, es que hoy es uno de esos días terribles en que parece que todo sale al revés”.  Se volteó, me miró y con un tono de hombre sabio me dijo: “Señora, no hay días terribles, somos nosotros que los dañamos.”

Sorprendida le dije - “tiene usted razón”. Y ahora viene lo peor ... me dijo … “es que yo escucho un programa de radio en donde una señora, Carmen Santiago, nos enseña estas cosas”.

¡Santo Dios! ¡Qué lección tan grande! ¿Y ahora qué hago? - me dije a mi misma. Seguimos conversando; él continuaba dándome lecciones de vida hasta que le dije, ¿Y cómo es que usted no reconoce mi voz? Y me identifiqué. El terrible día, gracias a este taxista "sabio” se convirtió en una lección, y por supuesto, terminamos riéndonos. Busqué mis llaves y le regalé uno de mis libros.

No hay días terribles, seguía pensando. Claro, todos son nuevos, no hay ninguno usado. Pero los envejecemos al instante con nuestros recuerdos, nuestras creencias y nuestras prisas. Y como el cuerpo emocional es experto en traernos las emociones que corresponden al recuerdo, ese día que la vida nos regala lleno de luz, nuevecito, lo envejecemos en un instante.

Cuando el Maestro Jesús dijo: "Dejad que los niños se acerquen a mí porque de ellos es el Reino de los Cielos", ¿acaso nos estaba enseñando que tenemos que ver la vida con la inocencia de un niño? El Reino de los Cielos no es un lugar, es un estado de conciencia, es la paz, la armonía, el asombro, la plenitud, la felicidad, el gozo. Todos hemos tenido momentos de cielo en la tierra. Son fugaces, no sabemos hacerlos perdurar, pero hay algo que sí sabemos y es que solo se dan en tiempo presente. Estamos siempre tan ausentes viviendo del recuerdo o proyectándonos  hacia el futuro que nos perdemos el único tiempo en donde tenemos la posibilidad de alcanzar el cielo, el mágico presente, el eterno “ahora”.

Al nacer nuestra percepción de la vida se desenvuelve en tiempo presente. Pero a medida que desarrollamos el intelecto y su habilidad de captar el tiempo de forma lineal, como pasado, presente y futuro, empezamos a acumular recuerdos y desarrollamos la costumbre de irnos al pasado o proyectarnos hacia el futuro. Casi nunca nos quedamos en el eterno “ahora” que se nos escapa como agua entre las manos.

Por su corta vida el niño tiene pocos recuerdos y su vida se desarrolla en presente. De ahí su inocencia y su felicidad. Está ligero de equipaje. Y nosotros, ¿por qué no podemos vivir ligeros de equipaje?

El deseo de tener cosas materiales surge de la creencia de que nos darán la felicidad. Pero todos sabemos que la felicidad basada en las cosas materiales es de corta duración. La verdadera felicidad se encuentra en los valores profundamente humanos, en las realidades del alma que nada tienen que ver con la tenencia de bienes materiales. Pero si  vivimos desde lo que somos, y vemos la vida con los ojos del alma, podemos jugar el “juego de tener” sin quedar atrapados, administrando todo con maestría. De lo contrario lo que tenemos nos posesiona y nos encarcela.

Toma un lápiz en tus manos y luego pregúntate: ¿Quién tiene agarrado a quien? Si quieres utilizar tu mano tienes que soltar el lápiz. Mientras tengas el lápiz en tu mano, ella no puede hacer otra cosa. ¡El lápiz tiene prisionera a tu mano! Esto es lo que sucede cuando le otorgamos a las posesiones materiales la importancia que no tienen, ¡nos aprisionan!

Busquemos también estar ligeros de equipaje en nuestro cuerpo emocional.   El odio pesa mucho, la desconfianza también. El rencor es terrible, y la tristeza, como ninguna otra emoción, te lleva de la mano hacia la depresión. Y acabas catapultado por todo ese equipaje emocional. Y el cielo, brillando y resplandeciendo sobre tu cabeza esperando que despejes tus nubes internas para darte su Luz.

El amor es livianito, no pesa, no reclama, no pide nada a cambio; el amor, el verdadero, el que no es muy común en este mundo pero que está en potencia, como una semillita de luz, en cada corazón humano. Ese amor te libera del pesado equipaje y va transformando tu carga emocional en esos sentimientos que ennoblecen la vida. Entonces, no importa lo que el destino te depare, al estar ligero de equipaje puedes elevarte por encima de los acontecimientos.

¿Y en la mente? Cuántas creencias que la mayor parte ni son tuyas, que has tomado del papá, de la mamá, de los abuelos, del entorno, de los medios… Creencias que no te permiten ver la vida nueva que se presenta, majestuosa, cada día; y sus muchas posibilidades.

¿Te das cuenta que en tu casa, los espacios en donde puedes danzar, jugar, moverte son aquellos en los que no has colocado nada? Valóralos. De esta manera vas creando espacios para la vida, en tu entorno, en tus emociones, en tus pensamientos.

Mira lo que te rodea con los ojos de un niño, sin recuerdos, sin proyecciones; abre tus manos, juega, fluye y celebra la belleza de la vida, sus colores, su esplendor. Camina ligero de equipaje para que no pierdas el asombro ante el milagro de la existencia.   

Y así, cuando tengas que partir, nada te detendrá y podrás enfrentar la nueva realidad, que muchos llaman muerte, pero que es vida abundante, con la inocencia de un niño; porque de los niños es el reino de los cielos.  

Que vayas por la vida ligero de equipaje, es mi deseo sincero para ti.

Con amor eterno,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Tauro

EL CANTO RODADO

Bajo la radiación de la luna llena de Aries, reflexionando sobre situaciones de la vida, vino a mi mente una imagen que bien pudo salir de mi propia imaginación o ser la proyección de una conciencia superior que quiso darme una enseñanza. Vi a mi Maestro, a las orillas de un hermoso río – ofrecerme – como respuesta a mis interrogantes, un canto rodado, una de esas piedras de superficies muy lisas que se encuentran en los ríos. Al tomarla en mis manos sentí su suavidad, su redondez y entendí su enseñanza que se desplegó en mi conciencia y me dejó lo que ahora quiero compartir con todos ustedes.

El río es la imagen de la vida. En la corriente que fluye percibimos la existencia del río pero en realidad el río es el equilibrio del agua que entra y el agua que sale.  Si no le entra agua se seca y si la corriente se detiene y no desemboca en el mar se pudre. Así mismo es con la vida.

Comprendí que la clave de la vida es el fluir, el dejar pasar, el aceptar lo que la vida te ofrece sin resistencia.  Es vivir con las manos abiertas para dar y recibir sin retener.  Y entonces la vida se convierte en una danza, como la de los ríos que reciben el agua de los manantiales y la entregan al mar. El canto rodado que me ofrecía el Maestro me hablaba de cómo el agua, en su fluir, va puliendo las rocas y les va quitando todas sus asperezas. De la misma manera las asperezas de la vida se van disolviendo, se van borrando cuando aceptamos los sucesos que llegan a nuestra vida y respondemos con amor y perdón, cuando no nos aferramos a nada, cuando no detenemos el fluir de las cosas con nuestras creencias o apegos, cuando podemos fluir libres, en el libre fluir de la vida.    

Los ríos marcan un trazado sobre la superficie de la Tierra. En el hinduismo cuando los ríos fluyen hacia el Este o hacia el Norte se dicen que son ríos sagrados. Hace un tiempo tuve la oportunidad de navegar en un río que tiene las dos direcciones, empieza fluyendo hacia el norte y luego cambia su trayectoria y va hacia el este. Es el majestuoso Orinoco. Todavía recuerdo su rugir, su fuerza, su gran caudal. Recuerdo que tuve la impresión que los grandes ríos son el reflejo holográfico de rutas cósmicas trazadas por los dioses. Ese día llovía tanto que parecía que íbamos a naufragar. Gladys, mi amiga del alma, me acompañaba. Estábamos bajo la energía de Escorpio y tanto el baqueano que manejaba el bote como el otro pasajero, un turista suizo, ambos eran del signo de Escorpio. El suizo estaba asustado y nosotras en una euforia increíble. Un arcoíris nos acompañó un largo trecho. Era todo tan mágico y maravilloso; estábamos allí, en medio de la selva, bajo la lluvia, navegando el Orinoco, de un lado Venezuela y del otro lado Colombia, que pensar en otra cosa que no fuera la magia era, para nosotras, imposible. Pero también fuimos cautas y nos sacamos los cuarzos que habíamos acumulado en los bolsillos, cuarzos que encontramos en una isla en el río… para no ir derechito al fondo en caso de que se volteara el bote… A pesar de los peligros tuvimos un final feliz; debido a la destreza del baqueano pudimos llegar a puerto seguro, empapaditas pero sintiéndonos bendecidas, de una forma muy especial, por la Madre Naturaleza y su abundante vida.

La vida, como el río, también tiene un trazado, un plan. El alma que encarna lo hace con un propósito. Y la vida te va llevando, como la corriente del río, a cumplir ese propósito.  Las asperezas surgen con la resistencia.  Cuando respondemos inadecuadamente a lo que la vida nos presenta se van formando trabas que quedan almacenadas como memorias. Pero cuando la energía del alma, que conoce el propósito, puede circular libremente en el cuerpo, las emociones y la mente, se restablece el libre fluir y sanamos.

La Sabiduría Antigua nos enseña que el propósito de la vida es experimentar lo divino y ser feliz. Cuando reconocemos este propósito la rutina de la vida se convierte en un ritual. Lo cotidiano adquiere un nuevo brillo y nos convertimos en magos. Ver a Dios en todo, sentir su Presencia, es darnos cuenta de la Existencia Una, de la Conciencia Una y su expresión en la diversidad y sus innumerables detalles. Entonces sentimos esa felicidad que nada tiene que ver con los sucesos externos sino con la disposición interna. A la felicidad interna se le llama gozo y en sus espacios secretos podemos encontrar la bienaventuranza.

En otra de mis experiencias con los ríos, esta vez con el Río Jordán, en ese lugar que se cree que Juan bautizó al Maestro Jesús, pude ver el disco solar bailar en sus aguas. Era cerca de mediodía y la esfera solar se reflejaba en las aguas que fluían sin cesar. Me dejé atraer por esa magia de la historia, del lugar y de la soledad; y de repente escuché dentro de mí las palabras bíblicas: “Este es mi hijo amado en quien he puesto toda mi complacencia”, y  me di cuenta que no sólo era Jesús su hijo amado, éramos todos. Y me sentí amada, sostenida y bendecida por ese mágico Sol que hacía que aflorara en mí, como nunca antes, la conciencia solar que me hace y nos hace a todos Hijos de Dios, Hijos del Sol. Toda yo reconocía mi ascendencia solar, mi origen.  Miré el Jordán y sus aguas fluyendo tranquilamente, lo bendije y le di las gracias por sostener grabado en los éteres ese pensamiento forma del Hijo de Dios.

Los ríos son fuente de inspiración, nos acercan al fluir de la vida. Si alguna vez te acercas a uno de esos ríos majestuosos de nuestro planeta, recuerda que ellos guardan secretos que pueden ser develados al alma atenta que al identificarse con su fluir penetra en su propio fluir interno y entonces surge el milagro, te colocas en el presente, en el tiempo del alma y descubres algo maravilloso de tu propia existencia.

La vida es un milagro que se renueva a cada instante. Así como el río en su fluir cambia constantemente y nunca te podrás bañar en el mismo río dos veces porque el agua que corre ya no es la misma, así la vida se presenta nueva a cada instante. Cada amanecer anuncia un nuevo día lleno de oportunidades para aquellos que pueden percibir la riqueza de la existencia y el libre fluir de la vida.

Las aguas de los ríos son puras y cristalinas en lo alto de las montañas pero a medida que va cruzando valles y descendiendo al llano se va contaminando. De la misma manera, la vida va atravesando regiones, desde lo más sublime hasta lo más denso. Al igual que el agua, la vida va tomando diversos colores, se purifica o se contamina dependiendo por la región que pase. Cuando la vida fluye y atraviesa tu alma es pura y cristalina, pero cuando va a las regiones inferiores en donde se encuentran los apetitos más densos se contamina. Para que tu vida sea un fluir constante y cristalino sube a la fuente, al manantial y bebe sus aguas. Encuentra tu verdad en el alma, en la conciencia solar que eres, la que no muere, la que permanece siempre, y deja que su mágico fluir atraviese todas tus regiones, tus pensamientos, tus deseos, tus palabras, tus actos aportándoles la abundante vida de las altas esferas.  

Busca un canto rodado. Si es posible tómalo tú mismo de un río. Entra en contacto con la vida que lo sostiene y deja que te devele sus secretos.

Que fluyas libre siempre, en el libre fluir de la vida. Es mi deseo constante.

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Aries 2012


La Crisis del 2012 se está disolviendo

 

Se respira mejor. Quizás lo has notado. De alguna forma los éteres planetarios están un poquito más ligeros. En el mes de Sagitario y en especial el día de la luna llena, se produjeron grandes movimientos en los planos internos del planeta, y la crisis del 2012 está en camino a ser neutralizada. 

Buscando la inmensa ayuda que siempre nos ofrece nuestro amado Maestro K.P.Kumar le escribí preguntándole al respecto y me contestó que la crisis del 2012 se estaba desinflando gracias a la labor de Shamballa y la Jerarquía, los dos grandes centros planetarios que velan por la evolución de nuestro mundo desde los planos internos y sostienen en su núcleo la Voluntad Divina y el Amor Divino. En Miami, en el pasado evento, me aclaró que la crisis disuelta es la “natural”, la que involucra los cambios en la estructura del planeta, pero la humana… la humana depende siempre de los humanos.

Nuestro mundo se sustenta en el movimiento inteligente de la Madre Naturaleza y su orden perfecto. Los reinos mineral, vegetal y animal son conducidos por la Madre y evolucionan y se transforman de acuerdo a un orden establecido. Pero el reino humano se conduce a sí mismo, es responsable de su transformación y puede, ejerciendo el poder de voluntad que la Divinidad le ha otorgado, alterar el orden de la naturaleza. Esta cualidad que en el cristianismo se llama libre albedrío es lo que nos diferencia de los otros reinos y nos hace “semejantes” al Creador. Podemos decidir. Y lo que sucederá en el devenir del tiempo será irremediablemente producto de la decisión humana porque somos los creadores de nuestro destino.

Veo dos serias amenazas en nuestro horizonte. La guerra y el hambre. La primera está ocasionada por la codicia y su desenfreno; y la segunda, por el maltrato que le hemos infligido a la naturaleza. No podemos añadirle más energías a estas dos amenazas. Lo más importante que está pasando en el mundo en este tiempo de profundos cambios cósmicos, solares y planetarios sucede en el mundo subjetivo, el de la energía, ése que no se puede ver ni tocar pero que es la causa de todo lo que ves y tocas. Y estar consciente de ese mundo completa la percepción de lo que nos sucede. En él se movieron las energías para la disolución de la crisis del 2012.

Vivimos inmersos en ese mundo de energías, somos una hebra del tejido cósmico; la ciencia ya ha proclamado la red etérica en la que estamos todos enlazados. Y el resultado de los grandes acontecimientos planetarios depende mucho más del estado de esa red que de los acontecimientos aislados. Por eso, es mucho lo que tú puedes hacer, lo que podemos y debemos hacer todos.

En un mundo en donde la violencia estalla a cada instante, en donde la guerra amenaza con extenderse, ¿podemos acaso añadirle violencia a la red? Reflexiona y cuando hables, cuando actúes y cuando pienses comprométete con la no violencia .Y vigílate para que ninguno de tus actos le añada más contaminación a la naturaleza. 

El ser humano es una gloria habitando un paraíso. Pero hemos hecho uso de los poderes sin conciencia y hemos contaminado el paraíso. Nos toca acomodar las cosas. La ventaja es que en este tiempo tenemos una gran cantidad de seres humanos que están despertando a la realidad del Alma, que están descubriendo su profunda verdad. Y ese hecho le aporta a la red esa cualidad verdaderamente humana que se expresa como buena voluntad y que es en realidad el amor en acción, afectando así los acontecimientos mundiales.

Ten fe en la humanidad. Hoy hay más amor que nunca en el mundo, lo que pasa es que el odio grita fuerte y por el momento parece que domina; pero no es verdad aunque aparente lo contrario. Si logras abrir tu corazón y te entregas al encanto del brillo de una gota de rocío, a la luz del amanecer, a las estrellas que titilan en la noche, al mar en su infinito vaivén, si eres capaz de abrirte a la belleza que la Madre Naturaleza te ofrece, ella te conducirá de su mano a ese otro mundo en el que puedes ser más tu mismo y descubrir tu verdadera naturaleza que es una fuente de bondad.  Su belleza es una expresión de la Voluntad Divina porque el Creador es un hacedor de belleza. Y a través de ella puedes encontrar en ti la fuerza más potente no sólo para tu auto transformación sino para transformar el mundo que te rodea.

Conócete, entra en tu mundo interno, búscate. Haz un compromiso con la no violencia, no contamines la Naturaleza. Sé parte de esa fuerza que puede cambiar el mundo. Ten presente que el 21 de Diciembre del 2012 nuestro Señor Solar pasa una iniciación y un inmenso ímpetu de luz cósmica llegará a nuestro planeta. ¿Acaso no es una bendición estar aquí en este tiempo?

Celebremos con fe y esperanza los acontecimientos cósmicos que se avecinan. Nuestra fe se sustenta en Aquel en quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, nuestro Padre Sanat Kumara y en todas esas Conciencias que desde los planos internos trabajan para que el Plan de Dios se cumpla en nuestro bello paneta azul.

Que la energía de la Constelación de Aries, a través de la cual el Rayo de la Voluntad Divina llega a nuestra vida planetaria, despierte en ti la poderosa voluntad al bien y sea el motor de todos tus pensamientos, palabras y acciones.

Que puedas reconocer  la gloriosa realidad de estos tiempos para que la vivas a plenitud.

Es mi deseo constante para ti.

 Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es


 

 

Mes de Piscis 2012

NO TE DEJES ROBAR EL ALMA

El mundo entero está cambiando aceleradamente y ese cambio también se refleja en nosotros, en nuestras vidas. Da la impresión que la vida transcurre a mayor velocidad. Nuestra vulnerabilidad se hace más evidente y nos saca de esa zona en la que nos sentimos bien, simplemente porque la conocemos. Aprovechemos la energía de la constelación de Piscis para profundizar en lo que somos. Volvernos hacia nosotros mismos nos fortalece y nos conecta con aquello que en nosotros es permanente y eterno.

Por eso te invito a que juntos reflexionemos buscando conocernos mejor.

Para ayudarnos voy a tomar del Maestro Saint Germain (Creative Thinking, L. Cedercrans) un ejemplo y un símbolo.  

Primero, nuestra naturaleza más profunda es una Chispa Divina, que ha surgido de la Vida Una, que aunque no está separada de su Fuente Divina, está individualizada.

Es tu Espíritu.

Segundo, somos una Conciencia que como luz irradiante, como un sol, surge de esa vida individualiza 360 grados a la redonda.

Es tu Alma.

Tercero, somos un estado de conciencia habitando un cuerpo de energías y fuerzas organizadas que están en la periferia de esa esfera de luz irradiante.

Es tu personalidad.

 

La periferia del ser – tu personalidad –  es un reflejo de la entidad divina completa, que eres tú y por lo tanto es de naturaleza triple.

El Espíritu (la chispa divina) se refleja en la naturaleza de la mente.

El Alma se refleja en la naturaleza emocional.

La naturaleza material que le da a la chispa divina su forma, se refleja en el cuerpo físico.

Cuando la conciencia se identifica y cree que es su cuerpo de apariencias (la personalidad), se limita a la periferia externa de su ser y queda prisionera de las energías y fuerzas que constituyen ese cuerpo. Vive la vida con un profundo sentido de separación porque se percibe a sí misma como un cuerpo que piensa y siente y, por lo tanto, se ve separada de los demás. Su vida gira en torno al “tener”, a las posesiones. Se olvida del “ser”, la existencia misma.

Es interesante notar que la palabra personalidad se deriva de la raíz latina persona que significa máscara.

Cuando la conciencia, a lo largo de sus múltiples encarnaciones, inicia el viaje de retorno  hacia su centro, el Reino de donde vino, toma conciencia de su mundo interno. Lo primero que reconoce es su aspecto emocional; se da cuenta de sus emociones. Luego se enfoca en su mente y se hace consciente del proceso en el que está y lo maneja utilizando su voluntad.

Entonces empieza a comprender que “ser” es mucho más importante que “tener”. Dirige su mirada hacia la chispa divina que es su verdadera identidad espiritual y es entonces cuando surge el conflicto entre los viejos hábitos enraizados en la personalidad, que vive la vida sintiéndose separada de los demás, y las cualidades del alma que tienden a la unidad y a la síntesis y que empiezan a emerger en la conciencia. Los pares de opuestos que surgen de esa profunda sensación interna de dualidad se hacen dramáticamente evidentes.  La contienda entre el bien y el mal se agudiza y ocasiona “el drama de la vida”.

La humanidad pensante de hoy está debatiéndose en el área mental de la periferia. Estamos a punto de dar el paso hacia la esfera irradiante, el mundo del alma. Pero este paso requiere profundos cambios en nuestra forma de percibir e interpretar la vida.  Nuestra vieja forma de administrar la vida y su fuerte tendencia materialista lucha desenfrenadamente por no ceder su lugar. Y aquí estamos, en el siglo XXI, en medio de esta contienda que se exterioriza en las guerras, en las invasiones, en las ansias de dominio, las intransigencias,  las injusticias, el hambre y todas esas desigualdades que hoy azotan dolorosamente a la humanidad.

¿Qué nos toca? Estar atentos, no confundirnos. Reconocer que el poder mediático mundial está en manos de las grandes corporaciones y está luchando por mantener el viejo paradigma. Independizar nuestra mente de esa “matrix” que hoy pretende controlar el mundo. Recordar día a día que somos el alma, y desde el alma reconocer la  fraternidad humana y poner al ser humano en el  lugar que le corresponde. Reconocer que nuestro poder está en esa esfera irradiante de luz colmada de conciencia, de significados, de principios que es nuestra alma.

El ser humano no es lo que tiene sino lo que es. Y hay que ser lo que se es, de lo contrario nos convertimos en cosas, números, consumidores... en puras mentiras.   Ninguna de tus posesiones le añade valor a lo que eres aunque el mundo conspire en contra de esta verdad tan obvia. En un mundo que responde a los valores materiales, la verdad se esconde y la única alternativa que tenemos para reconocerla está en los espacios internos de nuestro ser.

Piensa, reflexiona, y luego suelta la mente, déjate ir y abre el corazón. Porque el corazón es la puerta que te conduce al alma; tu verdadero corazón que es capaz de amar sin apegos ni exigencias, que a cada instante celebra la vida; tu corazón que guarda en su verdad tu esencia; tu corazón te dará todas las respuestas. Cierra tus ojos, respira con conciencia y navega en tus espacios internos.

Utiliza el símbolo del círculo con el punto en el centro y medita en él. Busca las verdades más elevadas que puedas captar y disciplina tu naturaleza forma que es tu personalidad, para que las exprese en el mundo de la periferia.

Sé valiente, cruza el puente, suelta tus creencias materialistas y vive en esa nueva luz, que es tu luz interna, que hoy se asoma en el horizonte humano proclamando una nueva forma de vida.  Es la luz del alma, del amor, de la belleza, de la vida abundante. No te dejes robar el Alma, no permitas que la Matrix determine quién eres y qué quieres, porque el alma eres tú.

Y en el alma, tú y yo somos uno.

Con el amor de siempre, Carmen Santiago   fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Acuario 2012

EL CIELO ERES TU

 

Estamos entrando en una era de profundos cambios. El 2012 nos augura un nuevo tiempo. Al parecer, los cambios y las transformaciones serán su nota. Y en medio de todo este movimiento de transformación, no encuentro una necesidad mayor que trabajar sobre nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. 

El alma está hecha a imagen y semejanza de su creador, es una réplica del Alma Universal por lo que no requiere transformación. En nuestra esencia interna somos bellos como la divinidad. Nuestra alma es una gota del Océano de Luz, del Alma Universal. Lo que tiene que transformarse en nosotros son nuestras emanaciones, nuestras emociones y nuestros pensamientos que conforman lo que llamamos la personalidad. Y esto es posible cuando permitimos que el alma los impregne de divinidad.

Cuando nos alineamos con la energía del alma, cuando pensamos en ella, cuando oramos, meditamos, contemplamos… afloran, en nosotros los pensamientos positivos, las palabras luminosas y las acciones de buena voluntad. De esta manera el código del alma va encontrando vías de expresión en este mundo y lo va transformando. Es un servicio a la vida. Tu tarea es ser quien eres, expresar la naturaleza de tu alma solar en cada pensamiento, en cada palabra, en cada acción.  

En tiempos de transición de una era a otra, es muy importante estar consciente de los ambientes que frecuentamos, de lo que vemos por la televisión o el cine, de lo que leemos. También es importante relacionarnos con las personas adecuadas. Todo este conjunto de elementos que te rodea va creando una cierta tendencia y va influyendo en tu pensamiento y en tu conducta sin que te des cuenta. Lo importante es estar consciente con qué y con quién te relacionas de manera que no se introduzcan en ti los elementos capaces de crear un pensamiento negativo, una emoción que te dañe, una acción de la que puedas arrepentirte. La vida de hoy requiere que estemos supremamente atentos para poder tener en todo momento un pensamiento luminoso y un corazón comprensivo, de manera que nuestra vibración permita la entrada de la luz proveniente de las altas esferas y esos centros cósmicos que emiten su luz sobre nuestro mundo.

Nuestro Universo es un universo mental. Nuestro Dios es el pensador que con su pensamiento creó el universo. Toda la creación de nuestro mundo es el resultado de Su pensamiento dirigido y controlado. Su pensamiento sostenido arrastra todas las energías hacia una actividad evolutiva y cíclica de acuerdo con el patrón que El eternamente visualiza. Nosotros, en nuestro mundo hacemos algo parecido, sólo que muchas veces de forma no consciente y al crear no creamos de acuerdo al patrón establecido en nuestras almas sino como respuesta a los estímulos que nos llegan del medio ambiente y a los patrones de conducta grabados en nuestro subconsciente, muchas veces heredados de nuestro entorno familiar y cultural.

La primera lección de metafísica que todos hemos aprendido es que lo que tú piensas se manifiesta, que tu mundo externo es un reflejo de tu mundo interno. Y hoy, que se levantan los profetas del desastre añadiéndole más drama al que la vida ya tiene, estemos atentos y como un servicio a la vida y al Plan de Dios para este tiempo enfoquémonos en lo bello de la vida, en lo positivo, en el ideal que el Maestro Jesús nos dejó: hacer que el Cielo descienda a la Tierra.

El Cielo eres tú. Créeme. Todo lo bello, lo bueno y lo verdadero que buscas está en ti, en tu verdadera naturaleza. Eres esa conciencia no local, eterna, luminosa que habita tu personalidad y trabaja por medio de ella con fines redentores. De la misma manera que nuestro Logos planetario, el Señor del Mundo, que decidió crear este planeta con propósitos estrictamente redentores, así tu alma, tu verdadero ser, Tú, - viniste a este mundo a transformarlo, a llenarlo de esa esencia que hay en ti, que es el amor de Dios.

Podemos decir que en la noche de los tiempos el planeta necesitó una luz especial que permitiera la aparición de una criatura que pudiera reconocerse a sí misma y reconocer el mundo que le rodeaba. Que pudiera formular pensamientos y expresarlos a través de la palabra. Actuar generando el bien, encarnar el amor de forma auto consciente con la capacidad de elegir. En pocas palabras, a imagen y semejanza de su creador. Y llegaste tú, en la noche de los tiempos, cual Prometeo, trayendo la luz de la mente y el amor del corazón y te encarnaste en un cuerpo animal otorgándole la facultad de pensar.

Pero llegó la Era oscura y el conocimiento de quién eres en verdad se fue oscureciendo y la conexión con la verdad interna se fue perdiendo y entramos en el materialismo, que es creernos que somos el cuerpo y sus facultades. Nos olvidamos del origen y de la verdadera esencia y empezamos a morir. Porque para el que en verdad se conoce, la muerte es sólo el abandono de un cuerpo, nunca un fin.

En este tiempo glorioso que nos ha tocado vivir se levanta una luz en el horizonte planetario con la capacidad de retirar el velo de la ignorancia que oculta nuestro origen y nuestra verdadera naturaleza. Pero si nos mantenemos enfocados en lo que no es un principio, en las sombras proyectadas, retardamos la llegada de la nueva conciencia, que no es otra cosa que recuperarnos a nosotros mismos, el ángel solar que vino a redimir este mundo por presencia y por amor.

El trabajo que se espera de nosotros es interno. Debes saber dónde colocas tu atención, qué pensamientos entretiene tu mente, con qué y con quien te relacionas. Si te embarcas en la propaganda del sistema dominante que se basa plenamente en el materialismo, en donde el tener reemplaza al ser y lo entretiene con el hacer para que no se dé cuenta, entonces la vorágine te atrapa y la vida se desplaza sin trascendencia. Vivamos conscientemente, reconociendo a cada instante la Presencia de la Divinidad en toda la creación y en especial en nuestro corazón. Dejemos brillar esa Luz que tenemos dentro e iluminemos el camino de aquellos que nos acompañan.

El Cielo eres tú. Tú eres el alma, eres un rayo del sol encarnado aquí en la Tierra. Alinéate todos los días con tu verdadera naturaleza. Medita, búscate, descúbrete.

Cuando veas al sol, que muestra su rostro en cada amanecer, mira tu origen. Tú eres un rayo de su Luz. Puedes decir: “Padre Sol, te doy las gracias por todo lo que me das. Desde mi sol interno me contacto y me proyecto en Ti y te pido que limpies mi aura y me conviertas en la unidad completa del amor más grande.”

En ese amor somos uno.

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

MES DE CAPRICORNIO 2011 - 2012

TENGAMOS CONFIANZA

La conciencia nos define como seres humanos.  Si lo que somos es pura conciencia, cuando por algún motivo la dejamos de lado y entramos en la inconsciencia, no somos; no importa la cantidad de cosas que tengamos o hagamos porque el ser nunca se sustituye con el hacer o el tener. O somos o no somos. 

El verdadero trabajo de formación espiritual consiste en dominar y orientar todo lo que sucede en nuestro interior. Como dice el Maestro Omraam: “La verdadera ciencia iniciática comienza ahí: en no dejar jamás que se produzca un acontecimiento interno, un fenómeno psíquico, una emoción sin estar al corriente”.

Vigilar el pensamiento es la tarea del momento, la más importante porque muchas veces podemos ser arrastrados por pensamientos que despiertan en nosotros sensaciones y sentimientos que no son los que queremos. Y estos pensamientos, en forma de imágenes mentales, aparecen así de repente, y no sólo nos distraen sino que nos arrastran a acciones de las cuales podemos luego arrepentirnos.

Todo lo que ves se graba en tu memoria, en donde se archivan millones y millones de imágenes. Si no estás atento, estas imágenes pueden aparecer de súbito y desaparecer tan rápido que tu mente consciente no se de cuenta. Actúan así de una forma subliminal aunque salen de tu propio archivo. Por ejemplo, si estás en un momento de rabia, puede aparecer en tu pantalla mental una imagen de violencia que has visto en la televisión, pero como estás en un momento en la que el pensamiento parece un caballo desbocado, ella desaparece de tu conciencia externa de inmediato para ser sustituida por otra. Sin embargo su súbita aparición puede muy bien inducirte a una reacción aún más violenta que la que podría ameritar tu estado de fastidio, de rabia... y das el puño que nunca debiste dar, o agredes de una forma que no sueles hacer.

Me da susto pensar en el arsenal de violencia y miedo que tenemos registrado en la memoria de nuestro subconsciente. Tantos crímenes, tanto horror, tanta sangre... Lo mismo sucede con las imágenes sexuales, que aparecen todos los días por la televisión y demás medios de comunicación. A esto le añadimos los monstruos, esas figuras horripilantes que llenan las salas de cine y la televisión. Algún día, asustados, descubriremos que han cobrado vida en el plano astral, porque la energía sigue al pensamiento. Sí, creamos fantasmas que luego nos persiguen y atormentan.

¿Cuántos asesinatos habrá visto un niño de 12 años? No lo sé calcular, pero ¿serán decenas... cientos... miles?  

La pregunta que surge como consecuencia de estas reflexiones es: ¿Qué podemos hacer con ese registro de imágenes negativas que al presentarse bajan la vibración y nos alejan del alma?

Primero -  ¡No acumular más! Enfocarnos en las cosas bellas, buenas y verdaderas. Resistirnos a ver cosas feas.  Has consciencia de que lo que ingresa en ti, en algún momento, puede aparecer cuando menos te lo imaginas.  Busca grabar cosas bellas, enriquecedoras... ¿Has pensado ir al mar, a la montaña, simplemente para llenarte de belleza? ¿O levantarte temprano para ver el amanecer, o mirar los colores del atardecer, una flor o los ojos de aquel a quien amas?

Si tenemos en cuenta la importancia del contenido de nuestras grabaciones mentales, busquemos concentrarnos en las cosas bellas de la vida, que son muchas, para tener buenas imágenes mentales, de manera que si surgen a la conciencia nos inspiren actos de amor, de armonía, de buena voluntad.

Segundo – Borrar lo que está grabado. Estoy convencida que se puede. Es simplemente que no hemos pensado en ello y no lo hemos intentado. El Maestro DK. dice que imaginemos lo que queremos hacer porque la energía sigue al pensamiento.    Entonces acciono el mecanismo del olvido que disuelve el contenido del subconsciente que mi alma no desea, aquello que me hace más densa, que me aleja del alma, de mi Ser Verdadero.  Puedo invocar el Fuego Violeta para que consuma y disuelva en mi memoria todo lo que no responde al plan de mi alma.

En la tradición Védica hay un gran Deva llamado Veena que tiene el poder de disolver el contenido del subconsciente. Es un Gandharva, un Ser Cósmico. Los Gandharvas son las inteligencias musicales más allá de la creación, se mueven en el espacio como notas musicales. Veena es el Gandharva que preside sobre el sendero de la muerte a la vida, del sueño a la conciencia, de la disolución a la recreación. Se dice que las siete cuerdas de la lira del Gandharva Veena están conectadas con el sonido de los siete centros (chakras) principales del ser humano.

 Puedes imaginar que Su Luz, que es música, desciende sobre ti, penetra por tu centro coronario, desciende al ajna y lo va llenando de luz, así mismo con el laríngeo, corazón, plexo, sacro y base. En la medida que va descendiendo visualiza que te vas llenando de Su Luz. Entonces llevas la Luz del Gandarva Veena al subconsciente y le pides que lo borre... Puedes decir: “Veena está borrando las imágenes de la mente subconsciente que existen en las paredes de mi naturaleza con los jeroglíficos sonoros de su lira de siete cuerdas.” (Meditaciones Ocultistas, K. P. Kumar, pág 133)

Disuelve el contenido del subconsciente que te ata y te hace repetir los mismos errores, disuelve esas memorias que condicionan tu vida que te inducen a repetir las conductas que ya no quieres tener.

Ahora que estamos entrando al año 2012, y se ha generado una cantidad de profecías, muchas de ellas de desastres, miremos las cosas bellas que como humanidad hemos logrado. Recordemos lo que dice el Maestro Tibetano, que la luz que está generando la humanidad es mucho mayor ahora que en cualquier otra época de su historia. Tengamos confianza en el futuro.

Con profundo amor, Carmen Santiago

***

TE INVITO A PENSAR POSITIVAMENTE EN EL FUTURO

Ante los predicadores del fin del mundo que anuncian el 2012 como el año del Apocalipsis, la metafísica nos revela que nuestro planeta y la humanidad entera se encuentran desde hace muchos años, atravesando el umbral de la transformación, y que en medio de este mundo caótico está naciendo un Nuevo Mundo. El pregonado fin del mundo no es apocalíptico, sino mas bien un renacer, un nuevo amanecer después del caos existente.

Este nuevo mundo está surgiendo por medio de la transformación de la conciencia y esta transformación hará posible que podamos ver en este mismo mundo, un mundo nuevo.

La creación es la historia del amor de Dios. La creación es la danza eterna de la vida en evolución perenne. Todo evoluciona, y la evolución que nos transforma está regida por la ley del Amor. Dios no es  colérico, Dios no es vengativo, Dios no es destructor, sus leyes rigen la vida en amorosa evolución y perfección. Son los mercaderes de la industria del terror quienes buscan negocios y ganancias asustando a la masas cuando anuncian una catástrofe planetaria.

Imagínate a una oruga que al llegar la hora de transformarse en un capullo, la convenzan de que ha llegado el fin de su mundo, negándose a sí misma la cooperación que ella debe aportar a su propia transformación de oruga en capullo y en hermosa mariposa. Imagínate que un bebe que se encuentra en el vientre de su madre, reciba señales de que nacer es su fin. Imagínate un teatro lleno en el que desde el escenario un loco anuncie que el edificio se derrumbará y que no hay salida.

Anunciar el fin del mundo es casi un delito de lesa humanidad, un delito de terrorismo cuyas víctimas ni siquiera están conscientes del daño que se les hace. ¿Cómo es posible que en lugar de cooperar con la transformación del hombre, el hombre mismo aterrorice a sus semejantes, paralizándolos  ante la oportunidad de cambiar? Es aquí donde el hombre se convierte en destructor del hombre.

Todos los pensadores contemporáneos coinciden es que la civilización, tal como la conocemos se encuentra en un estado de decadencia, y que es necesario y urgente un cambio de conciencia.

La metafísica nos enseña que Dios no vendrá en persona a salvarnos, que la salvación se encuentra en el mismo camino de evolución que transitamos. La metafísica nos enseña que aquellos seres que se encuentran un poco más adelantados en el camino, deben ayudar a sus hermanos enseñando que se puede construir  un mundo mejor y posible mediante la cooperación para el cambio, y que es necesario el cambio en nosotros mismos. Es aquí donde el hombre se convierte en salvador del hombre. No solo los médicos salvan vidas, son muchos los comprometidos, ellos son los maestros, filósofos, escritores, periodistas, artistas, políticos, y líderes sociales que actúan con amor, elevando la condición humana, la fe en la vida, la fe en los hombres y la fe en el futuro.

La Creación no ha terminado, la creación sucede en todo momento. El hombre, tal como lo conocemos, es un ser en transición, un ser en camino. Somos la prehistoria del futuro. El Creador no destruye su creación porque el Creador habita en su creación. Es la propia creación la que inspira nuestra fe en el futuro. El mundo está cambiando, muchas cosas buenas están sucediendo. Te invito a pensar positivamente en el futuro.

Leonardo Díaz - profesorleonardodiaz@gmail.com

 

mes de Sagitario 2011

SHAMBALLA ESTÁ ACTIVA

Hay una fuerza muy grande en el ambiente, una fuerza que nos lleva a actuar, a realizar, a movilizarnos.  La vemos expresarse en todas las naciones. Afecta a todos y se manifiesta de acuerdo a la conciencia que la expresa.  Es la fuerza volitiva que proviene de ese Centro, el más sagrado de toda la Tierra, donde la voluntad de Dios es conocida, al que se le conoce con el nombre de Shamballa. Allí mora el Señor del Mundo, el Anciano de los Días, SANAT KUMARA quien desde su Trono de Shamballa, en el desierto de Gobi en los planos etéricos, preside la Logia de Maestros y tiene en sus manos las riendas del gobierno de toda la Jerarquía Espiritual. 

Sólo dos veces en la historia del género humano hizo su aparición esta energía de Shamballa, y su presencia se hizo sentir por los enormes cambios producidos:

1.      En la época de la individualización del hombre y su aparición en la antigua Lemuria.

2.      En la época de la gran lucha en el periodo atlante, entre los “Señores de la Luz”  y los “Señores de la Expresión Material”.

Shamballa está activa nuevamente. Y nosotros debemos incorporar a nuestra conciencia esta activación y reconocer la energía que ahora llega de manera que la utilicemos adecuadamente. Es una gran oportunidad, una bendición, porque todo nuestro esfuerzo tiene ahora viento a favor. Todo es cuestión de enfocarnos en el Plan que los Maestros conocen y sirven.

Hoy más que nunca, en los albores de una Iniciación humana, planetaria y solar, debemos reflexionar en la meta espiritual de la vida. Reconocer los valores por los cuales vivir y restar importancia a todo lo material, que al final de cuentas, siempre es perecedero. Repasemos los Principios y las Leyes que regirán el nuevo tiempo, de manera que nuestro accionar, en todos los aspectos de nuestra vida mantengan la correcta dirección.

El primer principio es el principio de la Divinidad Esencial. Es reconocer que todos somos “divinos” porque cada ser humano es un alma encarnada, y esa alma, que es inmortal, que la muerte no puede tocar, es parte de la divinidad.  De este principio se desprende la Ley del Acercamiento Espiritual. Esta ley requiere la tolerancia religiosa. Cada ser humano tiene el derecho de acercarse a su divinidad esencial por medio del sendero que escoja.  Cada creencia debe ser respetada porque contiene la semilla divina. Las religiones son metáforas que nos conducen a Dios. Llegará el tiempo en que dichas metáforas ya no sean necesarias, pero mientras tanto, el respeto de la creencia ajena  es necesario para vivir en paz.

El segundo Principio es el Principio de la Buena Voluntad. Este principio universal hace que la vida se desenvuelva en bien de otros.   El sol calienta a todas las criaturas no importa si son buenas o malas, el aire nos entrega el oxígeno que es vital a todos los reinos de la naturaleza, los vegetales nos dan el alimento… la vida es una danza de entrega, de darse a sí misma. En cada corazón humano hay bondad, dice el Maestro Koot Hoomi, porque la naturaleza del alma es el amor. Por muy escondido que esté, no deja de estar presente. De este Principio se desprende la Ley de las Correctas Relaciones. Si reconozco el amor que hay en cada corazón, su bondad fundamental, actúo en conformidad con ese principio y las relaciones expresarán el amor y la bondad. Otro camino hacia la paz.

Luego tenemos el Principio de la Unicidad de almas que nos señala que todas las almas son una. Que somos parte de lo mismo, pero individualizados. Así como una gota del mar, que aunque separada, sigue siendo el mar, de la misma manera somos gotas del mismo océano, de la misma Luz. De este Principio se desprende la Ley del Esfuerzo Grupal. Cuando trabajamos en grupo podemos lograr grandes cosas porque estamos expresando el principio universal del Alma Una. Es la gotita que se sumerge en el mar y toma la fuerza de su propio depósito que es común a todos para expresar en el mundo de las formas lo que vino a hacer a este mundo.

Estas tres leyes deben estar presentes en cada una de nuestras acciones. Reconocer que cada ser humano tiene el derecho de buscar a Dios a su manera, que las correctas relaciones con todo y todos deben ser la tónica de nuestra vida y que para cumplir con nuestra parte en el Plan hay que trabajar en grupo, sintiéndose uno con los demás. Son tres avenidas seguras a transitar en este tiempo de profundos cambios. Si sientes que tus creencias son superiores a otras, si todavía tienes personas que no soportas y si crees que individualmente puedes trabajar para el Plan de Dios, revísate. Es urgente.

Busquemos ayuda. Hoy más que nunca está disponible. El lugar seguro para encontrar la ayuda necesaria para transitar este tiempo es nuestro corazón, y desde allí hacer contacto con nuestra alma solar, nuestro otro Yo. Pero como lo que se avecina no es sólo humano, sino planetario y solar, podemos invocar las energías, no sólo del alma humana, sino del alma de nuestro planeta, su otro Yo, Venus. Podemos invocar, visualizando, decretando, utilizando la fuerza que como Centro Laríngeo del planeta, tenemos. Unamos las gotitas de agua en un inmenso mar, “el alma humana” y desde allí invoquemos a la Estrella del Alba, la más hermosa del firmamento, VENUS.

 Mi querida hermana espiritual, Consuelo Orpi, en mi última visita a Barcelona, me dio estas invocaciones que te propongo. Inmediatamente sentí la fuerza que encierran y reconocí en ellas la radiación del amado Maestro Saint Germain. Te las ofrezco:

"Invocamos al Señor SANAT KUMARA y le pedimos que nos envíe un rayo de luz grabado con las radiaciones con las que los seres de Venus hicieron su Ascensión. 

"Aceptamos a VENUS en nuestro corazón y visualizamos una pequeña partícula material de la Tierra, (como un granito de arena), lo fundimos en nuestro corazón con la energía de VENUS y con mucho amor  y respeto lo sembramos en el mismo corazón de la Tierra." 

Shamballa está activa. Utilicemos su fuerza en la correcta dirección. Hoy, más que nunca, nuestros pasos tienen que ser certeros porque hay mucha energía disponible. Utilicemos esta fuerza volitiva, ígnea y poderosa en la dirección correcta, esa que llevó al planeta Venus al sitial que hoy tiene como planeta sagrado. 

Somos Uno. Trabajemos juntos.  

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

mes de Escorpio 2011

11:11:11

MI PROPUESTA

Quiero compartir con todos ustedes la inspiración que como impacto divino llegó a mi conciencia en relación al próximo 11:11:11 con la esperanza que pueda servirles también de inspiración y hacer del próximo 11 de noviembre un día sumamente especial.

He visto como los diferentes grupos se preparan para este evento, cada uno de acuerdo a su creencia,  y firmemente creo en la validez de todas ellas. El resultado final es siempre una elevación de la vibración y eso es lo que, como humanidad, más necesitamos.

Con humildad les presento mi inspiración con la esperanza que les sirva de inspiración para ese día tan marcado por la realidad numérica. El Maestro Kumar lo señaló como un día muy especial para la Jerarquía Espiritual del planeta y nos recomendó  que durante todo el día permanezcamos conectados con ese centro de luz y de amor.

Sucedió que al meditar, el día  del plenilunio de Virgo pensé en el Maestro Jesús porque según lo que nos ha enseñado el Maestro Kumar, es Quien dirige ese plenilunio y al instante vino a mi mente esa imagen tan conocida por todos los cristianos: el Maestro lavándole los pies a sus discípulos. Inmediatamente entendí que no solo estaba realizando un acto de profunda humildad, era a la vez, un acto de profunda magia redentora. El Maestro les lavaba el karma, les aligeraba la carga a aquellos que de ahí en adelante tendrían la difícil  tarea de difundir el evangelio. Era la ayuda que el Maestro les daba por su profunda entrega a su servicio. Los apóstoles  entraban a esa zona de la conciencia que nosotros llamamos Budi, elevándose por encima de los embates del karma personal. El Maestro les abría la puerta.

Inmediatamente vino a mi mente el portal del 11:11:11. Pensé, ¿acaso nosotros no somos una especie de nuevos apóstoles encargados de expresar la conciencia que nos hace reconocernos no solo hermanos, hijos del mismo Padre Celestial, sino también hilos del mismo y único tejido, la maravillosa Síntesis de la Vida, esa conciencia que traerá la Edad Dorada que hemos esperado a través de las eras?

Entonces pensé que el próximo 11:11:11 es el día perfecto para entregar la pesada carga de manera que entremos al nuevo tiempo que nos marca el 21 de diciembre del 2012 ligeros de equipaje. En mis cartas anteriores les he estado hablando del evento cósmico del 21 de diciembre del 2012 señalado como la gran Iniciación Humana, Planetaria y Solar. Nuestro Señor Solar recibe la Iniciación y con El, todo lo que habita en su Sistema. De la misma manera que cuando un ser humano recibe la Iniciación todos sus cuerpos, incluyendo cada átomo, cada molécula, reciben la afluencia de luz que se despliega en cada iniciación, así nosotros recibiremos esa gran afluencia de luz, o como el Maestro Kumar lo expresó, recibiremos un empujón de luz, producto de la Iniciación de nuestro Logos Solar.

El requisito indispensable para toda iniciación es presentarse ligero de equipaje.  El Caminante se presenta desnudo ante el Portal de la Iniciación, porque la Iniciación nos introduce a un nuevo estado de conciencia y toda memoria, apego, posesión, tanto negativa como positiva no nos deja atravesar el Portal. En el libro Tratado Sobre los Siete Rayos, Tomo I de A. Bailey, el Maestro D.K. cuenta que en los postreros tiempos de la Lemuria un grupo de lo que entonces eran discípulos mundiales discreparon con la Jerarquía planetaria y se separaron de la ley de los iniciados. Les indignó la orden de entrar libres y sin trabas en el lugar donde se halla la luz. Trataban de retener lo que habían reunido y ponerlo al servicio de Dios. No pudieron reconocer que su móvil era el amor a las riquezas y el deseo de retener lo que habían ganado. Amaron más lo que tenían que ofrecer que lo que ansiaban obtener. Es una historia que me ha hecho reflexionar mucho porque representa la trampa del materialismo, que hoy ha vuelto con toda su fuerza y tenemos que estar atentos para no caer en ella.

¿Qué permitió que los apóstoles pudieran trascender así el karma? Su entrega, su profundo compromiso con el Maestro Jesús y con su enseñanza. Sabemos que estaban lejos de la maestría pero su gran amor, el estar dispuestos a todo, incluyendo el martirio, los calificaba para el gran trabajo que tenían por delante. Y el Maestro Nazareno hizo el ritual que los preparó para la enorme misión.

Los pies representan nuestro caminar por el sendero de la vida, incluyendo las pasadas encarnaciones. Somos el peregrino, el Alma Solar, que cubierto de materia, transita los senderos de la Tierra.  Nuestros cansados pies han hoyado todos los caminos. Nuestras pisadas han marcado nuestro destino. El agua es el solvente universal, el agente limpiador por excelencia. Lavar los pies es lavar las pisadas, las huellas, los viejos surcos.

Mi propuesta es que ese día, a la hora señalada imaginemos que el Maestro Jesús nos lava los pies, aliviando nuestra pesada carga. Podemos ir a un río, una quebrada o cualquier cuerpo de agua y meter los pies. Si no podemos, utilicemos un recipiente con agua en el que quepan nuestros pies. O por último, lo imaginamos.

Sería bueno, en los días previos, repasar nuestra vida con una mirada honesta y pura, sin juicios ni condenas, tampoco con aplausos. Simplemente mirar, así como me imagino que se hace antes de morir, como quien ve una película. Detectar los apegos, las trabas, lo que crees que de alguna forma te ha detenido. Derramar amor y luz sobre todo lo vivido. Entender que todo lo vivido te ha permitido llegar al lugar donde estás, al aquí y al ahora de tu existencia. Y bendecirlo todo y dejarlo fluir. Entregarlo. Los Maestro buscan el nivel de compromiso en cada discípulo y ese nivel de compromiso es el que determina si eres o no aceptado como colaborador del Plan. Repasa tu compromiso, ve hasta donde llega, qué estás dispuesto a dar, a ofrecer. Al Templo llegan los que se ofrecen, no los que piden. Los que dicen: Aquí estoy, Maestro, a tus órdenes, para lo que se necesite. Te ofrezco mis habilidades, lo que me falte lo supliré con mi amor y mi entrega.

Te recomiendo que como preparación para la hora señalada alinees tus centros de energía utilizando la pronunciación de los sonidos semillas acompañados de su correspondiente color. Te los doy por si no los tienes:

Centro Base - violeta - DAM
Centro Sacro - rojo - RAM
Centro Plexo Solar - anaranjado - LAM
Centro Corazón - dorado - KAM
Centro Laríngeo - verde - SAM
Centro Ajna - azul - HAM (jam)
Centro Coronario - plateado – YAM

Por supuesto que puedes utilizar el método de alineamiento que prefieras. También te sugiero que invoques la asistencia del Gandarva Vena. En la tradición Védica los Gandarvas son las inteligencias musicales, son Devas que están más allá de la creación, olas que se mueven eternamente en el espacio como notas musicales. La música de los Gandarvas nos da la bienaventuranza de la liberación. A través de su música irradian el amor, la luz y la sabiduría. Vena es el Gandarva que rige el sendero vertical, del sueño a la conciencia, de la muerte a la vida. El karma personal es el patrón de comportamiento que cada ser lleva consigo formado por sus hábitos. Vena es el jefe de la jerarquía encargada de neutralizar la naturaleza formadora de hábitos. Puedes imaginarlo tocando su lira de 7 cuerdas, cada una conectada con cada uno de tus centros. Su música entra por tu cabeza y penetra tus centros, y los despierta con el toque de su inspiración. El sonido dirige la alquimia en estos centros para que la mente subconsciente se vaya liberando de la naturaleza autocondicionante. Puedes invocarlo diciendo: Oh Gandarva Vena, ven y borra las imágenes de mi mente subconsciente con los jeroglíficos sonoros de tu lira de siete cuerdas. (Nota: La e de Vena se pronuncia más como una i que como una e. Es un sonido intermedio entre las dos vocales.)

A la hora señalada le pides al Maestro Jesús que te lave los pies. Y los metes en el agua. Y ahí te quedas el tiempo que quieras. Si estás en un río, en el mar o en un manantial miras el agua correr y te imaginas que se lleva tu pesada carga. Que no solo te lava los pies porque la energía etérica que fluye con la corriente del agua va limpiando también tu cuerpo emocional y las memorias grabadas en tu cerebro límbico y todo aquello que ocasiona en ti apego o aversión. Si tus pies no están en una corriente de agua, no importa, simplemente te lo imaginas. Y te dejas fluir con la corriente etérica, libre de apegos y aversiones.

Que puedas celebrar este próximo 11:11:11 con toda la luz, la fuerza y el amor de tu alma. Que el Maestro Jesús nos ayude con su benéfica radiación y la bendición de Su Presencia. Que el Gandarva Vena nos impregne con su música celestial.

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es


 

 

 

mes de Libra 2011

¿Quién piensa en mí?

¿Te has preguntado alguna vez si realmente estás pensando o simplemente estás repitiendo pensamientos ajenos? ¿Has observado tu mente y como ella despliega su contenido de forma constante a medida que pasa el día? De seguro que te has encontrado a ti mismo pensando en algún asunto y recién te vienes a dar cuenta cuando ha pasado algún tiempo. Puedes detectarlo con más claridad cuando estás manejando el auto, y también cuando estás meditando. La mente se va a otro lado a vagar y se activa la secuela de recuerdos.

Los Maestros definen el pensar como aquella actividad de la mente que alejada de los hábitos o patrones mentales con los cuales hemos sido educados, puede moverse libremente y captar del medioambiente lo que se presenta. Para nosotros pensar, en su mayoría, es sacar del contenido de la mente aquellos pensamientos-forma que, estimulados por la circunstancia presente, se convierten en opiniones y palabras. 

La mente es un principio reflector, es la “luna” en nosotros. Cuando a la mente le falta transparencia porque está llena de pensamientos formas o hábitos de conducta, vemos mal, percibimos erróneamente.

El Maestro Saint Germain nos ayuda a comprender cómo los Maestros definen el pensar. “Al decir pensar, (nos señala el Maestro),  no me refiero a las actividades de la mente concreta inferior. La humanidad ha establecido dentro de su mente concreta inferior muchas avenidas para la expresión, caminos que la conciencia sigue sin esfuerzo y a eso le llaman pensar….  Cuando me refiero al término “pensar” me refiero al desarrollo del poder de selección que tiene la facultad mental. Pero ustedes piensan de acuerdo al patrón de pensamiento con el que han sido educados.

Nosotros nos estamos refiriendo al movimiento constante de la sustancia mental que permite dentro de ella la concepción de una nueva idea, el crecimiento de esa idea que se transforma en un concepto específico, y la relación de ese concepto con el  mundo como una forma de pensamiento particular. Este es el tipo de pensamiento que se requiere de los discípulos y aspirantes.  (Lucille Cedercrans, Ashramics Projections)

Para poder pensar como lo definen los Maestros tenemos que deshacernos de los patrones que alberga nuestra memoria de manera que podamos esforzarnos en lograr un estado mental en donde la energía pueda moverse libremente, lograr una lucidez en la que la sustancia mental, en vez de estar coloreada y establecida en patrones, sea simplemente luz y refleje luz. Así se convertirá en un receptor y en un transmisor de luz  a la vez que es un cuerpo de energía de libre movimiento que puede, de momento a momento, ensamblarse a sí misma en un pensamiento-forma, moverse en ese pensamiento y nuevamente volver al estado de libre fluidez.

Para lograr esta mente que los Maestros requieren de sus discípulos de manera que puedan recibir la inspiración  para el servicio y ser realmente de utilidad para el Plan, es obvio que tenemos que trabajar borrando las memorias acumuladas en la mente subconsciente porque éstas influyen directamente en el contenido de la mente concreta y sus patrones de pensamientos. Estos patrones de pensamientos, formados por viejos hábitos nos mantienen recorriendo los mismos senderos y repitiendo los mismos errores. En estas memorias está asentado nuestro karma. Si logramos una mente libre de esta influencia estamos prácticamente trascendiendo el karma.

Es todo un trabajo, es el más importante que tiene ante sí un aspirante a la iniciación. Que la mente no deambule a su antojo y sea sensible a la impregnación de las esferas superiores.

 ¿Cómo lograrlo?

Hemos escuchado muchas veces eso de “pensar con el corazón”. Ahora que sabemos que el corazón tiene neuronas y funciona como un pequeño cerebro y además tiene la capacidad de sincronizar las pulsaciones de todos los órganos del cuerpo porque es el  oscilador biológico más potente del cuerpo y por lo tanto arrastra a los demás órganos, incluyendo el cerebro, entendemos mejor eso de pensar con el corazón. (En la Carta a los grupos de Leo 2010 encontrarás más información sobre este tema.) Cuando la persona alimenta pensamientos generosos y altruistas y emociones elevadas, la variación de su frecuencia cardiaca es armoniosa y las ondas cerebrales  se van sincronizando poco a poco con  las variaciones del ritmo cardíaco y acaban también siendo amplias y regulares. Se consigue un estado de coherencia que establece un funcionamiento óptimo en todos los niveles

Cuando la persona vive emociones y pensamientos negativos, no solo no hay armonía en la variación de la frecuencia cardiaca, que es incoherente, sino que las ondas cerebrales no tienen ninguna relación con el ritmo cardíaco. Se establece el caos biológico que limita el funcionamiento del sistema humano en todos sus aspectos, incluyendo el pensar.

Toma nota que todos los pensamientos negativos son separadores – todo lo negativo separa. Piensa en el odio, la rabia, la desconfianza, etc. La única herejía es la separatividad, señalaba la Señora Blavatsky porque es lo único que no es verdad. La vida está toda enlazada como un tejido y nosotros somos hebras de ese tejido. Todo lo que separa pertenece a la Gran Mentira.

Pero hay algo más que tiene que ver con la mente y como pensamos. El cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza los centros superiores de percepción que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas. Se establece un circuito que no pasa por las viejas memorias, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad. Cuando esto sucede, el cúmulo de memorias grabadas en nuestro subconsciente (cerebro límbico o emocional) deja de condicionarnos y nuestra sustancia mental puede moverse con libertad y captar del entorno lo que se presente de una forma diáfana. De esta manera puede crear los pensamientos formas libre de los hábitos y los viejos “pensamientos-formas” heredados o aprendidos. Según el Maestro Saint Germain, estaríamos por fin, “pensando”.

Resulta que la clave está en amar, pero amar impersonalmente, como el sol, como el Alma. Ese amor impersonal que busca siempre el bienestar de los demás, que libera la mente, la limpia y nos hace más lúcidos.

Cuando encuentres dentro de ti algo que no te guste, primero, acepta que está ahí, no lo rechaces, y luego ámalo desde tu alma que es Luz. No te enfrentes o te opongas porque no vencerás. Si tú mismo te condenas, ¿quién puede ayudarte? Atráelo e imprégnalo de luz. La luz lo transforma y  relaciona la energía que lo sostiene con el trabajo que quieres hacer para servir al plan de tu alma. Estarás practicando las correctas relaciones dentro de ti.

El Maestro Saint Germain nos ofrece una visualización para ayudarnos en la limpieza del contenido la mente. Imagina que la luz penetra la mente concreta y la va impregnando con su esencia. Visualiza como esta luz circula libremente y la vuelve receptiva a la impresión, con la capacidad de ensamblarse a sí misma de la forma que mejor transmita la Verdad con la cual entra en contacto.

El Maestro Kumar nos recomienda que limpiemos la mente con el azul. Al meditar  invoquemos y contemplemos en el azul, de manera que cuando concluyamos la meditación habremos llenado completamente la mente, los sentidos y los tejidos del cuerpo con el azul. Esto permite una limpieza de la mente.

Con tus nudillos tócate la cabeza como si tocaras a la puerta y pregúntate: ¿Quien está ahí, ¿el abuelo, la abuela?, ¿el bisabuelo, la bisabuela? ¿las opiniones del periodista?, ¿el instinto disfrazado de pensamiento? ¿la opinión del maestro? ¿o será tu mamá o tu papá? ¿Quien está ahí?

Por favor, asegúrate que seas TÚ. Y recuerda, el primer requisito del Discipulado es PENSAR.

Que los pensamientos que mi alma crea llenen de luz la vida de todos ustedes. Con el amor de siempre,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Virgo

DEJA QUE LA VIDA HABLE

Cuando regreso a mi casa, al abrir la puerta siento que dejo atrás el bullicio y llego a un lugar que auspicia la mirada interna y el silencio. Entiendo que el ambiente, tan trabajado por las innumerables meditaciones, lecturas, reflexiones, va atrayendo energías afines que me permiten sentir esa quietud, esa atmósfera de paz que es capaz de conectarme con las realidades internas y me doy cuenta lo difícil que es lograrlo en medio del bullicio de la vida moderna.

Ser conscientes del mundo interno tiene que ver más con remover que con agregar cosas. Remover las barreras creadas por nuestras creencias, por los apegos y la costumbre de ver la vida solo del lado de la realidad material. Ser conscientes es desligarnos de todo aquello que nos atrapa y nos mantiene mirando hacia el suelo, cuando sobre nuestras cabezas brillan las estrellas. Es buscar en nosotros un punto de quietud, un estado de inocencia mental que se logra cuando se acallan los deseos personales y se logra un cierto grado de neutralidad. La ausencia de deseos nos libera del atrape de las emociones, y la neutralidad nos permite fluir libres, a través del plano de la mente, a otras regiones, otros planos. Entonces se despierta en nosotros el poder de mirar la vida desde un contexto mucho más abarcador que nos hace más comprensivos, flexibles, tolerantes y sobre todo, con la sensación de vida abundante.

Si hacemos contacto todos los días y, si es posible, a la misma hora, con ese centro de silencio que está en el corazón, en donde se pueden percibir otras dimensiones, se establece un ritmo y se nos hace más fácil ese contacto porque emitimos una nota que atrae ciertas energías auspiciosas. Estamos así utilizando la magia del Séptimo Rayo que se expresa a través del Orden y  del Ritmo.

Mientras más obligaciones y actividades tenemos, más debemos establecer un ritmo para fortalecer los lazos que nos unen al Centro desde donde podemos percibir la abundancia de la vida, desde donde recibimos la luz, la energía y la paz que necesitamos para vivir y percibir con más claridad el mundo que nos rodea. Parece una paradoja, pero mientras más consciente estamos del mundo invisible, mejor percibimos el visible, mientras más conscientes del centro, mejor manejamos la periferia.

En las relaciones humanas, cuando estamos en el centro nos miramos y realmente nos “vemos”. Entonces guardamos silencio cuando el otro habla. Ser escuchado es una de las necesidades más grandes que tiene el ser humano. ¡Y son tan pocos los que escuchan! Sólo hay que detener el diálogo interno y concentrarse en el que habla. Nos sorprenderá todo lo que podemos percibir y cómo nos enriquece el contacto humano. De la misma manera, la vida está repleta de riquezas que esperan ser percibidas. ¿Cuántos amaneceres llenos de luz y de color no hemos visto? ¿Cuántas miradas llenas de amor se han perdido por falta de atención? ¿Cuántas respuestas la vida nos ha entregado en su lenguaje simbólico y no las hemos percibido?

Deja que la vida hable, deja que la vida hable... y para que la vida hable tenemos que callarnos. Callar nuestros interminables pensamientos que circulan en nuestro entorno, repetitivos, aburridos, ciegos, pensamientos que son dirigidos por el movimiento del egoísmo que todo lo empobrece, porque...  ¿cómo no empobrecer la conciencia cuando la hacemos girar alrededor de nuestra pequeña personalidad, privándonos de las maravillas que tiene la existencia?

 Si dejamos de pensar en nosotros todo el tiempo y permitimos que el amor fluya a través nuestro como un manantial que enriquece todo lo que toca, las preocupaciones y las ansiedades se apartan de nosotros. Recordemos las palabras del Maestro D.K.: “Toda preocupación y ansiedad tiene como base principal un móvil egoísta”. Y si logramos un estado de silencio profundo, silencio de ruidos y también de pensamientos, y entramos a esas zonas neutras de la conciencia, estaremos percibiendo la verdadera libertad.

La libertad es la promesa de la Era de Acuario. Libertad de nuestras propias creencias cristalizadas y limitantes, de seguir por las mismas huellas, los mismos surcos que nos llevan a repetirnos una y otra vez; libertad de nuestros sentimientos egoístas y sus consiguientes sistemas sociales, los cuales, como una proyección de nuestro interior se expresan a través de una civilización con una profunda injusticia  social que la vida moderna evidencia con tanto dramatismo. 

Cada vez que aparece un dolor es señal que existe una barrera que detiene el libre fluir de la Luz en la materia.  Cuando algo se detiene crea congestión y enfermedad. En el cuerpo humano, la enfermedad se produce por la interrupción de la libre circulación de la energía del alma en el cuerpo. Lo mismo sucede en el cuerpo de Humanidad y en el cuerpo del planeta. Evolucionar es abrir senderos para el flujo de esta Luz, quitar barreras, destrabar energías, liberar la vida aprisionada en el espejismo de creerse separada, estática, personalizada. Evolucionar es expresar la naturaleza esencial que somos. El Yo Soy en ti, en mí, en todos.

Expandir la conciencia es acortar distancias, borrar  fronteras, hasta que de tanto borrar, sólo queda la relampagueante Luz. Y en esa Luz están todas las posibilidades, en esa Luz encontramos todo lo que, con tanto afán, buscamos. Allí está la razón de nuestra existencia, el Amor que todo lo puede; y esa Luz somos nosotros, el Alma, la Conciencia Crística , el Hijo Divino .

Deja que la vida hable y te cuente sus misterios; deja que la vida hable y  te revele sus secretos. Es tan poco lo que percibimos que somos como los Hijos de un Rey infinitamente rico que deambulan por el Reino sintiéndose pobres porque no tienen la capacidad de percibir sus incontables riquezas. Permite que el árbol te comunique su misión, que la flor te hable a través de su aroma, que el cielo te cuente el porqué de su color, que las estrellas te instruyan y te den su sabiduría. Lo único que tienes que hacer es “callarte”. Entrar en la cueva de tu corazón y desde ese centro de luz, mirar la vida.

Practica todos los días el silencio y te darás cuenta que la mayoría de tus pesares provienen de una pobre y deficiente percepción, de ver solamente tu imagen personal en todo lo que ves, de repetir tus pensamientos una y otra vez... Y entonces puedes hasta afirmar que la vida es aburrida. ¡No! La vida es infinitamente divertida, el aburrido eres tú, porque no hay cosa más aburrida que verse a sí mismo todo el tiempo.

Toda nuestra percepción está teñida por nuestros filtros mentales construidos con las creencias, los sistemas de representación de nuestra mente y nuestra historia. Si no te gusta lo que ves, limpia el filtro con el que ves, cámbialo, y descubrirás el maravilloso Universo que te rodea. Y entonces te enamorarás de la Luz y se instalará en ti un impulso por trabajar para ella, y no importa los años, estarás mas vivo, más expresivo. Te comunicarás con las entidades celestiales y te sentirás colmado, vivo, lleno de luz. La vida te hablará y la felicidad se instalará en tu interior y nada ni nadie te la podrá quitar.

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es


 

    

 

Mes de Leo

EL EVENTO CÓSMICO QUE SE APROXIMA

Nos estamos acercando a un acontecimiento cósmico que se realizará alrededor del solsticio de diciembre del 2012. El Maestro Kumar nos informa que nuestro Señor Solar pasará una iniciación y, por lo tanto, todo lo que pertenece a su sistema la pasará por igual. Esto significa que nos estamos acercando a una iniciación humana, planetaria y solar. Es un  momento cumbre dentro del desenvolvimiento del gran Plan Divino para esta parte del Cosmos. Es una gran oportunidad que se nos presenta muy rara vez, porque las iniciaciones solares tienen, entre ellas, grandes ciclos de tiempo.

Toda iniciación conlleva la afluencia de una mayor cantidad de luz. Y la luz revela.  Cada Iniciación tiene sus revelaciones propias y su consiguiente expansión de conciencia. Es una gran bendición estar encarnados en un tiempo así. Es fascinante.

Como no tenemos en nuestros anales registros de iniciaciones solares no sabemos los efectos que puede ocasionar en la vida material del planeta. Lo que sí sabemos es que la LUZ aumentará y eso siempre es bueno. Si se producen algunos cambios serán para bien porque la luz siempre ilumina y la oportunidad de una gran expansión de conciencia estará disponible para todos.

Como es un evento cósmico, me fui al libro que transformó mi vida, “El Tratado sobre Fuego Cósmico” del Maestro D.K. escrito por Alice Bailey. No soy una autoridad en los temas cósmicos, ni siquiera lo entendí todo, pero la inspiración que surgió de su lectura, la visión de ese cosmos inteligente, de esas grandes Entidades Cósmicas hizo que toda esta vida material cobrara un sentido muy profundo haciendo que mi vida se llenara de significados. Y como la magia acompaña los libros amados y estudiados una y otra vez, encontré algunos datos que nos pueden ayudar en nuestra comprensión del evento cósmico que se aproxima.

Hablando del Manas (mente) Cósmico el Maestro D.K. nos dice que en este presente Universo, el método empleado para impulsar la evolución es la iniciación que utiliza la aplicación de los Cetros para producir ciertos resultados que de otra manera tomarían eones de tiempo. Y nos habla, entre otros, del Cetro Cósmico utilizado por un Logos Cósmico en las iniciaciones de un Logos Solar y de los tres Logos Planetarios Mayores, en nuestro caso, Saturno, Urano y Neptuno que son los planetas sintetizadores del sistema. También nos dice que la individualización del ser humano en la época Lemuriana, hace aproximadamente 18 millones de años, fue producida por la aplicación del Cetro de Iniciación al Logos Planetario de nuestra cadena terrestre que puso en actividad  ciertos centros de Su cuerpo con sus correspondientes grupos. Y añade que todos los Cetros de Iniciación producen ciertos efectos y los enumera así:

  1. Estimulan los fuegos latentes hasta convertirlos en llama.
  2. Sintetizan los fuegos, mediante una actividad oculta, poniendo a cada uno dentro del radio del otro.
  3. Activan la vibración radiante de algún centro, ya sea en un hombre, un Logos Planetario o un Logos Solar.
  4. Expanden todos los cuerpos, principalmente el causal. (Tratado sobre Fuego Cósmico, pág. 299)

En el caso de nuestro Hombre Celestial (Logos Planetario), hace 18 millones de años, se observaron todos estos resultados. Fue una actividad casi incomprensible para nosotros en la que se involucraron cadenas, globos … que dio por resultado la aparición de la humanidad en el planeta al permitir el ingreso de los ángeles solares que traían al hombre animal el regalo de la mente. Pero lo significativo para nosotros ahora es que ese descenso de manas (mente) puro se produjo a través del antakarana o puente planetario. Este canal existe en el Logos Planetario pero tiene que construirse en el ser humano. Esa es nuestra tarea inmediata.

El Maestro Kumar nos dio una clave para construir este puente o antakarana que une en nosotros nuestra naturaleza superior con la inferior, o nuestra divinidad con la personalidad. Todo el drama humano está basado en la falta de conexión con su verdadera naturaleza. El intelecto no reconoce, porque no puede, que existe una mente superior a él, y vive en un mundo fragmentado, de sucesos inconexos, dramas que no termina de comprender. Esto sucede porque no está construido ese puente que permite la afluencia de la esencia verdadera de cada ser humano a su vehículo que es su personalidad compuesta por el cuerpo, las emociones y el intelecto.  ¿Cómo pretender que podamos captar la síntesis de la vida si estamos nosotros mismos fragmentados? Nos encanta escuchar que somos “una hebra del tejido de la vida”, pero esa “hebra” se descose en el diario vivir y muchas veces nos sentimos como islas en un mar de sucesos que no entendemos.

¿Qué podemos hacer? RECORDAR. Recordar nuestra ascendencia. Si creemos en la enseñanza de los grandes Maestros sabemos, aunque no lo hayamos experimentado a plenitud, que somos Hijos del Sol. Que nuestra Alma, que es lo eterno en nosotros, es de descendencia solar. Esto quiere decir que nuestro padre es el Sol. El es nuestro progenitor. Somos rayos de sol, almas solares pasando la experiencia de la vida en la materia. Pero ese Padre Sol tiene también su Padre, que es lo que llamamos el Sol Central que viene a ser nuestro abuelo. Y ése Abuelo también tiene su Padre, a quien llamamos el Sol Cósmico, ¡nuestro bisabuelo!

La transparencia es una cualidad de los Grandes Seres. La Luz que vemos en el sol, es la luz de su padre (nuestro abuelo) porque El es tan transparente que deja pasar la luz. Es un Cristo. Y la Luz del Abuelo es la del Bisabuelo porque El es tan transparente que también deja pasar la Luz. Cuando nos orientamos hacia el Sol, lo que realmente vemos es la Luz del Sol Cósmico que para este gran sistema podemos llamarle “Dios”.

El evento cósmico que llamamos Iniciación Solar se produce por el alineamiento de estos tres soles. Y es evidente que la luz del Sol Cósmico llegará con una fuerza mayor. Si tú también estás alineado, no ofrecerás resistencia y podrás cosechar todos los frutos que este evento le trae a la humanidad.

Estos tres soles están representados en tu cuerpo. El Sol del sistema en tu corazón, el Sol Central en tu centro ajna o centro entre las cejas  y el sol cósmico en tu centro coronario. Si recuerdas tu ascendencia solar y unes tus tres centros: coronario, ajna y corazón y visualizas un canal de luz entre ellos a la vez que te imaginas la conexión entre el sol del sistema, el sol central y el sol cósmico ¡estarás construyendo tu antakarana! Estarás reconectándote a tu fuente, a tu ascendencia solar y preparándote para el gran evento cósmico que se aproxima.

Recuerda quien es tu verdadero padre/madre. Tu papá y tu mamá son los progenitores de tu personalidad, pero el progenitor de tu alma es el sol. El es tu verdadero padre/madre. El maha mantra solar conocido como Gayatri nos habla del abuelo “savitur” y del bisabuelo “Bhargo Devasya” y es representado por una deidad femenina porque Gayatri es la Madre Divina y a la vez es un canto al Sol. 

El Maestro Kumar recomienda muy puntualmente cantar al Gayatri todo el tiempo posible. Porque el Gayatri invoca este alineamiento.

Hay también oraciones que son cantos que el alma entona para recordar quien es. Te ofrezco ésta del Maestro Peter Deunov que me gusta mucho.  

“Tengo el corazón puro como el cristal,

el intelecto, luminoso como el sol,

el alma vasta como el Universo

y el Espíritu, poderoso como Dios y unido a Dios”.

Y el decreto que proclama la síntesis de la vida:

“Yo Soy la radiante presencia de Dios atemporal, eterna, pura y perfecta. Yo Soy el Océano de Luz purísima donde tiene su vida todo lo que contacte mi ser.”

 Miremos con confianza hacia el futuro y ese gran evento cósmico que se avecina. Busquemos vivir conscientes del mundo sutil y seremos testigos de la gloria de este tiempo.

 Con amor eterno, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es


 

 

 

Mes de Cáncer

El único camino

No hay otro camino. La existencia en la materia solo tiene un rumbo. Es el camino hacia el centro del ser, hacia uno mismo. Porque nada hacemos si no lo hacemos desde lo que somos. El frenesí de la vida moderna está manifestando la cualidad de la sustancia pero no la naturaleza del alma que la habita. Sólo desde lo que se es, se puede actuar. De lo contrario la vida nos actúa, la sustancia de nuestros cuerpos físico, emocional y mental nos impone su dirección aunque parezca que somos nosotros los que ponemos el rumbo. Pero no es así.

He reflexionado mucho y siempre llego al mismo punto. El camino es hacia adentro, hacia lo que somos. Somos el Alma, la Conciencia que le da vida consciente a una forma.

Cuando actuamos alejados de lo que somos, estamos expresando la naturaleza de nuestros vehículos, pero no nuestra propia naturaleza. Allí radica la tragedia de nuestro tiempo moderno que aunque está destinado a exteriorizar el Reino del Alma, está todavía identificado con la forma a tal punto que ha asumido esa naturaleza como propia y expresa y convierte en egoísmo la fuerza centrípeta de la materia con toda la fuerza que le otorga el desarrollo intelectual alcanzado.

Nuestra civilización perdió su rumbo, se quedó sin alma. Le hemos dado tanta importancia a la forma que hemos descuidado peligrosamente la conciencia, lo que somos. Y la conciencia es la que sabe, la que conoce, la única que puede guiarnos por los senderos de la vida material sin peligro. Como humanidad le hemos dado la espalda y ahora estamos al borde de un gran cambio planetario y solar. Nuestro Sol enfrenta una iniciación que afectará toda nuestra vida planetaria. Es un  grandioso momento esperado por los Grandes Seres desde hace milenios y nosotros, ¿qué estamos haciendo? 

Nuestra llamada civilización moderna se ha caracterizado por el ansia de tener. Hemos cambiado el Ser por el tener y en el ansia de tener, estimulada por los medios de producción, estamos sacrificando la misma vida material. ¡Qué paradoja tan grande! Contaminamos el aire, el agua, la tierra y no hemos contaminamos el fuego porque es imposible…

No somos una humanidad feliz. Unos mueren de hambre y desnutrición y otros enferman de tanto comer o de comer productos inadecuados para el cuerpo humano que la industria de alimentos se ha encargado de promover.

No somos una humanidad feliz porque no se puede ser feliz en la negación de lo que uno es. Las raíces profundas de la vida están en el alma, en la conciencia. El Alma se reconoce una con los demás, su ley natural es el amor y su expresión, la fraternidad. Por lo tanto no compite sino que comparte, es solidaria. Su instinto es el servicio. Todo lo sacrifica por el bienestar del grupo. No tiene ansías de enriquecerse materialmente porque conoce lo transitorio de las posesiones materiales. Enriquece la vida y la respeta. El alma incluye en su ser aquello que quiere conocer y lo integra, se convierte en aquello y, por lo tanto, lo conoce. En otras palabras, al amar, se pone en la misma longitud de onda, se hace uno y como resultado, conoce. Es sabia.

En las cualidades del alma está retratada nuestra futura civilización. Y es el único futuro posible, porque si seguimos el juego del egoísmo y el consumismo, si seguimos con la competencia, la desigualdad, si dejamos que el mercado mundial se dirija a sí mismo, sin la guía del alma humana, no hay futuro posible.

Cuando en el devenir de la vida te sientas triste o abatido, por la razón que sea, el camino es hacia dentro de ti mismo. Confía en tu ser interno. Allí están las respuestas, y más aún, allí está la armonía, la luz, el amor, la fortaleza para enfrentar los retos. Hemos estado pidiendo, por dos mil años, “venga a nosotros Tu Reino…” Sí, se lo pedimos a nuestro Padre Celestial, pero no hacemos espacio para que descienda. Y el reino está por llegar.  ¿Acaso no es  lo que esperamos en el 2012? Nuestro mundo mental está lleno, repleto de pensamientos formas que dan vida al egoísmo, al consumismo, al “tener”. Lo puedes constatar si observas cuánto tiempo del día pasas deseando tener y cuanto tiempo pasas pensando en el Alma, en el Ser, en los valores espirituales, los verdaderos valores humanos, pensando cómo puedes servir mejor a la vida, como puedes actuar en bien de los demás, en favor del Plan Divino? Compara los tiempos y saca tus conclusiones.

Así como están llenos nuestros clóset y armarios con cosas y cosas, así están también llenos de egoísmos nuestros mundos mentales y emocionales. Haz espacio en tu interior para que la luz que llegará a raudales a partir de Diciembre del 2012 pueda penetrarte sin ocasionar las tan temidas crisis.

En los albores de este nuevo tiempo tenemos una tarea ardua: crear la civilización que exprese afuera lo que somos adentro. La única y verdadera civilización humana, la del Alma, la de los valores, de la solidaridad, el compañerismo, la protección de los más débiles por los más fuertes, la abolición de la guerra, el logro de la Paz. La paz que no es el tiempo transcurrido entre dos guerras sino un nuevo estado de conciencia.

Tú eres el Alma, la Conciencia, la Luz de este Mundo. Eres Hijo del Sol. Confía en tu Padre así como El confía en el suyo, en el Sol más allá del Sol.  No permitas que los acontecimientos, por muy difíciles que puedan parecerte te alejen de tu propia fuente de vida. Mantenernos en el Ser espiritual; sostenernos en la luz del alma, permanecer en el reconocimiento profundo de lo que somos, en contacto con el Dios Amor que nos habita, es la tarea principal, la del momento, porque es desde allí desde donde podemos ejecutar las acciones que la Vida espera de nosotros. Es desde allí que podremos dar consuelo y esperanza a los que nos rodean. No hay otro lugar. Cualquier otra acción sólo mueve la sustancia de los cuerpos que responden según su naturaleza, siendo el egoísmo su producto natural con los debidos subproductos: el miedo y el odio.

Todos los días, al despertar reconócete: “Yo Soy el Alma, y desde el Alma, sirvo.” Reconoce tu Presencia, alinéate con ella, conéctate con tu fuente de Luz y Verdad. Entrégate, no te resistas al amor. La oración que contiene la entrega es una flecha lanzada al espacio divino. “Alma mía, toma posesión de tu instrumento. Te entrego mis pensamientos, mis sentimientos y mi cuerpo. Yo soy Tú, Tú eres Yo.”

Y en el Alma Una, permanecemos unidos por siempre, 

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Géminis 2011

LA VIDA QUE DIOS NOS DIO

Caminando por las tierras míticas de Glastonbury, en Inglaterra, en donde la leyenda cuenta que estuvo la mágica isla de Avalon, pude percibir la VIDA de una forma muy especial que en estos parajes se muestra abundante y plena. El motivo del viaje fue hacer contacto con la Diosa, el principio femenino del Universo. Éramos un grupo de 21 mujeres guiadas por Lina Llinares que volvimos a creer en las hadas, los unicornios, el Rey Arturo y sus caballeros de la mesa redonda y el poder mágico que cada mujer tiene para transformar la vida.

Mi deleite secreto y especial era que en esta ocasión yo no guiaba, nadie esperaba nada de mí, y eso me permitió abandonarme a la experiencia plácidamente. Mi mente descansó y el corazón no encontró inconveniente en abrirse a lo que veían mis ojos. Me complacía junto a mis compañeras de peregrinación, observaba y disfrutaba.

Cuando regresé a Caracas, en mi primera meditación me di cuenta que estaba preñada de ideas, que lo que pareció un precioso “estar allí” se había convertido en toda una escuela y es lo que quiero compartir con todos ustedes.

Glastonbury y sus alrededores tiene una naturaleza esplendorosa. Tuvimos suerte y no llovió, cosa que suele suceder a menudo por estos parajes. Pudimos disfrutar de la belleza de la Naturaleza de una forma muy intensa. Sentada en un bosque,  que según la leyenda, era un lugar muy querido por Arturo, en lo que se cree fueron las tierras de Camelot, desplegué mi pequeño altar, una copa rodeada de amatistas sobre un pañuelo de seda blanco. Y allí me quedé en silencio, observando mis alrededores. Pensé, ¿y si veo un gnomito, o un hada? Y de inmediato, me di cuenta que los humanos buscamos en otra dimensión la belleza que la Naturaleza nos regala a plenitud. Añoramos la magia de los duendes, hadas, unicornios porque no somos capaces de verlos en nuestro mundo. No es que la vida se quedó sin magia, es que no la percibimos aunque nuestros ojos la estén viendo. Vino a mi mente la enseñanza del Maestro Omraam Mikhael Aivanhov y su insistencia de que sintamos la vida abundante de las flores, los árboles, las piedras. Y como la Sincronicidad es perfecta cuando estamos en armonía, les copio el pensamiento que recibí hoy del Maestro:

Pensamiento del domingo 15 de mayo de 2011.

"La atención mantiene el amor, mantiene la vida. Así pues, prestad atención a los árboles, a las flores que encontráis en vuestro camino, a las gotas de rocío, a las mariposas, a los pájaros. También podéis comprender este consejo interiormente. Porque también en vuestro interior hay mariposas que revolotean de flor en flor y pájaros que cantan. A veces, al abrir vuestra ventana por la mañana, os sentís habitados por presencias invisibles, semejantes a las que viven en los cuentos de hadas, y es como si las gotas de rocío brillaran sobre las flores y las hojas de vuestra alma. Poned atención en esta sensación, no dejéis que se desvanezca sin tratar de retenerla por lo menos un momento." Omraam Mikhaël Aïvanhov

En la abadía de Glastonbury, o lo que queda de ella, en donde se cree que está la tumba del Rey Arturo y su Reina, hay una pradera con árboles tan majestuosos que es un verdadero privilegio sentarse a su vera, cobijarse bajo sus ramas, dejar que las hojas, movidas por el viento, acaricien tu rostro. Nina nos indicó que buscáramos un árbol, nuestro árbol. Para mi fue fácil, fue “amor a primera vista”. Un gigantesco ciruelo me cautivó y me atrapó en su aura magnética. Me sentí como asistiendo a una cita concertada en una mañana del no tiempo, que se hacía presente para reafirmar que la carga se aligera cuando el corazón está abierto. Entendí que los tiempos se tocan en el eterno sin tiempo para cerrar los ciclos y dar paso a los nuevos. El viento me invitaba a dejar ir todo pensamiento y disfrutar de la vida tal y cual se mostraba. Y la vida, como el viento, acarició mi cuerpo.

La subida al Thor, una torre dedicada al Arcángel Miguel, en el tope de una colina en la que se encuentra la puerta dimensional que te puede dar entrada a Avalon (esto lo supe ya en Caracas, leyendo uno de los libros de Nina Llinares) dejó una huella profunda en mi ser. A pesar del intenso frío que golpeaba mi cuerpo caribeño, no me quería ir. Sentía el deseo de eternizar ese momento. Era tan fácil quedarme en silencio. El intelecto se silenciaba y yo disfrutaba la sensación de libertad que te deja el silencio. A pesar que se decían muchas cosas, solo escuchaba el viento y esa sensación de estar en un lugar muy sagrado, sin pasados ni futuros, solo atenta a la luz del sol, el viento, la torre y mi corazón abierto.

Cuando pisamos el suelo de Stonehedge, muy temprano en la mañana, caminando entre las gigantescas piedras que se levantan airosas e imponentes, uno siente que el misterio oculto en estos lugares no ha sido develado. Se tejen muchas leyendas, pero ... Que poco sabe nuestra civilización materialista de las diferentes dimensiones de la vida. Nuestros cerebros están llenos de información y lo llamamos conocimiento y a la vez estamos tan distraídos que somos incapaces de percibir esa dimensión de la conciencia que tiene un mayor grado de verdad que el intelecto.

Ya en Caracas, recordé que en sus libros, el Maestro Tibetano D.K. insiste en que sepamos diferencias entre los dos grandes principios universales, la Síntesis de la Vida y la Unidad de la Conciencia. Creo que los aires de Avalon me lo explicaban a cada paso.

La conciencia te permite sentir que eres uno con todo lo que existe, que la vida es un tejido, que somos hebras de ese tejido, como lo expresó magistralmente el Jefe Sioux de Seattle.  Y este conocimiento, este saber, modifica la conducta y es la base de las correctas relaciones humanas. Pero a la Síntesis no se llega por vía de la Conciencia, a la Síntesis se llega cuando despojada de pensamientos sientes la Vida, y ese sentir no surge de los sentidos, ese sentir es una expresión  de tu Espíritu, de la Mónada, que se hace presente en tu Conciencia. Es el fuego de Shamballa que todo lo transforma con su sola presencia.

La Vida tiene movimiento, la Conciencia Luz. La Vida es Dios Padre Madre. La Conciencia es su Hijo Divino. La conciencia que evoluciona busca su Principio Creador  y es a través de la Diosa que lo puede encontrar, porque Ella está presente en la Creación como su movimiento inteligente, la danza eterna de la Vida. Dios Padre permanece como el trasfondo de la Creación.

Cuando quiero ahondar más, poner en palabras esta vivencia, la mayor parte queda sin posibilidades de expresión. Puedo decir con mayor facilidad lo que no es. No es un saber, no es una percepción de los sentidos físicos ni psíquicos, no es una experiencia que contar, es simplemente… la Vida que Dios nos dio. ¿Qué más te puedo decir?

Y esa vida es UNA. No hay otra. Es Síntesis. No se trata de logros o comprensiones, es la VIDA. Y lo más sorprendente de todo es que somos la Vida que se hizo consciente y encarnó en este mundo.

En las sagradas correspondencias de los planos de manifestación de nuestro sistema solar, el plano físico (la energía en movimiento) se corresponde con el Átmico, el plano de la Voluntad Divina, en donde toma forma el Plan de la Creación. A través de la verdadera magia que une lo superior y lo inferior, el plan guardado en el Átmico se exterioriza en el físico.

Ahora comprendo mejor porqué la Naturaleza, expresión de la Diosa, guarda los secretos de la Vida. “Esotéricamente hablando - dice el Maestro D.K. - tenemos en el mundo mineral el Plan divino oculto en la geometría de un cristal, y la radiante belleza de Dios aprisionada en el color de una piedra preciosa”. (Tratado sobre los Siete Rayos, Tomo II, Pág. 187)

La frase del Maestro Peter Deunov, Maestro del Maestro Omraam, cobra ahora un significado mayor: "La Naturaleza entretiene a los hombres comunes, enseña a los discípulos y devela sus secretos a los sabios".

Que algún día del eterno presente podamos tú y yo y todos develar esos secretos para que esa vida abundante que nos trae Acuario encuentre su expresión en todos los confines de nuestro mundo y la maravillosa vida de Dios se exprese a plenitud.
 

Con amor eterno, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Tauro

EL CIELO ES TAN INMENSO ...

Cuando lejos de las luces de la ciudad podemos mirar un cielo estrellado nos asombra la cantidad de astros que titilan en el fondo negro del espacio. La inmensidad del Cosmos siempre ha conmovido al corazón humano. En la antigüedad las noches estaban colmadas de estrellas, pero hoy, desde nuestras ciudades, casi no se ven. Sin embargo hay una, la más brillante del cielo, que puede ser vista por todos. Es la estrella Sirio. Es la más brillante estrella de la Constelación del Can (Canis Maior). La puedes ubicar guiándote por la constelación de Orión que tan clarito se ve en nuestro cielo. Si trazas una línea imaginaria en dirección al sureste como extensión de la formada por las tres estrellas de Orión, conocida comúnmente como los tres reyes magos, la vas a encontrar.

La estrella Sirio ejerce una influencia directa sobre nuestro mundo. El Maestro DK dice en sus maravillosos libros azules que La Logia Azul de Sirio dirige y guía a la Logia Blanca de nuestro planeta. Es la fuerza de sabiduría y verdad que la sostiene.  Sirio es la fuente de la mente superior o Mahat y en relación a nuestro sol, es positiva; esto quiere decir que el Sol Sirio emana su energía sobre nuestro sol que en este caso es receptor o negativo.  

En nuestro Universo las entidades viven en otras entidades aún mayores sin perder la individualidad. Nosotros vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser dentro del Señor del Mundo, y aunque estemos fundidos en esa gran unidad, aunque seamos uno con todo lo que vive o es, no perderemos nunca nuestra identidad y permaneceremos por siempre como unidades separadas de conciencia. De la misma manera nuestro Logos Solar forma parte de la Consciencia del Logos de Sirio. Y a su vez, el Logos de Sirio es uno de los Siete Grandes Hombres Celestiales que son centros en el cuerpo de AQUEL DE QUIEN NADA PUEDE DECIRSE. (A Treatise on Cosmic Fire, pag. 572)

La Ley Siria del Karma es una de las leyes cósmicas que influyen en nuestro sistema. Los Señores Lipikas de nuestro sistema, los Señores del Karma, están bajo la regencia de un Gran Ser que ejerce la función de regente del Karma en Sirio.

Creo que en estos tiempos la humanidad haría bien en mirar hacia Sirio en busca de inspiración, fuerza y guía así como lo hace la Jerarquía de nuestro planeta. Sirio es la Entidad mayor en la cual vive, se mueve y tiene su ser la conciencia de nuestro Señor Solar. Y nuestra conciencia es solar, somos almas solares, por lo que, siguiendo esa línea de pensamiento, estamos conectados con Sirio a través de nuestra conciencia y la mente que la refleja. Cuando miramos hacia Sirio estamos mirando nuestro principio fundamental, aquello que nos hace ser lo que somos. Y cuando nos alineamos con nuestra esencia la vida se equilibra y se llena de armonía.

Sirio es el Maestro del Maestro. La Logia Azul de Sirio es la Jerarquía de nuestra Jerarquía. En la tradición Védica se dice que Dattatreya es el Maestro o el Gurú de Sirio y es para Sirio lo que Maitreya, el Cristo, es para nuestro planeta. Por su influencia nos llega el sendero del Maestro y el Discípulo, o como se diría en oriente, el Gurú y el Chela.

Alinearnos con Sirio en estos tiempos que necesitamos de tanta inspiración para saber que pasos tenemos que dar, creo que es de vital importancia y es una ayuda extra que puede marcar una diferencia muy grande en el curso de los acontecimientos.

Inspirada en la quietud del río Nilo sentí en mi corazón que podemos conectarnos con esa misteriosa estrella que tanta influencia tiene sobre nuestra tierra. Y vi tres soles alineados, uno dentro del otro. Es un símbolo que puedes utilizar para la conexión.                                                      

El círculo interno es el sol interno de la Tierra, el del medio es el Sol de nuestro sistema solar y el que contiene a los dos es Sirio. Tres soles que representan las tres naturalezas, la planetaria, la solar y la cósmica.  Una dentro de la otra. En el cuerpo también hay tres soles, el plexo solar que representa el sol de la tierra, el corazón que representa el sol del sistema y el corazón de la cabeza - el loto de 12 pétalos en el centro del chakra coronario - que representa a Sirio. Cada uno representa uno de los fuegos cósmicos, el sol de la tierra, el fuego por fricción, el sol del sistema, el fuego solar y el sol Sirio, el fuego eléctrico de Espíritu. También representan los tres estadios humanos, el cuerpo, el alma y el espíritu (la Mónada). Y también la apariencia, la cualidad y la vida.

Lo podemos expresar en el siguiente esquema:

Sol del interior de la Tierra                  Sol del Sistema                           Sol  Sirio

Planetario                                              Solar                                              Cósmico

Plexo Solar                                           Corazón                                         Corazón de la Cabeza

Fuego por Fricción                              Fuego Solar                                   Fuego Eléctrico

Cuerpo                                                  Alma                                               Mónada (Espíritu)

Apariencia                                           Cualidad                                          Vida

 

Lo más importante es hacer el alineamiento. Puede ser durante la meditación diaria, al amanecer o al atardecer pero la hora más propicia es al mediodía, cuando el sol está en su cenit, cuando no da sombra.

Visualiza que conectas tus tres soles en el cuerpo. Asciendes la energía del plexo al corazón y del corazón al corazón del centro coronario. Luego te imaginas que te conectas con el corazón de la tierra, la sientes como la Madre que te sostiene. Buscas en tu corazón la conexión con el sol a través de tu alma solar, tu ángel solar. Y luego desde sol, te conectas con Sirio, que es tu realidad cósmica, a través del centro de la cabeza. Visualiza que vas abriendo puertas. Desde el centro del planeta se abre la puerta al sol, y desde el sol a Sirio. Y decretas: 

Que los tres soles, en profundo alineamiento abran la puerta y la Luz de Sirio nos ilumine. OH Amado Sirio, reconocemos tu regencia. Que tu código de profunda armonía se establezca en la Tierra.  Que los senderos de integración se activen. Que tu barca dorada navegue por los ríos de la Tierra disipando los aires de guerra con el poder de la ecuanimidad. Que se expandan los bordes del Reino de Dios sobre la Tierra. Que así sea y cumplamos nuestra parte.

El cielo es tan inmenso... pero ahora sabes qué buscar, ahora sabes que tu realidad cósmica empieza por el sendero de Luz que está marcando la estrella más brillante del cielo, el Gran Can, SIRIO.

Con amor profundo, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Acuario

EL LLAMADO DE LA JERARQUÍA

Los éteres planetarios están vibrando y su frecuencia contiene el llamado de la Jerarquía Espiritual. Es el llamado del corazón, del centro donde el Amor de Dios se manifiesta en nuestro mundo. Va directo al corazón de cada ser humano con la esperanza de despertar la esencia divina de Amor que fue depositada en el loto del corazón, en el principio de nuestros tiempos, como una semilla a germinar que contiene el legado precioso de la conciencia de unidad.

Los Ángeles Solares trajeron al planeta el principio mente, la autoconciencia. Fue una fecundación cósmica del hombre animal que trajo la Luz a la noche oscura del planeta. Pero el trabajo no está completo. La segunda fecundación está señalada para estos tiempos, cuando el Ángel Solar nuevamente venga a fecundar el corazón humano con el principio AMOR del Universo. Y este principio está celosamente guardado por la Jerarquía, como una joya traída del Corazón del Sol que sólo puede ser depositada en el Santo Grial, la Copa Sagrada y vacía que está en cada corazón humano esperando su momento cósmico.

Con la llegada de la Era de Acuario la Jerarquía puede acercarse a la Humanidad. Y en su acercamiento, como un Imán que está unido al Magneto Cósmico, atraer las almas que, conscientemente, se entregan al impulso superior cargado de Voluntad Divina que viene surcando los espacios - como un rayo de luz - desde SHAMBALLA.

El llamado ha pulsado una nota especial. Está siendo sentida por millones y millones y respondida de acuerdo al sistema de creencia de cada quien. Para este año hay una infinidad de actividades que reunirán a personas de todos los continentes en su ardiente deseo de servir al Plan de Dios en caminatas de unidad, encuentros, peregrinaciones y nosotros, como grupo, respondemos el llamado consagrando nuestro Noveno Congreso Internacional a la Jerarquía.

Mas que un encuentro para compartir conocimiento será un encuentro de almas para vivir juntos la experiencia del acercamiento jerárquico. Elevaremos nuestra nota invocadora con la certeza de que si logramos emitir la nota desde el corazón, la evocación vendrá sin demora y nos impactará en el centro mismo del corazón ofrecido.

Sólo un corazón saturado con la grandeza de la Jerarquía puede entender toda la majestad de la Ley Cósmica - dice el Maestro Morya - y nos invita a que nos entreguemos con fe y devoción a la Jerarquía. Y añade que “el que se esfuerza hacia lo alto sin la Jerarquía es como un arquero que lanza sus flechas con los ojos cerrados esperando que sus flechas alcancen un ave.”

La entrada al sendero del servicio para cumplir con el propósito que los Maestros conocen y sirven tiene siete signos que el Maestro Morya nos apunta: 

  1. La renuncia de todo lo pasado y el esfuerzo constante hacia el futuro.
  2. La realización del Maestro dentro del propio corazón, no porque sea necesario sino porque no es posible de otra manera.
  3. El rechazo del miedo, porque cuando se está protegido por el Señor se es invulnerable.
  4. La no condena, porque aquel que se esfuerza hacia el futuro no tiene tiempo de ocuparse de los deshechos del ayer
  5. La dedicación completa del trabajo apuntando hacia el futuro.
  6. El gozo en el servicio y la completa ofrenda de uno mismo por el bien del mundo.
  7. El esfuerzo espiritual hacia los mundos lejanos como un sendero predestinado. (“Hierarchy”  – Signs of Agni Yoga)

Cuando el Maestro se refiere al futuro, se refiere al “nuevo tiempo”, que mas que un tiempo que llega es un estado de conciencia que nos permite reconocer las otras esferas de vida más abundante que nos rodean. Y esas esferas son esos mundos lejanos, que son nuestro destino porque con cada expansión de conciencia vamos abarcándolos.

La Jerarquía llama a la humanidad. Es el tiempo del encuentro, es el tiempo de la exteriorización.  Ellos se acercan, de nosotros depende permitirles la entrada a nuestro mundo. El plan se desenvuelve en el tiempo exacto y es necesario el trabajo conjunto de los dos grandes centros planetarios, la Jerarquía y la Humanidad para que la fuerza volitiva de Shamballa pueda llegar a nuestro mundo de forma benéfica. Contactar la Jerarquía es contactar el Amor de Dios. Cuando la humanidad pueda ser impregnada por ese gran centro se abrirán los corazones y la humanidad reconocerá el verdadero sentido de la vida que no está en las posesiones materiales sino la existencia misma, que no está en la creación externa sino la creación interna que responde al diseño divino inscrito en el corazón.

El lugar del encuentro es el corazón ardiente. Es el corazón oculto, sagrado, que está en cada uno de nosotros. No está en la emoción ni en las formas fantasmagóricas del plano astral. No está en los intrincados senderos del plano intelectual. Está más allá, o más acá… en la sabiduría del corazón.

Ubícate en el corazón, haz tu morada allí cada vez que medites. No vayas a la cabeza hasta que no sientas que realmente has llegado al corazón. El cerebro es dual, el corazón es uno. La unidad la encuentras allí y solo desde la unidad podrás activar lo más sagrado de la cabeza. De lo contrario vivirás en medio de la lucha entre el bien y el mal, sin darte cuenta que el mal es sólo ausencia de bien como la oscuridad es sólo ausencia de luz. El Ángel de la Presencia y el Morador terminan fundiéndose en uno. La vida es Una. Y esa unidad solo la puedes percibir desde el corazón. Cuando el corazón está listo ilumina la cabeza. Estos dos principios, el del corazón y el de la cabeza están unidos en los seres que han logrado ingresar a las filas de la Jerarquía.

En este año crucial, desde nuestro corazón al de ustedes, establecemos la conexión plateada y pedimos que nuestros corazones queden enlazados con la gloriosa cadena de la Jerarquía Espiritual … eternamente.

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Piscis

LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

Hace algún tiempo escuché decir al Maestro Kumar que la Doctrina Secreta es secreta porque el estudiante la escucha y la olvida. Parafraseando al Maestro podemos decir que los signos de los tiempos son secretos porque se presentan y no se ven. Pero están ahí. Sabemos que las viejas estructuras van a caer, que son posibles algunos cambios en el orden de cosas de la naturaleza, que un mundo con tanta desigualdad no puede sostenerse y, por lo tanto, es necesario un cambio en nuestro estilo de vida y nuestra conformación social. Pero le tenemos miedo al cambio y en general, sentimos un clima de confusión, de duda, de misterio. Nos llegan a diario mensajes, captaciones, comunicaciones que inundan nuestro correo electrónico y llenan páginas y páginas del Internet con el tema central del cambio.

Queremos dilucidar esto con ustedes desde las raíces más profundas de nuestra enseñanza. Sabemos que el cambio más profundo que Acuario nos trae es un cambio en la conciencia. Está sucediendo, día a día y es en la conciencia en donde se encuentran claramente los signos de los tiempos. ¿Qué está pasando en nuestra esfera mental y emocional? ¿Por qué sentimos un movimiento que nos hace estremecer y a veces estamos tan distraídos que por momentos pensamos que la vida continúa como siempre y seguimos como si nada pasara?

El Maestro D.K. anunció para este tiempo la exteriorización de la Jerarquía según los planes divinos. La exteriorización es el acercamiento de la esfera en la que habitan los Maestros a  nuestra esfera, a saber, los planos físico, emocional y mental. El plano Búdico está impregnando nuestro mundo. Podemos decir que dos mundos se acercan y el de mayor vibración tiene un impacto poderoso sobre el de menor vibración. Se han abierto puertas en los mundos. Los planos ya no están tan separados porque la conciencia se ha visto impactada con nuevas frecuencias de un alto grado de vibración y esto ha permitido la apertura de las puertas.

Encuentro dos factores que han contribuido, mayormente a este acercamiento. Uno es la utilización masiva de la Gran Invocación que está cargada de palabras de poder. “Que la Luz, el Amor y el Poder restauren el Plan en la Tierra” es la nota invocadora más poderosa con la capacidad de rasgar los éteres y atraer frecuencias de alta vibración; y la otra es el uso, también masivo, de la Llama Violeta. La Llama Violeta es una actividad destinada a introducir en el mundo concreto de la tercera dimensión la vibración del mundo etérico. Su invocación crea un vórtice de energía que forma un túnel o pasadizo que une un mundo con el otro permitiendo que la vibración más alta del plano etérico entre al plano físico tridimensional creando cambios en la estructura misma de las formas que en él se encuentran. El cuarto éter cósmico, el Plano Búdico está en relación con el cuarto éter planetario, el más cercano al plano físico. Por este motivo podemos considerar  a la Llama Violeta como una puerta al mundo sutil.

Hay otra manera de expresar este acercamiento de los dos mundos. Podemos decir que el mundo de los significados está acercándose al mundo de las apariencias. Por este motivo, si observas bien, podrás encontrar una cantidad de significados en cosas que antes te parecían simplemente cosas de este mundo. La vida nos habla ahora en voz alta. Sólo tenemos que mantener un cierto estado de equilibrio y de silencio interno para escuchar su voz. Aquiétate y reconoce los signos que la vida te presenta. Están en tu conciencia.

El acercamiento de la Jerarquía crea conmoción en el mundo mental, y esto nos hace más lúcidos por momentos, pero al mismo tiempo, si no estamos atentos, nos distraemos debido al mismo movimiento del plano mental que ahora está más agitado que nunca.

Es un momento maravilloso el que nos ha tocado vivir. No importa que sintamos que nuestro mundo se hace pedazos y todavía no podamos percibir el nuevo, pero este mismo mundo, con toda su problemática, sus carencias y limitaciones, se llena de una luz especial por la cercanía de la Jerarquía y nos muestra la verdad oculta en cada forma. Y cada significado que encontramos en nuestra cotidianidad, nos eleva a ese otro mundo y se produce el milagro, estamos aquí y estamos allá. Es cuestión de estar atento y darnos cuenta.

Suelo jugar con esta situación tan única imaginándome que toco el otro plano. Levanto mi brazo lo más alto que pueda y me imagino que mi mano penetra al otro plano y siento que a través de mi brazo entra la nueva frecuencia que recorre mi cuerpo llenándolo de luz. Haz la prueba, te gustará.

Lo importante es cuidarnos de no entrar en esos remolinos mentales que arrastran poderosa-mente la mente, en las turbulencias que crean los cambios, en el temor que se produce cuando nos enfrentamos a las noticias que circulan sobre las guerras, la delincuencia, el terrorismo, los chemtrails, el daño ecológico y la lista es interminable. Y mantener el equilibrio con la certeza que éste es el servicio más grande que puedes prestarle a la vida y a tus semejantes. Reconocer que lo que pensamos se manifiesta y en estos tiempos, es urgente pensar positivo.

“Deja que tus pensamientos vuelen delante de ti y preparen nuevas y bellas moradas.” (Supramundano I, 220)

“Un viajero necesita indicaciones. El éxito es una delicada flor. Las semillas sólo pueden plantarse en un tiempo determinado. Cuando el Maestro ordena la siembra, ni un solo minuto se debe perder. Sólo los niños piensan que si hoy ha pasado, mañana será mejor. Pero una mente valiente entiende que el éxito que se deja pasar no se repetirá. Se debe desarrollar el refinamiento del entendimiento. La complejidad del tiempo aumentará. Aquel que no discriminó ayer no tendrá recursos mañana. El Maestro prevé una inaplazable siembra.” (Hierarchy, 1931)

Que estas palabras del Maestro Morya nos inspiren a dar de nosotros lo mejor en estos tiempos que no sólo son de cambio sino que marcan la dirección de nuestro destino.

 Dentro de este mismo espíritu quiero compartir una invitación de trabajo para este año 2011 que nos llega de Barcelona, España, de nuestra querida hermana Consuelo Orpi. Ella recibió del corazón del Maestro Saint Germain, este decreto con la petición de que lo hagamos en nuestras oraciones y servicios.

"Uniendo mente y corazón invocamos la presencia de Dios, que como Amor, Sabiduría y Poder, vibra en nuestro propio ser y fundiendo en un solo rayo de luz este fuego ardiente, vital, envolvemos en él a todo el planeta, incluyendo sus reinos y a todos los hombres, con la siguiente afirmación: Luz, Amor y Poder fundidos restauran el plan de Dios en la tierra y somos los hijos de la vida, los hombres, los que, elevando al planeta, lo ponemos gloriosamente en manos de Dios”

Un día, inspirada en este tiempo que vivimos escribí:

 Rutas Violetas del suelo terrestre,

antiguos misterios que renacen hoy.

Templos de antaño que son de futuro,

cuando el fin se aproxima al principio.

Marchamos silentes por las rutas secretas,

trazando nuevos rumbos en los viejos surcos.

Reviviendo a los muertos, resucitando flores

que adornan los Templos que hoy volverán.

Se unen los tiempos, se llega al presente.

Se despliega la conciencia que puede crear

el Cielo en la Tierra, el Amor hacia Todo.

Y Tú, Llama Eterna, Violeta, Violeta,

nos abriste la Puerta.

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

 

Mes de Acuario

EL LLAMADO DE LA JERARQUÍA

Los éteres planetarios están vibrando y su frecuencia contiene el llamado de la Jerarquía Espiritual. Es el llamado del corazón, del centro donde el Amor de Dios se manifiesta en nuestro mundo. Va directo al corazón de cada ser humano con la esperanza de despertar la esencia divina de Amor que fue depositada en el loto del corazón, en el principio de nuestros tiempos, como una semilla a germinar que contiene el legado precioso de la conciencia de unidad.

Los Ángeles Solares trajeron al planeta el principio mente, la autoconciencia. Fue una fecundación cósmica del hombre animal que trajo la Luz a la noche oscura del planeta. Pero el trabajo no está completo. La segunda fecundación está señalada para estos tiempos, cuando el Ángel Solar nuevamente venga a fecundar el corazón humano con el principio AMOR del Universo. Y este principio está celosamente guardado por la Jerarquía, como una joya traída del Corazón del Sol que sólo puede ser depositada en el Santo Grial, la Copa Sagrada y vacía que está en cada corazón humano esperando su momento cósmico.

Con la llegada de la Era de Acuario la Jerarquía puede acercarse a la Humanidad. Y en su acercamiento, como un Imán que está unido al Magneto Cósmico, atraer las almas que, conscientemente, se entregan al impulso superior cargado de Voluntad Divina que viene surcando los espacios - como un rayo de luz - desde SHAMBALLA.

El llamado ha pulsado una nota especial. Está siendo sentida por millones y millones y respondida de acuerdo al sistema de creencia de cada quien. Para este año hay una infinidad de actividades que reunirán a personas de todos los continentes en su ardiente deseo de servir al Plan de Dios en caminatas de unidad, encuentros, peregrinaciones y nosotros, como grupo, respondemos el llamado consagrando nuestro Noveno Congreso Internacional a la Jerarquía.

Mas que un encuentro para compartir conocimiento será un encuentro de almas para vivir juntos la experiencia del acercamiento jerárquico. Elevaremos nuestra nota invocadora con la certeza de que si logramos emitir la nota desde el corazón, la evocación vendrá sin demora y nos impactará en el centro mismo del corazón ofrecido.

Sólo un corazón saturado con la grandeza de la Jerarquía puede entender toda la majestad de la Ley Cósmica - dice el Maestro Morya - y nos invita a que nos entreguemos con fe y devoción a la Jerarquía. Y añade que “el que se esfuerza hacia lo alto sin la Jerarquía es como un arquero que lanza sus flechas con los ojos cerrados esperando que sus flechas alcancen un ave.”

La entrada al sendero del servicio para cumplir con el propósito que los Maestros conocen y sirven tiene siete signos que el Maestro Morya nos apunta:

  1. La renuncia de todo lo pasado y el esfuerzo constante hacia el futuro.
  2. La realización del Maestro dentro del propio corazón, no porque sea necesario sino porque no es posible de otra manera.
  3. El rechazo del miedo, porque cuando se está protegido por el Señor se es invulnerable.
  4. La no condena, porque aquel que se esfuerza hacia el futuro no tiene tiempo de ocuparse de los deshechos del ayer
  5. La dedicación completa del trabajo apuntando hacia el futuro.
  6. El gozo en el servicio y la completa ofrenda de uno mismo por el bien del mundo.
  7. El esfuerzo espiritual hacia los mundos lejanos como un sendero predestinado. (“Hierarchy”  – Signs of Agni Yoga)

Cuando el Maestro se refiere al futuro, se refiere al “nuevo tiempo”, que mas que un tiempo que llega es un estado de conciencia que nos permite reconocer las otras esferas de vida más abundante que nos rodean. Y esas esferas son esos mundos lejanos, que son nuestro destino porque con cada expansión de conciencia vamos abarcándolos.

La Jerarquía llama a la humanidad. Es el tiempo del encuentro, es el tiempo de la exteriorización.  Ellos se acercan, de nosotros depende permitirles la entrada a nuestro mundo. El plan se desenvuelve en el tiempo exacto y es necesario el trabajo conjunto de los dos grandes centros planetarios, la Jerarquía y la Humanidad para que la fuerza volitiva de Shamballa pueda llegar a nuestro mundo de forma benéfica. Contactar la Jerarquía es contactar el Amor de Dios. Cuando la humanidad pueda ser impregnada por ese gran centro se abrirán los corazones y la humanidad reconocerá el verdadero sentido de la vida que no está en las posesiones materiales sino la existencia misma, que no está en la creación externa sino la creación interna que responde al diseño divino inscrito en el corazón.

El lugar del encuentro es el corazón ardiente. Es el corazón oculto, sagrado, que está en cada uno de nosotros. No está en la emoción ni en las formas fantasmagóricas del plano astral. No está en los intrincados senderos del plano intelectual. Está más allá, o más acá… en la sabiduría del corazón.

Ubícate en el corazón, haz tu morada allí cada vez que medites. No vayas a la cabeza hasta que no sientas que realmente has llegado al corazón. El cerebro es dual, el corazón es uno. La unidad la encuentras allí y solo desde la unidad podrás activar lo más sagrado de la cabeza. De lo contrario vivirás en medio de la lucha entre el bien y el mal, sin darte cuenta que el mal es sólo ausencia de bien como la oscuridad es sólo ausencia de luz. El Ángel de la Presencia y el Morador terminan fundiéndose en uno. La vida es Una. Y esa unidad solo la puedes percibir desde el corazón. Cuando el corazón está listo ilumina la cabeza. Estos dos principios, el del corazón y el de la cabeza están unidos en los seres que han logrado ingresar a las filas de la Jerarquía.

En este año crucial, desde nuestro corazón al de ustedes, establecemos la conexión plateada y pedimos que nuestros corazones queden enlazados con la gloriosa cadena de la Jerarquía Espiritual … eternamente.

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Capricornio

Y el Bien Triunfará

Estamos por iniciar el año 2011 sumidos en una profunda crisis mundial debido a la falsa economía que controla la circulación de los bienes y servicios en todo el planeta. De un lado tenemos las voces que se levantan señalando a los culpables; del otro, una serie de seres de buena voluntad trabajando honestamente para contrarrestar los efectos negativos de la crisis y una cantidad de grupos orando, meditando, utilizando el poder del pensamiento para atraer todo lo bueno que la humanidad, en este momento histórico que nos ha tocado vivir, clama desesperadamente.

Desde el Nuevo Pensamiento queremos iniciar este año con un pensamiento semilla que más que un deseo honesto y sincero tiene una base científica que lo convierte en una verdad irrefutable. Y este pensamiento es: “Y el Bien triunfará”.

Sabemos que en todo sistema oscilatorio el elemento que oscila con mayor intensidad arrastra a los osciladores de menor potencia. Si, por ejemplo, tenemos en una sala varios relojes de péndulo, el reloj de mayor potencia arrastra a los otros y los veremos a todos oscilando al mismo tiempo y de la misma manera. Este mismo fenómeno que conocemos como el principio de sincronicidad en los sistemas oscilatorios también se observa cuando dos o más diapasones capaces de emitir un sonido de la misma frecuencia se encuentran cerca uno del otro. Si hacemos vibrar uno, los otros empiezan a emitir el mismo sonido. Cualquier sistema oscilatorio, ya sea físico como biológico funciona al máximo de su capacidad y con el mínimo gasto de energía cuando existe sincronicidad entre todas sus partes, cuando se establece la coherencia.

De todos los osciladores que componen el cuerpo físico, el más potente es el corazón. Le gana al cerebro. La Inteligencia Cósmica ha puesto al corazón como “jefe” del sistema biológico.  Ahora sabemos que el corazón no sólo bombea sangre al resto del cuerpo sino que tiene un sistema nervioso independiente, específico y bien desarrollado, un “cerebro” con funciones que son independientes del cerebro de la cabeza. Tiene más de 40 mil neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo. Tiene cuatro clases de conexiones que parten del corazón y van al cerebro. Neurológica, bioquímica, biofísica y energética. El campo electromagnético del corazón es 5.000 veces más potente que el del cerebro.

En el cerebro de la cabeza hay tres partes bien diferenciadas o “tres cerebros”. La neo corteza que nos permite el pensamiento inteligente, el cerebro límbico o emocional y el básico o reptil, el del funcionamiento automático e instintivo. De acuerdo al circuito que tome la conciencia para percibir la realidad así será la percepción de la realidad y de acuerdo a la percepción así será la respuesta que le vamos a dar a las circunstancias que la vida nos presenta y que determina nuestra conducta.

El primer circuito es el atajo primario que la Inteligencia Cósmica otorgó para la supervivencia, pasa por al cerebro emocional sin tocar la neocorteza. Este cerebro es muy rápido en su respuesta (40 mil millones de bits por segundo) pero su percepción no es exacta porque percibe por aproximación influenciado por las memorias traumáticas grabadas en nuestra lucha por la supervivencia. Fue muy útil cuando teníamos que sobrevivir en la época de los dinosaurios en donde la velocidad de respuesta era fundamental; pero hoy, que la supervivencia se ha convertido en supervivencia emocional, nos hace percibir incorrectamente y cometer muchos errores. Es como una computadora programada por el pasado.

El otro circuito pasa por la neocorteza. Percibe con bastante exactitud y la respuesta a las circunstancias es mas adecuada, pero es mucho más lento que la respuesta del cerebro emocional. (2.000 bits de información por segundo).

La respuesta del cerebro límbico es automática y la de la neocorteza opcional porque es el resultado de una decisión consciente. Esto nos lleva a utilizar constantemente los dos circuitos que forman otro que podemos llamar mixto. Lo que el Maestro Tibetano señala como pensamiento-emoción o kama manas. El Maestro Koot Hoomi nos dice que un discípulo no debe reaccionar sino responder a las circunstancias que la vida le presente. Respondemos con la neo corteza, reaccionamos con el límbico (emocional)

Podemos concluir que para tener una respuesta adecuada a la vida, lo mejor es no bloquear la neo corteza, o sea, pensar. El reto que se nos presenta es manejar con inteligencia la respuesta que el límbico da a las circunstancias que se nos presentan y la clave está oculta en el otro cerebro, el del corazón. Veamos.

Cuando se establece el estado de coherencia biológica debido a que el corazón, que es el oscilador más potente del cuerpo puede imponer su ritmo, la neocorteza tiene las condiciones adecuadas para comandar la respuesta. La pregunta entonces es ¿qué nos pide el corazón para imponer su ritmo y lograr la coherencia biológica?

El corazón tiene un lenguaje, la variación de la frecuencia cardiaca o VFC. Se ha observado que cuando la persona alimenta pensamientos generosos y altruistas la frecuencia es armónica con ondas amplias y regulares, además de que las ondas cerebrales se van sincronizando poco a poco con las variaciones del ritmo cardiaco y acaban también siendo amplias y regulares.  Por el contrario cuando la persona alimenta pensamientos y sentimientos negativos de miedo, ira o desconfianza, se encuentra en un estado de estrés o ansiedad sus ondas son estrechas e incoherentes y las ondas cerebrales no tienen ninguna relación con el ritmo cardiaco y entonces los circuitos límbicos (emocionales) entran en acción. Cuando esto sucede somos menos inteligentes, estamos menos vivos y somos menos afectuosos.

 

Pero  hay algo aún más importante. Cuando permitimos que el corazón imponga su ritmo y logramos la coherencia biológica podemos abrir aún otra puerta. Se trascienden los sentidos físicos y tendremos otra manera directa y completamente nueva de percibir la realidad. El cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza los centros superiores de percepción completamente nuevos que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas. Este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias grabadas en el cerebro emocional, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad.

¿Te das cuenta de lo que esto significa? Que para que el cerebro se despliegue en toda su potencialidad hay que pasar primero por el corazón. Si lo vemos desde la visión esotérica decimos que para poder activar los centros superiores de la cabeza (Ajna y Coronario) hay que abrir primero el chakra cardiaco. O dicho de otra manera, para poder ser un ser humano en toda su potencialidad, lo que algunos llaman un super hombre, primero hay que amar. Hay que ser buenos, altruistas, mantener pensamientos positivos y emociones elevadas. Hay que cumplir con el mandato del Maestro Jesús: “Ámense los unos a los otros como mi Padre os ama”. De lo contrario se podrá desarrollar el intelecto al máximo pero los secretos que guarda el cerebro humano, la cantidad de sinapsis que esperan ser activadas permanecerán en estado latente esperando el despertar del corazón, esperando que la bondad, el altruismo, la generosidad, la confianza, el amor rija la vida de los seres humanos.

Y entonces, ¡el Bien triunfará! El Bien es todo aquello que te lleva a la Unidad. Y el mal, que es todo aquello que te lleva a la separación, se autodestruirá, porque está en su naturaleza, en su programa. Los grandes Maestros de todos los tiempos lo han sabido siempre. El Bien hace del humano un super humano con poderes que ni siquiera podemos imaginar, poderes que el mal no puede desarrollar porque primero tiene que aprender la gran lección de la Unidad que se llama AMAR.   ¿Puedes imaginar lo que será nuestro mundo con los avances que puede lograr el ser humano que ha abierto el corazón con su cerebro funcionando a plenitud?

Acerquémonos a nuestro Prototipo real otorgándole al oscilador mayor de nuestro cuerpo, al corazón, el mando para mantenernos en estado de coherencia como un servicio a la vida y por el bien de los demás. Pensemos positivos, seamos optimistas, alegres, amemos y vivamos en armonía, bendiciendo la vida y dando gracias. 

Que el 2011 sea la puerta amplia y luminosa que nos permita percibir la realidad gloriosa del alma humana.

Con el amor de siempre, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

Obra consultada: El Maestro del Corazón, Annie Marquier

 

Mes de Sagitario

LA NOCHE OSCURA DEL ALMA

Para entender estos tiempos de profundos cambios y grandes oportunidades es muy útil que reconozcamos una teoría de la ciencia que nos ayuda grandemente. Anne Marquier, en su libro “El Maestro del Corazón”, lo explica sencillito y lo comparto con todos ustedes.

A finales del siglo XX Ilya Prigogine recibió el Premio Nobel por sus descubrimientos relacionado con las “estructuras disipativas”. La observación científica que se tenía hasta el momento era que la entropía (estado de desorden de un sistema) crece constantemente en el universo y por otro lado, se observaba que muchos aspectos de la vida, incluyendo la Vida misma, crecen y se van haciendo cada vez más ordenados y menos aleatorios mostrando una aparente contradicción entre dos leyes de la termodinámica  Entonces Prigogine definió los “sistemas abiertos” que son aquellos que pueden cambiar energía y materia con su entorno. Desde una flor que crece, una organización, una sociedad y hasta aun ser humano que evoluciona por medio de los intercambios que realiza con el entorno. Estos sistemas pueden mantener su estructura, incluso crecer y transformarse en otros sistemas más complejos porque pueden adaptar sus estructuras en función de los intercambios absorbiendo el desorden, o sea que pueden disipar entropía. Los sistemas abiertos pueden adaptarse a las fluctuaciones del entorno y tienen flexibilidad y fluidez, cualidades necesarias para el mencionado intercambio.

En los sistemas abiertos hay tres cosas importantes a considerar:

  1. Existe un tope de adaptabilidad. Esto quiere decir que el sistema llega al punto en que no puede seguir adaptándose o disipando entropía. Este límite depende de la complejidad del sistema. Cuando el impacto exterior es demasiado fuerte y se supera el límite de adaptación, el sistema se vuelve caótico e inestable.
  2. Si el impacto continúa siendo demasiado fuerte la reacción es imprevisible y llega a lo que Prigogine llamó “el punto de bifurcación”. Entonces puede suceder una de estas dos cosas:

a)      O se desmorona y desaparece, es decir, se disuelve en el entorno.

b)      O se reorganiza completamente, pero a un nivel superior.

  1. Una característica de la nueva organización es que no tiene nada que ver con la anterior. Sucede lo que llamamos unsalto cuántico”.

Desde hace varias décadas el entorno humano social, económico, político, informático están ejerciendo enormes presiones sobre el ser humano. Todo va muy de prisa, las relaciones sociales son frágiles, las familias se desintegran, el trabajo es exigente o escaso, se manipulan las masas... La vida se ha vuelto una carrera desenfrenada hacia no sabemos donde. Las anunciadas catástrofes ecológicas, el fantasma de la guerra nuclear, la pobreza extrema, el hambre. Estamos a punto de alcanzar el límite de nuestra capacidad de adaptación. Como sistema abierto podemos decir que la humanidad ha llegado a un punto de bifurcación.

 ¿Qué tenemos entonces?

  1. La posibilidad de un desmoronamiento total de nuestro mundo y la desaparición. (posible en una guerra nuclear)
  2. La regeneración, la transformación radical para pasar a otro sistema cuyas estructuras nada tienen que ver con las anteriores. Esta es la posibilidad que creemos ocurrirá de acuerdo al Plan que los Maestros conocen y sirven.

El Maestro Saint Germain señala que en la Nueva Era el Séptimo Rayo de Magia Ceremonial  sustituirá al Tercero Rayo de Actividad Inteligente en su función de establecer las bases de la nueva civilización.  El Séptimo Rayo, en vez de expresarse mediante un sistema basado en relaciones numéricas como el Tercero expresará su creatividad mediante el movimiento ceremonial. La actividad del Séptimo Rayo se manifestará como una apariencia mas que como un sistema, una apariencia basada en la organización de la luz, el color, el sonido y la vibración. (Proyecciones Ashrámicas, L. Cedercrans, p. 70) En definitiva, un sistema que no tiene nada que ver con el precedente. El Maestro nos está hablando de un salto cuántico. Podemos afirmar que estamos pasando por el punto de bifurcación que no es otra cosa que la noche oscura del alma de la Humanidad. Esa noche oscura tan conocida por los místicos de todos los tiempos y que ahora se le presenta al sistema llamado humanidad. Estamos siendo testigos del desmoronamiento de nuestro mundo, proceso necesario para que el nuevo tiempo pueda surgir. Y este tiempo demanda de todos, un profundo cambio en la conciencia.

¿Qué podemos hacer? ¿Cómo ayudar en el proceso? Primero, entenderlo en nosotros mismos cuando se presenta. Debemos respetar el proceso, el caos es necesario por arduo que parezca, es parte de un proceso orgánico. Si reconocemos “la noche oscura del alma” ésta nos llevará al nuevo amanecer. Si la resistimos nos atrapa irremediablemente. Es mejor aceptar lo que la vida nos presenta, reconociendo la situación y utilizándola para una transformación mayor.

Las energías que llegan al planeta en estos tiempos de cambio nos ayudan en el proceso. Estas energías provenientes de la Constelación de Acuario, portadoras de un nuevo código, penetran en las capas profundas de la Tierra y llegan hasta los más duros sedimentos, posos oscuros que surgen para ser transmutados por las conciencias despiertas. Pero también hay posos, sedimentos de luz, que están prestos a surgir. Es allí en donde debemos poner nuestra atención. Estos sedimentos han sido formados por generaciones anteriores, son sus frutos divinos, y están diseminados por toda la Tierra. Utilizando una técnica de futuro, “la magia ceremonial” podemos intentar detectarlos con la ayuda de la intuición e invocar su exteriorización desde el alma grupal y de posos que pasen a ser pozos de luz, fuentes que surgen para transformar e iluminar el nuevo tiempo.

En cada uno de nosotros también existen estos pozos de luz; es el fruto acumulado, encarnación tras encarnación por el pensamiento elevado, las realizaciones amorosas y el esfuerzo en bien de todos. Es nuestro tesoro y lo podemos invocar. Podemos sembrar la Tierra con nuestra propia semilla de luz.

Podemos invocar juntos:

Pido y demando que toda la luz acumulada a través de mis vidas  surja como un pozo de luz y se convierta en la fuerza que me sostenga cumpliendo cabalmente mi parte en el Plan Divino en estos tiempos de profundos cambios. ¡Que así sea!

Agradezco a Consuelo Orpi, mi querida hermana de Barcelona, que me entregó un material recibido por inspiración del Maestro Saint Germain en donde señala la posibilidad de resucitar todo el bien acumulado en nosotros y ofertarlo como semillas de luz y amor para todos. Un trabajo, que, como todo lo bueno que encuentro por la vida, he querido compartir con todos ustedes, mis queridos amigos y amigas.

Trabajemos intensamente para sembrar de luz el mundo con nuestra propia luz y ayudar en el proceso de cambio de conciencia necesario para poder pasar este punto de bifurcación y entrar gloriosos a la Era de Acuario. No nos enfoquemos en los pozos oscuros. Activemos los pozos de luz individuales, grupales y planetarios. Agrupémonos, activémonos y vayamos por la vida sembrándola de luz. Pasemos de la oscuridad a la Luz, enfocándonos en ella, en todo lo bueno, lo bello y lo verdadero que la humanidad ha logrado a través de toda su historia. Recordemos que la noche es más oscura justo antes del amanecer. Activemos la fuerza encerrada en nuestros pozos de Luz y juntos de la mano caminemos ¡de la oscuridad a la luz!

Con la profunda certeza de que lo lograremos, reciban mi amor,

Carmen Santiago fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Escorpio

Ritual de Liberación y Trascendencia

  

Estábamos en un lugar de los Andes, en los Valles Calchaquíes, cerca de Cafayate, en el norte de Argentina, donde parece que el tiempo se detiene, el silencio lo llena todo y las formas que la Naturaleza ha construido a través de millones de años, asemejan un espacio palaciego en el que es fácil imaginar  la otra realidad,  la de los Maestros, la de los Templos de Sabiduría, esa otra realidad que con el advenimiento de este nuevo tiempo se nos acerca y nos instruye en lo más profundo del corazón. El silencio lo embargaba todo, y sintiendo que estábamos en un espacio colmado de sabiduría preguntamos: ¿Qué es el bien? ¿Qué es el mal? Allí recibimos un pensamiento semilla que fue desenvolviéndose dentro de nosotros que queremos compartir con todos ustedes.

Si vemos el bien y el mal dentro de la nueva concepción del universo, en donde todo es energía y toda la energía es vibración podemos decir que lo que llamamos el bien es la unión adecuada o acertada de vibraciones y lo que llamamos el mal, es la unión desacertada o inadecuada de vibraciones que no debieron enlazarse nunca. Si queremos saber cuáles decisiones nos condujeron al bien y cuáles al mal podemos visualizar, en la línea de tiempo, aquellas que nos trajeron bienestar, que nos aportaron luz y bendiciones y aquellas que nos trajeron estancamiento, bloqueo evolutivo, enfermedad, y distanciamiento de nuestro camino evolutivo y así, ir reconociendo las áreas de trabajo dentro de nosotros mismos.

Si descubrimos aquellos  “espacio-tiempos” en los que quedamos atrapados, si podemos volver a ese punto - el cruce de inflexión del camino donde es posible rectificar el rumbo y alzar nuevamente el vuelo desde las coordenadas correctas - podemos liberarnos del enlace con las energías no adecuadas y elevarnos, ascender. Ir rectificando inversiones, creencias, pensamientos formas que condicionan la vida y nos hacen creer que avanzamos cuando lo que hacemos es dar vueltas en el mismo lugar.

Hoy, la Gloriosa  Jerarquía Espiritual del Planeta está dispuesta a ayudarnos a rectificar el rumbo y trascender el nivel de conciencia en el que quedamos atrapados para libres, dar un salto cuántico en la Conciencia.

Si logramos reconocer las alianzas que nos dañaron, las podemos ofrecer en el Altar de la Conciencia pidiéndole a nuestra Alma que retome el punto de inflexión donde las energías pueden desenlazarse y retomar su camino evolutivo. Si no conocemos o recordamos las alianzas que dañaron nuestro avance simplemente invocamos, pedimos que se hagan claras a nuestra conciencia, y si aún no recordamos, le pedimos al Alma que las ofrezca en el Altar del Sacrificio, que es el sacro oficio destinado a purificar nuevamente las Aguas de la Vida en nosotros. Al Alma lo pude hacer porque siendo nuestro Yo Superior es también parte de a Jerarquía Espiritual de este mundo. De esta manera podremos beber el Elixir de la Conciencia y el Agua Purificada de la Vida.

Nuestra Intención es el motor que nos impulsa y nuestra Invocación es el timón que nos da la correcta dirección. Ambas, Invocación e Intención nos llevan a la Jerarquía Espiritual en nosotros, nuestra gloriosa Alma, el Ángel Solar, quedando así conformado el triángulo en el que puede oficiarse el Ritual de la Liberación y la Trascendencia.

Podemos trazar el triángulo del ritual de la siguiente manera:     

                                 Trascendencia 

                                       

       Intención                                      Invocación

1. A través del poder y la fuerza que se despliega con nuestra Intención de retomar el Camino, en el punto en el que perdimos la dirección, atraemos la posibilidad de volver al punto de inflexión para retomar el camino de Evolución de la Conciencia Solar y ascender al próximo nivel que nos corresponde.

2. A través de la Invocación que surge cuando la mente y el corazón trabajan unidos logrando un profundo estado de coherencia (como fuera explicada en la Carta a los Grupos del mes de Libra), atraemos la Rectificación de la dirección de nuestra vida, que ahora está lista para el salto cuántico al  que puede  impulsarnos la Jerarquía, representada en nosotros por el Alma, el Ángel Solar, y por los Maestros comprometidos a ser nuestra Guía y nuestra Fuerza Impulsora.

3. A  través de nuestra Aspiración podemos ser Inspirados por la Jerarquía Espiritual y exhalados hacia nuestro próximo paso evolutivo en un salto cuántico de conciencia gracias a la oportunidad de la hora, logrando así la Trascendencia.

La Jerarquía está en proceso de exteriorización y esto les permite un acercamiento a la humanidad mucho mayor que en otros tiempos. Aspiramos, libres y conscientes y Ellos nos inspiran con su Aliento de vida para luego ser exhalados con el sagrado Aliento que es capaz de desarmar nuestro freno evolutivo y lanzarnos, acaso, adonde ya debiéramos estar, de no haber perdido el rumbo.

Podemos hacer este ritual para enderezar nuestro rumbo, pero más aún, podemos hacerlo en grupo, en nombre de la Humanidad, porque somos parte y como tal, la representamos. Somos Humanidad. Podemos volver al momento en el que el Plan se perdió, ése que en la Gran Invocación pedimos que se restablezca. (En realidad la traducción más exacta es restaurar y nos da una mejor idea del trabajo a realizar,  restaurar el rumbo evolutivo). El tiempo más adecuado es aquél en donde el día y la noche están en profundo equilibrio, el Equinoccio.

Busquemos en nosotros esos puntos de inflexión, con la fuerza de la intención y la invocación para rectificar el rumbo con la ayuda de la Jerarquía, y así prepararnos para invocar la rectificación del camino evolutivo de la humanidad en el próximo equinoccio.

Elevemos, hermanos, nuestro clamor invocador, trabajemos rectificando nuestro rumbo para que la raza de los hombres pueda “restaurar el Plan en la Tierra.” Traigamos de este modo el Cielo a la Tierra mientras nos convertimos, como Raza, en Tierra y Cielo Fértil para que el esperado Parto de las Eras se produzca en y a través nuestro.

¡Que Así Sea!

Con Amor, por el Nuevo Pensamiento,

Silvia Alderete y Carmen Santiago

silvia_alderete@arnet.com.ar - fdnpcaracas@yahoo.es


 

 

 

Mes de Libra

LA INTELIGENCIA DEL CORAZÓN

Leyendo el libro de Annie Marquier, “El Maestro del Corazón”, encontré datos muy interesantes que quiero compartir con ustedes porque nos pueden servir para reflexionar profundamente en la esencia de nuestro ser y, quien sabe, encontrar una gran clave. Resulta que ahora los científicos nos dicen que el corazón es inteligente, que tiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado, que a pesar de que la materia del corazón es diferente de la del cerebro se descubrieron en él más de cuarenta mil neuronas, y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo. Y con todo esto parece que puede aprender, recordar e incluso percibir.

Pero aquí no para la cosa. Los investigadores han puesto de manifiesto la existencia de cuatro clases de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro: 

  1. neurológica, mediante la transmisión de impulsos nerviosos
  2. bioquímica, mediante hormonas y neurotransmisores
  3. biofísica, mediante ondas de presión
  4. energética, mediante interacciones electromagnéticas

Por la vía neurológica el cerebro del corazón puede influir en el cerebro de la cabeza, es decir, en nuestra manera de pensar y de ver las cosas, en nuestra percepción de la realidad y en nuestras reacciones, especialmente las emocionales. Empezamos a sospechar que cierto dominio emocional que vemos en ciertas personas excepcionales no procede del control que ejerce el intelecto; bien sabemos que ante las grabaciones del subconsciente, poco puede hacer el intelecto. Sabemos que tenemos que manejar nuestro cuerpo emocional, pero saberlo no es manejarlo. Y queremos seguir lo que dicen nuestros guías, o los libros de los Maestros, pero el intelecto no nos ayuda. Ahora los científicos nos hablan de otro cerebro, el del corazón. Otra forma de inteligencia que podríamos llamar la INTELIGENCIA DEL AMOR. Esa inteligencia que proviene del Maestro Interno, del Alma y que tiene su sede en el corazón.

Y nos siguen informando los científicos… en relación a la comunicación bioquímica del corazón al cerebro, se demostró que el corazón es el que produce la hormona ANF, que asegura el equilibrio general o “homeostasis” y uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés, en especial el cortisol. Además el corazón segrega su propia adrenalina cuando la necesita. También produce la occitocina, llamada la hormona del amor y la libera en grandes cantidades cuando nos encontramos en un estado afectuoso.

En relación a la comunicación biofísica, se ha observado una relación directa entre la presión sanguínea, la respiración y ciertos ritmos del sistema nervioso autónomo.

Y en cuanto a la comunicación energética nos dicen que el campo electromagnético del corazón es 5.000 veces más intenso que el del cerebro y más potente que cualquier otro órgano del cuerpo. Produce de 40 a 60 veces más bioelectricidad que el cerebro. Y lo más interesante es que el aspecto del campo magnético del corazón cambia en función del estado emocional. Cuando sentimos miedo, estrés, frustración, enojo, etc. se vuelve caótico; en cambio, cuando se experimentan emociones como la gratitud, la compasión,  el perdón, etc. toma un aspecto ordenado y se obtiene lo que se llama un “espectro coherente. Este campo se extiende entre 2 a 4 metros alrededor del cuerpo, permitiendo a todos los que nos rodean recibir la información energética contenida en nuestro corazón.

El amor del corazón no es una emoción, es un estado de conciencia inteligente que nos permite vivir desde el corazón, en unión con nuestra naturaleza divina en la profunda unidad con todo lo que existe. Observa como la fraternidad, la compasión, la bondad, el respeto, la creatividad y el genio creador, es decir, los pensamientos y sentimientos elevados son manifestaciones de la unidad en la que vivimos, mientras que las emociones negativas son manifestaciones de la separatividad.

Cuando vivimos reconociendo que somos uno con todo lo que existe, que no es otra cosa que ver a Dios en todo, los dos osciladores del cuerpo que son el cerebro y el corazón, vibran en perfecta sincronicidad y como consecuencia envían a todo el cuerpo órdenes coherentes, eficaces, inteligentes y totalmente adecuadas a las necesidades del momento.

¿Qué tenemos que hacer para despertar la inteligencia del corazón de manera que pueda tomar el comando de nuestras vidas?

Nos dicen los científicos que tenemos varios circuitos por medio de los cuales nos llega información que ocasiona respuesta en nosotros. El primario, que es completamente inconsciente, y nos permite salir huyendo de una situación de peligro sin tener que reflexionar. Luego el inteligente, que nos permite el razonamiento y el tercero, una mezcla de los dos, en donde los recuerdos del inconsciente se activan y producen reacciones que pasan por la corteza, “el inteligente” y ésta de alguna manera los justifica. El Maestro DK lo llamaría, pensamientos emocionales o kama manas. Ahora la ciencia nos presenta otro circuito que va del corazón a la cabeza y ahí está la clave. El cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza los centros superiores de percepción completamente nuevos que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas, este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad. Su inteligencia no separa sino que une, reconociendo en todo momento la gran red de vida en la que estamos todos. Es la conexión cósmica que la inteligencia divina nos ha legado para que podamos recuperar nuestro origen divino y nuestra sabiduría esencial. Es la forma de tener una mente iluminada, o como dicen algunos,  “resplandor en el cerebro”.

¿Y cómo activar éste circuito? Viviendo desde el corazón. Cada pensamiento, cada emoción, presentarla primero al corazón y ver si está en armonía con el Amor que allí se encuentra. Hay que trascender los deseos personales y aprender a vivir según la intención del corazón, que es la intención de tu Ser Interno.

El impedimento mayor que tenemos hoy en día son las memorias grabadas en nuestro inconsciente que se activan cada vez que son estimuladas. Busca ser testigo de ti mismo, de tus propias reacciones para que puedas verlas, porque cuando se ven, se van. Para ello tienes que asumir la plena responsabilidad de tus emociones, agradables o desagradables, decidir no culpar a nadie por tus reacciones emocionales y reconocer que el verdadero origen de tus reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior sino en tu interior. 

Hay un camino hacia el Corazón que ha sido anunciado por todos los Maestros, haríamos bien en recordarlo: Cultiva el silencio, haz contacto con la Naturaleza, vive periodos de soledad, medita y contempla, busca la verdadera belleza, vive con sosiego y quietud, cuida tu entorno vibratorio, recupera el sentido de lo sagrado, recupera la inocencia al no juzgar, reconoce las sincronicidades en tu vida, trabaja en grupo, coopera, vive con sencillez, escucha.

Ten presente que tu Corazón tiene una inteligencia superior, escúchalo y pregúntale cuando no sepas que hacer. Espero que esta información pueda generar en ti profundas reflexiones que te conecten con tu verdadero Ser, tu Cristo Interno, la Presencia Yo Soy.

Con el amor de siempre, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Lo que existe en la base creadora del genio no es una gran inteligencia ni mucha imaginación. Ni siquiera las dos a la vez. ¡Amor! ¡Amor! ¡Amor! He ahí el alma del genio.

Wolfgang Amadeus Mozart

 

Mes de Virgo

EL PENSAMIENTO ESPACIAL

Estamos entrando en la Era del Corazón, del sentir, del amor. Cuando el pensamiento no está alineado con el corazón, es un obstáculo para la realización de lo nuevo pero cuando se alinea con el corazón, es la mejor herramienta. Al referirse al conocimiento directo y el corazón, El Maestro Morya afirma que “…el pensamiento es poder y es el co-creador de la Existencia. No hablo de discusión o de reflexión, sino del pensamiento que se mueve por la superficie de la Sustancia con su ritmo individual creando así infinitamente.” (Corazón, No. 47) Así como el tejedor tiene que tener su pabilo para poder expresar su arte creador, de la misma manera el pensador tiene una sustancia primaria que los sabios llaman AKASHA. Esta sustancia es afectada por el pensamiento de un pensador entrenado así como por la de un niño, siempre que estén inflamados por un deseo inalterable.

Los experimentos de la física moderna han probado en el laboratorio el poder del pensamiento sobre la sustancia. Sabemos que cuando se emite un pensamiento unido a un sentimiento, con suficiente fuerza, la sustancia se ve afectada y decimos que el Universo nos devuelve lo pensado. De ahí que cuando queremos, por ejemplo, sanar a alguien, lo mejor es verlo ya curado. Se trata de pensar y sentir aquello que esperas, no pedirlo sino verlo realizado y agradecerlo. He ahí la fórmula maestra.

Esta fórmula requiere una mente entrenada porque un pensamiento débil no va más allá de la propia aura, y si es fuerte pero lleno de egoísmo y maldad forma las capas mentales que van rodeando a la persona creando una terrible barrera. Cuando el discípulo decide contactar el mundo sutil debe atravesar esta capa de pensamientos y muchas veces sale herido. Como está escrito en una antigua estela: “Caminante, no construyas una barrera en tu propio camino.”

Dice el Maestro que el pensamiento que surge del corazón es como una flecha impetuosa que penetra en las profundidades de la Seidad. Este pensamiento llega a convertirse en una armadura de luz que continuamente va creando nuevas vibraciones y repeliendo la Oscuridad. Pensar encierra un poder creador que asemeja al hombre a Dios.

En este nuevo tiempo, a diferencia de la Edad Oscura que estamos dejando atrás, el pensamiento no estará centrado en uno mismo sino que será un pensamiento espacial. El magnetismo originado por este pensar se propagará por el espacio y no por las cortas distancias a las que llega el pensamiento común. Es un entrenamiento que la Jerarquía propone para este tiempo como parte del Plan de desenvolvimiento del pensar humano.

El pensamiento espacial no es fácil para la mayoría de las personas. Requiere que la personalidad, en buena medida, se libere del egoísmo. Hay quienes piensan que el egoísmo es inherente a la personalidad pero el Maestro Morya nos advierte que una personalidad devota del Bien Común está más allá de la imaginación de muchos y sin la personalidad, el pensamiento no tendría potencia.

Si la inteligencia cósmica nos dio esta herramienta que llamamos personalidad compuesta por el cuerpo, las emociones y la mente, es seguro que es la adecuada para hacer el trabajo que la vida nos pide sobre este planeta. Un violín, en las manos de un virtuoso, puede crear una música que nos conecte con las altas esferas pero en las manos de un inexperto produce ruido; así mismo, la personalidad, en las manos del Alma produce sanación, bienaventuranza, alegría y en manos de un corazón egoísta, dolor y sufrimiento.

Cuando el alma puede irradiar a la personalidad y su energía fluir libremente por sus cuerpos aparece en el mundo un corazón amoroso, reflejo del gran corazón de nuestro sistema, el astro sol. Irradia, sostiene, da vida. Y su pensamiento puede surcar los espacios creando senderos de luz.

Cada día toma conciencia de la calidad de tus pensamientos. Si piensas todo el tiempo en ti, en tus asuntos y tus intereses, la energía que emanas no llega muy lejos y tiene poca influencia. Si piensas en los demás, es espacial, porque va de ti a otros y la energía es irradiante, expansiva, parecida a los rayos de Sol.

Hemos sido entrenados para el pensamiento autocentrado. Ahora toca cambiar de dirección. Ya no será atraer hacia uno la energía pensando en uno mismo y sus propios intereses sino irradiar hacia los demás y el mundo que nos rodea. La luz del alma es inagotable y su amor eterno, mientras más amor ofreces, más amor tienes, mientras más luz compartes, más te iluminas.

Cuando por primera vez se descorrió uno de esos velos de  la conciencia y pude captar esta verdad, lo primero que comprendí fue que el pensamiento espacial nos protege porque al no estar enfocado en nosotros, no estamos auto-centrados y las agresiones no nos pueden herir. Por ejemplo, si alguien lanza una piedra dirigida a tu personalidad pero tú no te encuentras ahí, no te hiere. Así la vida se hace más fácil. Y también aprendí que cuando uno se molesta, o se siente herido o triste, el pensamiento ha dejado de ser espacial y ha vuelto a centrarse en uno mismo. El remedio es a pensar en el bien común, en el Plan de Amor y de Luz para uno aliviarse. Ahora, con el correr de los años y la experiencia que se adquiere, sé que la fórmula no es tan sencilla como yo pensaba. El cruce de corrientes en los mundos del pensamiento y del sentimiento, es a veces tan difícil de soportar como el cruzar entre espadas afiladas; afectan todos los cuerpos. Esta sensibilidad va creciendo a medida que uno va expandiendo la conciencia y captando más del mundo que nos rodea. El discípulo tiene que preparase para resistir muchas tensiones que la vida, de repente, le presenta. Sin embargo, la panacea, según nos enseña el Maestro Morya  está en sostener siempre la mirada constante en la Jerarquía, en propulsar los pensamientos hacia ellos y siempre, siempre, dirigir el pensamiento a lo más Alto.

El Maestro Morya dice, en su libro “Corazón”, que la bondad del corazón no excluye la justa indignación, pero hay que estar atento para evitar la irritación. La irritación le abre la puerta al mal. Es un insidioso veneno, debe ser evitado a toda costa. El desarrollo de la paciencia evita la irritación. Pero, por supuesto, la paciencia no es falta de sentir, es una tensión consciente y una potente energía capaz de oponerse a la oscuridad.

Día a día vigila tu pensamiento. Hazlo como un servicio  a la Humanidad y al Plan que los Maestros conocen y sirven. Utilízalo como la herramienta poderosa que Dios te ha dado para crear un mundo de paz y armonía. En la primera lección de metafísica te dijimos, “piensa positivo”, ahora podemos decirte con mayor conocimiento, “piensa en el bienestar de los demás”.

“Si quieres cambiar el mundo que tienes, piensa el mundo que quieres”

Con el amor de siempre, eterno, sereno,

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Leo 2010

AVATAR

Es la primera vez, en casi 23 años desde que se inició la Carta a los Grupos, que estamos tan tarde en el envío de esta carta. Situaciones inesperadas lo han impedido, pero nos ponemos al día con la esperanza de que esta carta les llegue con todo el amor con el que siempre la escribimos.

En este mes quiero comentarles unas reflexiones que surgieron espontáneamente cuando, queriendo descansar entre dos  días de mucha actividad, me puse a ver la película Avatar que me aseguraba tres horas de descanso. Me habían hablado tan bien de la película que pensé que me llevaría, en alas de la fantasía, al mundo espiritual. Lo que no me pude imaginar fue que la película me quitara el sueño y me dejara con el corazón estrujado.

“Nosotros somos los malos”, me repetía una y otra vez. ¡El protagonista tuvo que dejar de ser humano para ser feliz! Tuvo que utilizar un cuerpo fabricado por la tecnología, al que llamaban Avatar, para darse cuenta de la belleza oculta en “Pandora” y la magia de la vida en cada uno de los elementos de este admirable satélite de un planeta lejano que los humanos catalogábamos de salvaje.

¿Cómo es que James Cameron, escritor, director y productor de este film presenta a su propio país, los Estados Unidos, como un país invasor y depredador, que con el correr de los siglos, sigue siendo el país más poderoso de la Tierra?

Nosotros somos los malos, pensaba al irme a dormir y entonces deseaba tener cola, orejitas de felino y piel azul, con tal de poder vivir en ese mundo tan lleno de vida e innumerables conexiones entre todas sus criaturas. La red que con tanto esfuerzo estamos tratando de lograr entre todos los seres de buena voluntad, esa rejilla de vida que al hacerse consciente puede crear un mundo ideal, en Pandora era la ley de la vida. Y los salvajes, los monstruos sin sensibilidad, con la ley del más fuerte y su violencia resultante, éramos nosotros, los humanos. ¿No es para echarse a llorar? Y lo peor, todo sucedía en un tiempo futuro, en donde la tecnología sin conciencia había acabado de matar el último vestigio de humanidad en nuestro planeta ya depredado, en donde se mataba por robar “papeles” y en el que se habían agotado los recursos energéticos. Entonces los humanos, en sus poderosas naves, se dirigían, como los piratas del espacio, a depredar otros mundos para “robar” sus riquezas, sin importar lo que esto pudiera traer, como consecuencia, a sus habitantes y legítimos dueños. Matar, robar, depredar… todo por dinero. ¡Bendito Dios!

Espero que James Cameron no sea un Julio Verne, de lo contrario la profecía sería terrible. De mi planeado descanso y relax pasé a una onda reflexión sobre el mal de nuestro mundo con las palabras del Maestro Djwal Khul resonando en mi cabeza: “El mal del mundo está asentado en cuatro pilares:

  1. Falsos Valores
  2. Supremo mal del egoísmo
  3. Materialismo
  4. Separatividad.”

¿Se dan cuenta que por ninguno de estos cuatro jinetes del Apocalipsis metemos a nadie preso? Y éstos son los verdaderos. Todos los demás males salen de uno de estos cuatro. Dice el Maestro que a través de esas cuatro puertas entra al planeta un mal muy poderoso, difícil de ser vencido. Y toca a la humanidad cerrar esas puertas, y lo confirma la Gran Invocación cuando dice, “…Desde el centro que llamamos la Raza de los Hombres, que se realice el Plan de Amor y de Luz, y selle la puerta donde se halla al mal.”

A veces me parece que estamos persiguiendo “a los malos” sin darnos cuenta que ellos son la consecuencia de los verdaderos “malos” o “males”. Reviso en mi mente la historia y sus guerras con tanta sangre y tanto horror, y me doy cuenta de que todavía no aprendemos. La prueba es que fabricamos, con la tecnología de punta, juegos para entrenar a los niños en el arte de matar. ¡Santo Dios! Entonces se me hiela la sangre cuando pienso en la película Avatar y su posible profecía.

Como la he visto sólo una vez, no recuerdo si la colocan en algún tiempo, pero tiene que ser un  futuro no tan cercano, por lo de los vuelos espaciales, ¿cómo es posible que todavía, en ese futuro, sigamos con las invasiones, no ya de naciones, sino de planetas, o más bien de satélites de planetas lejanos? ¿Con la intolerancia ante las diferencias, expresada con brutalidad por los miembros del ejército y los ejecutivos de la empresa con los habitantes de Pandora, a quienes llamaban salvajes? Y hasta la doctora que parecía buena, ¡estaba más interesada en las muestras que pudiera tomar para su estudio que en las criaturas! Y, por supuesto, el móvil de todo este proyecto, el mineral codiciado por la empresa privada, que valía millones de dólares, por el que se crea el proyecto de explotación de los recursos minerales de Pandora, dirigida por un ejecutivo sin conciencia y sostenida por la fuerza bruta del ejército y su coronel.  ¡El binomio empresa y ejército trabajando juntos para robar!

¡Cómo puede uno dormir tranquilo después de ver semejante cosa! Y entonces pensé en la Jerarquía de Maestros y el inextinguible bien. Pensé en nuestra enseñanza y la bondad del corazón humano y su divinidad oculta y me dije. Lo siento por James Cameron pero me niego a aceptar el futuro que él anuncia en la película Avatar. ¡Imposible! El cambio de conciencia viene pronto, lo que pasa es que no se anuncia con fuerza, porque todo lo del alma es sutil. Pero está penetrando cada rinconcito de nuestra vida planetaria. Las redes se están fortaleciendo y el espíritu humano empieza a despertar y reconocer el verdadero mal del mundo.

Se inicia una nueva Edad y no la para nadie. Y si hay algo en lo que estoy de acuerdo con la película es que cuando la vida planetaria se ve amenazada, la misma naturaleza la defiende. Porque hay un Plan, porque no estamos solos, porque no se trata de - “a ver qué pasa”. Porque nuestra vida humana está más conectada con los demás reinos que lo que parece. Porque el mundo supramundano, que es también planetario, tiene influencia en la totalidad de la vida planetaria e intervendrá, porque también es su mundo. Y sobre todo, porque están ustedes, mis queridos hermanos y hermanas, haciendo la diferencia. Y somos muchos.

Que el poder de la vida una nos ayude en esta hora planetaria

Que el amor del alma una sea la tónica de todos nuestros actos.

Que la luz de la conciencia ilumine el sendero que se abre ante nosotros.

Desde las profundidades del alma humana, mi amor para ustedes siempre,

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es


 

Mes de Cáncer 2010


Un Querubín en tu Vida

La bella e inmortal Venecia nos abrió su corazón y permitió que viviéramos cuatro días sumergidas en la radiación del Templo Etérico de Cuarto Rayo que esta ciudad oculta. A cada paso la armonía, la belleza y el arte parecían acompañarnos dibujando la luz de las altas esferas en cada rincón de esta ciudad sin autos. El canto del agua, el colorido de sus vitrinas llenas de arte, las góndolas y el aire fresco de los últimos días de la primavera nos acompañaron y fueron cómplices de nuestra felicidad en ese, nuestro caminar y caminar por sus calles e innumerables puentes, sintiendo que estábamos en otro tiempo, quien sabe, en otra dimensión, que se conjugaba armoniosamente con lo que veían nuestros ojos.Buscamos, como siempre, la huella del Maestro Conde de Saint Germain. La historia cuenta que el Conde estuvo en Venecia en varias ocasiones en el siglo 17 y 18, en esa larga y enigmática vida suya. Fuimos al Teatro de la Opera, y también al posterior “La Fenice” porque el Maestro gustaba mucho de la música; fue compositor e intérprete reconocido en su tiempo, y lo imaginábamos, caminado por esas calles.

El lugar en donde nos quedamos está ubicado en el corazón de Venecia rodeado de palacios e iglesias dedicadas al arte y la cultura y al lado de nuestro hotel, el Conservatorio de Música. Las notas musicales eran como angelitos que llegaban a nuestro cuarto a acompañarnos. A nuestra derecha, el Palacio Franchetti, que data del siglo 15, en donde funciona el Instituto Veneciano de Ciencias, Arte y Letras, en cuyo bello jardín nos inspiramos más de una vez. Y como si fuera poco, allí también se encuentra la Iglesia de San Vidal que funciona como sala de conciertos. Por supuesto, una noche fuimos a escuchar “Las Cuatro Estaciones” de Vivaldi. Y muy cerca, cruzando un puente sobre el Gran Canal  encontramos La Galería de la Academia o Escuela de Bellas Artes que conserva una de las mayores colecciones de arte italiano y al entrar te recibe con uno de los cuadros de Pablo el Veneciano, para nosotros, el Gran Maestro del Tercer Rayo. Y a escasos 10 minutos andando, la maravillosa Plaza San Marcos.

Fueron cuatro días de magia veneciana que quiero compartir con ustedes por la enseñanza que nos quedó en el corazón, tan útil para estos tiempos que se avecinan.  Como es nuestra costumbre meditamos cada día en la mañana y de la meditación surgía un pensamiento semilla. El primero fue: Mirar, mirar para activar la magia. Y miramos. Porque sólo aquello que reconoces se abre ante ti. Dimos un paseo en góndola que nos permitió contactar la energía de la ciudad que es única e inconfundible, que antaño fuera la República Serenissima, un increíble taller artístico en donde se conjugaban mentes excelsas y se construían palacios  e iglesias, con maravillosos frescos adornando sus paredes, talleres en donde se fabricaban instrumentos de cuerdas, para sinfonías, óperas y cantatas. Vimos la casa de Marco Polo, los innumerables Palacios e Iglesias, la casa en donde estuvo alojado Mozart, donde vivió Casanova, y vimos, más allá, una ciudad armoniosa que al compás del agua que circula por sus canales, de las gaviotas que cruzan su cielo azul, de la canción que alguien entona, del sonido de las campanas de tantos campanarios, de los lugares cargados de historia; te cuenta otra historia, una historia de ángeles, de seres de luz, que sostienen en lo alto un templo de Armonía, Belleza y Arte. Y en el centro de ese Templo, un Gran Deva Maestro, que por amor está en nuestro mundo, aquel a quien conocemos como Serapis Bey.

El pensamiento semilla del segundo día en la mágica Venecia fue “Vivir inspirados”. Y entendimos que al inspirar podemos imaginar que absorbemos los átomos del aura del Maestro y al expirar, los exhalamos sobre nuestros cuerpos. Entonces la mente se llena de los átomos del Maestro y vivimos en esa inspiración que es capaz de guiarnos por la vida. De esta manera se produce el impacto de las ideas que descienden de lo alto y al ser procesadas por la mente nos dan la correcta dirección. Esa inspiración va cambiando nuestra sustancia y la va moldeando de acuerdo al arquetipo divino. Volvimos a caminar la ciudad, volvimos a disfrutar de la Plaza San Marcos inspirando toda esa magia y dejándonos conducir.

El lema del tercer día fue “Contacto”. Y cuando menos lo pensamos, resguardadas de la lluvia frente a la Iglesia Santa María de la Formosa, que data del año 1492, tuvimos un contacto interno que nos dejó una huella muy profunda. La inspiración descendió y se hizo enseñanza. Y aprendimos que no basta con decir: “Maestro, te entregamos la vida, estamos a tus pies”. Para ser útil al Plan es necesario el compromiso de sostener una vibración alta, a cada instante, a través de nuestro pensamiento, palabra, sentimiento y acción.  Porque si no estamos en armonía, no escuchamos la voz interna y, en estos tiempos de profundos cambios y grandes crisis, debemos estar a la orden, todo el tiempo. Cuando estamos en armonía, el Maestro, que es el verdadero Mago, puede trabajar a través de nosotros.

Y surgió la pregunta en nuestras mentes – ¿Se nos está pidiendo un imposible? Entonces entendimos que vamos a tener toda la ayuda necesaria, sólo hay que reconocerla para que se active. Y como recordatorio imaginamos que, desde el templo de Serapis, un ángel nos acompañaría de ahora en adelante, como un ayudante, un amigo, que a nuestro llamado, estará emitiendo el principio de la armonía del universo en nuestras vidas y en nuestro hogar. Y comprendimos que el verdadero hogar es el corazón y cuando el corazón está en armonía puede resistir cualquier circunstancia, por extrema que sea.

Comprendimos que Serapis ha ofrecido sus ángeles para ayudar a todos los que trabajan para el Maestro Saint Germain en la construcción de la nueva civilización. Que el trabajo de magia es del Maestro y nosotros, como sus instrumentos nos toca estar bien afinados, es decir, en armonía. Y entendimos la necesidad de trabajar con el Cuarto Rayo, en especial con sus cualidades de armonía, belleza y arte, como requisito previo para el trabajo verdaderamente efectivo en el Séptimo.

El pensamiento simiente del cuarto día fue “agradecimiento y bendición”. Y como todo agradecimiento, trajo consigo bendiciones y regalos. Nos sentimos bendecidas y regaladas. Volvimos a Santa María Formosa para visitarla por dentro y meditar y agradecer. Caminamos y caminamos llenándonos de toda esa belleza que nuestros ojos veían y preguntándonos si los demás estarían viendo como nosotras, todo tan bello y tan lleno de luz. Al llegar a nuestro hotel nos encontramos a los maestros y discípulos del conservatorio de música ejecutando un concierto en plena calle; desde Nesum Norma hasta una de las polonesas de Chopin. Aplaudimos desde nuestra ventana.  Ya para finalizar el largo día de primavera salimos buscando el delicioso pan de Venecia y atravesando uno de tantos puentecitos que cruzan los canales sentimos un llamado. Nos detuvimos y por un instante, vivimos un momento de profunda impregnación de ese algo imponderable que llena los corazones con ternura y amor. Empezamos a despedirnos de Venecia, agradecidas por todo lo que nos entregó. Bajando del puentecito, en una tienda, vimos unos querubines, esos angelitos con instrumentos musicales en sus manos. Y cada una compró el suyo. Un Querubín para nuestras vidas, un recordatorio de lo vivido y las posibilidades que están ahora a nuestro alcance, y al de todos aquellos que reconozcan la ayuda ofrecida desde el Ashram del Maestro Serapis Bey.

Volvimos al hotel a preparar las maletas. A la mañana siguiente partimos, tomamos un taxi acuático que nos llevó al aeropuerto. Un golpe de agua nos cayó encima y lo sentimos como una despedida, un abrazo que el Adriático nos daba. Así le dijimos adiós a la ciudad armoniosa.

Te invito a que vivas esta inspiración. Busca tu querubín, llévalo a tu casa, ábrete plenamente a la armonía, la belleza y el arte que el Maestro Serapis irradia desde su Ashram en los cielos de Venecia, incorpóralos a tu vida. Repite “armonía, armonía”, como un mantram, reconociéndola como la madre de todas las virtudes.  

Que la belleza, la armonía y el arte que nos acompañó durante nuestra permanencia en Venecia se incorpore a tu vida y tengas también tú, un querubín en ti vida.

Con el amor de siempre, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Géminis 2010

LA MEDITACIÓN SALVADORA

 

La aparición, a gran escala, de  los seres orientados hacia la vida espiritual con vocación de servicio es la razón de la esperanza de poder cumplir con el plan de amor y de luz que la Jerarquía sostiene para este tiempo.  Por este motivo quiero compartir con ustedes unos puntos de reflexión, para exhortarlos a un servicio real y verdadero que puede cambiar el curso de los acontecimientos. Se trata del verdadero trabajo de meditación que, más que una herramienta para nuestro desarrollo, es un servicio. Estamos acercándonos al plenilunio de Géminis, que es el gran festival de la Humanidad. Se nos ha dicho que el periodo de luna llena es el momento en que mejor podemos entrar en contacto con la Jerarquía. ¿Te has preguntado como puedes convertir tu meditación en una herramienta de servicio?

En el profundo silencio que se produce durante las horas del plenilunio, en ese espacio de profunda neutralidad, podemos entrar en contacto con los principios que la Jerarquía sostiene para este tiempo, que tienen en sí la semilla del nuevo desenvolvimiento que se espera  de la humanidad. Son frecuencias que van a producir, en el campo mental de la humanidad, una mayor comprensión de los conceptos que son las bases sobre las cuales el nuevo tiempo puede edificarse. El Maestro DK los señala como: 

  1. El Principio de Buena Voluntad y la Ley de las Correctas Relaciones
  2. El Principio de la Divinidad Esencial y la Ley de Acercamiento Espiritual
  3. El Principio de Unanimidad (una alma) y la Ley del Esfuerzo Grupal

Estas frecuencias, al impactar la conciencia de los servidores mundiales, se convierten en códigos que circulan por el plano mental de la humanidad activando en aquellos seres de buena voluntad lo necesario para corporificar estos códigos en forma de proyectos, instituciones, inventos, descubrimientos científicos, cambios sociales, destinados todos a satisfacer la demanda de la hora de acuerdo al Plan. Así comienzan a aparecer las nuevas formas que corporificarán las leyes y principios que regirán el nuevo tiempo.

De esta manera, el trabajo Uno seguirá adelante, guiado y conducido por el Cristo, y ejecutado por las manos y los pies de nuestros hermanos y hermanas por todo el mundo.

Cuenta el Maestro Morya que caminando con el Gran Señor, con el rumbo aparentemente perdido, lo encuentra sentado en una roca y le dice: “Hemos perdido el rumbo, debemos esperar la indicación de las estrellas” Y el Cristo le contesta: ¿Cual es nuestro sendero cuando todo el mundo nos espera? Entonces toma un bambú y traza un cuadrado alrededor de la huella de Su pie y dice: Ciertamente, por pies humanos. Y dibuja el cuadrado alrededor de la huella de su mano y dice: Ciertamente, por manos humanas”. Entre los cuadrados dibujó algo parecido a un pilar coronado por un arco y dijo: ¡OH, mira como AUM debe penetrar la conciencia humana! He dibujado un pistilo y sobre él un arco, y he colocado los cimientos en cuatro direcciones. Cuando por pies humanos y manos humanas el templo sea construido, donde florezca el pistilo establecido por Mí, entonces que los Constructores pasen por Mi Senda. ¿Por qué esperar el camino cuando está delante de Nosotros?

Entonces, levantándose, borró con su bastón todo lo que había dibujado. Y dijo: Cuando el Nombre del Templo sea pronunciado, entonces emergerá la inscripción. En recuerdo de Mi constelación, el cuadrado y nueve estrellas resplandecerán sobre el Templo. El signo del pie y la mano se inscribirán sobre la piedra angular.” (Iluminación, II:V:5)

Es un relato que siempre me impacta, que Nicholas Roerich deja grabado en uno de sus famosas pinturas. De esta historia, lo que me impacta siempre es la frase, “ciertamente por pies humanos” y “ciertamente por manos humanas”, marcando, sin lugar a dudas la participación activa de la humanidad en el desarrollo del Plan. Este accionar humano se pondrá en movimiento cuando puedan ser captadas las ideas que impulsen las acciones. Y aquí es donde, los meditadores entrenados, pueden ayudar. Los principios son campos de intensa radiación. Dedica tu meditación a repetir uno de estos principios y su ley correspondiente sin añadirle ninguna preferencia, ya sea política, social o religiosa. Simplemente piensa en uno de estos principios con el objetivo de que circulen en la franja mental de la humanidad. Lo bello, lo bueno y lo verdadero de este momento de nuestra historia esta corporificado por los tres principios y sus leyes. Reflexiona sobre ellos, dale vida en tu mente y en tu corazón. 

Estamos equipados para este trabajo. Tenemos todo lo necesario. Una mente entrenada, un deseo sincero de servir, una imaginación activa y el poder del decreto y la palabra. Nos podemos convertir en parte de la respuesta de la Jerarquía al llamado invocador de la humanidad en general. Como son tiempos críticos, de profundos cambios, tenemos un sin fin de ayudantes invisibles, ángeles que nos sostendrán en nuestro esfuerzo consciente por sembrar el plano mental de la humanidad de estos Principios y sus Leyes.

Es un trabajo abstracto que nunca mostrará sus frutos. Es un trabajo silencioso. Pero es lo que en este momento necesita la Jerarquía. Piensa en que todo es divino, y porque todo es divino, hay un camino abierto para que el ser humano se acerque a la divinidad. Reflexiona en la esencia primordial de nuestro Universo que es el AMOR y en su manifestación como buena voluntad e imagina como la buena voluntad puede llevarnos a compartir con nuestros hermanos, de todas las naciones, fraternalmente y en paz. Imagina un mundo en donde las correctas relaciones dirijan la vida. Y reconociendo tu alma, date cuenta que es una con todas las demás, acuña en tu mente la frase: El Alma UNA. Siente que eres uno con todos los demás y reconoce que la cooperación y el trabajo en grupos es lo que la vida espera de todos. Que juntos podemos más, mucho más.

Piensa el mundo que quieres, que queremos todos. Piénsalo y siéntelo en tu corazón. Es la forma de participar activamente en el Plan de Amor y de Luz que los Maestros tienen para este tiempo. Ahora lo que cuenta es tu participación en el mundo interno. ¿Sabes dónde está tu pensamiento? Dirígelo conscientemente hacia la Jerarquía y su Plan. Llénate de optimismo porque eres su causa. El verdadero conflicto se está manifestando en el mundo del pensamiento y el sentimiento. Es allí en donde tienes que estar siempre atento. Con tu mirar das vida, cuando sientes la vida que hay en todo. Con tu serenidad, llenas los espacios de equilibrio. Con tu compasión y comprensión de aquellos que no ven lo que tú ves, los acercas más a su propio centro, el único lugar en donde pueden encontrar la luz que los guíe. Que tu meditación, tu mirar, tu palabra y tus movimientos sean todos para elevar, para salvar.   

Que la meditación de tu grupo se oriente hacia el plan que la Jerarquía sostiene en Su corazón. Que en este próximo plenilunio pensemos todos en ese gran diseño establecido para toda la humanidad y para toda vida en el planeta. Que a través de nuestra meditación grupal permitamos que el futuro se haga presente e impacte la mente y los corazones de todos los trabajadores mundiales que pueden diseñar las formas que corporificarán nuestro glorioso futuro. Que todos juntos, con fe, pronunciemos, ¡Qué así sea!   

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Tauro 2010

LA FLOR DEL PLANETA

Tuve un sueño, no sé si dormida o despierta que me llenó de dulzura y esa sensación de armonía y belleza que hace que la vida cobre un significado diferente, planetario, cósmico. En él no había nada personal. La vida, diluida, expandida y feliz, fluía libre como un río de montaña. ¿Desde dónde miraba? No lo sé. Pero miraba con la imaginación. La luna llena adornaba el cielo, dándonos esa oportunidad de contacto, que mes tras mes, nos ofrece. Y por ese camino, iluminado por el plenilunio, nos dejamos llevar a un lugar no localizado en un tiempo que fue ayer, quien sabe hoy o quizás fue mañana.

El planeta se vestía de gala. Su flor, la más bella, la más oculta, se desplegaba en un canto de alabanza a su Señor, emanando sus cualidades que, recorriendo los senderos evolutivos, formaban los principios sobre los cuales la vida, como la conocemos, puede desarrollarse.

Era el momento de la suprema atención. La flor se abría. Su hilera externa, formada por el principio fundamental del reino mineral, mostraba su belleza y en su canto afirmaba la verdad de su ser. Su apertura mostraba infinitas conexiones que sobrepasaban el suelo terrestre. Las Vidas que sostienen las piedras, los cristales, la corteza terrestre y toda la gama infinita de formas de ese reino, expresaban Su Verdad y desde los cielos, los principios eternos que se reflejan en este Reino, contestaban desde el infinito, evocando la afirmación de su realidad desde el ángulo cósmico. Así quedó abierta la hilera externa de pétalos. Tres pétalos y miríadas de formas contenidas en ellos.

Se iniciaba la apertura de la hilera intermedia de pétalos. Esta vez correspondía al principio fundamental del reino vegetal. Flores, plantas, árboles, arbustos, frutas, y todo tipo de vegetación expresadas en estos tres pétalos que como una danza, se desplegaban afirmando su realidad, su verdad, su principio eterno. El sonido, como canto celestial repetía “Yo afirmo la Realidad de mi principio eterno y la razón de estar en este suelo terrestre”. Los grandes Devas, vida y sustento de ese reino, llenaban los espacios y se conectaban con el principio cósmico que representan. Venus, la estrella de la mañana, brillaba con más intensidad, reconociendo su progenie.

Se inició la apertura de la hilera interna. La vibración cambió y se hizo más intensa. Las pisadas de miles y miles de animales de toda especie emitieron un sonido armonioso, pero fuerte. El Reino Animal se desplegaba en forma de tres pétalos, y en ellos, la voz eterna se difundía en todas direcciones diciendo: “Yo afirmo la Realidad de mi Principio Eterno”. El gran Señor de este reino, el Alfarero de las Formas, danzaba y en su manto en movimiento se dibujaban las diversas formas del Reino Animal. Su Principio Eterno, venido de sabe Dios que parte del Universo, vibraba allá en las estrellas. El incomprendido reino se desplegaba mostrando sus misterios, develándolos, y ocultándolos a la vez.

Crecía la tensión divina. Tocaba la apertura de los tres pétalos que guardan la Joya en el Loto. Uno, la Voluntad; el otro, el Amor y el tercero, la Inteligencia. Todas las conciencias miraban atentas esta nueva apertura. Vibraron los cielos y la tierra. Se comenzaron a abrir los pétalos. El principio fundamental del Reino Humano iniciaba su despliegue. Rayos incandescentes cruzaban los cielos. “Son los Hijos de la Mente, los Prometeos.” Una vez más sonó la voz eterna, esta vez para pronunciar: “Yo afirmo la realidad de mi Principio Eterno, Yo Soy la luz del Mundo”. Desde el corazón del Sol se emitió una nota que surcando el espacio llenaba los éteres planetarios con la promesa de redención.

Entonces, se escuchó la Voz desde las entrañas de la tierra:

“Hijo de Dios y de la Tierra, Hijo que cargas el principio del Padre y de la Madre en tu seno, Hijo que estás marcado desde más allá del tiempo, con tus manos, con tu vida, con tu aliento, despliégate en tu Principio Eterno, en tu Realidad, para que la Joya en el Loto pueda ser mostrada, como fue en un principio; y verse, radiante y resplandeciente impregnándonos a todos con Su Principio Eterno.”

La Joya, el Quinto Reino, La Jerarquía de Maestros se mostró en todo su esplendor haciéndose presente en este ritual planetario. La fuerza de su invocación surcó el espacio. Llegó a Shamballa. Y el Señor del Mundo, el Joven de la Eterna Primavera, el Anciano de los Días, con su diamante Flamígero tocó la flor planetaria, la flor abierta.

La Ígnea Voluntad recorrió las rutas terrestres, el Plan Divino se extendió por los cuatro puntos cardinales, haciendo vibrar las conciencias ejecutoras e impulsando a las conciencias dormidas. Poderosa y oculta es la Voluntad de Dios.

Un murmullo se elevaba desde las conciencias despiertas, un murmullo de voces que repetían. Señor, no mi voluntad sino la tuya, no mi voluntad sino la tuya, no mi voluntad sino la tuya…

Respiré profundo. Mi imaginación me hizo regresar el mundo externo. Yo me quería quedar. Pero tuve que salir y reflexionar. Estos vuelos de la imaginación siempre dejan una enseñanza y no la podía perder. Y es lo que quiero compartir contigo. En realidad no pude saber cuál es el principio fundamental de los reinos mineral, vegetal y animal, pero si pude escuchar con claridad nuestro Principio Eterno, el del humano que afirma: “Yo Soy la Luz del Mundo.” Y pensé, ¿nos quejamos que hay tinieblas cuando somos luz?

Un Maestro nos enseñó que cuando le pedimos al cielo por los demás, el cielo siempre responde. Parece que no conoce el código individual. Entonces, pidamos por nuestra Tierra, pidamos que se cumpla el Plan de Amor y de Luz, que cada reino cumpla su parte y en especial el nuestro, la humanidad. La guerra está desatada en el plano mental. Las armas son invisibles. Ganémosla con la imaginación creadora, con el pensamiento positivo, con la fe que mueve montañas, con la certeza de lo que somos y la parte que nos toca jugar en el drama planetario. Reconozcamos con amor y profunda reverencia a los reinos que comparten con nosotros este suelo terrestre. En nosotros están los principios de los reinos precedentes y la semilla del reino superior. Vivimos años de profunda transición en la que nos estamos jugamos el futuro planetario. Invoquemos desde nuestra Luz, afirmando con fuerza nuestra realidad: “Yo Soy la Luz del Mundo”.

Sintiendo que eres La luz del Mundo,  que brillas como el sol, decreta: “Yo afirmo la realidad de mi Principio Eterno; Yo Soy la Luz del Mundo. Ilumino las tinieblas de la tierra”. Y con tu imaginación haces contacto con todas esas luces encendidas, que están por todo el planeta, en todos los continentes. Nunca antes había tantas, es lo que afirma el Maestro D.K. Aprovechemos esta circunstancia. Unamos nuestras luces. Invoquemos nuestro Principio Eterno, el de los Prometeos, los Hijos de la Mente, los Ángeles Solares, y afirmando la realidad de nuestro principio eterno, iluminemos nuestra amada Tierra. Es lo que espera la Jerarquía para poder exteriorizarse.   

Con el amor de siempre, eterno, inextinguible,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Aries 2010

Del Discernimiento al Amor

Estamos en la Era de Acuario y la guerra sigue azotando a la humanidad ¿Qué nos está pasando?  La situación actual nos mueve a reflexión y queremos compartir con ustedes nuestras reflexiones.

Permítanme remontar el tiempo al momento en el que, como chispas divinas, llegamos a este bello planeta Tierra. Nuestro campo de aterrizaje fue el reino animal que nos proporcionó los cuerpos adecuados para este gran experimento de vivir la vida material. La conciencia quedó adormecida entre tanta materia densa y la naturaleza nos otorgó la autoconciencia para que pudiéramos darnos cuenta, pensar y transitar el sendero evolutivo de la conciencia en la materia. 

La autoconciencia nos permite reconocer la variedad de la vida, la diversidad infinita de la Creación. Y culmina cuando desarrolla el discernimiento que nos permite diferenciar lo verdadero de lo falso, lo esencial de lo no esencial y nos protege de ser manejados, reglamentados por otras mentes poderosas. Nos permite tener criterio propio y ser independientes en nuestro pensar. 

El Maestro Kumar, en uno de sus seminario, nos señaló la inversión sufrida cuando el alma desciende a la materia de una forma muy sencilla que queremos compartir con ustedes. 

El alma tiene tres cualidades, a saber: voluntad, amor sabiduría y actividad inteligente. Pero cuando el alma y sus cualidades se reflejan en el mundo de las formas sufren una inversión como sufre inversión todo reflejo. Esto se debe al continuo movimiento de la mente. Se distorsiona la imagen. Y entonces: 

·        La voluntad se convierte en deseo cuando en vez de pensar qué debo hacer piensa qué deseo hacer. Este deseo se convierte en abuso, porque mientras más satisfago un deseo, más deseo tengo; y también se convierte en enojo, cuando el deseo no se satisface.

·        El amor se convierte en emoción cuando se apega y cree que posee, convirtiéndose en amor personal que se mueve del odio al amor y del amor al odio con facilidad.

·        La actividad inteligente se convierte en astucia que es la actividad con fines egoístas. Cuando hay éxito aparece el orgullo y cuando no se consigue cooperación surge el prejuicio.

El Maestro D.K. señala el proceso de desenvolvimiento de la conciencia en tres etapas: La primera en manifestarse es la autoconciencia que es la conciencia de la personalidad que hace que nos amemos a nosotros mismos.

La segunda en manifestarse es la conciencia grupal que es la conciencia del Alma que hace que amemos a los demás.

Y la tercera es la Conciencia Divina, que es la conciencia del Espíritu que nos lleva al amor al todo.

En la evolución hay un orden implícito y para poder desarrollar la conciencia del alma, primero tenemos que desarrollar la de la personalidad y su correspondiente discernimiento.

Si vemos con ojos críticos nuestra civilización encontraremos una tendencia a anular el poder de discernir en los ciudadanos. Basta con ver la televisión en donde se venden, todos los días, los falsos valores y se logra, a través de la repetición y una cantidad de técnicas de manejo de la psiquis humana, que los televidentes crean que es verdad algo tan carente de lógica como que la felicidad se puede comprar, que se vive mejor con Coca Cola,  que uno es lo que tiene y no lo que es, que el amor es el sexo, por lo tanto, la felicidad en el amor se mide por la cantidad e intensidad de los orgasmos, y que podemos solucionar los conflictos humanos matándonos los unos a los otros...

Sí, la falta de discernimiento es el problema más grave que tenemos. Ahí está el punto del meollo de la situación mundial. Nuestras democracias han caído en la trampa de aquello que combatió  como el peor de los males del comunismo, el adoctrinamiento de las mentes. Y el peligro más grave que tenemos es nuestra propia falta de discernimiento que nos hace vulnerables y manejables por mentes que responden a intereses egoístas. La libertad de expresión se utilizó sin amor y sin escrúpulos y nos condujo a la falta de libertad. Es la gran paradoja de nuestros días. Somos libres para ser esclavos.  

La pregunta que nos tenemos que hacer es ¿tengo opinión propia o mi opinión está formada en los laboratorios de la propaganda que hoy se llama “marketing”? ¿Hasta que punto se está manejando el miedo para que los humanos aplaudan lo que en un momento de serenidad condenarían? ¿Cuáles son los verdaderos valores humanos y cuáles son los inventados por una maquinaria que nos convierte en consumidores? ¿Cuáles son las verdaderas necesidades humanas?

Tenemos que pensar, reflexionar, darnos cuenta...   En el jardín de la autoconciencia tiene que crecer su más bella flor que es “el discernimiento” para que podamos descubrir que somos humanos porque la conciencia verdaderamente humana es el Alma. En el alma encontramos el significado de la existencia que parece que se nos perdió entre tanta acumulación de cosas innecesarias.  

La conciencia del alma es la conciencia del “nosotros”. Su amor es impersonal, estable, sin egoísmos. Es el amor que el Cristo nos enseñó y que todavía no aprendemos aunque han pasado dos mil años. Es el paso inmediato que, como humanidad, tenemos que dar, en donde se encuentran las soluciones a todos los problemas que confrontamos. En la conciencia grupal aflora el amor y si nos amamos se terminan las guerras y podemos entrar en una civilización de paz y fraternidad.  La paz es la consecuencia de vivir la vida del alma, de amar al prójimo sobre todas las cosas y no de ganar la guerra.

Jesús nos dijo: Ama a tu prójimo como a ti mismo. En el desarrollo de la autoconciencia aprendimos a amarnos a nosotros mismos, ahora toca amar a los demás.

Los tiempos nos piden con urgencia el desarrollo de la conciencia colectiva. Y es tan dramática su petición que nuestra propia supervivencia como especie, depende de este desarrollo. Porque si no pasamos del egoísmo al amor, seguiremos peleando y jugando a la guerra. Nos hemos convertido en unos niños muy peligrosos porque los juguetes de la guerra tienen la capacidad de volarnos en mil pedazos y dañar el único ecosistema que tenemos, la Tierra.

Mientras tengamos guerras estamos declarando nuestra falta de humanidad.  

Convertirnos en seres humanos, ése es el reto. Y para ello es necesario desarrollar el discernimiento que es aprender a pensar para poder dejar definitivamente el reino animal y entrar en el reino humano que es un reino fraternal. Pasar del yo al nosotros, de la competencia a la cooperación, del yo gano y tu pierdes a los dos ganamos, de la supervivencia del más apto al más apto cuidando al menos apto. Y así crear la nueva civilización fraternal que todos soñamos, en la que todos tengamos acceso a la educación, la salud, la vivienda, la comida y el desarrollo espiritual. En la que por fin podamos decir “todos somos hermanos porque todos somos hijos de Dios”. Y en el reconocimiento profundo de la Unidad de la Vida, celebrar las diferencias.

Con amor profundo, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Piscis 2010

ascender a budi

"La sabiduría no viene por el estudio sino por el contacto con tu Ser Interno"

 

La mente es el mejor instrumento que la Inteligencia Cósmica nos ha dado para manejar la vida en el plano material; podríamos decir que es el gerente del mundo material. Una de sus características principales es el instinto de controlar. Cuando las cosas están “bajo control” nos sentimos satisfechos. Pero en este mundo, en el que todo cambia, es poco o nada lo que podemos controlar. Nuestro cuerpo físico, las situaciones, las asociaciones, todo está sujeto a cambio. De ahí que la inseguridad es nuestra compañera y “creer tener las cosas bajo control” es un espejismo gigante. Sabio es aquel que sabe vivir con los cambios que día a día la vida le presenta.

 ¿Dónde podemos encontrar esa seguridad que buscamos tanto? Sin lugar a dudas, en esa parte nuestra que es eterna e inmutable, el Alma. Ese pedacito de Dios que está en nosotros, que somos nosotros, el YO SOY en ti, en mi y en todos. Y el camino para el contacto o el reencuentro con nosotros mismos se encuentra en la apertura que la mente pueda lograr hacia Budi, que es la Mente Divina, el plano más allá de la mente. Se dice que Budi es la Luz de la Sabiduría. En Budi preservas las cualidades que has logrado alcanzar. Lo que tienes guardado en Budi ni la muerte te lo puede quitar.

Cuando partes al otro mundo y vuelves a encarnar, tu nacionalidad, la fama, la familia, los amigos, el cuerpo, el conocimiento, etc. será diferente. Pero Budi preserva en ti toda la sabiduría que has adquirido. Lo que está guardado en Budi es permanente. Las asociaciones que has hecho en Budi son eternas.

La vida en el plano de la mente está condicionada. Vivimos entre el gusto y el disgusto, tratando de controlar lo imposible, atados a nuestros deseos y aversiones. Pero existe otra vida plena y abundante, no condicionada, libre. Y a ella debemos ascender. Salirnos de la mente y remontar las alturas de nuestro propio ser. Es una cuestión de ascensión que debemos practicar todos los días. Cerrar nuestros ojos y buscar en ese mundo interno el contacto con el Yo Soy, tu verdadero ser.

Budi es el punto medio entre Atma (el Yo Soy) y Manas (la mente). La mente tiene dos partes, la mente subjetiva y la mente objetiva. El primer paso para lograr el alineamiento es entrar a tu mente subjetiva de una forma consciente. El trabajo que hacemos en la meditación está destinado a hacer que la mente se dirija al mundo subjetivo. Ten presente que si cierras los ojos y piensas en circunstancias relacionadas al mundo externo, no te has salido de la mente objetiva.

No es cuestión de deshacernos de la mente, porque la mente es una facilidad. Y cuando esta facilidad está siendo usada por el “Yo Soy” en conexión con Budi, tenemos pensamientos luminosos y acciones luminosas que benefician a todos. Lo importante es buscar no permanecer en la mente todo el tiempo y ser capaces de ascender, todos los días a Budi. Dejar la mente por instantes y regresar cuando sea necesario.

El camino de ascensión lo podemos trazar así: De la mente objetiva a la subjetiva, de la subjetiva a Budi, de Budi a Atma y de Atma a la Super Alma (la Mónada). Una mente bien alineada con Budi puede hacer descender las cualidades del Alma al mundo objetivo. Pero si esto no ocurre, aunque hablemos de la Luz del Alma y sus cualidades, permanecemos en la oscuridad, sin esa Luz. 

Ascender a Budi todos los días. Esta ascensión es el primer paso para lograr la Sabiduría. La Sabiduría no viene por el estudio sino por el contacto con tu Ser Interno. El estudio te ayuda a buscar el contacto, pero no es el contacto. El contacto se da cuando asciendes a Budi.

Lo primero es entrar en el mundo subjetivo y aprender a permanecer en él. Los Maestros recomiendan la técnica de la visualización. Ubicados en el corazón o en el entrecejo visualizar una imagen que sea de nuestro agrado, que nos guste mucho, de manera que la fuerza de la atracción nos ayude a permanecer en ese mundo. Puede ser la imagen de un Maestro, una Luz, un ave blanca, una escena, algo que represente el mundo espiritual. Una vez logres permanecer en el mundo subjetivo, puedes aspirar al contacto con tu Ser Interno.

Al principio, como todas las cosas, resulta difícil, pero con la práctica y con el deseo sincero se va logrando. Hay otro método que recomiendan los Maestros, además de la visualización,  que es mantener la mente en el movimiento de la respiración siguiendo la inhalación y la exhalación, prestando mucha atención al momento en donde la inhalación se convierte en exhalación y viceversa. Cualquiera de los dos métodos es válido. Lo importante es ascender todos los días, ascender a Budi y tomar de ese plano partículas de sabiduría que luego descenderán a nuestra vida y circunstancias.

Así se abre en ti una dimensión nueva. Es una luz que entra a tu vida para iluminarla. Ascendemos para descender, llegamos para retornar, porque el trabajo está en el plano material, en la vida cotidiana. Porque el instinto del alma es el servicio y todo lo que logramos en la vida espiritual es para expresarlo, no recitando el conocimiento sino expresándolo a través de nuestros actos, sentimientos y pensamientos hacia todo lo que nos rodea.

 “Que la luz que mora en mi sea la luz que me guíe, que aprenda yo a verla en todo…”

Esa luz es la luz de Budi, la Luz del Alma. Lo importante es llegar al mundo subjetivo y permanecer en el corazón o el entrecejo. Cuando aprendemos a permanecer inmersos en nuestro mundo subjetivo las luces de nuestro templo interno se irán encendiendo poco a poco. Cuando ese permanecer se convierte en un hábito, entonces podremos contactar a los Maestros.

La Sabiduría no es un logro material o mental, la sabiduría te da la plenitud de tu Ser. Hace que te reitres todos los días al lugar santo que hay en ti para luego retornar y actuar en el mundo con la luz que has encontrado en Budi.  

La Luz emerge del Alma así como el agua del manantial. Ese emerger de la Luz llega a Budi y de Budi desciende a la mente para entrar en el mundo. “Yo Soy la Luz del Mundo”, afirmó el Cristo porque ÉL es la Luz que vino a iluminar la materia.

Ascender a Budi, contactar lo divino y desde allí dirigir nuestra actividad en el campo material para que nuestra acción sea una verdadera actividad inteligente. Una actividad que nos permita vivir libres, sin estar condicionados por el mundo. “Estar en el mundo sin ser del mundo”, es la consigna, el equilibrio perfecto entre el espíritu y la materia, entre la Madre y el  Padre.  Es la misión del ser humano, llegar a ser el puente que permita que “el Cielo descienda a la Tierra”.

Y es lo que deseo para ti, que cumplas tu parte expresando en cada situación que la vida te presente, lo que eres, el Alma.

Con amor,

Carmen Santiago  - fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Acuario 2010

UNA VISITA AL CIELO

Hay lugares en el planeta que conservan la energía de las altas esferas debido a cierta pureza en los éteres y la presencia de grandes centros espirituales sostenidos por las conciencias maestras que rigen y guían la vida en la Tierra. Descubrimos uno de ellos en nuestro viaje a la India, tierra milenaria que esconde la Luz detrás de una cultura que difiere con la nuestra en casi todos los aspectos de la vida cotidiana y sin embargo nos atrae grandemente debido a la fuerza espiritual que allí se encuentra. Para un occidental la India es un reto. Te obliga a pasar por alto cosas que en nuestro mundo fuera imposible. Pero así es, y cuando uno regresa a lo suyo, a la limpieza y las comodidades de la vida occidental y se vuelve hacia el interior, ¡cómo se extrañan aquellos momentos de meditación profunda bajo la radiación del Maestro junto a tantos hermanos y hermanas en profundo silencio! Entonces uno se da cuenta que el esfuerzo valió la pena con creces y se lamenta de que India esté tan lejos de nuestra América, porque uno quisiera volver y volver.

Estuvimos en la reunión que todos los años celebra el Maestro Parvathi Kumar en Visakhapatnam. Del grupo de Caracas fuimos Gladys Valdez, María Borjas y esta servidora. Participamos del Gurú Pooja No. 49 en el 100 aniversario del yoga del Maestro CVV junto a un gran número de hermanos de la India. A pesar de que las condiciones externas eran extremas y que casi siempre se hablaba en Telegú la irradiación emitida era tan grande que produjo aperturas en la conciencia de esas que marcan rumbos.

Una vez terminada la convivencia en Visakhapatnam y después de un rudo viaje en tren, llegamos a Kumbakonam, (Tamil Nadu) la ciudad en la que nació y vivió el Maestro CVV. Visitamos su casa, el lugar en donde recibió la energía del Cometa Halley y la sede del “Yoga Friends Society” en donde impartía sus enseñanzas. Sus discípulos meditan en profundo silencio precedido por el sonido invocador de la energía de Urano, CVV (si,vi,vi). Meditamos de madrugada, al mediodía y al atardecer, meditaciones de 75 minutos o más que nos introducían en otros niveles o planos de existencia. El tiempo pasaba tan veloz y el permanecer en la Presencia se iba convirtiendo en la realidad cotidiana.

Una vez finalizada la actividad con el Maestro Kumar, nos fuimos a Kotagiri, pequeña ciudad en las Montañas Azules o Montañas de Nilgiri, también en el estado de Tamil Nadu. Llegamos de casualidad a un hermoso Hotel, el Nahar Retreat and Wellness Spa, acabado de rehacer, con un paisaje cautivador.  

Toda Kotagiri está impregnada de la energía de estas montañas mágicas en donde se encuentra el ashram del Maestro Júpiter (CVV). La jerarquía de las Montañas Azules trabaja con las energías del polo sur y la Jerarquía de los Himalayas con las del polo norte.  En general el trabajo evolutivo es conducido por la Jerarquía de los Himalayas pero en tiempos de crisis, el ashram del sur apoya el trabajo con las energías de Urano, que es lo que está sucediendo actualmente.

Este centro Jerárquico es muy poderoso e impregna con su radiación toda esta zona. Llegar a Kotagiri fue como llegar al cielo. Poder mirar las rocas que majestuosas sobresalen de la verde montaña deja huellas en el corazón en donde se asienta un gozo silencioso y profundo.

Envueltas en la energía de síntesis y celebrando nuestra visita a Kotagiri caminamos por el pueblito en donde divisamos una iglesia católica dedicada a María. Nos dispusimos a visitarla y sin darnos cuenta, entre cuestas y curvas típicas de la pequeña ciudad nos metimos en una mezquita creyendo que era la entrada a la iglesia. Unos hermanos musulmanes nos recibieron con mucho cariño y nos convidaron una taza del sabroso té de esa región y después de una animada charla nos indicaron el camino a la iglesia. Parece que con nuestro andar por la ciudad estábamos marcando la unión de las tres grandes religiones, la Hindú, la Musulmana y la Cristiana.

Bajando del “vista point” desde donde se divisan las rocas que marcan el lugar del ashram nos metimos por un caminito rural y fuimos a dar a un sembradío de té. La belleza del lugar y de las personas que habitan esa comunidad de recolectores de té empezó a conmover nuestros corazones con esa sensación de algo conocido. De repente todo cambió y entramos a otro estado de conciencia. La belleza nos cautivó y nos dimos cuenta que habíamos llegado al lugar perfecto para depositar unas piedras recolectadas de lugares sagrados de Occidente que con amor llevábamos al Señor de Nilgiris. Hasta el cielo evidenció el momento porque de un lado teníamos al sol en todo su esplendor y del otro la luna creciente, también resplandeciendo.

Nos dimos cuenta que habíamos llegado al lugar de oración de los recolectores de té. Y allí, en medio de la naturaleza, el lugar se abrió y nos acogió. Y nosotras nos dejamos conducir por toda esa energía. Nuestro conmovido corazón pudo sentir ecos del pasado o del futuro. Patricia Zapata del grupo de Paraná, Argentina estaba con nosotras. Así completamos el cuatro, el número de Urano. Pedimos la energía de síntesis para nuestras naciones americanas, decretando la unión de oriente y occidente, del espíritu y la materia, para que el reino de los cielos descienda a la tierra.

El cuarto del hotel se convirtió en nuestra sala de meditación. La decoración violeta y el paisaje auspiciaban la imaginación. Una frase, de esas que son semilla de pensamientos, nos llegó en una de nuestras frecuentes meditaciones: “Hay que reconocer las vías para activarlas”.

Nuestra vía quedó marcada por el Maestro Jesús, por la enseñanza del Cristo, el Amador, el que resumió toda la Ley y los Profetas en la sencilla enseñanza del Amor.

Allí en la India, en las montañas azules, el llamado del Nazareno, tocó nuestros corazones y nos mostró la vía.

Coincidentemente el cuarto del hotel en donde meditamos tantas veces tenía el nombre de Moksha. Cuando preguntamos que significaba nos dijeron “es el Cielo”.

Visitamos el cielo. Kotagiri nos regaló esa sensación de estar en el cielo. Cuando salimos de Kotagiri percibimos cómo, poco a poco, iba cambiando la vibración a medida que nos alejábamos. Kotagiri quedará en nuestros conmovidos corazones como el lugar que auspició ese contacto profundo con la esencia misma de nuestra creencia, la vía que al reconocerla se activó y nos condujo al cielo. ¡Bendita seas por siempre!

Un abrazo a todos nuestros hermanos de corazón a corazón. Namasté.

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Capricornio 2009/10

EL ALMA

Queridos todos: una vez más celebramos el nacimiento de Jesús, quién encarnó, en toda su gloria, al Cristo. Cristo es la máxima expresión del Alma, el Hijo Divino. Por este motivo quiero compartir con ustedes una enseñanza del Maestro Saint Germain relacionada con el Alma, traducida y resumida del libro “El Sendero de Iniciación” de Lucille Cedercrans.

Para entender el Alma es necesario comprender aquello que creó al Alma, que conocemos como el Aspecto Voluntad y el Aspecto Actividad Inteligente. La religión ortodoxa los define como el Padre y el Espíritu Santo, mientras que la mente científica los conoce como el polo positivo y el polo negativo. Están en lo correcto pero fallan en transmitir la comprensión. El propósito, la cualidad y la expresión de la Divinidad están más allá de la comprensión del actual desarrollo mental. No es posible, por ahora, entender una verdad tan grande.  

El Alma es un nombre dado a la consciencia. La acción recíproca entre el Polo Positivo y el Polo Negativo crea la conciencia. La Voluntad Divina impregna la Inteligencia de la Sustancia, y así surge el Alma o el Aspecto Hijo, nace la conciencia.

Esta conciencia contiene en si misma la Voluntad Divina, que es el impulso motivador de la evolución, la Voluntad de ser, de progresar; la Actividad Inteligente que es el aspecto constructor de formas; y el Amor Divino que es la cualidad de esa expresión.

El Alma es, en realidad, el Alma Una manifestándose en miríadas de formas. Para ser más explícito, podemos clasificar esas formas como del reino mineral, vegetal, animal, humano y Espiritual, o el Reino de las Almas Conscientes Encarnadas.

Esta última clasificación no es conocida por muchos, así que la voy a clarificar. Cuando el Alma ha evolucionado por un largo periodo de tiempo, en los tres planos del esfuerzo humano vuelve a encarnar en una forma física reteniendo su comprensión de la realidad, su conocimiento de la Fuente Una, y su habilidad de manifestar las tres características innatas: Voluntad Divina, Amor Divino e Inteligencia Divina. A este Reino pasan todos los iluminados hijos de los hombres, y eventualmente toda la humanidad llegará a esta gloriosa consumación. Entonces tendremos una raza de Almas Conscientes Encarnadas en la forma manifestando perfección en la forma.

Debido a la diferenciación de la forma, y la aparente diferencia en la evolución del Alma dentro de diferentes formas, es difícil para el no iluminado entender este concepto de unicidad. El Alma en todas las formas, no importa la aparente diferenciación, es un Alma con un propósito y una meta. Construye muchas formas, cada una creada con el propósito de la evolución y la expresión. Cada forma, entonces, transmite un tipo de expresión del Alma.

La diferenciación en el Alma misma puede explicarse así: Un Alma individual es un átomo en el cuerpo del Alma Una, que ha adquirido conciencia de sí mismo. Al principio no está consciente del Todo, pero debido a sus características inherentes es arrastrado a la encarnación para desarrollar su conciencia y ayudar a la Gran Alma en su evolución. Todo este tiempo, el Todo (el Alma Universal) está consciente del nuevo nacimiento y la ayuda en su largo periodo de crecimiento, hasta que logra hacerse consciente del Todo.

El propósito de la evolución, como la mente del hombre lo ha podido comprender, es el  hacerse uno de la individualidad con la Super Alma (at-one-ment).

Este concepto de la Verdad no es fácil de captar y puede conducir a consideraciones erróneas. Primero, examinen muy cuidadosa-mente sus motivos. ¿Para qué y por qué están buscando? ¿Qué harán con esta enseñanza una vez la hayas captado? ¿Tienen el mejoramiento de la humanidad en mente, o buscan la auto glorificación?

Recuerden, el Alma Consciente es parte del Todo. Su deseo es la evolución de aquello en lo que vive, se mueve y tiene su ser. Toda actividad en la que el Alma se compromete es en servicio de sus hermanos.

Si alguno de ustedes busca el logro para la auto glorificación individual, es mejor que no siga hasta que su motivo cambie. Y cambiará cuando aprenda, por medio de experiencias dolorosas, la vacuidad de la ilusión en relación a sí mismo, lo inevitable del cambio, la insatisfacción cuando se culmina una meta largo esperada y no trae la debida realización. Todas estas experiencias dolorosas lo llevan a buscar la realización en el servicio. Sus motivos se hacen puros y entonces, por fin está listo para empezar su ascensión a la montaña de la iniciación.

Este sendero de iniciación está sembrado de muchos obstáculos, que constituyen la naturaleza básica misma del hombre.  Se deben encontrar y superar estas cualidades negativas dentro de sí mismo adquiridas en el mundo de la ilusión, y reveladas bajo la Luz del Alma. Requiere gran valentía encontrar, ver y superar aquello que constituye el yo separado; se necesita valor para sacar esta parte de uno mismo que lo separa del Alma, y ese valor nace de la correcta intención.

El estudiante que no considere estas cosas, que no es honesto consigo mismo, y sigue motivado por propósitos egoístas, atrae sobre sí mismo grandes sufrimientos. La nota clave del estudiante serio es la inofensividad. Cultiva esta cualidad para que escapes de las trampas que tantos encuentran.

Hay ciertas reglas que si se siguen, ayudarán al estudiante que es honesto y que sinceramente desea aprender por el bien de los demás. Estas son:

1.      Flexibilidad de Conciencia – se conoce mejor como “una mente abierta”, y es una actitud de mucha importancia para el aspirante. Es imposible conocer todo lo que hay por conocer de cualquier tema. Toda verdad es relativa para el hombre y su actual estado de conciencia. Quien piense que ha llegado por completo a conocer algo, se ha cristalizado en su pensamiento y nada se puede hacer por él. Obtén la sensación que hay un gran campo de conocimiento que el hombre ni siquiera ha tocado, que subyace detrás de todas las cosas consideradas ‘hechos’.

2.      Acepta sólo aquello que evoque una respuesta del mismo centro de tu ser. No trates de aceptar algo que no sientes que es verdad, ni aceptes una declaración simplemente porque alguien de supuesta autoridad lo ha dicho. No seas ciego en tu aceptación pero acepta aquello que ves con el ojo interno, y sientes con el corazón que es verdad.

3.      No mires aquello que no puedes aceptar como algo falso. Recuerda que para el otro, puede ser la verdad más grande. Simplemente deja ir aquello que no puedes comprender y no puedes aceptar. No hagas un problema de ello; espera, y más tarde lo verás en la Luz de tu propia Alma y reconocerás su lugar en el esquema de las cosas.

4.      La Transferencia de Conceptos – esto es difícil al principio, y extremadamente importante. Recuerda que una palabra o un grupo de palabras no es el concepto que está tratando de transmitir. Es una puerta a través de la cual el aspirante puede pasar hacia un mayor entendimiento. La palabra trata de transmitir la realidad, pero no es la realidad misma. Un concepto abstracto no puede ser contenido en una palabra o un grupo de palabras.  La mente debe estar libre para pasar a través de la puerta, a la plenitud del significado; por lo tanto, no encarceles la mente en la descripción. Trata de sentir el significado, sentir la profundidad de ese significado, y comprender en la realización algo de su significado. Entonces, gradualmente, la intuición se despertará y te harás receptivo a la transferencia de conceptos. Esto eventualmente sustituye la necesidad de las palabras.”

Que pasen una FELIZ NAVIDAD y puedan penetrar en las radiantes esferas de sus Almas que son Una con todas las almas, y en ella reciban nuestro abrazo fraternal. Con el amor de siempre,

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Sagitario 2009

 EL FLUIR DE LA VIDA

Cada día me convenzo más que no existe nada más urgente que hacer contacto consciente con el Alma porque allí están todas nuestras posibilidades. El Alma guarda las semillas de todo el potencial humano, es como un código genético universal que nos identifica como hijos de Dios, como partículas individualizadas de esa Gran Conciencia.

Hace mucho que descubrí que el camino espiritual se recorre quitando y no añadiendo. Nos hemos enfocado tanto en la vida material que nos vemos reflejados en las cosas que tenemos. El materialismo se ha convertido en un polo de atracción que nos define como poseedores y no como lo que somos, el alma, cuya naturaleza es el amor. No sólo acumulamos cosas, acumulamos conocimientos, personas, sentimientos, pensamientos. Y cada uno de estos elementos va ocultando la realidad de lo que somos.

Es cuestión de quitar, de entregar todo el exceso de cosas que tenemos y quedarnos sólo con lo esencial. Esta naturaleza que algunos llaman “Aquello”, el Tao, la Presencia, el Alma está velada por la mente racional y su serie de creencias, ideas y su costumbre de estar siempre en acción; está velada por los deseos y apegos, está velada por los hábitos e instintos.

Para hacer contacto con el alma, hay que quitar, develar, remover. Hay que empezar a recorrer las vías del silencio. Sólo en medio del silencio puede la sabiduría encerrada en nuestras almas elevarse, poco a poco, a la superficie de nuestra conciencia.

Se trata, entonces, de producir en nosotros un espacio de tanta neutralidad que nos permita salir de la vida personal y entrar en las esferas del alma. Estos espacios neutros son espacios de profunda sensibilidad, son espacios de amor. Cargados de la esencia vital de la creación, existen en nosotros, en lo profundo de nuestro ser. Allí la vida se hace más ella misma.  

Como una forma de entrar en ellos busca un lugar adecuado, silencioso, en donde te puedas sentir en paz, en la posición que te resulte más cómoda y respira en cuatro tiempos, una respiración abdominal, profunda y suave. Y colocas tu atención en ella, para que la mente se vaya aquietando.  

Haces las oraciones o decretos de tu preferencia. Te sugiero oraciones que ya están cargadas de fuerza, como la Gran Invocación, el Padre Nuestro, el Mantram de Unidad. Y cuando sientas que estás alineado y en paz imaginas que te enfocas en tu campo mental. Y dices mentalmente: nada elijo, no juzgo. Y visualizas que tus pensamientos se alejan como aves que vuelan lejos.  Entonces, invocas a los ángeles para que impregnen de neutralidad tu espacio mental y emitan su sonido. Y dejas que suceda.

Luego te colocas en tu esfera emocional y allí dices mentalmente: Me sostengo sin deseos, sin preferencias ni aversiones. E invocas a los ángeles pidiéndoles que impregnen de neutralidad todo tu campo emocional y emitan su sonido.

Luego te enfocas en tu cuerpo de energía, tu vehículo etérico y observas los espacios entre las diferentes líneas de energías de ese cuerpo y te enfocas allí, y vuelves a invocar a los ángeles para que impregnen de neutralidad tu campo etérico y emitan su sonido correspondiente.

Entonces observas los espacios inter-atómicos de tu cuerpo físico y recuerdas que el 99,9% del átomo está vacío. Invocas a los ángeles para que impregnen tus espacios con el color de la neutralidad y entonen su sonido correspondiente.

Y te dejas fluir, te dejas llevar por este estado neutro de la vida. Y entonces puedes pedir rectificación de todas las energías mal calificadas, de todas las decisiones contrarias al plan de tu alma, las que reconoces y las que no reconoces. Simplemente decretas y dejas que suceda. Y te dejas invadir por esta fuerza de Santa Neutralidad que es al Amor Divino.

Para este trabajo que te propongo, es muy importante el reconocimiento de la alianza humano-dévica existente en todo el Universo. Toda la Creación está impregnada de estas dos naturalezas, la humana y la dévica. Todo en la creación tiene estos dos principios. Los ángeles son los creadores de las formas, los sustanciadores del éter, ellos pueden crear las formas perfectas,  ése es su trabajo, y el de nosotros, crear el diseño, dar la dirección.

Nosotros ponemos la intención, la voluntad, la dirección, y ellos crean en los éteres, de acuerdo a esa intención. Cuando tu intención refleja el Plan Divino atraes devas muy elevados. Entonces los espacios se llenan de llamaradas de luz que responden al Divino Diseño. De esta manera, con el concurso de los ángeles podemos crear espacios de neutralidad que llenan la existencia de comprensión, de compasión, de amor.

Visualiza tus espacios neutros, invoca a los ángeles, y respira con la certeza de que tienes el poder de permanecer en ese estado en el que sabes que eres el alma, lo sientes, lo vives. Cuando eso sucede se produce el fenómeno de irradiación porque permites la libre circulación de la energía del alma en ti. Esta irradiación se expande en ondas concéntricas y con tu sola presencia curas, elevas, redimes. Y entonces, como un milagro de la vida, todo se llena de amor, la más potente de las fuerzas de la naturaleza al alcance del hombre. Esta fuerza se oculta en el misterio de los espacios vacíos, aunque siempre llenos de plenitud, de la Conciencia Eterna.

Practica la neutralidad en tu vida cotidiana. En el estado de neutralidad no juzgamos, no criticamos, ni saltamos a conclusiones en relación a lo que sucede o vemos. No reaccionamos sino que respondemos. Gracias al estado de neutralidad podemos distanciarnos de lo que sucede fuera para convertimos en el observador que puede ver la totalidad y ejecutar la correcta acción. Nuestras relaciones mejoran porque cuando estamos con alguien lo podemos ver realmente y no a través de nuestros recuerdos porque la neutralidad nos coloca en el presente.

Deja que el mundo se manifieste sin buscar entenderlo todo. Aprende a dejar que las cosas sucedan. Confía. Observa la vida y la vida te conducirá hacia tu meta. No juzgues, no le coloques etiquetas a las cosas. Confía en la Gran Conciencia, en el Alma Universal, que es la fuente de todas las cosas, el Gran Espacio Neutro Universal.

El Maestro Koot Hoomi dice: “La vida es secuencia, no consecuencia.” No busques el camino de la felicidad, reconoce que la felicidad es el camino, es vivir, es existir. Es encontrarte cara a cara con tu esencia, es penetrar en el amor que es tu naturaleza y ser el amor. Deja de presionarte y agradece cada instante que la vida te regala.

Que tu vida sea una dulce secuencia para que fluyas libre, en el libre fluir de la vida. Es mi deseo sincero para ti.

Con el amor de siempre, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Escorpio 2009

EL SONIDO DE TU VOZ

Vamos a considerar el efecto del Sonido en el mundo en el que vivimos. El sonido juega un rol importante en tu vida, e influye de muchas maneras. El sonido pone en movimiento la sustancia de la cual todas las formas están hechas. Puede aumentar, disminuir y hasta cambiar la dirección del movimiento. Siempre tiene su efecto, y ese efecto tiene que ver con su frecuencia vibratoria.

Toda sustancia tiene movimiento, la velocidad de su movimiento se define como su frecuencia y se manifiesta como sonido. Sabemos que cada partícula de sustancia, dentro y fuera de nuestros cuerpos se está moviendo a una frecuencia definitiva, y está emitiendo su nota particular. La suma de estas notas dentro de la forma (como puede ser el cuerpo humano) emite una nota dominante particular que es la clave vibratoria de ese organismo en particular.

La nota dominante o vibración puede verse en manifestación en la cualidad del tono de la voz, en la cualidad de las emociones y en la respuesta que el individuo da a su medio ambiente.  Así, cuando uno habla, uno le revela al que sabe, el grado de armonía o discordancia que uno está manifestando. Cuando cada partícula de sustancia ha sido puesta en correcta relación con cada una de las otras partículas y con la Vida central directriz (el Alma) entonces el sonido producido está  en completa armonía y puede ser enlazado a la música de las esferas.

Todo nuevo sonido tiene su efecto en el ya existente, y puede ser conscientemente dirigido para crear una condición en especial. Es fácil ver como el sonido de la voz afecta el sonido de las partículas de la sustancia dentro de un cuerpo, ya sea aumentando o disminuyendo su frecuencia y creando una condición  de armonía o de discordia. Una palabra amable,  por ejemplo,  dicha en el momento correcto, y con la cualidad de tono correcta, puede suavizar emociones problemáticas y traer armonía a una condición de discordia. Puede aún hacer más, puede traer una sensación de bienestar a uno que esté enfermo, y si se lo dice alguien que sabe, puede sanar.

Piensa ahora en la cantidad de sonidos diferentes que te llegan todos los días. El sonido de las voces de la gente con la que entras en contacto, la radio, los aviones, los automóviles en las calles, los aparatos eléctricos en tu casa, los animales, los pájaros, el viento; todos éstos y muchos más se están haciendo conocer por ti por medio del sonido – y ese sonido tiene un efecto en ti y en tu medio ambiente – pero lo que más te influye es el sonido de tu voz.

Vuelve al sonido de tu voz antes de que recibieras esta lección.  ¿Cuál era su cualidad tonal? ¿Qué impresión estaba haciendo sobre ti y los otros? ¿Qué tipo de influencia estaba ejerciendo? ¿Era positiva o negativa? ¿Cómo te sientes cuando la recuerdas?

Ahora pronuncia tu nombre muy suavemente, y con cuidado, permitiendo que tu voz busque su propio tono. Analiza la cualidad del tono. ¿Es suave, baja, alta, áspera, tiene determinación, es controlada? Esto es muy importante, porque te podrá decir el grado de armonía que has establecido dentro de ti. Si su cualidad tonal es melodiosa y bella sin ningún esfuerzo de tu parte para que sea así, entonces has desarrollado un buen grado de armonía entre los tres aspectos de tu naturaleza, el mental, el emocional y el físico.

Si no es estable y se inclina a aumentar el tono al final de la palabra, esto significa que estás internamente dividido,  que la mente y las emociones no se ponen de acuerdo en relación al propósito, y es difícil que puedas tomar una decisión.

Si es muy alta, esto indica que eres auto centrado, superior y muy inseguro emocionalmente.

Si es muy suave y no se escucha bien,  la indicación  es que estás roto por miedos imaginarios, que te preocupas y te inquietas por cosas no esenciales, y que muy dentro de tu subconsciente hay un complejo de culpa. Si es áspera o ruda, indica que no te has ajustado a tu medio ambiente, que no aceptas tus responsabilidades, y que te dejas llevar por hostilidades ocultas.

Estos son algunos ejemplos de lo que la voz revela. Escucha tu voz cuando le hablas a otros, y cuando estás en el proceso del diario vivir, y analízala. Mira a ver si puedes descubrir las áreas en tu medio ambiente en  las cuales  no has establecido la armonía o las correctas relaciones. De esta manera estarás preparándote para saber como utilizar el sonido para traer armonía a tu vida y asuntos.

Considera el efecto de la música en la civilización moderna. Mucha gente cree que la música surge de la presente cultura pero no es así. La música, como un todo,  es uno de los instrumentos que producen la cultura, y que le da ciertos patrones de conducta a una civilización.

La música tiene su efecto principalmente en las emociones de la humanidad. Aporta un reconocimiento de las emociones en las relaciones. Por ejemplo, el hombre que no puede cantar, tocar música o componer, puede sin embargo llegar al tono emocional de cierta relación escuchando la música. Las parejas jóvenes siempre tienen una canción o un tema preferido, y esto es así  porque esa particular pieza de música hizo que se dieran cuenta de sus emociones. No es casualidad que tanta gente joven se den cuenta que están enamorados mientras bailan una melodía en particular o la escuchan en la radio, etc.

El que puede cantar aunque no pueda componer música, puede llegar a ese tono sentimental que el compositor conocía cuando canta la canción. Así vemos que el compositor trajo una abstracción a una forma concreta para que otros la conozcan. Está sirviendo a la raza, a veces sin darse cuenta de lo que está haciendo.

Escucha diferentes clases de música y analiza su efecto en ti, prestando particular atención a la que no has escuchado antes. ¿Para qué tipo de experiencia ha sido diseñada? ¿Qué efecto tiene en las masas que la escuchan?

Entonces toma conciencia que de la misma manera en las que el compositor recibió la abstracción y le dio una forma concreta, tú también puedes utilizar el sonido para crear una condición deseada en tu medio ambiente.

Primero, decide sobre el efecto que deseas crear y el por qué. ¿Estás motivado por un deseo egoísta o por un deseo de ayudar a otros? Si deseas producir una condición de paz  para las emociones en conflicto de alguien cercano a ti,  y estás seguro que lo haces por un verdadero deseo de ayudarlos, entonces haz lo siguiente:

  1. Piensa en la persona con amor y entendimiento. Llévalo a tu corazón y siente la paz que quieres para él
  2. Entonces con tu mente, busca a Dios para que te inspire las palabras correctas para decirle, y los pensamientos correctos para enviarle.
  3. Una vez que sientes que los tienes, pronúncialos, o piénsalos y en una onda de Amor envíalos hacia el, y di en voz alta. Que así sea.

Trata con esto por un tiempo sin que medie contacto físico con la persona que estás ayudando. Cada vez que hables de él, hazlo con el pensamiento de la ayuda que le estás dando y el sentimiento de Amor que tienes por él, y entonces observa el tono de tu voz. Notarás un cambio definitivo, y ese cambio tendrá un efecto en la condición.

Esta enseñanza, como las dos anteriores proviene del Maestro Saint Germain, a través de Lucille Cedercrans. Las he traducido y resumido para ti y espero que te sirvan tanto como me han servido a mí.

Con el amor del Alma, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Libra 2009

CULTIVANDO TU JARDÍN INTERNO

Este mes continuamos con las enseñanzas del Maestro Saint Germain las cuales traduzco y resumo para ustedes.

El sentir la necesidad de ayudar a otros es parte de la evolución y una característica de todos los que se acercan al Sendero de Iniciación. El Alma se hace sentir y surge el deseo de ayudar. Es tan grande que se puede definir como una necesidad.  

A medida que el llamado a servir va creciendo, el estudiante se encuentra obstaculizado por su incapacidad de ayudar a otros. Les da dinero, comida, ropa, etc., pero internamente sabe que ésa no es la respuesta que hay algo más, algo que realmente sirva de ayuda verdadera. Entonces empieza a buscar la verdad. Esta búsqueda motivada, por el deseo sincero de servir a otros lo conducirá a la Verdad.

Una de las primeras maneras en que el estudiante aprende a servir es dando consejo y es aquí en donde, si no se tiene el suficiente cuidado, se cometen los más grandes errores.

Antes de estar calificado para dar consejo hay que aprender ciertas cosas y una de ellas es “no juzgues, si no quieres ser juzgado”. No decidas cuál acción es la correcta o la incorrecta en relación a otra persona. No critiques ni condenes – aún silenciosamente –  sus acciones  y, por lo tanto, la única medida de lo que es correcto o incorrecto es sólo para ti mismo.

No puedes considerar, ni por un minuto,  que algo que está haciendo alguien, o ha hecho, está equivocado. Debes comprender que lo que el otro está haciendo es bueno para él, porque su acción está de acuerdo a su comprensión. Te darás cuenta que lo que ese ser humano está haciendo le enseñará las lecciones necesarias que le darán un entendimiento rico y completo.

Cuando comprendas estas cosas, trata de entender lo que el otro no entiende. Cuando no juzgas, podrás ver lo que va será su próxima lección y así lo podrás ayudar.

Otra cosa que el estudiante debe comprender antes de que pueda dar el correcto consejo es que no debe imponer su voluntad al otro. No debe forzar a su hermano a aceptar lo que no está listo para aceptar. Cuando un hermano se niega a aceptar consejo significa que no está listo para dejar de lado la experiencia. Debe continuar con ella hasta que él mismo encuentre la salida.

El estudiante de la verdad entonces aprende a aguantar la lengua hasta que se le pida que hable. Aún cuando el pedido se haga, el estudiante debe ser muy cuidadoso de no imponer su voluntad. Desde una profunda impersonalidad explica claramente, pero sin presión, en donde está el problema. La naturaleza de su consejo está en señalar la salida, en traer la causa de la dificultad de la otra persona a la vista, y mostrar la forma en que la dificultad puede ser superada. En otras palabras, le presenta muy claramente la diferentes opciones y se le deja libre para escoger por donde quiere ir.

Mientras está haciendo esto, está derramando su Amor hacia el hermano, dándose cuenta internamente del poder sanador del Amor.

Una vez el hermano ha visto las opciones ente él, y hecho su decisión el estudiante debe aceptar la decisión. No dice ni piensa: “Estás cometiendo un error”. Sabe que el otro está haciendo lo que debe hacer para poder crecer, y aunque sus palabras no hayan sido completamente entendidas para aclarar la situación del otro, ha sembrado una semilla que con el tiempo crecerá y dará sus frutos.

Hablemos un poco de plantar semillas, porque esto es lo que se hace cuando uno da un consejo. Para estar seguro que tus semillas crezcan, debes reconocer la estación adecuada. Conocer, también, si un campo es fértil y ayudar a producir las condicionas que son apropiadas para el crecimiento. Así es como lo hace un jardinero y una vez que las semillas se sembraron trabaja con la naturaleza dándoles agua y algunas veces, alimento para cultivarlas.

El estudiante de la Verdad debe aprender esto si va a ser de verdadera ayuda a los demás. Primero reconocer la estación de siembra, esto es, responder a las indicaciones del otro que sugieren la necesidad de ayuda y lo hace preparando el terreno para plantar las semillas.

Preparar el terreno es emanar amor y el entendimiento silencioso que ya hemos mencionado.

Cuando el otro pide ayuda, el estudiante planta la semilla: la presentación y la comprensión de las diferentes opciones.

Después que planta la semilla, sigue ayudando por medio de su continua proyección de amor y entendimiento silencioso, además de arrancar las malas hierbas que crecen junto a la semilla. Las más comunes son el miedo, los celos, el resentimiento, el orgullo, la codicia, la crítica, el prejuicio y la intolerancia. 

Los estudiantes de ocultismo saben que cuando la luz del alma aflora hace crecer tanto las semillas de la Verdad como aquello que está latente en él y es indeseable. De seguro habrás visto a alguien que ha dado un paso adelante en el Sendero, que ha entrado en un más amplio entendimiento, despertarse en él la crítica a todos los que no piensan como él. Algunas veces se desarrolla el orgullo y piensa de sus logros como algo que lo pone por sobre los demás.

El primer paso para eliminar estas “hierbas” es darse cuenta que están ahí y que crecerán y deben ser extraídas. Nadie está exento de este proceso aunque muchos no lo reconocen. Por lo tanto, si piensas que esto no es aplicable a ti, mejor mira de nuevo, porque una mala hierba está escapando a tu visión.

El segundo paso es aprender a no desmayar cuando lo descubras. Es una buena señal para lograr que tu campo sea fértil y tu jardín florezca.

El tercer paso es descubrir y eliminar la hierba en el tiempo correcto. Debe ser lo suficientemente grande para que la veas, quiere decir que se está haciendo obvia en tus actitudes o actividades. No la dejes crecer mucho pero tampoco trates de sacarla antes de tiempo porque puedes arrancar lo que no es y eliminar así una buena raíz que ya has plantado. Asegúrate que sea obvio antes de que trates de eliminarla.

El último paso es arrancarla. Aplica presión desde arriba para que salga completa. Tus herramientas son el Amor Divino y la Voluntad Divina. Primero date cuenta que eres el jardinero y que puedes hacer lo que quieras con tu jardín.  Puedes convertirlo en un campo de malas hierbas o un magnífico jardín de comida espiritual para los espiritualmente hambrientos.

Entonces traes tu voluntad, para que se relacione con la hierba. Tu voluntad es tu intención y es, en realidad, el plan de tu jardín. Lo ves como lo quieres ver, en tu mente,  y luego sigues trabajando con el Amor Divino.

El Amor Divino es una herramienta estupenda y puede ser usada de muchas maneras. Una de sus características es la atracción magnética. La aplicación constante del Amor Divino impulsado por la Voluntad Divina o intención, gradualmente sacará la hierba de lo profundo de tu jardín a la luz del día donde se puede ver, con todo y raíz. Entonces conocerás la causa, y la hierba habrá sido un instrumento en el crecimiento de tu entendimiento.

Que tu aplicación de la Voluntad Divina y el Amor Divino sea tan suave que no rompa la hierba y tan firme que asegure su eliminación.

Primero debes aprender a hacer este proceso en ti para luego ayudar a otros. Puedes empezar sacando tus propias malas hierbas y convirtiéndote en un centro radiante de Amor y de luz.

Esta enseñanza tiene muchos puntos de reflexión. Que te sirvan tanto como me han servido a mí, con el amor del Alma,

Carmen Santiago – fdnpcaracas@yahoo.com.es

 

Mes de Virgo 2009

¿De dónde provienen nuestros pensamientos?

Quiero compartir con ustedes una enseñanza del Maestro Saint Germain recibida a través de Lucille Cedercrans, de su libro El Sendero de Iniciación, la cual traduzco y resumo.

La mente es un cuerpo de energía mental que interpenetra cada célula del cuerpo físico, por eso lo llamamos cuerpo mental. Es dual en naturaleza y tiene dos funciones básicas y una tercera que surge de las dos. Es como un radio. Recoge impulsos eléctricos,  los traduce a pensamientos y los envía a un destino determinado.  Estas dos funciones, de recibir y enviar pueden ser combinadas de tal manera que hacen surgir la tercera, la mente creativa. Todas las personas, hasta cierto punto, son creativas, pero usualmente no están concientes de ese hecho y no han desarrollado ese potencial completamente.

El cerebro es el instrumento de la mente y del cuerpo físico. La mente impresiona el cerebro con pensamientos que ha recogido. Los cinco sentidos, que tienen su contraparte mental, impresionan el cerebro con aquello que han recogido en el cuerpo físico y en el medio ambiente. La mente traduce el impulso llevado por los cinco sentidos en significado e impresiona el cerebro con ese significado.

El cerebro no piensa, es un instrumento de la mente y de la conciencia de la personalidad.  La mente impresiona el cerebro con pensamientos y la conciencia de la personalidad los absorbe del cerebro.

La conciencia es la entidad encarnada, actuante y pensante. Es quien interpreta los pensamientos y los utiliza en la vida cotidiana.

La cualidad de la conciencia está determinada por sus emociones y los pensamientos que recoge la mente están determinados por esa cualidad. Un ser humano que realmente ama recogerá del mundo de pensamientos los de orden superior, mientras que uno que odie recogerá pensamientos destructivos de un orden inferior. Las emociones, por lo tanto, son el aparato sintonizador de la mente. Sintonizan la mente en los diferentes rangos de frecuencias de pensamientos.

De hecho, nuestra conciencia vive en tres mundos a la vez. En el mundo de pensamientos, en el mundo emocional y de sensaciones y en el mundo de la actividad física. El mundo de las emociones y sensaciones coordina el mundo del cuerpo físico, uniendo a los dos. Debido a las emociones, el pensamiento toma forma material.

Sabemos que lo que sentimos determina la cualidad de los pensamientos que pensamos. También sabemos que somos lo que pensamos.

¿De dónde vienen nuestros pensamientos? Todo en relación a nosotros son pensamientos que continuamente fluyen en el mundo mental. Son los así llamados buenos y malos pensamientos, pensamientos ociosos, constructivos y destructivos que la gente piensa todo el tiempo. Hay también pensamientos en este mundo que nunca han sido recibidos por el hombre y nunca han tomado forma. Cuando el potencial creativo se desarrolla, el ser humano recibe estos pensamientos y les da una forma material. Así surgen los inventores, compositores, autores, pintores, etc.

Un medio ambiente particular va a manifestar un cierto tipo de condición de acuerdo a la cualidad de sus emociones. Toda la gente que compone el medio ambiente contribuye a la condición general de acuerdo a sus emociones y pensamientos. El hombre es una criatura de hábito y tiende a pensar influenciado por los que le rodean. Generalmente no piensa por sí mismo, y porque responde a las emociones de otros, toma sus pensamientos y los acepta como si fueran suyos. A medida que le da cabida en su propia mente, a esos pensamientos, se manifiestan en su vida y asuntos. De esta manera se convierte en víctima de sus circunstancias.

Si quieres cambiar algo en tu vida, cambia tu forma de pensarlo. Para hacerlo, debes descubrir primero qué es lo que estás pensando, por qué lo estás pensando y de dónde viene. Te sorprenderá descubrir cuantos pensamientos se deslizan momentáneamente en tu mente de los cuales no estás consciente. Se han convertido en hábitos que no requieren ningún esfuerzo de tu parte. Presta atención a tus pensamientos. Varias veces al día escucha tus pensamientos.

Cuando descubres qué es lo que estás pensando, te puedes sorprender y preguntar el por qué. Entonces es el tiempo de mirar tus emociones. ¿Cuál ha sido tu estado emocional? Allí está el por qué, ¿recuerdas?, de lo que has pensado.

Para descubrir de donde vienen estos pensamientos, mira tu medioambiente. Observa las emociones de aquellos cercanos a ti, recuerda sus palabras y date cuenta que es lo que están pensando. ¿Hay una semejanza entre tus emociones y pensamientos y los de ellos? De este modo descubrirás si estás siendo indebidamente influenciado en tu pensar. También es posible que tus pensamientos puedan ser contradictorios a los de los que te rodean, pero si la cualidad de la emoción se caracteriza por el resentimiento, etc., sabrás que estás siendo influenciado porque estás reaccionando.

Un pensamiento negativo es siempre un pensamiento de negación. Si odias algo o alguien le estás negando a esa persona o cosa el derecho de tu amor y de esta manera estás violando la relación básica entre los dos porque la relación básica de todos es el amor siendo que todos somos hermanos. La forma como se manifiesta esa relación no cambia este hecho y negar ese amor es romper la Ley Universal de Relación y por ende, traer desequilibrio a la vida.

La forma de ser una influencia benéfica en tu medio ambiente es hacerte positivo hacia ello. Esto quiere decir que no vas a reaccionar de forma negativa. No odiarás, resentirás, temerás, envidarás, etc. sino más bien amarás a todos y a todo lo que te rodea.

Cuando veas a alguien actuando indebidamente, primero piensa que en cada corazón humano está el bien y concéntrate en ese bien. Llévalo a tu corazón amándolo porque es tu hermano y al mismo tiempo envíale un pensamiento de entendimiento de lo que le está pasando. No le hables hasta que él indique, a través de alguna acción, que está listo para escucharte. Muérdete la lengua y piensa. Entonces, si te pide consejo se lo das.

Gradualmente, uno por uno, vuélvete  positivo para las  condiciones de tu medio ambiente y da tu ayuda de la forma descrita donde sea necesaria.

 Que esta enseñanza del Maestro Saint Germain te ayude como me ha ayudado a mí. Con el amor de siempre,

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

 

Mes de Leo 2009

LA PUERTA VIOLETA

Vivimos inmersos entre dos mundos, el de las realidades materiales y el mundo invisible del Alma y del Espíritu. Estos dos mundos coexisten en nuestro planeta y tienen ámbitos de acción que en este tiempo comienzan a mezclarse, a fusionarse.

Estos dos mundos estuvieron unidos en el principio de la historia de la humanidad cuando los Maestros de la Jerarquía instruían físicamente a la infantil humanidad que empezaba su camino evolutivo. En esa época se inauguró el Templo de IBEZ, ubicado en lo que es hoy el centro de la América del Sur y desde allí la Jerarquía Espiritual instruía a la humanidad. Los dos mundos estaban unidos. Una rama de este Templo se estableció posteriormente en Asia y de esta rama los adeptos del Himalaya y los de sur de la India son sus representantes.  

Pasaron los siglos y, durante la Atlántida,  se fueron deformando las enseñanzas. Esto obligó a los Maestros a recluirse en los Templos, y desde allí trabajar contra los abusos y las desviaciones y, de esta manera, hacer que  los misterios fueran más difíciles de alcanzar. Muchos de sus seguidores más íntimos, poseedores de gran poder y conocimiento, se rebelaron y lucharon contra Ellos, y así se fue instituyendo en el planeta lo que hoy podemos llamar la Logia Negra. Este hecho hizo necesaria las aguas purificadoras del diluvio.

Los Maestros, entonces, decidieron pasar sus templos (ashramas) al plano invisible y los dos mundos se separaron.

Hoy, para este nuevo, tiempo se anuncia la exteriorización de la Jerarquía, o la aparición en el mundo físico de la Jerarquía Espiritual. El mundo  invisible está   acercándose y  con  su proximidad está convulsionando nuestro mundo, que tambalea ante la cercanía de aquel otro porque el mundo invisible, más evolucionado que el visible, tiene sus propias leyes y, poco a poco, las irá imponiendo por la fuerza de Su Presencia y su elevada vibración. Estas leyes están recogidas en el cuerpo de enseñanzas que han dejado todos los grandes Seres que de tanto en tanto, desde el mundo invisible, han encarnado para darnos su mensaje.  

En Occidente tenemos la enseñanza del Cristo que resumió todas estas leyes en una: “Ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo…” Podemos imaginar el cambio a nivel social, político, económico, cultural que la implementación de una ley de esta naturaleza traerá a nuestro mundo actual. Según mi criterio no quedará piedra sobre piedra….

A pesar de la aparente división de estos dos mundos, en todos los tiempos han existido puertas que los han unido. La Llama Violeta es una de esas puertas. Observa como el violeta es el color de más alta vibración del espectro solar y justo precede al ultra violeta. De la misma manera cuando la Llama Violeta es invocada desde el Alma y tu mente tiñe de violeta tu pensamiento, se crea una frecuencia que eleva la vibración y abre una puerta.  El Maestro Kumar dice que esa puerta está más asequible  en momentos como el amanecer y el atardecer. El día mas propicio para invocarla es el sábado, pero es un sábado especial que tiene más de 24 horas porque empieza el viernes en la noche y termina el domingo a la salida del sol. Durante las lunas llenas y nuevas  también se abren las puertas, y  en los Solsticios,  el cero grado de Cáncer y el cero grado de Capricornio. Pero el momento eterno que tenemos todos siempre a la mano es el espacio que se presenta entre la inhalación y la exhalación, lo que D.K. llama los intervalos, allí está la puerta violeta.

¡Llama Violeta! ¡Llama Violeta!

Enciéndete en nosotros,

circula libremente, penetra nuestras mentes.

Libéranos del recuerdo que esclaviza.

 

Rompe las cadenas del karma.

Rompe las cadenas del recuerdo.

Rompe la repetición

de nuestros pensamientos.

 

Ábrenos Tu puerta, Tu puerta Violeta.

Déjanos penetrar a Tu mundo mágico;

Tu mundo de presente, Tu mundo sin ausentes.

Tu mundo de Presencias, Tu Reino Celestial.

Ese reino celestial está dentro de ti, es parte de ti, es lo divino en ti. Y la Llama Violeta  trae la vibración de ese mundo, a éste. Y así, va conectando los dos mundos, ampliando tus horizontes y enriqueciendo tu vida. Poco a poco va elevando, ascendiendo tu vibración hasta que puedas percibir la puerta violeta, ese portal sagrado detrás del cual está aquello que tu corazón llama hogar “… porque has hollado el círculo casi en su totalidad y el fin se aproxima al principio.”  

La Ascensión es un proceso, no una meta. Es la dirección del camino evolutivo que marca siempre un nivel vibratorio superior. Cuando queremos contactar las realidades espirituales tenemos que elevar la vibración para lograr el contacto, por medio del Alma, con la realidad del mundo supramundano. Casi podríamos afirmar que toda la cuestión del sendero espiritual se puede plantear en términos de vibración. En realidad, todo es vibración, todo vibra, como dice la Ley Hermética.

El sendero espiritual se recorre elevando la vibración de nuestros cuerpos y a través de ellos, del medio ambiente. Un cuerpo sano vibra a una frecuencia más alta que un cuerpo enfermo. Los sentimientos de amor tienen una vibración más alta que los sentimientos de odio y de maldad. Un pensamiento de luz y de amor es una sinfonía en el plano de la mente, su frecuencia vibratoria es mucho más alta que la de un pensamiento de poder o de egoísmo.

Así, elevando la vibración de nuestro cuerpo físico, de nuestras emociones y de nuestra mente vamos abriendo caminos de ascensión para toda la humanidad, y vamos acercando los dos mundos, participando en la Exteriorización de la Jerarquía. La Llama Violeta nos ayuda en esta tarea de todos los días.

La Magia Blanca es la actividad destinada a unir estos dos mundos. Opera desde la mente iluminada que puede reconocer la Unidad de la Conciencia y la Síntesis de la Vida.  

En la naturaleza del ser humano, en la zona etérica, la Puerta Violeta siempre ha estado presente. Lo especial de esta dispensación es que el Maestro Conde de Saint Germain, auspicia el contacto y nos permite invocar la Llama Violeta con resultados maravillosos porque EL está presente y a través de Su Presencia  auspicia el contacto que sin su ayuda nos costaría mucho más. Los tiempos de grandes crisis son también tiempos de oportunidad.  

Cooperemos con el Plan invocando la Llama Violeta, elevando la vibración del mundo, elevándonos a nosotros mismos, para que esta vez no sean necesarias las aguas purificadoras del diluvio y podamos entrar todos a una Nueva Era de Luz y Amor, una era de igualdad, fraternidad y libertad, de profunda justicia social y de paz.

Es nuestro ferviente deseo.

Desde las profundidades del alma,

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Cáncer 2009

En la Presencia

Cuando estás presente, la vida entera se revela como un canto de gloria. Cuando estás ausente, la vida es un sucederse de eventos que te llevan de un lado a otro, dejándote una sensación de vacío, de sin razón. La vida moderna, que es una vida de consumo, ante la ausencia de quien la habita, busca llenar con cosas lo que sólo se puede llenar con vida. Y así, el habitante de cualquier ciudad de nuestro mundo moderno deambula por sus calles buscando qué comprar, qué desear, por qué luchar, para sentirse que vive, sin darse cuenta que para vivir no se necesita consumir sino estar presente.

Todo se resuelve con la Presencia. Y la Presencia eres tú, el verdadero, el real, no la copia o el modelo en serie de las revistas de moda, sino el que vive en tu cuerpo, el morador de tu mente y sentimientos, tu verdadero ser.

Hay momentos en los que uno se pregunta, ¿quién soy? Y cierra uno los ojos para buscarse y la mente no deja de emitir imágenes, una tras otra sin parar. Uno se fastidia, abre los ojos y deja de meditar. O empieza a crear imágenes mentales de acuerdo a las creencias para por lo menos hacer un servicio, creando en los éteres mentales impulsos que ayuden a otros a conseguir una Luz.  

Cada quien trabaja desde donde puede, y cada servicio es válido para aquellos a los cuales va dirigido. Ante la infinita gama de canalizaciones que viajan por el espacio cibernético uno se pregunta, ¿será que los Maestros y los Arcángeles no tienen otra cosa que hacer que comunicarse?  

Hace algún tiempo esto me preocupaba, ahora lo celebro, porque cada una de esas canalizaciones va a un número de seres que les sirve y utilizando esa información dan pasos adelante en la vida. Aunque sean pasos ascendentes en el astral, ascienden y el que toma el camino ascendente en la conciencia, un día, tarde o temprano, llegará a la Presencia.

En un mundo de espejismo se asciende de un espejismo más denso a uno más sutil. Por lo tanto podemos afirmar que hay espejismos útiles que son estrategias de la Jerarquía, escalones a través de los cuales sus discípulos van ascendiendo en vibración para algún día poder llegar a la Presencia, ser la Presencia, la Presencia que habita el presente que es, como decía Conny Méndez, brillante, radiante, sin tiempos, ni limitaciones, sin edad … que es parte del océano de luz purísima donde tiene su vida todo lo que contacta tu ser …

Lo que no podemos hacer es quitarle a alguien su creencia si no es capaz de ascender a la nuestra, que también puede ser un espejismo. El mundo del esfuerzo humano, el físico, emocional y mental son mundos que reflejan una Verdad. El intelecto es una proyección de “Manas”, la Mente Divina; el mundo de las emociones es una proyección de “Budi”, el Amor Divino y el físico-etérico es una proyección de “Atma”, la Voluntad Divina. Son proyecciones de una Verdad, son la sombra que se asemeja a “aquello” que refleja por lo tanto, si nos silenciamos internamente y nos colocamos en el presente, la Presencia nos muestra el original, el verdadero.

Un espejismo es ciertamente dañino cuando desvía a un discípulo de su servicio y empieza a convertirse en una ilusión, esto, es, que pasa del campo de las emociones a mental. Esto lo descoloca del lugar de servicio y momentáneamente lo aparta de su Maestro. Y como la fantasía se instala en la mente, la esquizofrenia es una amenaza real.

El Maestro D.K. dice que los Maestros miran con pena cuando un discípulo entra en el campo del espejismo y ven como esa nube gris lo va cubriendo y lo va a apartando de su benéfica influencia. Pero esperan, porque saben que con el correr del tiempo y el sufrimiento que esto genera vuelven al lugar de donde partieron y recuperan su sendero.

La vida es un aprendizaje constante, un caminar para llegar al ahora, al tiempo presente. La Inteligencia Cósmica ha dejado por toda la Creación señales que nos indican el camino. Un ser que habita en la Presencia nos enseña, sin palabras, a reconocer la vibración maestra, porque nos la da. Y ese darse se convierte en una vivencia imborrable, un punto de referencia trascendental. Es lo que nos da el Maestro Kumar en cada encuentro, que fue potenciado cósmicamente en el May Call No. 100 del 29 de mayo pasado en Suiza.

El camino hacia el Ser es silencioso, oculto, tranquilo. Más que un caminar es un esperar. Esperar por la Presencia de la Divinidad que te habita. En el Bhagavad Gita Krishna le dice a Arjuna: “ConoceMe, visualízaMe, y entra en Mi como tu propio centro”.

Mirando, desde mi balcón,  los árboles tan verdes y tan brillantes parece que fueran una invitación para que, a través de su belleza, uno entrara en el silencio. Uno puede dejarse llevar por el poder atractivo de su belleza y entrar en otros estados de conciencia más sutiles y con más grado de verdad que lo que puede aportar la mente y sus interminables detalles. La mente, como la araña, va tejiendo y tejiendo. La araña no se enreda en su tejido, pero la mente queda atrapada y si no se cuida, queda prisionera de sí misma. Hay que saber cuando parar de tejer para encontrar, en el presente, la Luz de la Presencia.

Hay que reconocer que no vivimos el presente, que somos ausentes para encontrar el camino que nos conduce a la Presencia, que es LUZ. Tener la valentía de pasar a través de nuestra sombra, reconocer que no sabemos, dejar de lado el orgullo, nuestra pequeña inteligencia, las imágenes que tenemos de Dios para encontrarle.

“Maestro, una vez te pedí Tu Sabiduría, ahora te pido Tu Presencia. En ella está contenido todo. Bendíceme, mírame y seré la Presencia. Y aunque vuelva a mi estado personal de conciencia separada,   viviendo en este mundo de espejismo, habrás dejado una huella indeleble en mi corazón, certera, ígnea, que será, de ahora en adelante, la dirección del sendero que recorreré, el sendero de la Presencia, el sendero del Fuego, el sendero del “Yo Soy”.

Con amor profundo, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Géminis 2009

EL CENTRO DRAMÁTICO DE NUESTRAS VIDAS

Hablando sobre las cualidades de los grandes Avatares que han encarnado para conducir a la humanidad el Maestro Tibetano nos dice que “son intermediarios divinos y pueden actuar de esta manera porque se han emancipado completamente de toda limitación y sentimiento de egoísmo y separatividad, y ya no son – de acuerdo a las comunes normas humanas – el centro dramático de sus propias vidas, como lo somos la mayoría de nosotros.”

El centro dramático de nuestras propias vidas… es como para pensarlo…  Somos el Alma. Lo repetimos y lo repetimos en nuestras oraciones, en nuestras meditaciones y hasta cuando hablamos de la enseñanza, sin embargo, en la vida de todos los días, solemos colocarnos en ese centro dramático y desde allí miramos el mundo, hacemos nuestros juicios y decidimos nuestras acciones.  

Una de las últimas invocaciones al Maestro CVV dadas por el Maestro Kumar dice así:

“Maestro por favor

Conéctame con la afluencia del Abundante Prana

Acorde al enlace directo superior

Rectificando y desarrollando mi sistema

Para llegar a ser independiente

Y llevar una verdadera vida feliz.”

Podríamos parafrasear y decir: Maestro por favor, conéctame con lo divino en mí para independizarme del centro dramático de mi vida y ser feliz.

Como ese centro dramático es el que no nos deja ser feliz y todo el trabajo del aspirante y parte del discipulado está destinado a independizarnos de él, vamos a mirarlo más de cerca y ver cuáles son sus elementos constitutivos. Primero; ese centro dramático tiene memoria. Y no sólo tiene la memoria de lo que te ha pasado en tu presente encarnación, sino que tiene memorias grabadas de lo que te ha podido ocurrir en otras vida y también de experiencias que pertenecen a tu cuadro familiar y hasta nacional. Memorias de tu abuelo, de tu abuela y toda la línea de antepasados.

Te digo más, la sustancia de la que se compone tu cuerpo físico, emocional y mental tiene un programa que responde a un Universo anterior, sí, a una pasada encarnación de nuestro Logos Solar. La Señora Blavatsky lo expresó así cuando dijo que este Universo se construyó en base a una sustancia karmática. Si a la palabra Karma le das el significado de “memoria” o “programa” lo vas a entender mejor, porque es lo mismo.

Llegamos entonces al segundo elemento: ese centro tiene el programa de la autosatisfacción. Busca vehementemente satisfacer sus deseos y cuando se le pasa la mano nos mete en verdaderos problemas. Surge el apego con toda su secuela de sufrimiento y empezamos a ser prisioneros de nuestros gustos y disgustos.

El tercer elemento proviene de los otros dos y es la tendencia natural al egoísmo que nos hace mirar el mundo a través de las creencias (memorias en tu cuerpo mental) y sentimientos (memorias en tu cuerpo emocional) con el resultado de que no vemos el mundo como es sino como somos nosotros. Cada uno en su eterno monólogo.

Nuestra vida y la evolución de la conciencia dependen de la recepción que hagamos de la energía vital, el abundante prana que proviene del Alma. Se dice que toda la creación tiene un doble y simultáneo flujo de energías, unas que descienden y otras que ascienden y la tercera energía es el equilibrio entre las dos. Las energías que descienden van de lo sutil a lo denso y las que ascienden, de lo denso a lo sutil. La clave es mantenerse en el equilibrio entre estas dos corrientes, fluyendo libre, en el libre fluir de la vida para poder recibir el abundante prana y permanecer conectados con nuestra mente superior capaz de reconocer que somos el Alma.

El centro dramático de nuestras vidas tiende a sacarnos del estado de flujo y nos lleva de una a otra polaridad. Todo el tiempo somos o “anti” o “pro”. Y al perder el estado de flujo, nos bajan las defensas y podemos enfermar; a nivel emocional y mental tomamos decisiones equivocadas y sufrimos. Si estamos muy activos respondiendo a la intensa actividad de la mente concreta perdemos la capacidad de ser inspirados por el Alma, y una capa oscura comienza a acumularse entre la mente superior y la concreta. Allí está toda la basura creada por ese centro dramático en forma de odios, rencores, depresiones, miedos, etc. Como está dentro de nosotros lo proyectamos afuera sin darnos cuenta. Y entonces creemos que la causa de nuestro sufrimiento es ajena a nosotros.  

Recuperar el flujo es recuperar la vida. Mantenernos en el centro es tener una actitud neutral que nos permita fluir sin ser arrastrados por esos estados emocionales y mentales de agitación y prisa que no permiten que la energía del Alma nos llegue. Debemos buscar el equilibro entre el dar y el recibir, entre el espíritu y la materia, entre el ying y el yang, y ser testigos de nuestra propia vida buscando mirar los acontecimientos desde una perspectiva que se encuentre libre de ese centro dramático.

Cuando formamos un grupo espiritual la energía del alma fluye cuando somos comunicativos. Pero esta comunicación no se centra en las experiencias del centro dramático sino en las cosas del Alma. No retengamos información concerniente a la sabiduría porque esta retención conduce a la separación. Es la amistad, la cooperación, la que permite el flujo de la energía del alma en los grupos. El poder bloquea, el amor y la amistad hacen que las energías fluyan. Cuando nos damos en bien de los demás recibimos las energías que provienen de las esferas superiores.

El Maestro D.K. nos dejó una fórmula que dice: “…que cumpla mi parte en el trabajo Uno, mediante el olvido de mí mismo, la inofensividad y la correcta palabra.” Ése mí mismo del que hay que olvidarse es ese centro dramático que nos mantiene dando vueltas alrededor del ombligo cuando es mucho más bonita dar vueltas por el corazón, y desde allí la inofensividad es una verdadera posibilidad y la correcta palabra fluye sin impedimentos.

El ideal de la fraternidad humana que Cristo expresó con el mandamiento “Ama a tu prójimo como a ti mismo” solo puede darse cuando te liberas de ese centro dramático y dejas de ser el personaje principal de tu vida para dejarle el lugar al Alma, tu verdadero Ser, cuya naturaleza es el amor y su ley, el dar y darse en bien de los demás.

Amigo, amiga, te invito a que reflexiones sobre esto que te escribo. Porque no hay palabras para expresar la magnífica realidad que nos espera cuando nos independizamos del centro dramático, no hay palabras… Pero puedes comprenderlo si te aquietas, te introduces en ti, buscas, no el centro dramático sino el centro de luz que hay en tu corazón, ese milagro de la vida que guarda el secreto de tu verdadera naturaleza, y allí te quedas por unos instantes, sintiendo que eres ese rayo de luz, ese sol. Allí está el enlace directo superior, allí  comprendes que no eres el pequeño yo del centro dramático de tu vida sino la vida misma que se hizo consciente, que es inmortal y eterna. Y entonces puedes decir con toda tu fuerza. “Yo Soy la brillante y radiante Presencia de Dios, atemporal, eterna, pura y perfecta. Yo Soy el Océano de Luz Purísima donde tiene su vida todo lo que contacte mi ser”.

Reflexionemos juntos para descubrir la luz del mundo que está en nuestros corazones.

Juntos, siempre juntos. Con amor,

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 

MES DE TAURO 2009

EL BUDA Y LAS FUERZAS DE LA LUZ

En este mes de Tauro, en tiempos de profundos cambios, como un llamado del alma, la enseñanza del Buda se nos presenta renovada y actualizada.

Cuando el Buda alcanzó la iluminación, estableció el primer vínculo principal con las Fuerzas de la Luz. Estas Fuerzas son grandes Entidades Cósmicas que residen en los planos más altos de la existencia.

El principal efecto del impacto de las Fuerzas de la Luz en la humanidad es el esclarecimiento de sus mentes, iluminando a la personalidad y haciéndola creadora y  magnética.  Estas fuerzas están siempre presentes en la Tierra, influyendo en las mentes de los servidores mundiales alineados con el Plan de Dios. Trabajan por intermedio de todos aquellos que realmente aman a sus semejantes, mas no pueden llegar a las mentes de las personas egocéntricas y cerradas ni tampoco a aquellos que, por pertenecer a una determinada religión, han cerrado su sistema de creencias alrededor de su fe determinada.

El sufrimiento humano, la decepción que nos ocasionan las guerras al reconocer que sus causas residen en el egoísmo nos hacen buscar nuevas respuestas y esto permite un mayor acercamiento a estas Fuerzas. Cuando los dirigentes religiosos, los estadistas, los conductores de importantes grupos mundiales admiten el fracaso de sus organizaciones y comienzan a buscar nuevas respuestas presentan un campo de impresión para las Fuerzas de la Luz que siempre están listas para inspirar los nuevos paradigmas en las diferentes áreas sociales, políticas, económicas y culturales de la humanidad.

El Maestro D.K. afirma que el organizador de estas Fuerzas en este momento es el Buda, a quien millones de personas reconocen como el Portador de la Luz desde lo alto. Sus Cuatro Nobles Verdades exponen con sencillez las causas de la dificultad humana. Enseñan que la aflicción y el sufrimiento son producidos por el ser humano mismo debido al enfoque del deseo humano sobre lo efímero, indeseable y material. El Maestro DK parafrasea su mensaje con las siguientes palabras:

·        Cesen de identificarse con las cosas materiales

·        Adquieran un exacto sentido de los valores espirituales

·        Cesen de considerar las posesiones y la existencia terrestre como de principal importancia.

·        Sigan el Noble Octuple Sendero, los ocho modos correctos de vivir el sendero de las rectas relaciones con Dios y entre los hombres; y así serán felices.

 

Los pasos de este sendero  son:

1.      Correctos valores                      

2.      Correcta palabra            

3.      Correcto modo de vivir  

4.      Correcto pensar 

5.      Correcta aspiración

6.      Correcta conducta

7.      Correcto esfuerzo

8.      Correcto arrobamiento o felicidad.

En nuestros tiempos, gran parte de la conciencia humana sigue anclada en los falsos valores y el materialismo. Hay una necesidad imperiosa que se reconozca Su mensaje, tan necesario hoy como cuando lo pronunció en la Tierra hace aproximadamente 2.600 años.

El Buda es un agente de esa gran Vida en Quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, el Señor del Mundo, el Anciano de los Días, Sanat Kumara. Él es el intermediario entre Shamballa y la Jerarquía. Es la expresión de la Sabiduría de Dios, la Personificación de la Luz y el Indicador del Propósito Divino.

Los tres aspectos de la Luz: el esclarecimiento mental, la iluminación que confiere sabiduría y la comprensión amorosa encuentran su perfecta expresión en los dos grandes agentes de Sanat Kumara que son el Buda y el Cristo. El Buda trajo la iluminación al mundo y el  Cristo demostró la realidad del Amor de Dios. Buda dijo: Dios es Luz, y Cristo: Dios es Amor

Estos dos grandes seres personificaron en sí mismos ciertos principios cósmicos y, por su trabajo y sacrificio, ciertas potencias divinas afluyeron a la humanidad, abriendo el camino para que la inteligencia se transforme en sabiduría y la emoción en amor.

Cuando Buda obtuvo la iluminación permitió que la luz “afluyera” sobre los problemas de la vida y del mundo. Enseñó que el camino de la liberación se encuentra en:

Ø      el desapego

Ø      el desapasionamiento

Ø      la discriminación.

Por medio del desapego la conciencia cerebral es abstraída de las cosas de los sentidos imponiéndosele un nuevo ritmo que no responde a la naturaleza inferior. Por el desapasiona-miento, la naturaleza emocional se inmuniza al llamado de los sentidos. Por la discriminación la mente aprende a seleccionar lo bueno, lo bello y lo verdadero.

Por medio del mensaje del Cristo la humanidad aprendió el valor del individuo y la necesidad de intensificar el esfuerzo de su parte con el método: “ama a tu prójimo como a ti mismo” método que desarrolla la conciencia grupal desde la conciencia del individuo que busca la perfección con el propósito de enriquecer al grupo del cual forma parte.

Podemos  y debemos invocar estas Fuerzas para que desciendan a la humanidad. Los Maestros nos han dado invocaciones de poder para ayudar en este acercamiento y la dada por el Maestro DK cobra hoy una trascendencia especial a la luz de los acontecimientos mundiales. Te recomendamos tenerla presente y repetirla a diario con la certeza de que invocas Fuerzas que siempre responden al llamado de la humanidad. Recórtala y llévala en tu cartera:

Que las Fuerzas de la Luz iluminen a la Humanidad.

Que el Espíritu de Paz se difunda por el mundo.

Que el Espíritu de colaboración una los hombres de buena voluntad, dondequiera que estén.

Que el olvido de agravios, por parte de todos los hombres sea la tónica en esta época.

Que el Poder acompañe los esfuerzos de los Grandes Seres.

Que así sea y cumplamos nuestra parte.

Recuerda que las Fuerzas de la Luz están relacionadas con el Buda y el Espíritu de la Paz con el Cristo, que Buda representa a SHAMBALLA, y el Cristo representa a la JERARQUÍA. Desde Shamballa, centro de felicidad y propósito, se deciden los grandes movimientos políticos y el destino de las razas y naciones, desde la Jerarquía son enviados los desarrollos culturales y las ideas espirituales, pero es a través de la humanidad que se llevan a cabo; por eso, la invocación termina así: “... y cumplamos nuestra parte”.

De ti, de mí, de todos, depende el desarrollo del Plan de Amor y de Luz. Somos los agentes activos de las Fuerzas de la Luz, los ejecutores del proceso evolutivo. En nuestras manos está nuestro destino. Utilicemos nuestro poder invocador. Marquemos juntos la rutas del porvenir

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

mes de Aries 2009

REFLEXIONA SOBRE ESTO

Iniciemos este tiempo que marca el inicio del  año solar reflexionando profundamente en el significado de estos turbulentos tiempos que vivimos y nuestra participación, como almas conscientes encarnadas, en el desarrollo de los acontecimientos que ciertamente marcarán nuestro futuro. Quiero compartir con ustedes las palabras de nuestro querido Maestro K.P. Kumar ofrecidas como su mensaje al inicio del año solar. Busca en ella la luz que la Jerarquía nos ofrece y, como dice el Maestro D.K., “reflexiona sobre esto”.

“Desde el año de la Tolerancia nos movemos al año de la Enemistad en el año 2009-2010. Cuando el Sol entre en Aries, nos trasladaremos al año de la Enemistad. Resulta raro que según el calendario Védico a este año se le llame el año de la Enemistad. El nombre de este año en sánscrito es “Viroodhi”, que significa Enemistad.

Los acontecimientos mundiales podrían estar fraguándose con las energías de la enemistad, y éstas podrían llegar a expresarse o a neutralizarse según la aptitud de la humanidad. Según el calendario maya, los años 2009-2010, 2010-2011 y 2011-2012 también se ven como años de catástrofes. Podría estimularse el instinto que lleva a la guerra, que existe aún en algunos focos de la humanidad. Sustancialmente, la humanidad demanda la paz, pero hay todavía un pequeño porcentaje de humanidad que está poseído por la pasada energía de la guerra, el poder y la supremacía. Hasta que no se quemen estas tres semillas (guerra, poder, supremacía), existe la posibilidad de la guerra.

La guerra no es sino una expresión de enemistades sostenidas en el lado subjetivo de los centros de poder. De tiempo en tiempo la guerra se precipita provocando pérdidas humanas y pérdida de aquello que se ha construido durante años. Todo esto necesita ser neutralizado mediante el esfuerzo colectivo de aquellos que tienen la capacidad de trabajar en el lado subjetivo/sutil de la humanidad. El Gobierno Interno del Mundo dirigido por la Jerarquía está trabajando. Los Nuevos Grupos de Servidores del Mundo necesitan ser canales para manifestar una neutralización subjetiva, que ayudaría a conseguir una paz duradera.

Sólo pueden ser de ayuda aquellos discípulos y trabajadores grupales que han neutralizado en ellos el instinto de luchar. La Jerarquía concibió hace seis décadas el entrenamiento de los nuevos grupos, y los grupos se han estado preparando para conseguir paz interior con la ayuda del sendero óctuple del yoga y de las prácticas ocultas correspondientes. La mentalidad de contienda que surge de la enemistad existe en pequeña medida en el nivel individual, y se expresa como conflicto y malestar en los grupos. Se espera que los grupos sean instrumentos efectivos para la manifestación de las energías subjetivas y ser vehículos de la energía jerárquica para manifestar la paz en la humanidad. La aptitud de estos grupos se pondrá a prueba en los tres años venideros.

La Paz es el resultado de la inofensividad. La inofensividad ha sido la enseñanza fundamental de todas las religiones. La inofensividad es la técnica que puede neutralizar todo conflicto y malestar y manifestar paz. Ahora necesitamos ver cómo maneja la humanidad esta cualidad Divina. Hace dos mil años Jesucristo lo demostró. Hace setenta y dos años Mahatma Gandhi lo demostró. La inofensividad tiene el poder del amor, que es el antídoto de la energía del poder. La inofensividad ha necesitado ingredientes de igualdad que neutralizan la supremacía.

La sabiduría afirma que deberíamos darle la vuelta a la energía marciana para conquistar al enemigo que llevamos dentro. Esto nos llevaría a la transformación y a la trascendencia. Que Marte, el soberano de la Guerra, sea dirigido de forma apropiada. “¡Enemigos! Tengan cuidado de ustedes mismos”, dice el Maestro de Síntesis.

También les comparto su mensaje de Aries.

“Aries, el más sublime signo que marca la inauguración del nuevo año solar, es el signo solar con mayor potencial. Cuando el Sol transita por Aries, uno puede encontrar este potencial que surge desde el interior. Aries constituye la semilla del año, mientras que los once meses siguientes constituyen su crecimiento, su fructificación, y culmina en la semilla del año siguiente. El potencial de crecer procede de Aries. Desde las hojas de las hierbas hasta la gran creación, todo crece con la Voluntad potencial. A nivel planetario esta Voluntad está representada por Marte.

El crecimiento es de dos tipos: la voluntad de crecer por dentro y la voluntad de crecer por fuera. El Yoga recomienda el crecimiento interno y externo simultáneo, que permitiría la longevidad y la continuidad. Un árbol que crece con raíces más profundas resiste vientos y vendavales. El árbol que crece sin estas raíces es susceptible de caer. Los reinos que han crecido excesivamente en la objetividad, sin crecimiento subjetivo, han caído.

Cuando el hombre está centrado en su ego, construye en la objetividad sin los cimientos subjetivos adecuados. Estos sufren de mortalidad. Cuando el hombre está centrado en el alma, él y su actividad permanecen inmortales preparando el terreno para que otros puedan progresar. Las vidas de los grandes iniciados son auténticos ejemplos del crecimiento interno y externo. Se destacan como compañeros de luz que guían a la humanidad a través de los ciclos del tiempo. Tales son los Maestros, auténticos líderes de la humanidad. Los líderes auto centrados no son sino pigmeos que vienen y van exhibiendo su egoísmo.

Que el poder de Marte nos guié para combatir al ejército del ego dentro de nosotros. Los asistentes principales del ego son el deseo, el enfado, el espejismo, la aversión, los celos, el orgullo y el prejuicio. Necesitan ser vencidos por el ejército del alma, a saber: la buena voluntad, el amor en acción, y la utilización inteligente de todos los recursos en beneficio de los demás. Que los miembros del grupo vuelvan a dedicarse al objetivo de permanecer en el alma. De lo contrario, serán barridos por las corrientes del tiempo.”

K.P.Kumar

 

Y como nuestro último punto de reflexión les ofrezco la vivencia que nuestro querido hermano dominicano, Humberto Machado (Profe) ha compartido con nosotros, deseándoles a todos una experiencia similar en el profundo contacto con el alma.

Como casi todas las tardes luego de hacer  "algo" en mi jardín, salí a correr. Llegué al destino que me había propuesto (un estacionamiento en algún punto de la ciudad) . Tomé una inspiración profunda para recuperar el aliento y serré los ojos. Al abrirlos tenia de frente al Sol, serian  entre las 4:30 o 5:00 de la tarde. El Astro Rey me quedaba a la altura de los ojos. Allí permanecí por un instante, contemplando su impresionante belleza, inmóvil (el Padre Sol produce ese efecto inmovilizante en mi). Sentí sus rayos de Luz acariciar mi cuerpo y lentamente penetrarme, profundo, muy profundo. Y sentí que su Luz llegó hasta mi ADN y  a su contacto extrajo de allí uno o mas "links" , aquellos que en la biología, o  cualquiera que sea la ciencia que estudia esto, se conocen como "caracteres adquiridos" (creo que Darwin habla de eso en la teoría de la evolución). Esos "links" fueron reemplazados con "programas" de Luz que de pronto me hicieron recordar mi origen Divino, mi esencia solar. De pronto pensé, si mi divina realidad es el Ángel Solar y yo soy su expresión, realmente yo soy un Ser Solar. La experiencia me hizo "recordar". Me di cuenta que esta transformación fluía a través de mí para todos mis hermanos de raza. ¿Qué otro propósito podía tener? Allí  permanecí un buen rato sintiendo ese proceso transformativo llegando a todos, fluyendo libremente hacia toda la Humanidad y recordé y en  voz alta hice esta afirmación que claramente vino a mi memoria "Yo Soy vivo, despierto, alerta y activo, en mi mente, cuerpo, mundo de sentimientos y asuntos, y Yo acepto la unión mística de mi conciencia con la del Cristo Cósmico" (gracias Lucy).  Desde el Triangulo Sagrado Saint Germain, Morya, Serapis Bey, con mucho Amor, Yo Soy Profe.

Que en este nuevo año solar podamos, como Profe, recuperar la memoria de nuestro origen divino y vislumbrar  nuestro destino de luz; y al hacerlo transformemos el mundo que nos rodea. Es nuestro más ferviente deseo para todos.

 

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es


 

 

Mes de Piscis 2009

AMA A TUS ENEMIGOS

Nuestra civilización se estremece por innumerables crisis y uno se pregunta – ¿Qué nos está pasando? – Más allá de los razonamientos que tienen que ver con la economía, con la política, con los acontecimientos que vemos en los medios de comunicación, quiero compartir con ustedes unas causas aún más profundas que por sutil, pasan inadvertidas.

 En el proceso evolutivo, cuando el alma humana en su largo peregrinar comienza a reconocer su verdadera identidad, se produce un viraje, se toma una nueva dirección que lo cambia todo. Como cuando se va descendiendo y de pronto se comienza a ascender. Todo se percibe diferente. La conciencia se expande y comienza a reconocer el todo mayor del cual forma parte. Es el paso de la conciencia individual a la conciencia colectiva.

En la conciencia individual, todo gira alrededor del interés personal. La meta es tener y esto se logra por medio del hacer, utilizando la voluntad y la actividad inteligente. Se actúa, se hacen cosas y el éxito se mide por los logros alcanzados. Es la característica principal de nuestra civilización. Es el camino de la actividad inteligente, del hacer, del realizar.

Vivimos tiempos especiales, profetizados, esperados. Hablamos de  un nuevo tiempo, de una Nueva Era, y creo que muchos pensaron que este nuevo tiempo iba a ser la culminación, la gloria de la civilización que nos ha traído hasta aquí sin darnos cuenta que este nuevo tiempo, es nuevo y requiere una nueva conciencia, un nuevo pensamiento y una nueva dirección. Este nuevo tiempo que muchos llaman la Edad Dorada marca la transformación más grande que la humanidad ha tenido desde su aparición en el planeta hace millones de años. El Maestro Djwahl Khul cuenta que en la antigua Lemuria el hombre animal fue fecundado por el principio pensante con la llegada de los Ángeles Solares, proceso llamado de individualización porque produjo al individuo que reconociéndose a sí mismo pudo decir “yo soy”. Llegará el momento – dice – en  que el Ángel Solar, el Alma, vuelva a fecundar al ser humano, pero esta vez no será con el principio mente sino con el principio amor y entonces aparecerá esa nueva conciencia que él llamó   “Conciencia Grupal”. Creo que estamos viviendo ese tiempo. Un tiempo de profundos cambios que hacen estremecer las bases mismas de nuestra civilización basada en el individualismo.  Pienso que el Maestro Jesús nos vino a preparar, nos dio la Ley “Ama a tu prójimo como a ti mismo” y al enseñarnos a orar nos dio la clave: “Padre Nuestro” – todos somos hijos de Dios y añadió – “venga a nosotros tu Reino” – que se manifieste, aquí en esta Tierra, para todos. La conciencia del hombre, como Hijo de Dios, es la única capaz de crear la nueva civilización que todos esperamos, que el Maestro llamó el reino de los cielos en la Tierra.

Nosotros somos chispas o gotas del Alma Universal que se gestó cuando, en el principio de los tiempos, el Padre (el Espíritu) miró a la Madre (la Sustancia) y la amó; la Madre miró al Padre y lo amó y entre los dos se gestó un espacio magnético, producto de ese amor. Ese Espacio de profunda neutralidad, lleno de significado, de conciencia, es el Alma Universal, el Hijo. El Hijo hereda la Voluntad de su Padre y la Inteligencia de su Madre pero su Naturaleza es el Amor. Por medio de ese Amor se hizo todo cuanto existe. Ese Amor expresa la Síntesis de la Vida y es el trasfondo de todo lo que existe en nuestro Universo.

El nacimiento de esta nueva conciencia en cada uno de nosotros requiere que seamos capaces de crear en nuestra conciencia individual un espacio como el que se formó entre el Padre y la Madre, de profunda neutralidad capaz de unir los Grandes Opuestos de la Creación. Eso es amar como ama Dios, sin discriminar, como el sol que da su luz y su calor a todos por igual. Y para ello es necesario que podamos permanecer en ese bendito trasfondo de nuestro ser, que es la Seidad, el Yo Soy. Porque solo siendo lo que somos, una gota de ese espacio de profunda neutralidad, podemos entrar gloriosos al Nuevo Tiempo. De lo contrario, tratando de buscar soluciones ahondamos cada día más el sendero de individualización y toda su problemática y el nuevo tiempo requiere que iniciemos el sendero de la fraternidad, de la conciencia colectiva, del amor – uniendo, sintetizando, amando, sintiendo a cada ser humano como un hermano porque todos somos gotas de una misma fuente, y en la fuente somos Uno.

Mi sincero pensar es que ante los conflictos que vemos día a día busquemos crear un espacio de profunda neutralidad en nuestra conciencia capaz de sintetizar por sola presencia. No es luchar en contra de nada, es hacer el bien. El Amor es así. El de los verdaderos amadores, como el Cristo, es así. “Ama a tu enemigo” nos dijo el Maestro del Amor y recién me doy cuenta que solo amando al enemigo lo puedo transformar. Un enemigo solo se elimina cuando lo convierto en un amigo. Si lo mato, si busco eliminarlo, produzco muchos más. Cuando respondo con más de lo mismo, termino agrandando el mal. Por eso es que las guerras nunca han solucionado nada, las soluciones, cuando aparecieron siempre surgieron en la mesa de negociaciones, siempre.

Es probable que pienses que ha habido guerras muy justificadas que nos alejaron de un mal mayor como la segunda guerra mundial, pero hoy, debido al tiempo que vivimos, hoy no es posible justificar la guerra. Se cumplen los tiempos, que es otra forma de decir, se acabaron los tiempos en los que la humanidad podía responder fuera de la Ley del Amor que marca la naturaleza del trasfondo de este Universo de Segundo Rayo. Porque entramos en un nuevo tiempo y hemos tenido dos mil años para aprender la enseñanza del Maestro Jesús como preparación para este tiempo – hoy no es posible.

Pero no sólo hablo de la guerra o las guerras que en este momento se liberan en varios lugares del planeta. Te hablo de la actitud de todos los días, de los juicios, las intenciones, de cómo nos tratamos los unos a los otros. En estos tiempos la Ley del Universo nos pide cambiar la dirección, buscar adentro y desde el Alma reconocer la profunda Verdad de que somos gotas de una misma Fuente, Hijos de Dios, hermanos. Es destapar el manantial de amor que está oculto en la naturaleza de todos; ese Amor que nos dará la percepción necesaria para solucionar los problemas de la existencia.

La aparición de esta nueva conciencia es una cuestión de supervivencia, porque ya el modelo de civilización que ahora tenemos se agotó, ya dio sus frutos y comienza su fase destructora o de muerte. El mal de hoy es el bien que ya debimos haber trascendido. Ese bien de ayer, que a su tiempo nos sirvió, hoy nos está matando. Ya no podemos seguir con el individualismo, el materialismo, el consumismo, la búsqueda de la satisfacción personal, las guerras como método de solución de conflictos, el triunfo del más fuerte. Ya no. No es el tiempo. Ve a tu interior, la puerta está abierta, busca tu zona neutra, busca al Hijo Divino dentro de ti, al Ungido, al Salvador, al Amador. Búscalo, llámalo, invócalo. Y reconócete en su Luz, en su Paz, en su Amor.

Busquemos la fuerza en la oración y digamos juntos: “OH Señor de Vida y Amor  conmueve una vez más mi corazón con tu amor, para que yo también pueda amar y dar.”

Que el amor reine en nuestras vidas,

Carmen Santiago G.

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Acuario 2009

EL AMOR DEL ALMA

Vivir la enseñanza es el impulso acuariano que nos coloca en el nuevo tiempo. Si hubiéramos puesto en práctica sólo la mitad de  todo lo leído, estudiado, meditado,  estaríamos cumpliendo el Plan y no estudiándolo.

Todo es cuestión de cómo vivimos, no de qué estudiamos o conocemos. Cierto es que para vivir la vida del alma en la materia es necesario primero estudiar, instruirnos, pero si no damos el paso siguiente que es practicar en la vida cotidiana lo aprendido, nos quedamos dando vueltas encarcelados en una jaula de oro, cada barrote, una parte de la enseñanza de los grandes Maestros, pero jaula al fin, quedamos aprisionados y sujetos al espejismo y la ilusión.

El sendero del discipulado es el sendero de menor resistencia para que el alma pueda nacer en la conciencia de la personalidad. De esto trata toda la enseñanza. Si bien es bueno conocer el sistema de chakras, los cuerpos, los planos de manifestación, etc.; si lo aprendido no se vivencia queda como mera información y nunca llega a ser verdadero conocimiento.

La primero que aprendemos en Metafísica es la Ley de Mentalismo, “Lo que tú piensas se manifiesta”. Es la primera lección para el encuentro entre el alma y la personalidad. El pensamiento es la causa de toda manifestación. PIENSA POSITIVO, dice la primera lección de Metafísica. Y ese pensar positivo no se refiere sólo a los acontecimientos, también se refiere a los sentimientos, a las relaciones con los demás. Piensa positivo de tu hermano, de tu hermana, busca su alma, reconócela para que ese reconocimiento sea un imán que la lleve a exteriorizarse.

El Maestro D.K. dice que pensando lo bueno, lo bello y lo verdadero transmutamos los instintos inferiores en cualidades del alma.

Lo Bueno es la buena voluntad, tener siempre una actitud positiva que nos impulse a una acción siempre en beneficio de los otros.

Lo Bello es el Amor, el Amor del Alma, impersonal, que es libre y deja libres a los demás. Ese Amor que llena de colores la creación y le da el esplendor a la existencia.

Y lo Verdadero es que tú eres un Alma inmortal revestida de materia, que el Yo Soy que habita en ti, está en todos, que eres un pensamiento de Dios.

Un pensamiento negativo niega lo Bueno, lo Bello y lo Verdadero. Si odias, estás negando el amor, Si no te gusta una situación estás negándote tu propio crecimiento al no querer aprender la lección; si mientes, estás negando la Verdad.

Si conoces a alguien lleno de resentimiento no lo ayudas si te molestas con su comportamiento, tampoco lo ayudas si estás de acuerdo con sus resentimientos, o si lo evitas o lo criticas. Reconoce que dentro del corazón de cada ser humano está lo Bueno (la buena voluntad, una tendencia al Bien) y concéntrate en eso. Luego le derramas tu amor, de esta manera le aportas lo Bello. Busca con amor lo bueno que sabes que hay en su corazón. Luego reconoce que en la mente de todos los seres humanos hay inteligencia porque ésa es la naturaleza de la mente. Su mente ha sido influenciada y ha escogido pensamientos no inteligentes o irracionales y sus emociones se han pervertido debido a la falta de amor que probablemente le rodea. Reconoce que es un Hijo(a) de Dios, que ésa es la Verdad y por lo tanto, por debajo de todo eso negativo que ves se encuentra ese Bien básico que es la naturaleza de cada corazón humano.

Una vez que te das cuenta de todo esto, llévalo a tu corazón y ámalo porque es tu hermano y al mismo tiempo piensa en lo que necesite comprender en este momento, si deja de lado sus resentimientos. Y no le des consejo hasta que te lo pida. Cuando el mal se encuentra con el Amor, se transforma.

Ten presente que la relación básica entre dos personas es la fraternidad y su cualidad es el Amor. Todos los seres tienen el Divino Derecho de recibir tu Amor. Negar el Amor es romper la Ley Universal de la Relación y desequilibrar la vida empezando por la tuya.

Es cuestión de que tu amor surja del Alma y no provenga de la personalidad que no sabe amar a todos por igual porque no está en su naturaleza. Si manifiestas el Amor del Alma, vives la enseñanza. El Amor del Alma es un poder que puede extraer del fondo de todas las cosas lo mejor que hay en ellas.  

Viviendo en estos tiempos de transición de una Era a otra que marcan la dirección que tomará la humanidad para los próximos 2000 años, derramar el Amor del Alma hacia todos es un servicio a la vida. Derrámalo hacia los que consideras buenos y hacia los que consideras malignos. Sin juzgar. El amor del alma no es un sentimiento, es una energía neutral, como la luz del sol con la capacidad de iluminar toda situación y elevar la vibración.

¿Cómo lo puedes hacer? Entra en profundo contacto con tu alma y envía una energía dorada y luminosa que sale de ti hacia los demás. Al principio será un juego de la imaginación, pero la intención de hacerlo abrirá la puerta y un día te convertirás en ese sol que ilumina y eleva y te darás, te donarás por entero y así estarás ciertamente cumpliendo tu parte de ese Plan que los Maestros conocen y sirven.

En ese amor te envuelvo, con él te abrazo.

Carmen Santiago – fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Capricornio 2008-09

TEJIENDO LA CONEXIÓN CON SHAMBALLA

Creo que todos convenimos que la humanidad necesita a gritos un cambio de conciencia, un despertar a los valores eternos que nos liberen de la cárcel del materialismo que hemos creado con tanto esmero y que está ocasionando tanto sufrimiento en vastos sectores de la humanidad. Hay configuraciones energéticas que ayudan en los procesos de expansión de la conciencia humana, porque abren la posibilidad para que penetre a los éteres planetarios energías muy elevadas que al entrar en contacto con la mente de los hombres propician cambios favorables. Como cuando se opera una llave que abre compuertas y permite que el agua estancada fluya, renovando así la vida y elevando su cualidad.

Una de estas llaves es la activación del triángulo divino planetario compuesto por SHAMBALLA, la JERARQUÍA y la HUMANIDAD, triángulo que debería estar actuando con mayor eficacia para este tiempo. Cada uno de las puntas del triángulo representa para el planeta un centro de energía siendo Shamballa lo que equivaldría al centro coronario planetario, la Jerarquía al centro corazón y Humanidad al centro Laríngeo. Cada uno de estos centros expresan la Voluntad (Shamballa), el Amor (la Jerarquía) y la Actividad Inteligente (la Humanidad).

La conexión entre la Jerarquía y Shamballa es fluida, los intercambios intensos y la energía fluye en su perfecto diseño. La conexión entre la Jerarquía y la Humanidad ha logrado un impulso considerable en los últimos tiempos y podemos considerar que esta conexión, si bien no es tan fluida, como la que existe entre Shamballa y la Jerarquía, es lo suficiente como para que el triángulo entre en una fase de activación capaz de ocasionar cambios significativos en el planeta. Pero el triángulo falla en la conexión Shamballa-Humanidad. Allí la conexión es débil y casi inexistente.

Debido a que este triángulo no está debidamente consolidado la Logia Negra puede actuar e intervenir en los asuntos planetarios. El Maestro D.K. dice: “Cuando la carga espiritual y eléctrica de los tres centros principales en el planeta, Shamballa, la Jerarquía y la Humanidad, haya alcanzado  una elevada etapa de eficiencia receptiva, cierto Avatar Cósmico se hará consciente de la cualidad vibratoria del pequeño punto de luz dentro de la esfera solar (la Tierra), dirigirá Su mirada y enviará Su fuerza a este punto de luz, y el mal cósmico será expulsado y ya no tendrá lugar en la Tierra.” (Los Rayos y las Iniciaciones, Alice Bailey, pág. 601)

Lograr esta conexión, crear este puente, tejer este hilo conector es la tarea de todos los discípulos consagrados que quieren servir al Plan. Siendo Shamballa “el lugar donde la Voluntad de Dios es conocida” nos toca invocar la Voluntad de Dios.

El deseo es una fuerza que asciende y la Voluntad Divina un poder que desciende. El Maestro D.K. nos señala que cuando se tiene un deseo enfocado y sostenido, este deseo puede invocar a la Voluntad, y cuando la voluntad es evocada se convierte en una fuerza propulsora e impulsora que destruye los impedimentos para su expresión.

Que mejor que desear que la Voluntad de nuestro Padre se manifieste plenamente en nosotros. Que Su Plan se cumpla, que Su Propósito nos guíe.  Si la humanidad supiera de la amorosa presencia de nuestro Padre Sanat Kumara en nuestro planeta, si reconociéramos Su Presencia y recordáramos su promesa de permanecer hasta que el último cansado peregrino llegue a su meta, la humanidad se acercaría a Shamballa con decidida aspiración.    

Visualicemos, invoquemos la energía del Señor del Mundo, del Gran Melkisedeck, Sanat Kumara, reconociendo Su presencia en el planeta como nunca antes. Veamos su belleza expresada en cada amanecer, en cada atardecer, sintiendo Su vida en cada florcita del camino, en cada hoja, en cada espacio de este planeta Tierra porque en El vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Su belleza nos envuelve a través del ritual de su vida cotidiana complementado por la música y el sonido que llevados en ondas de color abaten las riberas de nuestros tres mundos físico, emocional y mental. D.K. nos dice que este diario ritual revela con notas, tonos y los matices más puros la incógnita de su divino propósito. De la misma manera que los grandes aspectos de la belleza irrumpen imperceptible-mente en la conciencia humana, así el ritual de la vida cotidiana de Sanat Kumara irrumpe en nosotros día a día.

Imaginemos este divino ritual llenando de belleza los éteres planetarios y hagámoslo todos los días con el propósito de tejer ese hilo que nos conecta con Shamballa. Recordemos la primera hebra de ese tejido que desde la Humanidad se elevó hasta Shamballa cuando el Cristo, en Getsemaní dijo: “Padre, no mi voluntad sino la Tuya”. De esta manera estaremos cooperando en el fortalecimiento de esa parte del triángulo de fuerza de nuestro planeta que permitirá la recepción de fuerzas extraplanetarias que nos ayudarán a elevar la vibración y a expandir la conciencia en nuestro tan necesitado mundo.

Imagina todos los días la belleza del Señor del Mundo, piénsalo como una fuerza que acompaña toda vida en el planeta. El no está lejos, está en cada expresión de vida de nuestro mundo, está en el eterno presente de tu conciencia.

Te incluyo una oración del Maestro Omraam Mikhael Aivanhov que puede ayudarte mucho en este servicio.

 ¡Oh Melkisedeck,

Rey de Justicia y de Paz

Bendito seas,

Bendito seas,

Bendito seas y gracias te sean dadas.

 

Entra en mí,

Instálate en mí,

Con toda tu Luz,

Con todo tu esplendor,

Con todo tu amor,

Con toda tu Sabiduría,,

Y con toda Tu Belleza.

 

OH Sacerdote del Altísimo,

Gran Sacrificador,

Yo me ofrezco a ti,

Me ofrezco a Tu servicio

Como una ALIANZA  viva.

Utilízame.

Sírvete de mí,

¡Para la gloria de Dios. (X3)

El Señor del Mundo es un Padre amoroso. Que puedas percibir su esplendor, que tu Alma le cante alabanzas eternamente. Que las formas creadas por tu imaginación puedan servir como lazo de unión entre Shamballa y la Humanidad. Que inicies el año 2009 con este sublime propósito. Que pases una NAVIDAD luminosa y feliz. 

Recibe el amor de mi alma que es una con la tuya,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Sagitario 2008

UNA PROPUESTA DE LA JERARQUÍA PARA TI

 

Estudiando una vez más las Leyes del Alma que el Maestro D.K. tan magistralmente entrega en su Tratado sobre los Siete Rayos, Tomo II, encontré una propuesta de la Jerarquía que hoy adquiere un significado muy especial en estos tiempos críticos que vivimos y a la vez es un recordatorio del compromiso de nuestras almas, que como ángeles valientes decidieron encarnar y servir en medio de la vorágine que ocasionan los cambios de eras.

El recorrido del alma por una serie de encarnaciones a través de las eras es la historia de cada  uno de nosotros. Cuando empezamos a despertar del sueño de la materia y a reconocer la naturaleza solar de nuestra alma, un rayo de luz penetra e ilumina nuestras vidas y comienza el sendero de retorno, con todas sus altas y bajas, con sus errores y correcciones, en la diversidad y adversidad de la vida en la materia. A ese sendero le llamamos Discipulado. Desde los primeros grados de aspiración hasta su culminación en el proceso de iniciación.

Esta propuesta es para aquellos cuya vida ha sido tocada por ese rayo de luz y se reconocen discípulos, aspirantes, servidores mundiales. Como la mayor parte de los lectores de estas “Cartas” son servidores, a cada uno de ustedes va esta propuesta.

La naturaleza del alma es magnética y atrae a la vida de la personalidad aquello que se piensa o se desea.  Es la Ley de Atracción y su consiguiente efecto en la vida diaria. Pero a nivel del alma, la Ley de Atracción se convierte en La Ley del Impulso Magnético con el poder de atraer Almas o “Conciencias” hasta de fuentes cósmicas, capaces de cambiar las condiciones mundiales. De estas Fuerzas conocemos  “Las Fuerzas de la Luz y el Espíritu de Paz” que invocamos en la primera parte de la Gran Invocación cuando decimos “Que las Fuerzas de la Luz iluminen a la Humanidad, que el Espíritu de Paz se difunde por el mundo…”

Las Fuerzas de la Luz son potencias que residen en los niveles monádicos de la conciencia. Estas Fuerzas de la Luz, como entidades personificadas, residen en Shamballa e incluyen al Señor del Mundo, a los Representantes de los siete planetas sagrados o Señores de Rayo y a los Budas de Actividad.

El Espíritu de Paz es esa Entidad misteriosa y divina con Quien Cristo entró en contacto y Cuya influencia actuó a través de Él cuando adquirió el derecho a ser llamado el “Príncipe de la Paz”. Es una Entidad Cósmica que encierra en sí la Voluntad Divina como Amor y Paz, y reside en los niveles Adicos o Primordiales de la conciencia, el plano más elevado de nuestros siete planos.

¿Qué propone la Jerarquía?

Con los grupos de discípulos que logren fundirse en conciencia grupal, constituir un nuevo tipo de trabajo mediador que puede lograr, con el impulso magnético de sus almas, respuesta de estas grandes Vidas que hemos mencionado. Cuando estas Vidas responden, liberan luz, inspiración y revelación espiritual con tal afluencia de poder que promueven definidos cambios en la conciencia humana. Esta afluencia de fuerza espiritual hace que los seres humanos reconozcan las realidades fundamentales, hasta ahora sólo vagamente percibidas y así, la humanidad misma, al reconocer los verdaderos valores, puede salir del materialismo que aprisiona su conciencia, e implementar los correctivos necesarios que ayudarán a mejorar las condiciones de este mundo necesitado, para que el Plan de Amor y de Luz se cumpla plenamente.

¿Qué necesitamos para participar?

La condición fundamental es trabajar desde la conciencia grupal, formar un grupo de personas que se relacionen como almas y no como personalidades y logren establecer un alma grupal.

El Maestro D.K. nos da las claves para lograr esta formación tan especial, esperanza y plan de la Jerarquía para este tiempo. Éstas son:

1. Abandonar o sacrificar la antigua tendencia a criticar y a inmiscuirse en el trabajo de otro. Lo más importante es la integración de las almas y todo lo que tienda a separar que provenga de la personalidad debe quedar afuera. La crítica, dice el Maestro, ha sido el factor que más ha obstaculizado los trabajos grupales.

2. Abandonar el sentido de responsabilidad por la acción de otros. Es buscar que la propia actividad se ajuste a la de los compañeros y servir con alegría. Así desaparecen las diferencias.

3. Abandonar el orgullo mental que considera correctas y verdaderas sus modalidades e interpretaciones, y la de los demás, falsas y erróneas. Esto conduce a la separación. La adhesión es al camino del alma, no al de la mente.

Una vez realizada el alma grupal - a la que la Jerarquía suele asignar un Deva que es la encarnación del alma grupal - conectarse conscientemente con las otras almas grupales para crear la red de servidores mundiales y utilizando las invocaciones reveladas por la Jerarquía, atraer la respuesta de esas Vidas Cósmicas que pueden intervenir con su Fuerza y su Luz en nuestro planeta. Los grupos pasan a ser mediadores, no sólo de la fuerza y luz de la Jerarquía Espiritual, sino también de Shamballa y esas vidas extra planetarias como el Espíritu de la Paz que pueden ayudar, respondiendo al llamado invocador de la humanidad por acción de la Ley de Impulso Magnético que rige las relaciones de las todas las Almas en el Universo.

Es necesario anotar que para realizar el trabajo mundial propuesto por la Jerarquía es indispensable la conformación de grupos con estas características, de lo contrario la voz invocadora es una voz en el desierto. Pero si tu voz se funde con la de tus hermanos se convierte en el clamor de la humanidad que hace reverberar los éteres y es escuchada por los Grandes Seres que pueden intervenir con su potente Luz.

Cada uno de los integrantes del grupo trabaja su necesario alineamiento vinculando alma, mente y cerebro. Luego el esfuerzo debe centrarse en comprender o registrar la relación que se establece con la Jerarquía o un Maestro en especial y centrarse en lo más elevado de la conciencia, en el pleno olvido de sí mismo.

Esta actividad requiere el entendimiento claro de lo que se invoca, el significado de las palabras empleadas y los resultados a obtenerse. Después se pronuncian las palabras con todo su poder oculto, haciéndolo como almas y empleando la mente y el cerebro como agentes.

“Si pueden aspirar, orar, meditar y servir enfocándose al unísono con los demás servidores, la salvación de la humanidad se llevará a cabo con más rapidez que nunca, y muchos responderán a ese llamado.” (D.K.)

Que puedas ser parte de este llamado que es la propuesta jerárquica de este tiempo y tu grupo se convierta en un mediador entre las Conciencias Luminosas y la humanidad para que… desde la raza de los hombres, realicemos el Plan de Amor y de Luz, y sellemos la puerta en donde se halla el mal.

Trabajemos juntos, porque juntos podemos más. Reciban mi amor,

 Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Escorpio 2008

EL MOVIMIENTO DIVINO

El Universo en un conglomerado de energías que de acuerdo a los patrones de la Inteligencia Divina se ordenan para crear todo lo que vemos. La  Creación es la Madre Divina, su cualidad sobresaliente es la Actividad Inteligente y su poder de Adaptabilidad que va creando todas las formas que conocemos. Vivimos en un Océano Cósmico de contenido inteligente que se expresa como un Universo.

Si el Orden es intrínseco a la constitución de la vida, es fácil deducir que no puede existir nada fuera de la LEY y el ORDEN. Una Ley, según afirma el Maestro D.K. es  el impulso espiritual, o el incentivo y manifestación de la vida de ese Ser en el cual uno vive y uno se mueve.  Es la energía que nos impele hacia una gloriosa meta.

Existen tres grandes Leyes Cósmicas que rigen nuestro sistema solar.  La Ley de Economía, la Ley de Atracción y la Ley de Síntesis. La Ley de Economía rige la materia, la de Atracción el Alma y la de Síntesis el Espíritu.

Cada una de estas Leyes tiene un movimiento característico:

La Ley de Economía – movimiento de rotación

La Ley de Atracción – movimiento cíclico espiral

La Ley de Síntesis – progresión a través del espacio

La Ley de Economía es la herramienta con la que el Gran Arquitecto del Universo modela la materia. Rige todas sus manifestaciones, específicamente en su distribución, la vibración de los átomos, la adaptación y el aspecto calor de la materia.

“Dios es el que sirve” dijo una vez Gabriela Mistral. La actividad de lo divino se expresa como servicio en todas sus manifes-taciones. La naturaleza lo expresa a cada instante. ¿Puedes imaginar servicio más grande que el que el Sol nos da? ... servicio que no tenemos que pagar... es gratis. Cada día la vida nos regala un día nuevo, no hay días usados; el aire que respiramos también es gratis y si sigues en esta línea de pensamiento descubrirás que Dios es, sin lugar a dudas, El que sirve...

Cuando el ser humano se salió de esta Ley Universal, y comenzó a  buscar retribución y ganancia, esto es, recibir más de lo que se da... la Ley de Economía lo condicionó al karma, lo amarró a la causa y el efecto. Y así, condicionados por la Ley de Economía nos movemos en círculos y, como el burro de la noria que da vueltas sin cesar en el mismo lugar, damos vueltas y vueltas por las mismas circunstancias, quien sabe con diferente apariencia, pero siempre el mismo drama, la misma historia. Para un electrón, dar vueltas alrededor del átomo es fantástico, de esta manera, se sostiene la creación, pero para un ser humano es terrible, es trágico... ¿Acaso la historia de la humanidad no es la repetición de los mismos errores cometidos una y otra vez? Las mismas traiciones, los mismos rencores, las mismas pasiones.... Después de la tormenta viene la calma, pero después de la calma, nuevamente la tormenta. ¿Hasta cuando?

Damos vueltas por el mismo lugar hasta que el Alma comienza a influir a la personalidad  y el otro movimiento, el cíclico espiral de la Ley de Atracción se empieza a sentir en nuestras vidas. Entonces nos repetimos, pero cada vez, en una vuelta más alta de la espiral. Esta Ley rige nuestras vidas hasta el día en que empezamos a tener contacto con la Mónada. Su energía hace que el movimiento de progresión incida en el movimiento en espiral, aligerándolo, y cuando la Mónada, el Espíritu Divino impregne toda la personalidad y la convierta en eso que el Maestro D.K. llama “una personalidad monádica”, podremos ascender, sin dar vueltas, como un rayo de luz por el espacio.  

Este proceso toma una serie de encarnaciones, pero la pregunta que nos tenemos que hacer tiene que ver con el momento histórico que vivimos. ¿Cómo romper el acondicionamiento de la Ley de Economía que nos amarra a la rueda del karma?

Y la respuesta es el SERVICIO realizado en pleno olvido de uno mismo.

Cuando el servicio se hace en pleno olvido de uno mismo, pasamos del polo negativo, receptivo, al polo positivo, emisor. Invertimos la dirección de la energía, y esta nueva dirección nos libera de la repetición.   

Se ha dicho siempre que el triángulo del discípulo espiritual es el estudio, la meditación y el servicio. De estos tres, el servicio es la herramienta perfecta para liberarnos del karma. Porque aunque estudiemos las Escrituras, meditemos horas y horas pero no servimos a los demás, permanecemos en el mismo lugar condicionados por el movimiento de rotación, la Ley de Economía, el Karma, Saturno...

Servir hasta olvidarnos de nosotros mismos... ¿de quién en verdad nos olvidamos? De la pequeña persona, que vive buscando retribución física, emocional y mental y cuando logramos borrar a la pequeña persona surge, de repente, la real Persona, el alma, la conciencia solar, y todo, todo, todo se torna distinto. Porque empezamos a ver la vida con los ojos del alma, y como lo igual atrae lo igual, nos conectamos con el alma de todas las cosas. Cuando miramos una rosa, por ejemplo,   percibimos su alma y esa rosa se devela en mil formas, colores y aromas. Y así con todas las cosas; entonces la creación se hace más esplendorosa. Y cuando vemos a un ser humano y a través de sus ojos percibimos su alma, todo cambia porque cuando el alma se mira a sí misma en otro ser, el amor surge natural, como un manantial.

Tenemos que concentrar esfuerzos en cultivar la actitud del servicio. Preguntarnos constantemente: ¿a quién sirvo? Si me estoy sirviendo a mí mismo, reconozco que soy esclavo del peor tirano que el ser humano jamás encontró: su propio egoísmo.

Al trabajar, trabaja para ofrecer un servicio a la sociedad, no por la paga. La paga vendrá, pero si es tu móvil, te ata a la ley de la materia y al karma. Por lo tanto:

      Come para alimentar a los elementales de tu cuerpo

      Medita para llenar de luz el mundo

      Reza en bien de todos, no hagas oraciones personales

      No domines a nadie

      Coopera en todo lo que puedas

      Busca dar siempre más de lo que recibes.

      No tengas deudas con nadie.

      Honra a quienes te trajeron a esta encarnación, tus padres.

      Cuida a las plantas que tanto te dan, lo mismo a los animales y al reino mineral. Si contaminas entras en deuda con el planeta.

      Honra a tu Instructor Espiritual practicando su enseñanza.

Cuando hayas desarrollado en abundancia la energía del servicio en tu vida, esta misma energía tocará las puertas del Ashram del Maestro que se abrirán por la energía del servicio realizado.

Entonces te regirá la ley de atracción, que es la Ley del Alma a través de la cual te llegarán las primeras influencias de la Ley de Síntesis, la Ley de Espíritu. La tendencia a la síntesis existe en toda la naturaleza, en toda conciencia y en la vida misma.  Es el trasfondo de la creación.

Para que la vida en la materia sea armoniosa, hay que dejar que la Unidad penetre la diversidad y la ordene, le de un norte, una dirección y la coloque bajo la influencia de la Ley de Atracción. Cuando rige la Ley de Atracción, vamos ascendiendo con cada vuelta. Repetimos circunstancias pero las vivimos a otro nivel y vamos ascendiendo. Cuando se interrumpe el flujo de la ley de síntesis, la vida es administrada por el egoísmo y la codicia y queda bajo la Ley de la materia con todo el karma correspondiente.

Pregúntate a cada instante: ¿Cuál es mi Ley?, hasta que descubras en ti la Ley del Alma. Y convertido en imán de amor y de luz te acerques al Espíritu que mora en ti y la Ley de Síntesis guíe tu vida y la dirija. Entonces como el Gran Imán, el Cristo viviente, puedas decir: “Mi Padre y Yo somos Uno”.

Es mi más ferviente deseo para ti,

 Carmen Santiago

 

Mes de Libra 2008

TU REALIDAD CÓSMICA

 
Cuando observo la inmensidad de un cielo estrellado y pienso en el cosmos infinito, siempre surge una pregunta, ¿qué parte de nosotros tiene acceso a esas dimensiones?

Estoy convencida de que todo está relacionado, y así como en nuestra esfera de vida nos afectamos unos a otros, en esas otras grandes esferas debe ser igual. Recuerdo que cuando aprendí que de la unión de uno de los siete Rishis de la Osa Mayor con una de las Pléyades nació nuestro sistema solar, no pude menos que sentir un inmenso amor por esos abuelos cósmicos que me regalaba la vida. Estando en Copán, allá en Honduras,  en esa zona Maya, mágica y misteriosa, en una noche de luna nueva, vi a la Osa Mayor tan cerca que parecía que me tocaba con su luz. Y no sólo me tocaba, me atraía de una forma especial quedando hechizada por la presencia de esas estrellas gigantescas. En ese momento no sabía que era la Osa Mayor, pero el jalón energético que sentí fue tan grande que me hizo investigar. Y al descubrir que fue la Osa Mayor, pensé... sólo los abuelos pueden llamar así, porque su esencia está en nosotros. Desde entonces tengo al certeza de que en mí hay una realidad cósmica que tiene mucho más grado de verdad que esta pequeña parte llamada Carmen. Yo lo sabía, pero esa noche lo viví tan intensamente que todo mi ser quedó impregnado con la certeza de que somos hijos de las estrellas...

Amo las noches estrelladas. Nada como ellas para darnos la sensación de inmensidad. El cielo azul es glorioso, lo admiro, lo amo, pero en las noches, cuando el intelecto duerme, cuando el sol descansa, podemos escaparnos a esa zona del espacio sin límites y viajar entre las estrellas. Si superar las distancias está condicionado por la velocidad que se logre desarrollar en un tiempo determinado, me pregunto si en alguna parte de nuestro ser seremos capaces de imprimirnos tal velocidad que podamos tocar las estrellas con sólo mirarlas. Yo creo que sí, que es posible, que algo en nosotros sale y está allá, en eso que al mirarlo, lo amamos.

Te invito a que miras las estrellas. Busca un lugar alejado de las luces de la ciudad y déjate absorber por ese manto de pequeñas lucecitas titilantes. Tómalo como un ejercicio espiritual. Busca escuchar el sonido que las conecta. Vacía tu mente, dale permiso de locura, conéctate con la estrella más brillante y habla con ella. Las cosas más increíbles de la vida, las más fantásticas no se hacen, simplemente pasan. Nos toca preparar las condiciones para que se produzcan, eso es todo.

A veces tengo la sensación de que estamos atrapados por capas y capas de cosas que no son verdad, fantasmas de la mente y las emociones que nos tienen dando vueltas en el mismo lugar, haciéndonos creer que nos desplazamos y sólo estamos repitiendo patrones que han sido fijados por una sociedad que no le encuentra sentido a la vida y cubre esta carencia con el ansia de poseer cosas externas, como si fuera posible...

El verdadero secreto del poseer está en el mirar, no en el tener. La mirada es un don divino. Cuántas cosas maravillosas han llegado a tu vida y por no mirarlas se han ido sin afectarte. Cuando miramos algo con amor, le damos entrada en nuestra vida y podemos percibir la sublime sensación de estar unidos, conectados, en una gran red de vida universal. Cuando miramos las estrellas, las relaciones se vuelven cósmicas.

Hay una parte de nosotros que comulga con esta realidad. Es una parte luminosa y divina que ejecuta un trabajo misterioso en otra esfera a la que no tenemos acceso con nuestra mente común. Pero quien sabe, algún día atravesaremos esa frontera, la última, y nos daremos cuenta del maravilloso trabajo que esa parte divina hace en el Universo.

Lo importante ahora es establecer contacto con esa dimensión. Y ésta debe ser nuestra mayor preocupación, nuestro trabajo constante durante las meditaciones, de manera que podamos acallar pensamientos, emociones, impulsos y en esa calma, percibirnos en esa dimensión excelsa de la vida, quintaesencia de Dios mismo.

De la misma manera que participas en la vida de tu familia, debes aprender a participar en la vida del Cosmos. No tienes que ser astronautas ni llegar a la luna, porque eres un pasajero en la Gran Nave llamada Tierra, y en ella surcamos el espacio entre las estrellas.

Para participar en esa gran vida cósmica puedes sentarte, por un tiempo en silencio, sin moverte, simplemente concentrándote en la respiración. Entonces, mentalmente déjate elevar, imaginándote que sales de tu cuerpo por la apertura en el tope de tu cabeza. Y sigues elevándote a través de tus cuerpos causal y búdico, hasta que llegues a tu cuerpo átmico y una vez allí te conectas con el Alma Universal y participas de Su trabajo que realiza simultáneamente en todas las regiones del Universo. Simplemente imagínalo. Tu conciencia cerebral no lo va a entender, pero no importa, porque tu Ser Superior sabe muy bien lo que hace. Tú simplemente respiras e imaginas. Cuando regresas, quedas impregnado de eternidad, de inmensidad.

En las mañanas, cuando saludes al sol date cuenta que estás mirando el centro mismo de nuestro sistema solar y siente que participas de toda esa luz que se despliega en  la mañana. Conéctate mentalmente con el sol y decreta:

 “Yo Soy la brillante y radiante presencia de Dios, atemporal, eterna, pura y perfecta...”

 Y siente que eres un sol irradiando luz y amor, que de tus manos salen rayos de sol que bendicen a todas las criaturas. Participa de la fiesta del amanecer que es un ritual cósmico de luz.

En las noches busca una estrella y conéctate con ella. Permite que evoque tu Espíritu inmortal. En el mes de Diciembre, desde mi balcón, veo la constelación de Orión. Está tan distante... pero cuando la miro, siento que se acerca. Mirando así descubrí que las distancias que nos separan, cuando nos miramos con amor, se convierten en los espacios que nos unen.

Cuando te centras en la vida, en la luz en el amor, que son tus principios divinos, encuentras en tu pequeña vida, pedacitos de la inmensidad del cosmos, semillas que dejaron las estrellas en ti. Tenlo siempre presente. Cuando amas, en tu mirada, en tus caricias, en tu voz, se reflejan también las estrellas. Tú eres parte integrante del Espacio Infinito. Eres un Hijo del Cosmos expresándose en uno de sus múltiples planetas, la Tierra.

Que la Madre te envuelva en su manto de estrellas. Con amor,

Carmen Santiago fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Virgo 2008

E L  S I L E N C I O

Cuanto  más observo nuestro modo de vida, más me convenzo de la necesidad del silencio como disciplina para lograr contactos internos que nos revelen las verdades ocultas de nuestra naturaleza divina y nos muestren el sendero hacia los planos de luz. Los ruidos nos persiguen por todas partes, ruidos de máquinas, música estridente, voces que en vez de hablar, gritan. Y nosotros, sin darnos cuenta, vamos elevando la voz y nos sumamos al ruido contaminante que todo lo penetra y va cerrando las puertas internas que nos conectan con nuestro ser.

El cielo está esperando para habitarnos. El trabajo de los círculos superiores está listo esperando que el ser humano genere un espacio en donde descender. Nuestro Ser Superior no puede manifestarse hasta que la personalidad haga el trabajo correspondiente. Y este trabajo necesita el silencio como base para desarrollarse.

El trabajo discipular es como el trabajo de un escultor. Va sacando de la piedra aquello que le sobra para revelar la escultura que, en nuestro caso, es el rostro de luz de nuestra alma. Vivimos pensando que nos falta algo cuando lo que sucede es que nos sobran pensamientos, palabras, objetos, deseos, movimientos...

El objetivo de la meditación es lograr un silencio interno y una paz tan profunda que podamos unirnos a nuestro ser Superior, la quintaesencia de Dios mismo y entonces, participar en la vida del cosmos, nuestro verdadero hogar. La Tierra viaja por el espacio etérico, y nosotros, sus habitantes, recorremos senderos de estrellas. 

La realidad del Cosmos es un imán que ha guiado mi vida. Recuerdo lo que sentía cuando niña, allá en Puerto Rico, al mirar las estrellas. Era un gozo casi físico, porque me desplazaba y mi mente creaba hermosas fantasías. Creo que esto fue lo que me hizo ser una niña ausente, silenciosa. Lo fui perdiendo a medida que fui creciendo, quizás porque las luces de las ciudades ocultan las estrellas, quizás porque el sentido de asombro de la niñez se pierde de adulto, no lo sé...pero se me quedó en el alma el recuerdo imborrable de ese desplazarme en el cosmos, de ese fluir libre, libre... Ahora me doy cuenta que fueron mis meditaciones infantiles, porque el silencio que se logra en la meditación permite ese desplazamiento, ese circular libre, tan parecido a aquellas sensaciones de la niñez, nostalgias cósmicas que quedan grabadas en el alma humana.

Somos seres cósmicos, solares, sumergidos en un mar de tejidos, huesos, instintos, emociones y pensamientos que nos ocultan de nosotros mismos. Nuestra conciencia se fragmenta entre océanos de nombres, detalles, personajes de la vida material. Vamos en pos de lo divino a través de los detalles, de lo externo, de la personalidad del Maestro que nos guía, sin darnos cuenta que lo que necesitamos es un silencio profundo para encontrarnos a nosotros mismos como la Presencia que todo lo abarca y que habita en la unidad de la vida. Que lo más importante que el Maestro nos da es el profundo campo de neutralidad que se forma a su alrededor cuando nos otorga el regalo de su Presencia y nos auspicia para que podamos lograr el contacto interno.

Y nosotros hablamos, hablamos, hablamos... y esperamos que nos hablen.  Parece que es obligación hablar cuando nos juntamos porque no sabemos compartir el silencio. Recuerdo una vez que fuimos a visitar a un ser muy especial cuya práctica espiritual contempla el silencio y la vigilia como pilares fundamentales. Y uno de los compañeros del grupo no paró de hablar. Habló y habló de cosas sin importancia porque no comprendió que estábamos allí para compartir el silencio y de esta manera, poder comunicarnos desde el alma.... Confieso que hasta visualicé una mano color violeta que le tapaba la boca a ver si se callaba pero no funcionó.  Fue una oportunidad perdida que todavía lamento...

Vivimos una vida tan ruidosa que necesitamos, de tanto en tanto, hacer retiros, convivencias, en sitios de paz y silencio. Si tomamos conciencia que, cómo humanidad, somos el centro laríngeo del Señor del Mundo, del Logos Planetario, tendríamos que tener sumo cuidado al hablar y hacer uso de un poder divino que se nos ha otorgado. Podemos utilizar el triple filtro de Sócrates y preguntarnos si lo que vamos a decir es verdadero, útil y bueno. Si falta uno de estos tres, es mejor callar.

Cuando la persona va acercándose más al alma,  a su ser superior, más necesidad tiene de silencio y más le atormentan los ruidos externos. Decía el Maestro Omraam Mikhael Aivanhov que el ruido mantiene a los seres humanos en las regiones bajas de la psique humana y los previene de entrar al mundo sutil. Que el silencio es el lenguaje de la perfección mientras que el ruido es la expresión de un defecto o una anomalía, o el reflejo de una vida desorganizada y anárquica. Y añadía que en la presencia del ruido su único deseo era abandonar el lugar e irse lo más lejos posible...

¿Cómo cultivar el silencio? Una disciplina sugerida es escuchar música. Seguir cada nota, cada instrumento con tanta atención que nos permita acallar nuestros pensamientos. También se sugiere el canto. Por supuesto que hablamos de música que nos eleve, de los grandes compositores, no de música rock, salsa o merengue...

Otro método es escuchar los sonidos de la naturaleza. Ellos resaltan el estado de silencio en el que ella se encuentra. Mi pasión por el Monte Shasta, al norte de California, se debe a que en ella he podido percibir el silencio como en ningún otro sitio, y en ese silencio uno puede ascender a planos muy sutiles. Las grandes montañas de la Tierra son templos de silencio. Recuerdo cuando estuve en el gran Chimborazo, en Ecuador y su danza de nubes que nos sumergía en el silencio. Y cuando, por el sur del sur, frente al Aconcagua, quise hacer unos decretos y la voz se enmudeció en mi garganta y me uní tanto a esa Gran Señora que el silencio me habitó por un instante. Ciertamente si quieres saber lo que las grandes montañas de la Tierra guardan como el más sublime secreto de este mundo, necesitas la disciplina del silencio.

En el silencio y sólo en el silencio podemos sentir que la vida circula en una eterna danza y nos une en redes mágicas que expresan un sus diseños maestros la divina destreza del Dios del Universo.

Que puedas percibirlo en lo profundo de tu ser y descubrir en tu silencio que somos uno.

Con amor profundo,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Leo 2008


TIEMPOS DE CRISIS, TIEMPOS DE ACCIÓN

UNA INVITACIÓN DE SERVICIO

Padre nuestro que estás en el cielo, padre amado SANAT KUMARA, tan cerca y tan lejos. Cerca porque vivimos en ti, lejos porque no te invocamos y nuestra invocación es tu sendero de acercamiento a nosotros.

Nuestro Padre no es un ser desconocido y lejano a quien no podemos alcanzar. El está aquí, sosteniendo en Su Ser a todo nuestro mundo. Nuestra pequeña voluntad existe porque forma parte de Su Voluntad. El es nuestro Creador inmediato porque es el padre de cada Alma de esta humanidad, la Vida central y directriz que anima y mora en el planeta tierra y en toda la vida que aquí se encuentra.

Existe el Dios Uno, ése Centro Cósmico Creador de donde todo ha salido, de donde ha salido el Cosmos, el Hombre Celestial y los grandes Avatares. De El nada puede decirse que no sea que es la Fuente última que nos recibirá cuando en nuestra evolución alcancemos cumbres más altas que la de nuestro Logos. Dentro de esa gran vida hay muchos Logos Cósmicos, Solares y Planetarios quienes habiendo sido creados a imagen y semejanza de su Padre, a su vez crean de Sí mismos. Nosotros, los humanos, somos hijos de Dios, pero esa condición está anclada en nuestro propio Logos Planetario. Somos en Él y El es en nosotros.

Cuando reconocemos nuestra paternidad y la sabemos cercana de alguna forma se ajusta nuestra psiquis. Es como recuperar al Padre, a nuestro progenitor, nuestros orígenes, nuestras más profundas raíces. Si reconocemos que está en el planeta, que nos sostiene, que estamos en El, recuperamos esa paternidad perdida y la seguridad de saberse amado por un Padre cercano y alcanzable.

Nuestro Padre Sanat Kumara encarna en sí mismo al Logos Planetario. Su naturaleza es tal que puede sostenernos a todos y es la cabeza de toda la vida oculta del planeta. Es también llamado en las escrituras El Anciano de los Días, el Joven de las Eternas Primaveras, El Sacerdote del Altísimo, Melkisedeck.

Todos los días invoquemos la bendición de nuestro Padre porque cuando invocamos la conexión es más directa. ¿Qué padre no oye el llamado de un hijo?

Estamos transitando un tiempo especial en la historia de nuestro planeta. Es un cambio de Era que nos trae cambios de paradigmas en todos los órdenes de nuestra vida. Hay quien dice que también traerá un cambio a nivel geológico, no lo sabemos ni consideramos que es lo más importante, pero tenemos que reconocer que vivimos tiempos críticos. Estos tiempos tienen una doble cualidad, si bien estamos siendo sometidos a cambios a veces repentinos en casi todos los órdenes de nuestra vida, por otro lado tenemos mucho más ayuda que en otros tiempos. El Cielo se acerca o como dicen otros, la Jerarquía se exterioriza. Nuestro Padre está más cerca que nunca en espera de nuestra invocación.

Si reconocemos nuestra paternidad y el tiempo que vivimos podemos desarrollar una estrategia para que la Voluntad de Dios pueda precipitarse en nuestro mundo. El Maestro Omram Mikhael Aivanhov decía que la condición femenina, receptiva era fundamental para poder hacer descender al planeta las energías que lo transformarán.

Queremos invitarles a participar en un trabajo que tiene esa finalidad. Recibimos la inspiración meditando juntos un grupo del Nuevo Pensamiento reunidos en Puerto Rico de diferentes partes de América.

Todos ustedes saben que el sonido es un poder muy grande, porque el sonido es vibración y la eleva o la desciende. La estrategia de la otra polaridad ha utilizado el sonido para que la humanidad descienda a sus grados inferiores de conciencia de manera que la pasión y los instintos rijan su vida. Podemos pensar en esos conciertos de rock y su poder degradante de la psiquis humana. Recuerdo que una vez fui a un concierto de Yanni porque me gusta su música, pero el volumen estaba tan alto que terminé con dolor de cabeza y completamente desvitalizada. Y era una música armoniosa, no quiero pensar lo que me pasaría en uno de esos conciertos de rock…

La idea es trabajar haciendo lo contrario. Busquemos conciertos de música clásica para asistir con el propósito de ser un agente catalizador de las energías superiores. Pueden ser también lugares en donde se reúna mucha gente para ver obras de arte u otro tipo de actividad que eleve el espíritu humano. Vamos a trabajar apoyados en la ley de Impresión. Esto quiere decir que no hacemos nosotros el trabajo sino los grandes seres que se aproximarán por nuestra invocación e impresionarán la conciencia grupal completa en estallidos de luz o estampidas de conciencia. La actitud a portar es la inocencia, el ser niños, sin ideas preconcebidas y creyendo que es posible. Una alegría, una entrega y una aspiración ardiente abrirán las puertas para esta tarea.

El MÉTODO SUGERIDO:

Van dos o más al lugar portando la condición femenina receptiva. Si van hombres deben estar en condición receptora porque es su parte femenina la que puede trabajar en esto. La condición del lugar requerida es la reunión de un buen número de personas en un acto de exaltación de los valores humanos. (Concierto de música clásica, coros, ballet, exposición de pinturas, etc.)

Invocan el alma grupal, reconociendo que existe un grupo de almas que están sosteniendo este trabajo desde los planos internos.

Invocación ardiente a nuestro Padre Sanat Kumara, para Quien trabajamos, reconociendo Su Santa Presencia que está con nosotros.

Construimos mentalmente el Templo del Séptimo Rayo. (Los que no conocen la formación geométrica de este Templo lo invocan diciendo: “que se establezcan en las 10 direcciones de este espacio (norte, sur, este, oeste, suroeste, sureste, noroeste, noreste, arriba y abajo) los Ángeles direccionales creadores del espacio y los Ángeles vibracionales creadores del movimiento y en el centro la Gran Conciencia Cósmica”. Y decimos:   Por el Fuego de la Fe, invocamos para que descienda la Nueva Civilización.

Invocamos al Maestro Saint Germain, al Maestro Morya y al Maestro Serapis Bey.

Decimos: nos reconocemos como agentes catalizadores de sus energías para la elevación de la raza. Y nos dejamos fluir entregados como los niños se entregan a sus juegos.

Este llamado será respondido por aquellos que sientan el compromiso en sus almas. Nos ofrecemos a ayudarles en todo lo que podamos, Nos pueden contactar, a Marta Paillet en Argentina o a mi persona y con el amor más grande les sostendremos en esta aspiración ardiente de elevar la conciencia de la humanidad en estos tiempos de grandes cambios.

Mis hermanos y hermanas, activémonos todos trabajando en el mundo de las causas para elevar la conciencia y ayudar a los Benditos Maestros en su empeño de salvación. Como sea, como puedas, donde sea. Actívate.

Por amor a nuestro Padre y su bendito Plan de Amor y de Luz.

Carmen Santiago fdnpcaracas@yahoo.es


 

 

Mes de Cáncer 2008

EL ASHRAM, LA CASA ILUMINADA

 

El signo zodiacal de Cáncer dice: “Construyo una casa iluminada y en ella habito” Son muchas las casas que habitamos: el cuerpo, la vivienda, el planeta, el Universo… Para los Discípulos, la Casa es el Ashram, Su Casa Iluminada.

Para ayudarnos en la comprensión de lo que es realmente esta casa iluminada buscamos inspiración en la enseñanza que el Maestro Saint Germain proyectó a través de Lucille Cedercrans.

Un Ashram, o mejor dicho, la Vida Grupal Ashrámica es una organización de Propósito, Amor y Actividad Inteligente, un punto focal dentro de la Vida Una a través del cual un cierto tipo de energía, fuerza, sustancia y conciencia, fluye hacia todo aquello que vibra por debajo de su frecuencia. Su organización pertenece a la esfera de las almas y solo podemos entenderla desde la perspectiva del alma y no de las personalidades.

El Ashram es, principalmente, la suma total de la conciencia del Alma del Maestro compuesta por la vida de las almas que están kármicamente relacionadas con El y han sido atraídas a su esfera de influencia con el propósito de recibir su guía espiritual. Un  Maestro es aquel que ha entregado su propia individualidad a la Vida Una, ha logrado, a través del proceso de evolución, la maestría sobre los mundos físico, emocional y mental además de la esfera búdica y funciona dentro de lo que puede llamarse un foco monádico, un foco de puro aspecto espiritual.  

En esa entrega ha sacrificado su envoltura o cuerpo causal y funciona a través de lo que podría ser su instrumento en un momento determinado sin el beneficio de una envoltura causal individual. Con el rompimiento de su envoltura causal  su conciencia fue absorbida por el foco monádico, y su vida empieza a convertirse en la vida de Cristo.

Pero aquello que aparentemente se pierde siempre está contenido en algo mayor. Su vida, como Alma, está constituida por la totalidad de la vida del alma de Su Ashram. Debido a que su individualidad ha logrado el alineamiento profundo con la Vida Una ya su vida no es causal en sentido individual; es causal en sentido ashrámico. Él es un foco del Espíritu, Él es el punto focal monádico para todos aquellos dentro del Ashram y por esta razón es responsable de transferir a la conciencia  menor de su Ashram, (la conciencia del Alma)  Aquello que lo impregna a Él.  

Cada Alma, funcionando dentro de la envoltura causal y orbitando dentro de la Vida Grupal Ashrámica es una parte de la conciencia del alma de ese Maestro quien permanece en el centro del Ashram.

La Vida grupal Ashrámica está compuesta por   servidores desde el probacionista, discípulos de varios grados hasta la vida central directriz, el Maestro del Ashram. Todos son servidores. Dentro de la esfera búdica, el entero Ashram, individual y colectivamente, está sirviendo a la Vida Una. Cada Alma tiene su particular relación de servicio con el Propósito Divino y con las otras Almas que componen el Ashram. Mirando la personalidad nadie puede saber el servicio que el Alma pueda estar prestando en un momento determinado. Lo importante es que el alma encarnada (nosotros) se esfuerce en sentir el sonido del Alma, llevar su tono al instrumento para que la idea formulada por el Alma llegue a la conciencia cerebral de manera que pueda cooperar con ella y convertirse en un alma consciente encarnada sirviendo al Plan.

En la vida grupal Ashrámica cada Alma es individualmente causal a aquello que está por debajo, pero el sentido de unidad en la esfera búdica hace que la relación en el Ashram logre un grado de conciencia grupal. Es precisamente dentro de ese campo ashrámico de interrelaciones, que el Alma, aprende a ser causal en sentido grupal y no individual. Es precisamente en la interrelación del Alma dentro de la Vida Grupal Ashrámica que se logra eventualmente el foco monádico, que es la frecuencia menor posible capaz de conocer el verdadero Propósito Divino.

El aspecto formal del Ashram se sostiene por medio de la emanación de Luz del Maestro que fluye por todo el Ashram, manteniendo así las relaciones de las envolturas causales o egoicas que han encontrado su lugar allí. De esta manera se forma ese anillo-no-se-pase que constituye la periferia del Ashram la cual debe ser perforada  por el Alma que está intentando hacer su primera entrada a la Vida Grupal Ashrámica.

El Alma, dentro de la Vida grupal Ashrámica, no sólo es una parte de la vida del Alma de su Maestro sino que también participa y ayuda en la creación de lo que puede llamarse la nueva envoltura causal del Maestro que, recuerden, ya no es causal en sentido individual.

Esta luz etérica, la envoltura causal, que es la emanación del Maestro y constituye el tercer aspecto ascendido, una parte del cuerpo de Cristo, está disponible al Alma en su propio plano.  Y es a través de este medio de expresión que se puede establecer el contacto de uno con otro y también con el Maestro.

Aunque el crecimiento y desarrollo como individuo procede de una base individual, esto cambia completamente cuando se ha perforado la periferia del Ashram porque ahora el crecimiento y desarrollo dependerá del crecimiento de la actividad de servicio en la que se entra. Por ejemplo, si un grupo se ha reunido alrededor de un discípulo, su crecimiento y desarrollo ahora dependerán del crecimiento y desarrollo de estos seres que han sido atraídos a él y a los cuales él sirve.

Otro punto a recordar es que mientras más alto es el grado discipular menor es la preocupación en cuanto al desarrollo y crecimiento individual. A veces esto se convierte en un problema para el Maestro porque debe inspirar a su discípulo a que le dé mas tiempo, energía y esfuerzo a su crecimiento y desarrollo de manera que aumente su capacidad de servicio, pero sin crearle una tendencia a la auto consideración y el deseo de logro espiritual.

Cuando el ser humano empieza el sendero  predeterminado por su alma (que usualmente no es registrado por la conciencia cerebral), ha trazado una meta específica de crecimiento espiritual y desarrollo que le permitirá, tocar, por decirlo así, la puerta de la maestría.

Que puedas relacionarte con tu Ashram, reconocer tu Casa Iluminada, trabajar para cumplir sus Propósitos, ser de ayuda al Maestro y dar así los pasos que te conducirán al logro de un nuevo estado de conciencia, la conciencia grupal, que es la conciencia individual olvidada, sacrificada en bien del grupo y recuperada gloriosamente en una conciencia superior, la conciencia monádica, la conciencia del Espíritu.

Que juntos lo logremos para que el Propósito que los Maestros conocen y sirven se cumpla plenamente en nuestra amada casa grande, la Madre Tierra. Es mi sincero deseo para ti y para todos.

Con amor fraternal, siempre desde el alma,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Géminis 2008

EL GRAN CONTACTO

Regresando de mi pasado viaje a Miami estuve leyendo el libro “Ashramic Impressions” que contiene   enseñanzas del Maestro Saint Germain por medio de Lucille Cedercrans,  y llegué a una comprensión muy profunda. Sentí que algo en mi conciencia se expandió y sé que la comprensión vino de niveles muy profundos de la conciencia, difícil de expresar con palabras. En mi afán de compartir y dar la oportunidad a otros de la misma experiencia, quiero compartir lo leído con la esperanza y el deseo de que ustedes también puedan recibir esa misma luz. Les traduzco y les resumo:

“Al encarnar el Alma emite un sonido el cual contiene una intención específica destinada a producir un efecto específico dentro del cuerpo de humanidad a través toda la encarnación en una secuencia ordenada de eventos.

La conciencia que está encarnada y que desde su vehículo está esforzándose en cooperar en la Influyente Alma Espiritual, tiene una obligación con ella y con el resto de la vida ashrámica. (Está hablando de un discípulo o aspirante). Esa obligación radica en hacer el esfuerzo de traer ese sonido, ese tono, al instrumento, traer esa idea formulada (que es el efecto predeterminado que esa vida va a crear dentro del cuerpo de humanidad) a la conciencia cerebral para cooperar con ella.

La Influyente Alma Espiritual está obligada a emitir su nota a la conciencia encarnada y su instrumento (cuerpo físico, emocional y mental). La conciencia encarnada a su vez, está obligada a recibir esta nota y esforzarse en reproducirla dentro del cuerpo de la humanidad.

El Alma ha sido enviada a un área específica en donde busca realizar su contribución a la Vida Una dentro de los planos físico, emocional y mental. Se le ha dado la energía, la fuerza y la sustancia con la cual construir, crear su instrumento de servicio. Tiene que lograr maestría sobre esa energía, fuerza y sustancia para que pueda hacer su contribución, en su nivel particular, a la Vida Una. Este es el problema que el Alma enfrenta.

Ser un Alma Consciente Encarnada como tal es, en un sentido, un nuevo esfuerzo dentro del cuerpo de humanidad. El Ashram (se refiere al Ashram de Síntesis) está esforzándose, vía la iniciación que está tomando, de llegar a ser el Alma Consciente Encarnada dentro del cuerpo de humanidad, que hará posible la iniciación de humanidad a la conciencia del Alma dentro de cualquier nivel evolutivo de desarrollo. El hombre  animal  puede ser, dentro de su lugar particular de evolución, un Alma Consciente Encarnada a medida que la humanidad toma la iniciación. Esto no significa que funcionará en el más alto desarrollo evolutivo del Alma, sino que en su estatus particular evolutivo, estará conscientemente identificado y, por lo tanto, desarrollándose como el Alma.

Contemplen, consideren a la Influyente Alma Espiritual dentro del Ashram esforzándose primero en establecer contacto con su conciencia encarnada, esa conciencia dentro del cerebro que se ha identificado con la forma. Consideren el tremendo problema con el que se enfrenta. Ella vive en un mundo sin formas, (sin formas si comparamos el plano búdico con el físico). No tiene palabras con que hablar. El sonido que emite es silencioso. No piensa con imágenes. No utiliza el mismo movimiento de la sustancia mental, astral, físico-etérica. ¿Cuál es, entonces, el método de contacto con la conciencia encarnada? ¿Cómo puede impresionar con su planificada actividad de servicio que siempre tiene que ver con la evolución de la conciencia humana, a esa conciencia que está prisionera de todas esas formas?  

Si esa conciencia encarnada es una extensión de la Influyente Alma Espiritual, ¿dónde esta el vacío? ¿Qué los separa? Consideren la ilusión y el glamour del estudiante promedio quien, en meditación recibe dentro de su conciencia cerebral un grupo de palabras y piensa que es su Alma que le habla, o ve un cuadro hermoso y cree que es su Alma impresionándolo con una idea. Entiendan que esto es solo la actividad de la forma que encarcela a esa conciencia encarnada. Y entiendan entonces, el problema que la Influyente Alma espiritual confronta, una barrera de formas, palabras, pensamientos, imágenes que el cuerpo mental arroja entre sí misma y el Alma.

Existe sólo un método por medio del cual se puede establecer el contacto con el Alma y es vía la conciencia misma. Es un hilo de conciencia la línea de conexión entre los dos. De alguna manera, la Influyente Alma Espiritual, cuya percepción consciente es sabiduría sin formas, tiene que moverse a lo largo de ese hilo hacia la conciencia que está encarnada atravesando las formas mentales y astrales de la personalidad sin formar parte de ellas que son, precisamente, la barrera entre los dos.

Por ejemplo, ¿cómo podemos captar lo que es el amor? Ciertamente no es sintiéndolo porque sentir pertenece al cuerpo astral y es solo parte de la barrera mencionada. Hay que entrar en la Conciencia del Amor. No es a través de las palabras, de la forma. La forma que el Alma tiene de comunicarle el Amor a la personalidad es moviéndose como la conciencia del amor, hacia abajo por el hilo que los conecta,  manteniéndose libre de la forma hasta llegar a la conciencia cerebral. Una vez que esto ha sucedido, la conciencia cerebral expresa ese amor en el mundo de la personalidad. Sentarse en el cerebro y recibir palabras o imágenes o entrar en cualquier clase de movimiento y definir esto como una comunicación con el Alma, es puro espejismo, glamour.

El Alma, o sea, la Conciencia, se comunica por encima de los niveles de la lógica y de la forma. Pero para comunicarse con la forma hay que usar formas. Entonces, ¿qué podemos hacer? ¿Te has atrevido alguna vez a meditar por encima del nivel de la lógica, fuera de las barreras que impone la forma, para percibir en el sentido más puro la esencia que luego tendrás que revestir pero que sabes que nunca podrás expresarla en su pureza? Más tarde podrás revestirla con palabras para aquellos a quienes sirves, y serán  como un punto de entrada hacia su significado Pero el buscador debe llegar a esto por sí mismo, dentro de su conciencia enfocada y dentro de ese punto de tensión que se atreve a permanecer desnudo, sin formas.

El Amor, al igual que cualquier otra abstracción, desafía la lógica.”

Reflexionemos juntos. Con profundo amor,

Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Tauro 2008

LOS VIENTOS DEL DESTINO


 

La vida es como una película de cine. Empieza en el momento que naces y termina cuando mueres. En esta película, tú no sólo eres el personaje principal, también eres el autor, el libretista. Cada escena está compuesta de tus actos, pensamientos y sentimientos y, aunque te parezca extraño, tú decides la calidad de cada una de las escenas.

 

Somos más libres de lo que queremos creer, porque tenemos el poder de elección, tenemos libre albedrío, que es nuestro patrimonio y es parte de nuestra naturaleza. No podemos dejar de elegir. Y cuando no hacemos nada, estamos eligiendo no hacer nada. Entonces, si siempre tenemos que elegir, ¿por qué no elegir bien, si de nuestras elecciones depende nuestra vida?

 

Víctor Frankl estuvo en un campo de concentración en la segunda Guerra Mundial. Allí sufrió toda clase de horrores, perdió a sus seres queridos, padeció hambre y su vida era un sufrimiento constante. En una película así, ¿qué final le hubieras dado si fuera tu película?... Un día, mientras los guardias le pegaban y le gritaban, él se dio cuenta que su meta mayor, la última, era el Amor. Y entonces no jugó el papel de víctima.  No odió a sus victimarios, no se preguntó ¿por qué a mí? No dijo, “esto es injusto”. En vez de eso, decidió entrar en la grandeza de su alma. Decidió jugar en su película el papel del héroe que lucha por amar a pesar de las más difíciles circunstancias, y la convirtió en una obra maestra.

 

¿Crees que tu vida terminará siendo una obra maestra? ¿O serás una hoja empujada por el viento? El Budismo nos enseña que hay ocho vientos que soplan constantemente: pérdida y ganancia, alabanza y ridículo, reconocimiento y culpa, sufrimiento y gozo. ¿Cuál viento sopla más fuerte en tu vida?

 

Sólo cuando desarrollamos la conciencia, cuando la expandimos, podemos librarnos de esos vientos que siempre soplan para que podamos escribir el libreto y desarrollar el personaje de acuerdo al plan del Alma, que es el verdadero Ser, lo que tú eres en verdad. Allí está el libreto original, que es el plan de tu vida, tu programa, tu proyecto, gran parte del cual, compartes con toda la humanidad. Porque hay un plan general en el que estamos todos comprometidos, y un plan específico para cada uno.

 

El plan general es el trasfondo en donde se escribe el plan específico, y es bueno entender un poco este plan general, estar consciente de él. El Maestro D. K. lo resume magistralmente: “Al ser humano se le ha confiado la tarea de elevar la materia al cielo y de glorificar correctamente la vida de la forma mediante la manifestación consciente de los poderes divinos”.  

 

Y ¿cuáles son esos poderes divinos? ¿En dónde están? Están en el alma, guardados por el Ángel Solar que nos habita.  Déjame enumerarte algunos: la inclusividad, el amor, la buena voluntad, la alegría y la felicidad, la cooperación, la solidaridad, la participación, la impersonalidad, la comunicación telepática, el desapego, la libertad, la serenidad, la calma interna, la responsabilidad, la sabiduría y la intuición.  Conviértelos en pensamientos semillas y cuando medites pídele al Ángel Solar que te introduzca en su Reino para que puedas aprender de tu naturaleza interna y las expreses en tu vida.

 

El plan específico es tu libreto, la forma personal de realizar la tarea encomendada a la humanidad. Podemos decir que el plan general nos marca los parámetros con los cuales podemos hacer una buena película  para no tener que repetirla si nos queda mal. Y nos queda mal cuando actuamos contrario al plan general. Entonces la vida nos hace repetir cada lección no aprendida, porque de eso se trata. Estamos aquí, en esta escuela planetaria, aprendiendo a ser almas conscientes encarnadas que manipulan la materia para hacerla más sutil y poderla “elevar al cielo”. Y es desde el alma, que es lo que somos, que podemos elegir correctamente. 

 

Todo el asunto se resume en tu poder de elección. Cada decisión que tomas produce un suceso, un acontecer.  A veces de inmediato, a veces toma más tiempo. Pero siempre has elegido. Si quieres cambiar tu vida, que es tu película, tienes que cambiar tus decisiones. El que elige responder con enojo, representa el papel del enojado y, aunque cambien las circunstancias, tenemos un personaje que responde con enojo. Y como en la vida, las cosas se atraen por afinidad, en esa película habrá, sin duda, mucha gente enojada. Te invito a que mires a tu alrededor y te des cuenta de los personajes de tu película. Si hay mucha gente enojada, es que escogiste el enojo. Si hay mucha gente amorosa, elegiste el amor, si hay muchos mentirosos, elegiste la mentira.   

 

El desarrollo interno conlleva hacerse cargo de uno mismo, escribir el libreto sin responder a los vientos que siempre soplan.

 

En este mundo tampoco existe la casualidad, todo tiene una razón de ser. Por tal motivo hay que aprender a bendecir el bien de cada situación. Y cuando la situación nos hace sufrir, hay que aprender la lección y dar gracias por ello. Cuando elegimos dar gracias la vida se llena de dulzura y lo amargo de la experiencia se disuelve, dejándonos el valor de lo aprendido.

 

Dar gracias nos conecta con el alma. Dar gracias es la alabanza más excelsa al Dios que habita en nuestro corazón. Dar gracias multiplica las bendiciones que constantemente derrama el alma sobre su criatura. Dar gracias nos une a Dios. Cada vez que te encuentres ante una persona que te hace la vida “difícil” da gracias por la lección y bendícela, diciendo “esta persona me trae una lección que necesito aprender”.

 

Que los vientos que soplan se diluyan en la roca de la gratitud, que nuestra película sea nominada a los Oscares celestiales, para que podamos todos juntos decir, “Valió la pena vivir”.

 

Sidhharta Gautama dijo: Una vida es como un relámpago en el cielo que se desliza veloz como un torrente por la pendiente de una montaña. Nos hemos detenido momentáneamente para encontrarnos unos a otros, para conocernos, amarnos y compartir. Este es un momento precioso, pero transitorio. Es mi pequeño paréntesis en la eternidad. Si compartimos con cariño, alegría y amor, crearemos abundancia y alegría para todos. Y entonces, este momento, habrá valido la pena”

 

Con profundo amor, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Aries 2008

La Posesión Divina

 

A través de tantos años de búsqueda en el sendero espiritual uno llega a conclusiones que al principio parecían imposibles. Uno busca y busca en el estudio, en la práctica de la meditación, en la oración el contacto interno, y un día, de repente, se da cuenta que eso que se busca, el Yo Superior, el Alma, es tan y tan diferente a la personalidad que inmediatamente se inicia una crisis al reconocer que los valores materiales que han consumido gran parte de la vida son tan pasajeros como las hojas del otoño. Y entonces, comienzan a aparecer, amenazantes, en el horizonte de la conciencia, los valores del alma humana. Y digo amenazantes porque amenazan, en verdad, a la personalidad y sus valores materialistas.

La primera sorpresa es el reconocimiento de lo que se es en verdad. Por fin se empieza a ver la diferencia entre la naturaleza animal y la humana. Entonces uno se da cuenta que el problema más grande que tiene la humanidad es que todavía no es completamente humana porque apenas expresa su verdadera naturaleza y su vida se rige por los valores de la personalidad y su naturaleza egoísta.  Somos humanos porque somos el Alma. La mente, ese elemento que creemos que nos diferencia del animal, es una consecuencia del Alma. La Presencia del Alma en un cuerpo ocasiona la formación del cuerpo mental. Cuando ese milagro de la vida sucedió en nuestro mundo, hace millones y millones de años, el animal animado por el Alma se incorporó y se dio cuenta que existía. Pudo decir.. “yo soy”… Apareció el germen del Reino Humano, empezó el recorrido del Alma por la materia, el tiempo y el espacio que lo lleva a ser, en este suelo terrestre, un Alma Consciente Encarnada, un humano en toda su expresión.

Uno se pregunta, ¿si ha pasado tanto tiempo, cómo es que todavía estamos en esta encrucijada? Nuestra civilización ha llegado a un desarrollo tecnológico de tal magnitud y sin embargo la cifra de gente con hambre en el mundo aumenta cada día. En el 2006 la FAO decía que el hambre crónica abruma a 820 millones de personas en todo el mundo. “Cada año, más de 20 millones de lactantes nacen con insuficiencia de peso en el mundo en desarrollo. Estos bebés corren más peligro de morir en la infancia, y aquellos que sobreviven a menudo padecen discapacidades físicas y mentales durante toda su vida. También señala que es lamentable lo poco que se hace para combatir el hambre, si bien los recursos necesarios para evitar con eficacia esta tragedia humana son minúsculos en comparación con los beneficios de invertirlos en esta causa.  El número de personas hambrientas en el mundo actualmente está creciendo a un ritmo de cuatro millones por año". ¿Humanidad? ¿Es eso acaso humanidad?

Pronunciando las palabras de la Gran Invocación me di cuenta de que el Plan se perdió, se desvió, porque se pide “restablecerlo”. ¿Es probable que en un pasado remoto hayamos sido más humanos? ¿O es que cuando íbamos a llegar a expresar la humanidad, con la incorporación del desarrollo intelectual hubo un desvío? Yo creo que sí. Y para seguir parafraseando la Gran Invocación, … abrimos la puerta en donde se halla el mal, ésa que ahora nos toca cerrar.

El desarrollo intelectual de la Quinta Raza Raíz estaba destinado al reconocimiento masivo del Alma. Desde los instintos, desde las emociones no era posible, Una mente clara, un pensamiento iluminado pueden reconocer la verdad que oculta cada ser humano. Pero la mente, en vez de seguir en su camino ascendente, en busca de “Aquello” que es la causa de su existir, se dio vuelta, debido al excesivo deseo y se encadenó a este cuerpo de emociones y apegos justificando inteli-gentemente cada uno de sus deseos. Abrimos la puerta hacia el la naturaleza animal, deformamos sus instintos, dándole un carácter inteligente, justificando el tener en exceso, sin importarnos la carencia de otros. Y el deseo de tener no sólo impregnó el deseo de las posesiones materiales, entró también en el reino de las sensaciones, de los instintos, de las pasiones. Siempre encontrando fórmulas de pensamiento para salvar nuestra conciencia.

Se abrió la puerta porque cerramos la otra, la que nos conducía a lo que somos, al Alma. Y esa puerta que se abrió está dentro de cada uno de nosotros, inscrita en la naturaleza misma de nuestra personalidad.

“Desde el centro que llamamos la Raza de los Hombres que se realice el Plan de Amor y de Luz y selle la puerta donde se halla el mal. Que la Luz, el Amor y el Poder, restablezcan el Plan en la Tierra”.

Ahí están  dadas todas las claves. Ese centro que llamamos la raza de los hombres es el Alma Espiritual. Cada ser humano tiene adentro, muy adentro, un loto de 8 pétalos, un punto de luz azul eléctrico, que es la semilla divina que nos hace humanos, la semilla con todo el programa en potencia, es el punto en el que somos hechos “a imagen y semejanza de Dios”. Llegar allí es todo lo que hay que hacer, entrar en contacto con lo que uno es, con la Verdad, con la Vida. Esa Luz, Amor y Poder, con la capacidad de sellar la puerta donde se halla el mal, son tus cualidades, porque tú eres el Alma. No se encuentran en la personalidad, no las busques allí.

¿Cómo salir del atrape de la personalidad? Creo que el Maestro Omraam Mikhael Aivanhov nos da la clave cuando en el libro de LA NUEVA TIERRA, instruyéndonos sobre el trabajo con el pensamiento nos dice que oremos a Dios para que venga a habitarnos. “OH entidades celestiales enviadme las criaturas más perfectas, las más maravillosas, para que se instalen en mí, para que me guíen, me instruyan y tomen la dirección de mi vida. Puesto que ni siglos ni milenios será suficientes para cambiar mi naturaleza inferior, atadla fuertemente, reemplazarla por espíritus luminosos capaces de subyugarla y hacer que, a pesar mío, logre realizar vuestros designios. Señor Dios, venid a reemplazar mi personalidad, tomad Vos mismo la dirección de mi vida”. Y podríamos añadir, “Toma, Señor, posesión de mí, desde Tu centro que está en mi corazón, Ese punto de luz que me habita, Cristo en mi, mi esperanza de Gloria.”

Que en esta Primavera, inicio del año solar,  Dios tome posesión de mi, de ti, y de todos, es mi mejor deseo,

Carmen Santiago,

fdnpcaracas@yahoo.es


 

 

 

Un Proceso de Identificación

Mes de Piscis 2008

El proceso evolutivo es en realidad un proceso de identificación. Empezó cuando entramos como una Chispa individualizada del Alma Universal al reino animal, produciendo ese salto cuántico que hizo que apareciera sobre la faz de la Tierra el Reino Humano. Este proceso culmina cuando, desde nuestra condición de humanos, estemos plenamente identificados con el Alma. Es el recorrido del Alma por la materia y su regreso a la “Casa del Padre”. Es nuestra historia, la verdadera.

Cuando la Chispa Divina descendió y se individualizó se identificó con la naturaleza de un hombre animal no evolucionado. Manifestó esa conciencia y vivió las experiencias necesarias para el crecimiento de ese foco de conciencia que estableció con su descenso. Las experiencias y la cualidad magnética de su naturaleza integraron la conciencia mineral con la del hombre animal y de esta manera el hombre y su cuerpo se hicieron uno.

Cuando se llegó a la cúspide de ese desarrollo la Chispa empezó a identificarse con sus emociones. Empezó la experimentación con este nuevo estado de conciencia que promovió las experiencias necesarias para que el nuevo foco de identificación, esta vez ubicado en la naturaleza astral o emocional, creciera y se desarrollara. Estas experiencias y la cualidad magnética de su naturaleza integraron la conciencia vegetal con la del hombre animal. El ser humano, su cuerpo y su naturaleza de sensaciones se hicieron uno.

El proceso de identificación prosigue y la nueva identificación que surge, como consecuencia de las anteriores, es su identificación con la vida de pensamientos. Esto hace que su naturaleza sea más mental, lo que eleva los aspectos mineral, vegetal y animal de su naturaleza, ya integrados, a una unidad   de consciencia focalizada en su mente. El ser humano, su cuerpo, su naturaleza de sensaciones y su mente se hacen uno.

Si bien es verdad que una parte de la humanidad todavía no ha llegado a esta identificación, y sólo ha logrado la plena identificación con su cuerpo de emociones, hay otra parte considerable que ya se ha identificado plenamente con sus pensamientos surgiendo así el ser humano mentalmente polarizado.

Una vez lograda esta identificación el ser humano está en el umbral de reconocerse como un Alma Encarnada. Ya sabe que no es su cuerpo, ni sus emociones, ni sus creencias y así comienza un nuevo amanecer en la conciencia que hace que el ser humano empiece a reconocer su verdadera identidad.

Este Yo integrado comienza a ejercer control sobra su naturaleza forma porque al residir en el cuerpo mental puede darse cuenta de su verdadera identidad y su herencia divina.

Cuando esto sucede, la Chispa que ya se ha identificado como una persona auto-consciente, medio emocional, medio mental en naturaleza, empieza a darse cuenta que es una consciencia habitando los cuerpos, que tiene una naturaleza Divina, empieza entonces a buscar al Prototipo Divino que lo precipitó hacia la encarnación. Se busca a sí mismo. Al principio es un acto medio instintivo, medio intuitivo, del cual está vagamente consciente, pero sirve para establecer un alineamiento tentativo con la influyente realidad de lo que él es, en verdad.

Este alineamiento comienza a impresionar su cerebro que comienza a registrar su naturaleza divina y un día, registra por primera vez, conscientemente, su vida subjetiva y se da cuenta que esa vida es más intensa, mas rica y más llena de significados que su vida objetiva. Empieza a reconocer sus relaciones espirituales y toda su vida cambia. Y en la medida de sus posibilidades se convierte en un agente del “Propósito que los Maestros conocen y sirven”.

Esto significa que tú, el yo consciente pensante, aunque puedas estar aprisionado dentro de una forma animal, y expreses en algún momento la naturaleza animal, nunca realmente lo has sido. Tú, el Yo consciente pensante, con la capacidad de ser creativo, eres un descendiente directo de Dios, dado que eres una chispa de Su Fuego Divino que descendió a la materia e individualizó la suma total de la consciencia que eres ahora.

Todo el proceso es una cuestión de identificación.  ¿Con qué me identifico?  Es la pregunta clave. Krishna nos invita a identificarnos con el “Yo Soy”, la Persona Cósmica que nos habita y que somos en lo más profundo de nuestro ser para ver la divinidad en todo, porque toda la creación es expresión de lo divino.

¿Dónde colocas tu mirada? Porque eso que ves, con eso te identificas. Sucede casi sin darnos cuenta. Para acelerar el proceso evolutivo es importante ser selectivos con lo que vemos.    

Si estás frente a alguien que pueda estar agrediéndote esfuérzate por verle su alma. Busca las cosas bellas y quédate observando. Una amiga me contaba cosas terribles de su marido. Pero cuando su marido murió comenzó a recordar todo lo bueno y de repente el terrible marido se convirtió en un hombre bueno. Esto la ayudó a tener mejores memorias, pero siempre me dije, ¡qué pena! si hubiera visto esas cualidades cuando convivía con él, hubiera tenido una mejor vida.

En las noches, al irte a dormir, recuerda quien eres. Eres la Chispa Divina. Identifícate con ella. Reconoce que tu vida interna está empezando a ser más influyente que tu vida externa. Es probable que si estás en un nivel de identificación suficiente con el alma, ya pertenezcas a un ashram. El Maestro Saint Germain hace las siguientes recomendaciones que pueden ser de mucha ayuda en esta etapa. Te las ofrezco:

 “Cuando te vayas a dormir, suavemente, sin crear un punto de tensión, retira la conciencia del centro ajna, por una línea de luz, a la cueva en el centro de la cabeza. Mira por un momento hacia el ajna, asegurándote que la línea de luz permanece intacta, entonces lleva tu atención a la línea de luz que se extiende hacia arriba vía el centro de la cabeza para soltarse a si misma en una esfera de luz que es la relación con tu ashram. Date cuenta de que esa influyente luz está puesta ahí para ti por el ashram y coloca tu conciencia dentro de ella cuando te vayas a dormir. Esfuérzate en permanecer ahí, sin ningún otro pensamiento en mente que no sea tu relación (como alma) con el ashram, hasta que te duermas.” (*)

Que tus noches, al igual que tus días sean de servicio a la vida. Es mi sincero deseo para ti.  Carmen Santiago fdnpcaracas@yahoo.es

 

* Obra consultada: The Nature of the Soul, Lucille Cedercrans, Lección 23, la cita es de las Pags. 293-294

 

Mes de Acuario 2008

UNA CUESTION DE AMISTAD

 

En estos tiempos en los que los primeros rayos de la Edad Dorada parece que se levantan en el horizonte, todos aquellos que de alguna manera nos sentimos comprometidos con el Plan que los Maestros conocen y sirven, nos deberíamos preguntar si estamos preparados para reconocer esos rayos, o por el contrario, pasan desapercibidos delante de nosotros. 

¿Qué se necesita para estar preparados? Una conciencia que sepa reconocer la vibración superior del Alma Una, la gran Consciencia que anima a toda criatura viviente y que en el ser humano se convierte en la entidad pensante que nos diferencia de las demás criaturas que habitan este planeta. La práctica de ver a Dios en todo, reconocer Su Presencia en todas las expresiones de la vida nos acerca cada vez más al nivel de conciencia necesario para el próximo paso evolutivo que los cielos esperan que la humanidad logre en la Edad Dorada.

Krishna le dice a Arjuna: “Deja que el YO SOY que está en ti sea amigo del YO SOY que está en Mi y en todo.”

Es una cuestión de amistad.  Ser amigo de la Vida, de todo lo que te rodea, de la Consciencia que se expresa en diferentes formas y colores. Ser amigo de ti mismo, reconociendo tu Verdad adentro, muy adentro. Ser amigo del Yo Soy que habita dentro de todos aquellos seres con quienes a diario te encuentras. Reconocer la divinidad en todo es transformar tu mundo. De repente, el paisaje habitual se transforma y aparecen nuevos colores, formas y hasta Seres que no habías visto. ¿Será que los demás reinos ya saben y captan los nuevos tiempos que la humanidad espera? ¿No será que ya llegaron y no los estamos percibiendo?

Siempre he considerado a los árboles seres muy especiales, tan altos, fuertes, verticales, y sus raíces tan fuertes, arraigándose en la tierra, uniendo al Padre que está en los Cielos con la Madre Tierra. Habría que preguntarles. . .

La amistad es la más bella flor que puede surgir en el suelo terrestre. En la amistad todo es voluntario porque no es producto del deber sino del querer. Es una relación libre que no nos condiciona y puede traernos las más bellas experiencias de la vida. Es amar sin condiciones. Por eso creo que la amistad es una fuerza que nos impulsa a abrir el corazón y encontrar los tesoros escondidos que el Alma allí depositó. La amistad es la garantía de que las relaciones matrimoniales, de familia, de trabajo perduren.

Como todo en la vida, la amistad empieza por casa. Tu primera casa es tu cuerpo, tu instrumento. ¿Lo consideras tu enemigo o tu amigo? Si lo consideras tu enemigo, estás condenado a vivir y dormir con el enemigo. Si lo consideras tu amigo, puedes transformarlo y llevarlo a ser como Tú, el YO SOY. Lo dejas satisfacer sus necesidades y tú lo regulas, como cuando se regula el agua en un sembradío, sin que se moje mucho y sin que le falte para el adecuado desarrollo de las plantas. Regular los deseos, los instintos, los pensamientos.

Luego tu segunda casa, tu hogar familiar. ¿Eres amigo de aquellos que conviven contigo? Si se te dificulta busca la amistad del YO SOY que habita en ellos. Para lograrlo practica la amistad en cada acto familiar.

Luego sigue con tus vecinos, tus compañeros de trabajo, tus conciudadanos y con todos los seres con los que entras en contacto. Antes de cualquier otra cosa, saluda mentalmente a la PRESENCIA YO SOY en cada uno de ellos. Ten siempre presente que es tu “amiga”.

Luego sigue expandiendo tu amistad a las criaturas invisibles que son la vida de los reinos animal, vegetal y mineral. Si eres amigo de las plantas las cuidarás, lo mismo con los animales y las piedras. Ser amigo de todos, como el Cristo, Maitreya.

Maitreya significa el AMIGO que es UNO con todo lo que existe. Es la fuerza que sostiene a todos, sin discriminar. Es el Amor Puro. Su mano amiga permanece tendida para todo aquel que necesite su ayuda. Siempre está  presente y Su Presencia siempre constante es nuestra garantía de que lograremos nuestro propósito, el plan de nuestras Almas. Siempre podemos contar con EL.

Un buen amigo, en la vida cotidiana, expresa en lo pequeño esos mismos valores. No te juzga, siempre está presente y su mano amiga está contigo cuando lo necesitas. Si bien, en el mundo de las personalidades no abundan los amigos así, en el reino del Alma es la norma. Es el secreto de la Conciencia Grupal. Los amigos de la Humanidad siempre están presentes aunque no los puedas ver.  Son los Maestros, en quienes podemos confiar, cuya mano amiga siempre esta dispuesta a elevarnos cada vez que caemos.

Maitreya  el Señor, el Cristo de la Tierra, es un gran sabio que desciende de Vishnu, el Segundo Logos, la Luz que Preserva, el Señor de Amor Sabiduría Cósmico. Krishna, el Señor lo nombró Maestro del Mundo y desde entonces asumió la responsabilidad de transmitir la enseñanza a través de las diferentes vertientes espirituales y filosóficas. Sus enseñanzas son de síntesis y bajo la dirección de Krishna inauguró hace 5000 años el Sendero del Discipulado del Mundo. Su nombre indica sus cualidades divinas. Maitri significa amistad, cordialidad, benevolencia y buena voluntad.

Que durante todo este mes de Acuario puedas reconocer a tus amigos, los visibles y muy en especial, los invisibles y disfrutar de la relación de amor más pura, la amistad. Que la amistad nos una a través de la eternidad y juntos podamos celebrar la bendición de la existencia, es mi deseo sincero,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Capricornio 2007-2008


EL CISNE OCULTO

  

Ante  la crisis del calentamiento global y la poca acción para evitar el desastre, la desorientación de la juventud, la toma de los medios principales de comunicación por las grandes corporaciones, la delincuencia y tantos otros males que aquejan la sociedad del siglo XXI ¿qué camino nos queda?

Debemos recordar que hay puertas que siempre permanecen abiertas y son aquellas que se encuentran en nuestro mundo interno. La inteligencia cósmica nos ha dado un instrumento maravilloso para poder vivir y experimentar la vida en la materia. Pero este maravilloso instrumento se convierte en una prisión, en una cárcel inexpugnable  cuando desconocemos nuestra verdadera naturaleza y vivimos según las leyes que rigen la materia importándonos únicamente el tener.

Terminando el año quiero invitarles a recorrer juntos el camino marcado en nosotros, ese que nos conduce a la realidad interna de nuestra Alma, la Conciencia eterna y pulsante que todos somos en lo más profundo de nuestro ser.

Una de esas puertas es la respiración. La respiración es la conexión entre el hombre interno y el hombre externo. El movimiento de la respiración está conectado con el ritmo del universo  y sus ciclos de expansión y contracción. Todo movimiento produce un sonido y aunque nuestros oídos no puedan registrarlo la respiración tiene un canto que los sabios de la antigüedad han identificado con los sonidos SO para la inhalación y HAM para la exhalación. Si pensamos en estos dos sonidos mientras inhalamos y exhalamos estaremos entrando al mundo mágico del sonido sagrado. Cuando la mente se une con la respiración se van juntos hacia la pulsación.

La pulsación canta en tu pulso. Si lo sientes puedes penetrar a través de su movimiento a tu interior. Es otra puerta.

A lo largo de la columna vertebral y en la cabeza se desarrolla un verdadero concierto. Cada uno de los siete chakras principales emite su sonido desde el núcleo central que está regido por una Dakini, una diosa que representa a la Madre Divina y sus siete cualidades. El centro base emite el sonido DAM, el centro Sacro, RAM, el centro plexo LAM, el centro Corazón KAM, el centro Laríngeo SAM, el centro Ajna, HAM y el centro Coronario YAM. Cuando entonamos estos sonidos y visualizamos su centro correspondiente alineamos los centros a través del sonido y se abre otra puerta.

Todo esto te prepara para la puerta principal que está en tu centro corazón. Allí se encuentra la fuerza del amor que todo lo vence. Esa puerta te conduce a la más sagrada de todas, la puerta hacia el corazón oculto, el loto de 8 pétalos, el Centro Narayana. Es el centro pulsante de luz azul eléctrica. Allí eres la Vida Consciente Pulsante. Y todo cambia. Porque has hecho contacto con tu verdadera naturaleza inmortal y perfecta. La cárcel del cuerpo dejó de serlo para convertirse en el instrumento de servicio y expresión de la divinidad en la materia. Y al regresar de esa experiencia de inmortalidad el significado de tu vida se revela. Cada cosa de tu diario vivir adquiere una dimensión diferente y los principios eternos de vida y verdad inundan tu conciencia, empiezas a derribar los muros de separatividad en el que la humanidad se ha encarcelado por siglos y siglos y comienzas a construir a tu alrededor un mundo nuevo. El mundo cambia cuando la conciencia que lo observa cambia.

Si la humanidad no abre la puerta y hace contacto con su naturaleza divina y profunda, el cambio de conciencia necesario para cambiar al mundo no se realizará por más esfuerzos que se hagan. Contactar la naturaleza divina no es profesar una fe o tener determinada creencia o conocimiento intelectual de tal o cual enseñanza. Es descubrir adentro, muy adentro esa chispa divina que somos cada uno de nosotros. Es la experiencia más transformadora que la vida nos ofrece. Abrir las puertas para llegar a ese contacto es lo más importante que podemos hacer en nuestras vidas.

Una puerta grande y luminosa es la puerta del amor desinteresado, porque esa te lleva directo al corazón. Cuando amas así das de ti una quintaesencia, como un perfume que se queda con la persona amada y no importa en qué lugar del espacio se encuentre siempre te podrá encontrar. La conciencia que mora en ti, eterna, no limitada, que habita fuera del tiempo, produce los milagros en tu vida, las coincidencias, el orden que hace que tu encarnación cobre significado. Es la Presencia de Dios en ti.

En estas Navidades zambúllete en lo profundo de tu ser, más allá de los sentidos, en lo profundo de la mente, abre todas tus puertas y contacta la Luz de Budi que es la Luz de la Presencia

Que del sonido SO HAM de la respiración pases al HAMSA, que es el cisne blanco que flota en las aguas de tu espacio interno. Visualiza que eres un cisne blanco flotando sobre aguas azules y ve que las ondas que ocasionan el movimiento del cisne van emitiendo luces doradas. Escuchas el SO HAM, la canción del cisne que es tu canción.

Que puedas abrir todas las puertas que te conducen a tu realidad interna, es mi deseo sincero en estas Navidades.

Con todo el amor del alma,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Sagitario 2007

Una Mirada Positiva

La visión es una facultad del amor porque sólo el amor es capaz de ver y revelar la belleza del alma aprisionada en la forma.

La mirada de la Madre Divina sostiene la Creación. Ella, que en nuestro mundo se expresa a través la naturaleza, es nuestro soporte y sin su mirada no podríamos vivir en este planeta. Ella nos da todo lo necesario, la tierra, el agua, el aire, el fuego, el éter. Nos da el alimento, el magnetismo y la energía necesaria para conducirnos en este mundo.

De la misma manera, la mirada de una madre terrestre sostiene y protege a sus hijos cuando es capaz de mirarlos más allá de sus personalidades y les ve el Alma. Su mirada es una puerta que permite que sus hijos se conecten con su fuente y reciban, de la parte más interna de su ser, la luz necesaria para conducir sus vidas.

Siempre he pensado que los ojos son un misterio tan grande, son las ventanas del alma por donde logramos una comunión muy profunda con nuestros semejantes. Dice el Maestro Omraam que la mirada es el lenguaje de Dios, que Dios y los Ángeles hablan a través de la mirada:

 “Llegará un día en el que los humanos se mirarán como Dios los mira. Y no tendrán malos pensamientos entre ellos, y cada cual expresará libremente su amor a través de sus ojos, de su sonrisa. En el Cielo nadie tiene tiempo de detenerse para hablaros, los ángeles recorren el espacio a una velocidad vertiginosa, superior a la de la luz, pero al pasar os envían una mirada, de la que os acordaréis durante toda la eternidad y mediante la cual sois curados, iluminados, salvados. Nada en el mundo puede comparársele a una mirada así. Es le verdadero lenguaje del Cielo.” (OMA. El Libro de la Magia Divina, Pág. 155)

Día a día nos enfrentamos con la opción de ver lo agradable o ver lo desagradable. Si supiéramos que viendo lo agradable lo atraemos y viendo lo desagradable también lo atraemos, tendríamos mucho cuidado en donde ponemos la mirada.

Cada cosa que se mira entra en nuestro mundo porque los ojos además de ser emisivos son receptivos No comprendo el porqué nuestra civilización ha hecho un viraje tan dramático hacia lo grotesco y lo feo. De repente lo roto y manchado se puso de moda junto con una cantidad de elementos grotescos y degradantes.     No hay duda que esto es un síntoma de que algo se torció en la mente colectiva de la humanidad. Estamos imitando y sacando a la luz las zonas más oscuras y las criaturas más tenebrosas del mundo invisible y habrá consecuencias. Le hemos abierto la puerta a los demonios y luego tratamos de cazarlos. Le damos entrada en nuestro mundo y cuando vemos las consecuencias los queremos matar.

¡Cuántos asesinatos vistos por nuestros niños en la televisión y en los juegos electrónicos! ¿Alguien se habrá preguntado que pasará en sus mentes inocentes, qué cosa estarán grabando en el subconsciente? Es probable que a muchos de ustedes yo les parezca repetitiva al señalar los males de nuestro mundo pero la edad me ha dado ese derecho. Si conociendo las cifras que expresan la situación del mundo no nos damos cuenta que nuestra civilización ha tenido un revés y está a punto de fracasar, entonces, ¿qué nos pasa? Hemos decidido mirar lo negativo, nos acostumbramos a ver crímenes y todo tipo de cosas degradantes para el humano y en la más extrema contradicción no escuchamos las cifras reveladoras que nos dan los expertos de la ONU y las negamos con nuestra indiferencia. A modo de ejemplo, como materia para reflexionar, vean lo que el Pentágono gastó en armamento en el 2006 y las compañías que se beneficiaron:

1.  Lockheed Martin: $26.6 billion.

2. Boeing: $20.3 billion.

3. Northrop Grumman: $16.6 billion.

4. General Dynamics: $10.5 billion.

5. Raytheon: $10.1 billion.

6. Halliburton: $6.1 billion.

7. L-3 Communications Holdings: $5.2 billion.

8. BAE Systems: $4.7 billion.

9. United Technologies: $4.5 billion.

10. Science Applications Int'l: $3.2 billion.

 Si el negocio de la guerra es tan lucrativo, ¿cómo terminarlo? Sólo si nos decidimos y nos acostumbramos a mirar las cosas bellas de la vida, todo aquello que es verdaderamente humano, y lo exaltamos y lo mostramos, de manera que, cuando veamos lo que no es digno de la conducta humana, seamos capaces de reconocerlo. Cuando nos sensibilizamos y vemos en cada cosa la Presencia de Dios, cuando a través de la expresión externa, no importa la que sea, podemos llegar al alma, empieza un proceso en nuestra psiquis que nos va sensibilizando y nos ayuda a distinguir lo que es realmente humano de lo que no lo es. Y así podemos ir dando un viraje y liberándonos de las cadenas impuestas por la manipulación de imágenes y pensamientos que diferentes medios nos lanzan, medios que han logrado un sistema de adoctrinamiento que hubiese sido la envidia de la Alemania Hitleriana; de manera que libres de esas programaciones mentales podamos ver lo que realmente está pasando. Parece contradictorio pero cultivando el arte de ver lo positivo es que realmente podemos descubrir aquello negativo que nos rodea y que nos ata a conductas y actitudes que no responden al género humano y de esta manera podemos dar el viraje, mirando el mundo que queremos con los ojos de la Madre, para sostenerlo con la mirada y hacer que esa realidad interna de nuestra alma pueda expresarse y tener cabida en el mundo externo de la humanidad de la superficie de este planeta.

Tu visión se completa cuando, a través de la miseria humana, puedes ver la gloriosa realidad del Alma humana. Sólo aquellos que han sostenido la visión, que es como sostener el ideal, pueden darse cuenta cuando está ausente y hacer algo que sea determinante, aunque solo sea en su pequeña esfera de vida.

Todos los días decídete a ver lo positivo para que lo hagas crecer. Busca lo bueno de aquel que te hiere y míralo. Todos los seres humanos tienen algo bueno y todos, un alma gloriosa. Mantén tu mirada allí, sostenla por los que no pueden sostenerla para que te conviertas en los ojos de la Madre. Si sientes que te faltan las fuerzas, recurre a la oración:

 “Madre Divina, permíteme ver la vida con tus ojos, mira a través de los míos y revélame la gloria del alma humana y su destino de luz. No me dejes caer en la tentación de creer que las cosas no tienen remedio. Señora Amada y Bella, somos tus hijos, vivimos en ti, danos tu amor para que veamos la gloria oculta y podamos expresarla.”

En este mundo virtual de la aparente materia, como diría un físico moderno, todo es cuestión de cómo ves. Cuando todos logremos ver con los ojos del Alma el mundo cambiará porque habrá cambiado la conciencia que lo sostiene.

Lleva en tu corazón la consigna de Jesús, “Ámense los unos a los otros como Mi Padre os ama” y mira y descubre en tu hermano, su gloriosa alma.  Yo me inclino ante la tuya y reconozco Su mirada en tus ojos. 

Con amor fraternal, siempre desde el alma,

Carmen Santiago 

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Escorpio 2007

¡GRACIAS!

El poder del agradecimiento es tan grande que nos pone en contacto con energías sutiles de gran alcance que tienen la capacidad de elevar la vibración y sacarnos de ese estado en el que no le podemos encontrar solución a los problemas que la vida nos presenta o  no nos sentimos con fuerza para acep-tar las adversidades.

Dar las gracias neutraliza todos los venenos producidos por nuestros propios estados negativos, depresivos y angustiosos. Cuando damos las gracias abrimos unos canales que permiten que la energía del alma fluya hacia nosotros y nos eleve.

La actitud del agradecimiento condiciona nuestra vida interna y la llena de luz. ¿Te ha puesto a pensar cuánto tiempo del día pasas intercambiando con el mundo exterior? Algunos minutos, horas… mientras que contigo mismo pasas todo el tiempo. Puedes elegir tu compañía, pero hay una compañía que está contigo siempre. ¡TÚ mismo! ¡Qué pesado resulta cuando esa compañía está llena de resentimientos, de miedo, de iras! Nos esclaviza y no nos permite disfrutar la maravilla de un amanecer, del cielo azul, el sonido de la lluvia…

No hay nada que condicione más tu existencia que tu estado interno. Hagamos lo necesario para que la abundancia, la belleza y el orden se instalen en nuestro mundo interior. Nuestra civilización “moderna” se especializa en llenarnos de cosas. Compramos y compramos y nuestras casas parecen almacenes. Muchas de las cosas que compramos nos hacen prisioneros porque son caras y tenemos que estar cuidándolas todo el tiempo. Es dentro nuestro que tenemos que tener la riqueza, la belleza y la fuerza, son riquezas que ni siquiera la muerte nos las puede quitar y tienen la capacidad de hacernos feliz.

La puerta para obtener todas esas riquezas internas es el agradecimiento. Si empezamos el día dando gracias, estamos marcándolo en la dirección correcta. No te  levantes de la cama sin antes agradecerle a Dios el día que te da. En las mañanas suelo hacer la siguiente oración que ahora comparto contigo.

Gracias, Padre, por todo lo que me das.

Que todos mis pensamientos, sentimientos y actos sean para tu Gloria.

Que no se haga, Señor, mi voluntad sino la Tuya.

Del  Maestro Omraam Mikhale Aivanhov aprendí a poner el pie derecho primero en el suelo, al salir de la cama, como un símbolo de que todo marchará en la dirección correcta.

Si llenamos la vida cotidiana con estas pequeñas cosas, le vamos cambiando la tónica, la vibración y por afinidad atraemos todo lo bueno a nuestras vidas. Bendecir la comida y agradecer que la tengamos es una de esas cosas que pueden elevar la vibración. Y es tan recomendable, porque la comida que llega a nuestra mesa ha estado tan manipulada que es importante que la impregnemos de nuestra mejor vibración. Mi querido amigo Concepción Ferrufino me ha enseñado que no me tome ningún medicamento sin antes tomarlo en la mano derecha, colocarlo en el corazón y bendecirlo. 

Mi otro buen amigo Leonardo Díaz me decía: “Antes de leer un buen libro, colócatelo en el corazón y busca el contacto con el alma del autor, de esa manera lo comprenderás mejor.”

El Maestro Omraam Mikhael Aivanhov nos enseña saludar a la naturaleza en las mañana, levantando la mano derecha y diciéndoles, “les amo, les amo”. Cuando llego cansada, de un viaje, a mi casa, siento un profundo agradecimiento por el espacio que la vida me ha regalado y saludo a las paredes, los muebles, las plantas y a todos los seres invisibles que comparten mi hogar, así, con la mano en alto, imaginando que el amor de mi corazón salen por la mano como un rayo de luz y los bendice. Y créanme, el espacio palpita y brilla con luz propia y parece decirme: ¡bienvenida!

Son cosas pequeñas con un poder muy grande. La vida es un sucederse de pequeñas cosas cotidianas, pero el resultado lo da la intención, la energía, la vibración que tú le pongas. El ser humano tiene la facultad de llenar los espacios con luz o con sombras, sin importar cuales objetos se tengan o se dejen de tener. Recuerdo una vez que un chico muy entusiasmado me mostraba su dormitorio en donde había colocado en las paredes unos cuadros con motivos espirituales, unos letreros con frases y yo los veía ensimismada sintiendo que era todo tan hermoso. Ya en el hotel, la amiga que me acompañaba me dijo, ¿te diste cuenta lo precario de su habitación? No. No me di cuenta porque sentí tanto amor y entusiasmo que no lo vi, solo percibí el amor que todo lo transforma.

Este mundo está hecho de “Conciencia” y en nuestro universo la Conciencia es Amor. Es una Presencia que subyace detrás de todo. Es cuestión de saber mirar y descubrir la divina esencia de la cual se han hecho todas las cosas, que es el Hijo Divino, el Verbo. Y ese mirar se logra cuando abrimos las puertas del corazón a través del agradecimiento. Cuando valoramos lo que tenemos, le añadimos luz, lo hacemos crecer y los milagros comienzan a sucederse porque atraemos aquello que sostenemos con el pensamiento y el corazón.

Cuando no vemos lo bueno que tenemos lo podemos perder. La queja, la crítica, el hablar sin tener en cuenta si herimos o no, la duda, la sospecha, llenan nuestros ambientes de sombras, de oscuridades y somos nosotros los más perjudicados, porque la vibración baja con la que impregnamos los espacios se nos devuelve y nos sentimos pesados, abrumados, cansados. Cuando servimos o ayudamos a alguien, cuando hacemos un acto de bondad, la vida canta dentro de nosotros y no importa lo que tengamos alrededor, en nuestro mundo interno se instala la luz.

Agradece cada día todo lo que tienes. Agradece lo vivido, todo lo que has aprendido de tus errores, agradece los inconvenientes, ésos que hicieron que tuvieras que superarte a cada instante, agradécelo  todo y entrarás en la magia y el esplendor de la existencia.

Yo te agradezco que me permitas llegar a ti, mes tras mes. Gracias, infinitas gracias, mi querido amigo, mi querida amiga.

Con amor, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

 

Mes de Libra 2007

El Milagro de la Existencia

El milagro de la existencia asombra a pocos en nuestra vida moderna, y es una pena que tantos se pierdan el gozo que da asombrarse ante un rayo de sol, una gota de rocío, la brisa mañanera. Hemos desarrollado tanto el intelecto que nos ha privado, en gran parte del sentir del corazón.

La vida es un milagro constante. Estuve meditando mientras sentía la lluvia caer y me imaginaba el matrimonio entre el hidrógeno y el oxígeno capaz de producir el agua. Me llené de asombro y me di cuenta que el asombro ante el milagro de la vida siempre viene con una dosis de contento.

Nos hemos alejado de la Naturaleza y sus milagros y hemos ido perdiendo el contacto con las innumerables criaturas que la habitan. Sabemos de las ondinas, los gnomos, las sílfides, las salamandras. Nuestros ojos no las captan pero el corazón `puede sentirlas. Hay una cierta sensibilidad que se desarrolla al amar la belleza de la naturaleza, es un sentido especial, una cierta sensibilidad que nos conecta con las criaturas de luz que pueblan los mundo invisibles.

La belleza nos rodea todo el tiempo pero no la vemos porque estamos enfocados en la parte física, y esto nos hace vulnerables, débiles, mortales. Pero si nos identifi-cáramos con el centro del Universo, con la fuente de la vida, con el Creador, nos acercaríamos a Aquel que es inmortal, omnisciente, omnipotente. Dice el Maestro Omraam Mikhael Aivanhov que conocerse en fundirse en la inmensidad de Dios. Y en esa inmensidad vivimos, inmersos en el cuerpo de Madre Divina y su infinita inteligencia que va ordenando cada partícula del Universo para ofrecernos este espectáculo que llamamos Vida.

Todo fluye en ese cuerpo divino y nosotros pretendemos parar el fluir, el existir, para tener y acumular. Y empezamos a añadirle fealdad a la vida. Queremos detener el tiempo y no envejecer, y hemos desarrollado toda una ciencia para lucir joven aún en la vejez, sin lograrlo. Tanto esfuerzo gastado para conservar el cuerpo que de todas maneras va a envejecer y se va a desgastar, porque ésa es su Ley. Pero esa ley no es la nuestra, nosotros somos la conciencia que habita el cuerpo y no envejecemos, ni tampoco morimos. No hay que hacer esfuerzo alguno, sólo existir en conciencia y en verdad.

Si nos negamos el contacto con la vida que nos rodea y su canto celestial, nos vamos perdiendo de nosotros mismos, y buscamos desesperados a qué aferrarnos empezando así la historia de los apegos. Los apegos nos hacen mucho daño, nos ocasionan mucho sufrimiento y miedo porque todo lo externo se puede perder.

¿Quién eres? No te definas nunca por tus limitaciones, debilidades o vicios, Tú no eres nada de eso. Tú eres la Conciencia, eres uno con el Eterno. Las limitaciones y debilidades, los instintos y las pasiones están inscritas en la sustancia que has tomado para transformarla. Tú eres el Alma y tu camino es hacia tu Ser Interno. Eres una gota del Océano de la Divinidad que se ha separado por un instante pero que una vez más se fundirá con la Totalidad en esa gran Unidad

Es evidente que esta fusión con lo Divino no puede hacerse rápidamente. Puede aún tomar muchas vidas, pero esa es la dirección y cuando se tiene la dirección correcta, tarde o temprano se llegará a la meta.

Muchas vece me pregunté el por qué al ver la belleza de la naturaleza como lo puede ser una quebrada, un río, una montaña, un bello amanecer o un atardecer, la luna, las estrellas y tantas cosas bellas que día a día la naturaleza nos ofrece, nos sentimos felices, sentimos un gozo muy sutil. Observando mi interior me di cuenta de que es algo parecido a cuando uno retorna a su hogar después de un largo viaje. Creo que el gozo que se siente al ver la belleza natural que nos rodea es que de alguna manera nos estamos viendo a nosotros mismos en la bendita y profunda unidad que a todos nos contiene. La gotita de agua mira las maravillas del océano y se da cuenta que ella es parte y también todo el océano porque no hay distancias, ni diferencias, ni separaciones entre una gota y otra. Porque al fundirse con la inmensidad, uno es la inmensidad. Sí, conocerse es fundirse en la inmensidad de Dios.

Encontrar el sentido de la vida equivale a encontrar un elemento que solo el mundo divino puede dar. No lo busques en el trabajo, en la familia, en los amores humanos porque solo lo encuentras cuando participas del trabajo celestial destinado a transformar este mundo en un paraíso. El sentido de la vida no lo da el trabajar para el bien personal, el sentido de la vida se encuentra cuando servimos y trabajamos para que se cumpla el Pan de Dios en la Tierra porque es también nuestro Plan.

Busquemos la ayuda de la Madre Divina para que podamos ser en espíritu y en verdad lo que somos, y tomando la dirección correcta sentir a cada paso de la existencia ese gozo especial que da el contacto con lo divino. La madre nos ayuda ofreciéndonos un espectáculo de belleza sin igual todos los días en las infinitas manifestaciones de la naturaleza. Cultiva el asombro, aprende a maravillarte ante la belleza de una flor, toma conciencia de la vida abundante que te rodea y reconócete en ella.

Nuestra vida moderna nos ha hecho rudos, como si la piel se hubiera curtido y no permite que las ondas celestiales nos atraviesen. Trabajemos para desarrollar la sensibilidad y retomar la comunicación con el mundo que nos rodea. Un mundo mágico, sorprendente, bello.

Como la vida es como se la percibe, si ves la belleza, ella entra en tu vida y la hace bella. La percepción es la puerta por donde todo entra. ¿Qué ves? En eso te conviertes. No te enfoques en lo grotesco, lo prosaico, lo vulgar. Llena tu vida de cosas bellas utilizando inteligentemente el poder de percibir. Sé selectivo y no permitas que la fealdad te penetre. Al meditar invita a las criaturas celestiales, a los ángeles a que llenen todos los espacios de tu vida. Ellos responden y cuando ven que tu intención es servir a la Voluntad Divina ellos cooperan contigo porque ellos también tienen la misma intención.

Tu vida es tu poema. Que ese poema sea un canto de alabanza al Creador y su creación. Lo deseo de corazón.

Con profundo amor,

Carmen Santiago 

 

Virgo 2007

Cuando percibimos lo que nos rodea, desde nuestro mundo interior, la existencia se llena de significado porque la vivimos como consecuencia del movimiento interno en el que cada uno de nosotros participa conscientemente. Cuando vemos sólo su apariencia externa se nos hace ajena y nos da la impresión que no nos deja elección. Se convierte en un sucederse de acontecimientos  y cosas desconectadas, en donde el sentido trágico de la vida se agudiza y las emociones destructivas caminan por todas partes.

Nuestro mundo moderno se ha especializado en propiciar este estado de cosas al proponer el materialismo como forma de vida. En tiempos de la revolución industrial, el ser humano pasó a valorarse, no por lo que era sino por lo que producía. Luego pasamos a valorarlo por su poder de consumir. Mientras mas consumo, más rico soy. Pero el consumo, que está basado en cosas ajenas al mundo interno, nunca satisface la verdadera necesidad humana. Entonces se desea consumir cada día más para llenar el vacío que dejan las cosas materiales, una vez se tienen.

Este estado de cosas, tan común en nuestros días, se agrava porque inventamos el crédito que permite el consumo sin tener los recursos para obtener el objeto del deseo. Y así llegamos al estado actual de la mayoría de los ciudadanos de las grandes, y no tan grandes, ciudades del mundo en donde se trabaja para pagar deudas.

¿Qué sucede? Hemos perdido el sentido de la existencia dejando de lado  “el ser” para vivir en “el tener”. Y buscamos la felicidad en donde no está. Las cosas nunca podrán ocupar el lugar de nuestra conciencia, del alma, de lo que somos en verdad. Cuando negamos nuestro verdadero espacio, nos quedamos sin base, sin raíces. El verdadero ser humano es como un árbol, sólo que al revés. Sus raíces están enraizadas en las más altas esferas de la vida y su copa está abajo, en el mundo material, en donde se expresa como ramas, hojas, flores y frutos.

Lo mismo que le sucede al árbol, cuando no recibe el alimento a través de sus raíces, las ramas y las hojas se debilitan y se marchitan y no podemos dar flores y frutos, solo producimos hojas secas. Así, sin base que nos sostenga, vamos sin rumbo creyendo que lo que buscamos está en el mundo material sin darnos cuenta que nos buscamos a nosotros mismos porque, como dijo el Maestro Jesús, somos “la sal” de la tierra.

Buscamos el sabor de las cosas, eso imponderable que le da gozo a la existencia, y eso sólo se haya en el espíritu y somos, precisamente nosotros, portadores del espíritu, los que le damos ese sabor a todas las cosas materiales.

No podemos vivir sino desde nosotros mismos. La percepción es desde cada uno y cada uno percibe de acuerdo a lo que es. Cuando me desconozco en lo que realmente soy, cuando no me doy cuenta que soy el pensador, el alma que habita una personalidad y me confundo y me creo que soy el instrumento, todo se invierte, las raíces se vuelven hacia abajo y por más que luche, y por más que me esfuerce no podré alimentarme adecuadamente, porque “mi reino no es de este mundo…” y poco a poco languideceré hasta morir. Y la muerte llega, no la física, sino la muerte interna. El ser humano entra en lo que podríamos llamar un vacío existencial.

Como nuestro mundo materialista y su economía de mercado necesita con-sumidores para poder permanecer vigente, los produce, utilizando toda la tecnología y el conocimiento moderno de la mente humana y sus procesos de percepción. Y el problema se agudiza porque estamos expuestos a un bombardeo de propaganda para convencernos de que la felicidad está en el tener. Y como no es verdad, cada día crece más y más la infelicidad en la población con su conocida secuela de enfermedades.

Ante cualquier problema que se nos presente, la mirada siempre es hacia adentro porque allí está nuestra fuerza y nuestro poder. Pero no esperes a que lleguen los problemas, comienza desde ya. Toma tiempo para introducirte en ti mismo y quédate contigo por unos instantes. Promueve la mirada interna, todos los días, porque todos los días el árbol de tu vida tiene que alimentarse. Si tu base está adentro, en tu mundo interior, es desde ese lugar desde donde puedes enfrentar los retos que te presenta la existencia. La cuestión no es tener o no problemas sino tener la fuerza de solucionarlos y cuando no es posible, poder vivir y lograr un grado de felicidad a pesar de lo que pueda estar sucediendo.

Cuando percibes tu interior, toda tu vida cambia. Es probable que las cosas externas permanezcan iguales, pero como has cambiado internamente fortaleciendo tus raíces, lo percibes de una manera diferente y todo cambia simplemente porque cambió tu percepción.

Adentro muy adentro está todo lo que buscas. Porque te buscas a ti mismo. Sin esa sal, la vida no tiene sabor. Sin tu alma, sin tu espíritu, sin esa chispa divina que eres, ese rayo de sol que llegó a la Tierra para darle ese elemento imponderable que está en cada ser humano y que el Maestro Jesús llamó “la sal de la tierra”, nada tiene sentido, nada tiene sabor.

La felicidad está en las cosas eternas, sublimes, bellas que son elementos que sólo el mundo interno tiene. Cuando vives desde tu interior, ellas salen, como un manantial, y van aportando ese brillo especial a todo lo que ves y tocas,  y entonces, puedes disfrutar la existencia material porque el mundo interno le da vida, luz, belleza al mundo externo. El mundo interno le da significado a cada cosa de tu existencia. Y entonces la puedes disfrutar como nunca antes.

Ve hacia adentro, practica la relajación, la meditación, la oración. Conócete en tu interior y estarás conociendo tu verdadera existencia, desde donde brota el manantial de la felicidad.

Y en ese manantial estamos todos, celebrando la vida.

 Con amor profundo,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Leo 2007

SALGAMOS DE LA BURBUJA

 

La edad de la luz ya llegó pero los humanos no nos hemos dado cuenta ni estamos actuando de acuerdo a estos nuevos tiempos. Nuestro mundo no se limita a la realidad física densa, porque el planeta es mucho más grande y tiene dimensiones que para nosotros son todavía invisibles, con criaturas que ya viven la Edad de la Luz. Así como la humanidad no es un sistema aislado del medio que lo rodea, tampoco el planeta está aislado del sistema solar que lo contiene. Si los humanos pudiéramos darnos cuenta de  los múltiples intercambios que podemos hacer con las entidades luminosas que habitan las otras esferas que también pertenecen a nuestra Tierra, quedaríamos sorprendidos y también enriquecidos por su luz, su gracia y su gloria que llega a nosotros cuando abrimos la puerta de nuestro corazón.

La humanidad está viviendo de espaldas a esta realidad cósmica y se encuentra envuelta en una especie de burbuja construida por su propio intelecto. Dentro de esa burbuja, en el plano intelectual se libra una guerra entre los valores humanos y los valores materialistas, con su secuela de hambre, miseria, desesperanza, mientras que el planeta y todo el sistema solar están recibiendo las primeras luces de la Edad Dorada... ¡qué paradoja!

¿Qué hacer? ¿Cómo podemos ayudar? Conocemos que cuando los sistemas se aíslan y se cierran, mueren implosionando. Entonces, lo más urgente es mantener el sistema abierto. Y éste es el trabajo de los discípulos y servidores mundiales. El sistema se mantiene abierto cuando los humanos, desde el plano físico, contactamos nuestra Alma que habita fuera de esta burbuja y conoce bien  el Plan Divino y los tiempos cósmicos que vivimos. Construir el puente llamado Antakarana es ahora un deber social, porque a través de ese puente que contacta con el Alma, el sistema se ventila y permite que una nueva luz entre y pueda, de alguna forma, iluminar e inspirar las mentes y los corazones de la humanidad. 

Como es en el plano intelectual y emocional en donde se libra la batalla, tenemos que lograr un estado de flujo, un estado de gracia, que nos permita trabajar por encima de esos planos.  Para ello es necesario dejar de lado el esfuerzo y la lucha y entrar en el camino de la entrega, del dejarse conducir por la influyente Alma. Hacer contacto con los campos de resonancia de la compasión, del gozo, de la luminiscencia, de la conciencia del uno. Recordar que somos una luz dentro de una luz aún mayor y permanecer confiados en esa Luz.

La guerra nunca se termina con más guerra, si así fuera, con todo lo que hemos batallado, tendríamos paz. Pero no. Tenemos que crear espacios de amor, de comprensión, de neutralidad, en donde los pares en conflicto puedan reconciliarse. Esa neutralidad es la esencia misma de nuestra Alma, de nuestro ser Crístico, que con su energía une en nosotros las dos polaridades de Espíritu y Materia. De esta manera, cuando estamos en profunda comunión con el alma, nos convertimos en centros de pura neutralidad que, como puertas, mantienen el sistema humano abierto a energías que provienen de “La Luz Mayor” y esa luz contiene la semilla del Plan Divino para esta Tierra.

Desde esos estados de neutralidad vemos claramente que el plano intelectual de la humanidad es como la proyección de una película en donde no hay realidades absolutas sino mapas de la realidad formados por la interpretación intelectual y emocional de lo que se está captando y lo que más complica la situación es que cada humano tiene su propio mapa o su pequeña verdad. Cuando nos damos cuenta de esta realidad se nos hace más fácil aceptar nuestras diferencias para descubrirnos en nuestra esencia divina en la que somos UNO. La unión no viene por vía del intelecto, sino del Alma, del amor, del corazón.

En medio de toda esta crisis mundial, vamos a construirnos ambientes de armonía que nos permitan acceder a estados internos de flujo, de no esfuerzo. La música suave, los olores agradables, las flores, el incienso, el fuego de una vela son pequeñas herramientas, que bien utilizadas, nos pueden ayudar, mientras que la pureza física de una vida sana, los sentimientos nobles y el pensamiento positivo son indispensables para lograr ese estado interno de armonía que nos permite sentir y experimentar, aunque sólo sea por fugaces instantes, la realidad del Alma en la que somos uno.

Sin la formación del embrión de la conciencia de unidad no podemos trabajar en el servicio que la Jerarquía de Maestros nos pide y la emergencia planetaria requiere. Porque la Ley de la Unidad es la primera ley, dentro de la cual están todas las demás. Es lo primordial.

En nuestro cuerpo, en el centro del corazón se produce la unión. Este centro, el cuarto, está conectado con el octavo centro que es el Centro Superior del Corazón llamado el Centro Narayana, desde donde la energía de síntesis del Fuego del Espíritu penetra la naturaleza humana. Podemos utilizar el sonido semilla del centro del corazón, el sonido Klim. Se pronuncia al exhalar de manera que vaya saliendo suavemente, igual que cuando pronunciamos el OM y se acompaña con la visualización del color azul. De esta manera, podemos crear una esfera de pura neutralidad, y cuando encontremos dos polaridades en conflicto, ya sean personales, nacionales o internacionales, podemos imaginar que estas partes quedan dentro de la esfera azul y se fusionan en una síntesis perfecta.

La energía sigue al pensamiento... pensemos en la Unidad, en la fusión de los pares de opuestos en una síntesis mayor. Un sabio dijo que la vida se polarizó por el placer de fundirse mas adentro. Gocemos las diferencias y dancemos la danza de los opuestos creando síntesis cada vez mayores.  Visualicemos esas otras realidades que tienen expresión aquí en nuestro planeta; las criaturas de luz, los otros Reinos, los Maestros... Abramos la puerta de nuestro corazón de par en par invocando sus presencias en los asuntos humanos, pidiendo, invocando para que nos inspiren y nos ayuden y podamos salir de esta encrucijada en la que nos encontramos, de manera que la burbuja que nos mantiene separados del mundo que nos rodea se rompa y podamos entrar en la Edad de la Luz para que cada uno de los seres humanos pueda realizarse en espíritu y en verdad y logremos juntos establecer el reino de los Cielos en la Tierra, el Reino del Amor, la Justicia, la Fraternidad y la Paz. 

Con el amor del alma,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Géminis 2007

EL GUSTO POR LO DIVINO

 

Estamos donde está nuestro pensamiento. El mundo externo nos atrapa en la medida que nuestro pensamiento se encuentra allí queriendo poseer los objetos, deseándolos, pensando en términos de comprar y tener. Las cosas externas no tienen poder sobre nosotros, lo que nos ata es el pensamiento que colocamos en ellas. 

 El mundo tiene sus secretos, sus sendas ocultas que conducen a la realidad interior. La inteligencia divina dejó rutas marcadas en el planeta para que la conciencia humana pudiera elevarse y encontrarse a sí misma, encontrar al Yo Soy, al Ser.  Para encontrarlas necesitamos descubrir la belleza divina en las formas del planeta. Si te puedes extasiar ante la luminosidad de un amanecer, la belleza de un árbol, el azul del cielo, el mar, la lluvia, los pájaros, los ríos, si las maravillas de la naturaleza mueven tu corazón y lo estremecen, permanece vigilante, porque se ha comenzado a abrir una puerta.

La belleza, la verdadera belleza tiene la cualidad de ubicarte en el presente y para ello, por un instante, detiene tu pensamiento. Cuando quedas absorto ante la majestuosidad de un paisaje, en ese preciso momento algo en ti comienza a abrirse porque todo lo que te sujetaba al mundo externo comienza a desvanecerse. La belleza, la más excelsa cualidad de Dios Madre, nos permite liberarnos de los procesos mentales que nos atan el mundo externo del tener y sutilmente nos lleva al mundo interno del ser.

Cuando atentamos contra la belleza estamos cortando las posibilidades de encontrar el camino hacia la verdad del Ser. Ahora podemos comprender un poco más el porqué nuestro mundo se llenó de fealdad y lo feo, lo roto y manchado se han puesto de moda. La flacura desmedida, las ojeras, los pelos desaliñados, caminan por las pasarelas de la moda en un mundo de glamour y fealdad. No es de extrañar que el poder que gobierna al mundo quiera apartarnos de lo que somos porque, si nos descubrimos a nosotros mismos, se quedan sin clientes.

De nada sirve el estudio de las Escrituras, el esfuerzo por controlar los sentidos si no has logrado cultivar en ti el gusto por lo superior, por la belleza sublime de la Madre. Si te dedicas a cancelar tus sentidos en un esfuerzo por alcanzar el mundo superior, te atrapan por medio de la ansiedad. No quieras escapar de ellos por inanición, no es posible. Los sentidos son también divinos, sólo hay que dirigirlos hacia lo superior y cultivar en ellos el gusto por lo divino. Tomemos por ejemplo la vista; si miras el cielo azul y te sumerges en su magia consciente de que entras al Reino, ese sentido se convierte en una puerta que te permite estar en el Reino.  Entonces ves “la máxima luz”. Si tocando la textura de una hoja piensas que tocas a la “Madre Divina” que esa hoja es parte de su piel como lo son todas las manifestaciones de la naturaleza, también se abre una puerta. Y así con el murmullo del viento, el gusto de los vegetales y frutas, el aroma de las flores. Si cultivas en los sentidos el poder percibir la vida divina oculta en la materia, en vez de ser tus carceleros se convierten en tus libertadores. Créeme, todo es divino, todo es divino, sólo que no lo percibimos porque nuestro pensamiento está encerrado en la realidad material y encarcelado por una cultura materialista que nos  ha cerrado la puerta y se quiere tragar la llave.

¿Piensas, por un instante, que es lo mismo ver una montaña por la televisión que estar en ella? ¿O ver un partido de tenis, que jugar? Nuestra cultura virtual nos ha cerrado la puerta en su pretensión de sustituir la vivencia, el sentir, el percibir a Dios Madre, sentir su magnetismo, que es su  regalo etérico que no se puede retratar ni filmar, ¡por una imagen en una pantalla! Si eres de los que viven sentados frente a la televisión en sus momentos de ocio, ¡apágalo y sal al aire libre! No te pierdas la vida, camina descalzo en la tierra, siente la brisa del aire en tu rostro, organiza un viaje a la montaña, al mar, al campo, con el sólo propósito de estar allí en contemplación de lo divino. Los árboles saben el camino, también las montañas, los ríos, el mar. ¡Pregúntales!

Se dice que Acuario es como un viento fresco que nos lleva a ser nuevos a cada instante porque no tiene nada que nos relacione al pasado. La mente humana está colmada de conceptos. Cada uno tiene su verdad. Es mejor soltarlo todo y empezar de nuevo. En los círculos superiores hay un dicho: “Si un plan está confuso, déjalo y empieza uno nuevo.” Eso es lo que nos ofrece Acuario: Un nuevo amanecer.

Observa tu pensamiento. En la meditación el pensamiento es como un autobús que viene y te saca de donde estás o donde quieres estar. No te subas, quédate como el observador. Trabaja en ello diligentemente. Cuando lo logras puedes darte cuenta que no eres el pensamiento. El pensamiento va y viene y tú estás ahí, observándolo. Así te vas entrenando en estar en el presente, que es estar en el SER, en el YO SOY.

La mente limpia es como el cielo azul sin nubes. Ese mismo cielo que en las altas cumbres es aún más azul en su profundidad y su magnetismo. Ese azul nos sumerge en el Ser y nos hace niños azules, residentes de Shamballa. Nuestro destino está marcado por el azul porque vivimos en el planeta azul.

Estando en Urulú, la montaña sagrada de los aborígenes de Australia que se yergue en el medio de una gran sabana, como un chakra que surge de la tierra, se me grabó en el alma su cielo azul. Debido a que se podía observar completamente los 360 gados del horizonte, se revelaba como una gigantesca cúpula azul. Por primera vez sentí que ese azul tan amado era la piel externa de la Madre Tierra, sentí su redondez y supe que vivimos dentro de ella. Allí, dentro de esa esfera azul estamos todos, tú y yo, y todos. Ella nos envuelve permitiéndonos vivir la experiencia en la materia. Pero no nos encarcela, porque en las noches el azul desaparece y podemos ver el universo, se abre la puerta de par en par. Cuando la mente, la luz, desaparece, aparece la inmensidad inconmensurable del espacio infinito. Así el azul nos marca la ruta y nos eleva a las más altas esferas de nuestro mundo desde donde podemos ir aún más allá.

Acepta los vientos de Acuario, ábrete a su magia que te coloca en el presente, sin ataduras, sin recuerdos. Sumérgete en el azul infinito. Acuario requiere de ti un movimiento vertical hacia el cielo azul, hacia lo ilimitado. Asciende a una montaña, ve a la orilla del mar para que te impregnes de lo ilimitado. Has de ese cielo azul tu morada y desciende cuando quieras y tus asuntos lo requieran sabiendo que puedes volver. Cuando no asciendes eres como el sapo que ve el cielo desde el hueco del pozo en donde se encuentra y se cree que lo está viendo todo. Sal del pozo, sal de los conceptos y asciende al azul de tu alma para que puedas aceptar a los demás y sus creencias. Cuando te entrenas en la aceptación de las creencias ajenas estás expandiendo tu conciencia y entrenándote para salir de los puntos de vista y entrar en la “visión”. La síntesis integra todos los ángulos. Acuario es Síntesis.  Vivamos el presente intensamente ascendiendo a los espacios superiores de nuestra conciencia para estar siempre en contacto con el “Yo Soy” y ser en verdad y en Presencia, lo que somos, la Conciencia.

En la unidad del alma, con amor y por amor, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Tauro 2007

¿La Nueva Estrategia de la Oscuridad?

Uno se pregunta, ante tanta violencia en el seno de la sociedad, ¿cómo es posible que en este siglo XXI estemos todavía en este caos… y buscando respuestas, en profunda reflexión me encontré una idea en forma de historia, que quiero compartir con ustedes porque tiene buenas posibilidades de ser real. Y estamos en un tiempo en el que estar alerta parece ser la estrategia para la supervivencia.

Siguiendo mi costumbre de buscar comprender las cosas incluyendo los mundos sutiles que son tan reales como el mundo material, recordé la generación gloriosa de los años sesenta. Un grupo de almas consagradas a la paz y la fraternidad que seguramente, antes de nacer, se comprometieron para encarnar estos valores y hacerlos sentir en el seno de la sociedad. Y en mi mente vi una escena: miles de almas comprometiéndose a ser los heraldos de la Era de Acuario, tomando el lema de PAZ Y AMOR desde antes de nacer. Estas almas sabían de la realidad de los mundos subjetivos y estaban dispuestos a proclamar sus leyes y sus principios. Una franca amenaza para el poder oscuro que gobierna el mundo y necesita de guerras y conflictos para seguir dominando a los seres humanos con sus falsos valores materialistas. Sin que pasara mucho tiempo, utilizaron una estrategia formidable y siniestra. Como estas almas comprometidas buscaban el mundo subjetivo, les introdujeron la droga alucinógena, LSD, marihuana…. y demás yerbas. Al principio pareció inofensivo, hasta los Beatles les cantaron a Mary Jane y todo el mundo tripeaba mientras proclamaban PAZ Y AMOR. El resultado lo conocemos, una generación gloriosa perdida en la droga. Lograron parar la guerra de Vietnam y allí murieron como fuerza de influencia en el mundo.

Viendo el éxito obtenido, los hermanos de la faz oscura idearon algo todavía mejor: “la prohibición”. Y aunque en el pasado la prohibición de las bebidas alcohólicas fracasó porque generó las grandes mafias, con sus secuelas de crímenes y violencia, se adoptó de todas maneras (¿?), con el resultado que conocemos. Ahora las mafias son aún más grandes y poderosas, y hasta tienen poder dentro de muchos gobiernos del mundo.

La situación se tornó realmente alarmante. Las proyecciones que los Maestros hicieron para las últimas décadas del siglo XX no se cumplieron y se tomó una decisión. Permitir a las almas más adelantadas encarnar masivamente, de manera que tomaran control del planeta. Sí, las más adelantadas, las más gloriosas. Entre ellas están los Agartianos. El Maestro Omraam Mikhael Aivanhov en su libro Acuario: Llegada de la Edad de Oro  refiriéndose a los Agartianos, los habitantes de Agarta, (reino etérico del centro de la Tierra, con una forma de vida que podríamos llamar el gobierno de los Iniciados, en donde reinan los más sabios y los problemas políticos, sociales, económicos ya están resueltos), escribió que se había tomado la decisión de que los Agartianos “se reencarnan sobre la Tierra para traer su ciencia, su organización, su gobierno: el gobierno de los Iniciados”.

Como estos seres empezaron a reencarnar sobre la Tierra, las fuerzas oscuras se vieron amenazadas. Estas almas, mucho más gloriosas y avanzadas que las de la generación de los sesenta no iban a sucumbir tan fácilmente. Era necesario pararlos antes de que llegaran a la adolescencia. Esta vez su fuerza de ataque se concentró en dos armas: la televisión y los juegos electrónicos, destinados a dañarles su instrumento de manera que esas gloriosas almas no pudieran ejercer influencia en el mundo.

La sociedad los empezó a reconocer y los llamaron Índigos y luego, Niños Cristal, pero no los protegieron del “enemigo” que ahora, disfrazado de juego, venía a truncar sus almas antes de que pudieran convertirse en una fuerza de cambio en el mundo.

Veamos primero el efecto de la televisión en los infantes. Los niños aprenden a través de lo que pueden sentir por medio de sus cuerpos mientras tocan, huelen, trepan, miran, oyen y exploran su medio. La televisión no les ofrece este tipo de experiencias y aunque el contenido nos parezca que les enseña algo, no es verdad. Mientras el televisor está prendido el cuerpo del niño está apagado. Si al niño se le somete a muchas horas de televisión le ocasiona daño en los procesos de percepción. Y si tomamos en cuenta la falta de movimiento que le exige ver la televisión, las consecuencias son graves porque las funciones del cuerpo y del cerebro se van construyendo poco a poco con ayuda del movimiento, que es el elemento de vida en el niño.

Si examinamos el contenido de muchas de las “comiquitas” descubrimos que están llenas de personajes grotescos, planetas que no existen, personajes humanos que transforman su sexo, escenas acompañadas de ruidos excesivos y agresivos que los niños repiten en sus juegos. Esa estimulación grotesca produce inquietud, desasosiego y miedo, además de confusión entre lo que es real y lo que no es. Y crea confusión entre lo bueno y lo malo; vean que por lo general el bueno es el que pega más fuerte y mata a más gente. Los niños son esponjas, lo absorben todo y nosotros hemos permitido que absorban veneno.

En cuanto a los juegos electrónicos, su uso prolongado y excesivo contribuye a la conducta obsesiva, adictiva y deshumanizada del jugador, a la desensibilización de sentimientos, a problemas de salud debido a la falta de movimiento. Debido a que los movimientos del jugador son repetitivos y predeterminados requieren poco  esfuerzo de pensamiento y no hay necesidad de ejercitar su fuerza de voluntad. Entonces permanece jugando todo el tiempo, no necesita fuerza de voluntad para continuar sino más bien para parar.

En estos juegos se requiere movimientos motores que son esenciales no así el pensamiento consciente. Si entra el razonamiento, se pierde el juego, porque el razonamiento no tiene la velocidad requerida para ganar. Estos juegos excluyen el pensamiento consciente, la autoconciencia. Entonces qué queda, ¿un autómata que se pierde en una realidad virtual?

Hemos visto a esas gloriosas almas, niños que nacen con sus ojitos abiertos, mirando el mundo desde el mismo día que entran a él, que saben compartir, que no reconocen autoridad falsa, que aman y sonríen, despiertos, alegres, inteligentes, intuitivos. Qué pena que sean sometidos a tantos estímulos perversos de los que no pueden defenderse. Sí, yo creo que ésta es la nueva estrategia de lo que podemos llamar el mal del mundo, acabar con ellos antes de que crezcan. Algunos pensarán que estoy exagerando. Sólo les pido que reflexionen y vean, con ojos críticos, a lo que están sometidos estos niños  … todos los días …  Y si son padres, regulen los juegos, regulen el tiempo de ver televisión sustituyéndolo por tiempo en el que ustedes facilitarán actividades creativas. No pongan a un infante a ver televisión, él no lo pide. Denle tiempo, jueguen con ellos, enséñenles los verdaderos valores, inventen paseos al campo, a la playa, estimulen en ellos los deportes, las artes, la música, léanle o invéntenles cuentos. La ventaja de los cuentos frente a la televisión es que en los cuentos, ellos tienen que crear imágenes mentales y esto les estimula la creatividad. El televisor se las mata. Son nuestros más gloriosos hijos y necesitan que los defendamos de tanta agresión.

Estamos en el inicio de un cambio profundo. Protejamos a aquello que vienen con el nuevo código. Son la esperanza del mundo.

 Con el amor más grande, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

Obra consultada: “Así fluye el Amor” de la Dra. Laura Rincón Gallardo

 

Mes de Aries 2007

Cuando la Presencia se hace presente

La entrada de Aries siempre es un gran acontecimiento porque marca el inicio del año solar. Hace 20 años enviamos nuestra primera “Carta a los Grupos” en Abril de 1987. Han sido 20 años dedicados a esta sublime actividad de buscar la elevación de la conciencia a través de estos comunicados.

En estas dos décadas han ocurrido grandes acontecimientos en el mundo de la conciencia. Y creo que lo más importante es que estamos en el inicio de lo que puede ser nuestra emancipación del yugo invisible del conjunto de esas creencias que no se cuestionan y marcan pautas de conducta. Que la competencia es buena (donde se compite no puede haber solidaridad), que mi raza es la mejor (no permite la hermandad), que en mi propiedad tengo derecho de uso y abuso (ponemos en peligro a la Tierra), que el castigo enseña (justifico la crueldad), que tener éxito es hacer dinero (justifico la corrupción), que el dinero puede comprar la felicidad (preparo mi desgracia)

Hoy sabemos, sin lugar a dudas, que el mundo es para cada quien, como lo percibe. Y de esa percepción surge la conducta. Si quiero cambiar la conducta de alguien tengo que cambiarle su percepción. Y si bien ésta es la clave para los cambios positivos también lo es para los negativos.

Recuerdo el día, no muy lejano, en que me di cuenta cuán colonizada estaba nuestra mente. No sé en que momento mi percepción cambió y al ver lo que antes no veía pude reconocer que lo que no permite la fraternidad y la paz mundial es un conjunto de creencias que han sido sembradas en las mentes de las personas por intereses egoístas, creencias que han encontrado terreno fértil en el egoísmo ancestral de la humanidad que busca su beneficio sin importarles los demás y nos dan una especial percepción de la vida. No en balde los Grandes Maestros nos han dado siempre la misma enseñanza, que puede resumirse en la  gloriosa  enseñanza del Cristo cuando nos dejó el único mandamiento: Amarnos los unos a los otros como nuestro Padre nos ama.

¿Por qué se hace tan difícil amar así? Por falta de la percepción adecuada. Si pudiéramos percibir la unidad en la que vivimos, si pudiéramos percibir la trama de la vida y la unidad de la familia humana, si pudiéramos darnos cuenta que cuando herimos a alguien nos estamos hiriendo, si pudiéramos sentir el dolor del otro como nuestro, todo cambiaría. Pero lo leemos, lo aprendemos pero no lo percibimos. 

Lograr esa vivencia es lo más importante que nos puede pasar en la vida. Esa experiencia todo lo cambia, es liberadora, rompe en pedazos las ideas colonizadoras y nos muestra un mundo nuevo. Esa vivencia ocurre cuando en espíritu y en verdad nos fundimos con el Alma, cuando la Presencia se hace presente y ya no puedes herir ni dañar.

Entonces se desgarra un velo y sabes que matar está mal, que las guerras son todas antihumanas, que el dolor físico ocasionado a niños inocentes es un crimen contra la humanidad porque va marchitando la flor del corazón humano que no puede florecer en medio de los horrores de una guerra. Comprendes que la pena de muerte es marca y sello de culturas primitivas y que la madre Tierra también sufre cuando se la maltrata.

Una vez vi un documental de una guerra en donde un niño, con entusiasmo y alegría, se preparaba para ser soldado y héroe, pero cuando cayó herido no dejaba de gritar y llorar diciendo, ¡me duele, me duele! Lo decía como un reclamo… nadie le había dicho que dolía… Y entonces pensé que en los juegos electrónicos con los que envenenamos las mentes de nuestros niños, no está contemplado que la guerra ¡duele! La percepción que le vamos sembrando es que la guerra es un juego que no duele. Que el más fuerte domina al más débil y lo importante es ganar, y ser héroe es matar a muchos.  

En los inicios de lo que sea, inicio de año calendario, de año solar, de cumpleaños… el tiempo es propicio para hacer un balance de lo vivido y reflexionar. Y me doy cuenta que hay mucha gente apartándose de viejas creencias que son la estructura sobre la cual está asentada la conducta egoísta y cruel que la humanidad está mostrando en estos tiempos. Y eso sí que es bueno. Y está sucediendo a escala mundial. Lo que pasa es que los que sustentan el egoísmo y la falta de amor por el otro detentan el poder y como los medios principales de comunicación están en sus manos, no nos enteramos por ahí. Pero cuando le damos una mirada a lo que se ha llamado “medios alternativos”, hay una sed de justicia, de solidaridad, de fraternidad y de amor. Hay un grito que debe estar reverberando en los éteres planetarios… “queremos un mundo de amor, justicia y paz.”

¿Qué esta sucediendo? Que el Alma se está acercando. Esto quiere decir que Aquello, que es lo verdaderamente humano, está más próximo que nunca. Se podría decir que los cielos se han aproximado. Y esto tiene dos consecuencias. Por un lado tenemos el despertar de muchos seres que se van emancipando de la colonización mental y por otro, la resistencia violenta de los seres que colocan los valores materialistas por encima de los humanos, resistencia que se expresa como violencia, locura, perversión, crimen, guerra.

Hace unos días hablando por teléfono de lo que está sucediendo en el mundo con el Maestro Ferrufino que me llamaba desde Honduras, me dijo: Hay una profunda polarización. Unos se elevan, otros se hunden. Es el símbolo de los tiempos. Se caen las apariencias. Hay tantos que tienen todo lo material pero no tienen la luz del alma y viven muriendo. Los cielos están cerca, hay una gran ayuda angelical, todo el cielo está cantando. Las formas que ya no deben estar serán disueltas. Nuestro servicio es elevarnos lo más alto posible y ser conductores de esa energía. Es el trabajo de los consagrados y los ofrecidos.

Su pensamiento es como una semillita que va creciendo en mí y creo ver ahí la respuesta de lo que nos toca hacer. Elevar la vibración para que el contacto se pueda dar. En la medida que buscamos elevarnos para hacer contacto con el Alma, en esa misma medida estamos auspiciando el contacto de nuestros semejantes con su alma. Porque no estamos separados, porque nadamos en el mismo océano de la existencia y nos tocamos, y  nos influimos unos a otros con el solo hecho de ser y estar.

La Presencia  todo lo cambia. La Presencia, el contacto divino, la unión con lo que en verdad eres, con el Alma, todo lo transforma. Y ya nunca más serás indiferente al dolor ajeno. Nunca más podrás sustentar pensamientos de separación, de indiferencia. Ya no serás engañado por los que con toda intención manejan las mentes de las masas. La vida no será más fácil, porque te habrás comprometido con la causa de la Jerarquía, te dolerá el dolor de los demás, pero será mas intensa, más vital y tendrá un sentido, un propósito, una luz que te guiará y te mantendrá activo(a) hasta el último instante de tu vida y más allá.

Cuando escribí la primera Carta a los Grupos, nunca me imaginé que seguiría por tanto tiempo. Veinte años. Pero como dicen …que veinte años no es nada… seguiremos escribiendo.

Unidos en el alma, celebremos este nuevo comienzo del año solar llenando los éteres planetarios con guirnaldas de fraternidad.

Siempre desde el alma,

Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Piscis 2007

Amar, amar y amar . . .

Estamos enfrentando uno de los retos más grandes de nuestra historia; el calentamiento global y su posible secuela de destrucción y muerte. Por primera vez y de forma global, la Naturaleza, nos llama la atención y nos  hace mirar con ojo crítico nuestro estilo de vida, causante del calentamiento global. Ya no hay dudas, somos los protagonistas de este drama y los únicos que lo podemos revertir.

El calentamiento global trae consigo alteraciones del clima. Inundaciones en partes del planeta y sequía en otras. Y el temido aumento del nivel de los mares que inundaría las tierras costeras. Como consecuencia, plagas y enfermedades.

¿La causa?  El aumento en la concentración de los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, los CFC, el metano CH4, etc. que son emitidos por nuestro mundo moderno en grandes cantidades. La luz solar penetra desde el espacio exterior, choca contra la superficie de la Tierra, se convierte en calor y luego es irradiada de regreso hacia el espacio exterior, pero una parte del calor no puede regresar por los gases que producen el invernadero. Debido a este fenómeno de regulación natural tenemos en la tierra un clima propicio para la vida. Pero cuando este fenómeno se ve alterado por el exceso en la emisión de estos gases, calienta “demasiado” y produce lo que llamamos calentamiento global. En pocos años, los seres humanos han aumentado el efecto invernadero natural por incremento  en la emisión de gases relacionados con la quema de combustibles fósiles: carbono, petróleo y gas natural, además de la liberación de carbono por la deforestación de grandes áreas boscosas. El contenido de dióxido de carbono en la atmósfera ha aumentado en un 31% en los últimos siglos. La quema de combustible fósil, la deforestación, la ganadería, los cultivos de arroz y la disposición de la basura se cuentan entre los causantes de este grave problema.

Yo añadiría una causa más, la falta de amor por la Tierra, nuestra Madre. La falta de reconocerla como un ser vivo y tratarla como si fuera una cosa que se puede poseer y controlar. La hemos enfermado y ahora toca sanarla. Su enfermedad es el reflejo de la enfermedad de nuestra civilización que ha puesto los valores materialistas por encima de los valores humanos.

La Naturaleza es la gran Maestra de este sistema en el que vivimos. Ella nos enseña, sin palabras, la sabiduría necesaria para la vida; es la gran metáfora que la Inteligencia Cósmica nos ofrece para develar el lado oculto de la vida. Sus ríos, mares, montañas guardan grandes secretos que tienen el poder de transformar al humano siempre que éste pueda leer en su libro abierto. En sus dimensiones más sutiles la Naturaleza está poblada por innumerables criaturas que son la vida oculta detrás de toda su expresión material. El ser humano está destinado a reconocer esta vida y trabajar con ella para juntos establecer el Plan de nuestro Señor para este amado planeta.

Si bien estamos ante una situación mundial de guerras y conflictos, la emergencia ecológica puede ser más letal que todas las guerras.  Las palabras de Joseph Stiglitz, economista de la Universidad de Columbia, premio Nóbel de Economía, en su artículo El cambio climático es peor que cualquier guerra” nos dan mucha luz y una posible solución.

Para un economista, el problema resulta evidente: los contaminadores no están pagando el costo completo del daño que causan. Los países avanzados podrían no querer causar daño alguno a Bangladesh y las islas que desaparecerán, pero ninguna guerra podría ser más devastadora. Se podría abordar este problema a escala mundial con un impuesto acordado globalmente, lo que no significa un aumento en la fiscalidad total, sino simplemente una sustitución en cada uno de los países de los impuestos actuales por un impuesto a la contaminación (por dióxido de carbono). Tiene mucho más sentido gravar lo dañino, como la contaminación, que lo positivo, como el ahorro y el trabajo.

 “… Se ha dicho que Exxon ha estado financiando supuestos grupos de expertos para socavar la confianza en los datos científicos sobre el calentamiento del planeta, del mismo modo que la industria tabaquera financió "investigaciones" para poner en entredicho la validez de las conclusiones estadísticas que mostraban la vinculación entre tabaco y cáncer.

 La buena noticia es que hay muchas formas en las que mayores incentivos podrían reducir las emisiones. En parte, eliminando las miríadas de subvenciones de los usos ineficientes. En los Estados Unidos se subvenciona el etanol procedente del maíz y se grava el procedente del azúcar; ocultos en el régimen impositivo hay miles de millones de dólares de subvenciones a las industrias del petróleo y del gas.

 Lo más importante es que las señales representadas por los precios que muestran los verdaderos costos sociales de la energía procedente de los combustibles fósiles fomentarán la innovación y la conservación. Pequeños cambios en los hábitos, al reproducirlos centenares de millones de personas, pueden entrañar una diferencia enorme. Por ejemplo, el simple cambio del color de los tejados en los climas cálidos para que reflejen la luz del sol o la plantación de árboles en torno a las casas puede propiciar importantes ahorros de energía usada para el aire acondicionado.

 Sólo tenemos un planeta y debemos conservarlo como un tesoro. El calentamiento del planeta es un riesgo que no podemos permitirnos el lujo de seguir desconociendo.”

 ¿Qué podemos hacer nosotros? Aunque las decisiones de los estados son fundamentales para frenar el cambio climático, también hay cosas que están en nuestras manos:

 Utilizar menos nuestro auto y más el transporte colectivo, la bicicleta o simplemente caminar a pie. No malgastar ningún tipo de energía, esto es, apagar las luces, la radio, la TV, cuando no los estés usando; apagar la computadora (no simplemente ponerla a dormir, ellas no duermen, se mantienen prendidas), darse duchas cortas y usar poco agua caliente. Regular el termostato del aire acondicionado y la calefacción. Reciclar vidrios, plástico y papel. Sembrar un árbol y cuidar los que tienes cerca.

 

También podemos trabajar tomando conciencia que la naturaleza es un ser viviente y unidos a las criaturas que la pueblan, que no deben estar muy contentas con la conducta humana, buscar una alianza para trabajar por el bien común. Lo primero es demostrarle nuestro amor. Sí, amar, amar y amar la naturaleza y sus criaturas. El Maestro Omraam Mikhael Aivanhov acon-sejaba acercarse a un árbol, abrazarlo, besarlo y decirle “Te encargo que le digas a todos los árboles del bosque que los amo, saluda a cada uno de mi parte, bésales de mi parte”.  De esta manera creamos lazos de amor para, de alguna forma, reparar el daño que hemos ocasionado a la naturaleza por el estilo de vida de la civilización a la cual pertenecemos. Lo mismo con el mar, las montañas, los valles. En la mañana, saluda a las criaturas del viento, de las nubes, de las plantas. Envíales tu amor. Dales tu amor y por amor busca cooperar con las medidas señaladas para proteger el medio ambiente y disminuir el calentamiento global.

 

Envía luz a las mentes de todos aquellos que tienen en sus manos las decisiones más importantes en relación a este dilema humano e imagina un mundo que pudo superar el reto más grande de su historia: poner los valores de la vida por encima de los valores materialistas. Y así juntos sobrevivir esta crisis para dejarles a nuestros hijos un planeta tan bello como el que hemos tenido nosotros. 

 

Desde la siempre primaveral y bella Caracas, con el amor de siempre, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Acuario 2007

DE NOSOTROS DEPENDE . . .
 
Acuario evoca siempre tiempos futuros de fraternidad, paz y justicia. La Era de Acuario ya está entre nosotros. Ya llegó pero, contrario a lo que creíamos, no se presenta como un milagro de la evolución sino como una oportunidad que podemos tomar, o no…
 
Estamos en tiempos de marcar rumbos. De la misma manera que cuando nace un niño, que la dirección que tomará su vida futura depende en gran parte de cómo vive los primeros años de su vida, incluyendo el tiempo de gestación, la Era de Acuario, que recién nace, está en ese tiempo en el que está marcando su dirección. El reino humano, por poseer libre albedrío o voluntad personal, influye enormemente en esta dirección y puede arrastrar a los demás reinos (animal, vegetal y mineral) a un futuro glorioso, o no…
 
¿Dónde encontraremos la inspiración que nos permitirá como parte del reino humano, tomar el rumbo adecuado? Cuando miro los problemas que aquejan al planeta y a la raza humana, y veo hambre, injusticias, miserias, guerras, no puedo sino pensar que el sistema por el cual hemos administrado nuestra vida no responde a la necesidad actual y de él no podemos esperar las soluciones a los problemas creados. Ese sistema lo llamo materialismo, presente en todas las formas de gobierno que han tenido poder en el mundo moderno.
 
¿Y qué es el materialismo? Es darle prioridad a las cosas materiales sobre las humanas. Darle más importancia a lo que tienes que a lo que eres. Cuando se dice, “no puedo tomar las medidas para salvar al planeta de una catástrofe porque son adversas a la economía”, o, “qué pena que se queden tantas familias sin empleo pero esta medida es necesaria para una buena economía”, o, “este invento es fabuloso, reemplaza a tantos empleados que vamos a ganar mucho más”; o cuando escuchamos en el hogar: “tendré que conseguir quien cuide a este bebé que tanto quiero porque, para comprarlo todo lo que merece, no puedo estar con él porque tengo que trabajar”, estamos declarando nuestra completa adhesión al sistema materialista.
 
El materialismo se nos ha metido por las venas, o mejor dicho por los nervios y nos ha colonizado el cerebro y no vemos que muchas de nuestras respuestas a las cosas más importantes de la vida están dictadas por él.
 
La inspiración está en el ALMA, en esa parte de nuestro ser que está conectada con las grandes corrientes de luz que conocen la dirección de la evolución y la cumplen. Hoy, como nunca antes, hay que hacer contacto consciente con el Alma porque sólo en esa parte de nuestro ser encontraremos la guía certera y las soluciones a los problemas de nuestro tiempo. Llegó el tiempo del contacto y dadas las circunstancias, es ineludible. O nos integramos o nos desintegramos.
 
El camino de integración comienza con la personalidad y se logra cuando lo que piensas está en armonía con lo que sientes y también actúas de acuerdo. Aquí se hacen necesarias todas las disciplinas del buen vivir. Integras tus tres vehículos para que puedas dar el siguiente paso, la integración con tu Alma, ése vórtice de significado, de conciencia, que eres como individualidad.
 
He ahí el paso que la Jerarquía espera del Discipulado Mundial: la integración con el Alma. Si el Discipulado lo logra le abre el camino a los demás porque las Almas están conectadas, son como partículas de una misma Esencia.  Y entonces, es sólo cosa de tiempo. Y la Jerarquía , que está dando el paso hacia la humanidad, podrá entonces exteriorizarse para cumplir con su Plan.
 
Es vital, es imperativo, es el compromiso de todo discípulo. Antes, el compromiso era con su línea de vida; hoy es con la humanidad, con el Plan. Es su deber social. El destino de la humanidad está en sus manos, que son nuestras manos, las tuyas, las mías y la de todo aquel que se sienta discípulo.
 
El Maestro D.K. nos dio las herramientas para construir el puente de integración con el Alma y lo llamó la Ciencia del Antakarana. Técnicamente es el Hilo Creador que el ser humano teje con la sustancia mental extraída de su vida cotidiana que conecta la conciencia cerebral (unidad mental) con el Alma (Loto Egoico). Estos puntos de conciencia están en el plano mental y es con sustancia de ese plano que se logra la conexión.
 
Las herramientas son: la intención (la fuerza del Espíritu que mueve la sustancia mental); la visualización (la imaginación creadora) y el decreto (la palabra de poder). La ventaja es que estamos en Acuario y rige el Séptimo Rayo que espiritualiza las formas e incide directamente sobre la sustancia. Toda sustancia es parte de la Madre Divina. A ella podemos pedirle que nos ayude, que nos guíe y nos proteja. De ahí que se diga que esta Era es Femenina porque hay que manifestar lo divino de la sustancia. Es el tiempo para que se cumpla lo que por dos mil años hemos pedido “Venga a nosotros Tú Reino”, es el descenso del Reino de los Cielos a la Tierra. Y la Madre lo permite, lo promueve y lo inspira.
 
Una vez despliegas tu intención, imaginas el hilo creador que va desde tu cerebro al cuerpo causal o loto egoico y al imaginar que lanzas el hilo pronuncias tu palabra de poder, invocas, llamas, pides. Es el momento de la invocación para que se produzca la evocación que es la respuesta de lo alto, que siempre es revelación o exteriorización.
 
Cuando se consolida el puente y se estabiliza, entonces resucitas de la tumba de la materia, que hoy es la tumba del materialismo y te reconoces Hijo de Dios, Hijo del Sol, un inmortal vestido de carne. Y lo más importante, te conviertes en esa puerta abierta que ningún hombre puede cerrar y a través de esa puerta pasarán los demás. Cuando el Discipulado cumpla su parte la puerta se abrirá y la humanidad entera recibirá la luz de la iluminación y todos pasarán y se reconocerán Hijos de Dios.
 
De nosotros depende. Cada acción, cada pensamiento, cada palabra, cada sentimiento es importante porque si están en la correcta dirección te habilitarán a la construcción del puente con tu alma y te integrarás. El camino de integración nos sacará del laberinto en el que estamos, integrando tu alma con tu personalidad, el Alma de la humanidad con la humanidad, el plan humano con el Plan Divino, el Cielo con la Tierra.
 
Que cada uno de nosotros cumpla su parte. No hay otra tarea. Y el tiempo es AHORA. Somos Uno y como Uno, trabajemos. Por el amor del Cristo y la Gloria de Su Nombre.
 
Carmen Santiago

 

 

 

 

 

 

 

 

Mes de Capricornio 2006-07

GRANDES CUMBRES

 

En Noviembre pasado tuve la oportunidad de acercarme a los Sagrados Himalayas y quedarme absorta ante el gigante blanco, la gran montaña del Kangchenjunga, la tercera más alta del mundo. Su magnetismo es tal que aún, de vuelta en Caracas, entre el cielo azul y el verde del trópico cierro los ojos y me encuentro ante el espectáculo de las nieves eternas y su misterio.

Por esas Tierras pareciera que uno caminara junto al Buda. Su enseñanza nos llega con la fría brisa de las montañas y la eterna sonrisa de los tibetanos más viejos que muestran en su rostro la sabiduría del budismo. Y uno piensa en esos grandes seres, en Buda y en Jesús, o Issa, como lo llaman por estas tierras …

En este tiempo de Navidad uno se pregunta, ¿por qué no hemos podido seguir la enseñanza del Cristo? La verdad de Su enseñanza, que mayormente se difundió por Occidente, no marcó nuestra conducta como pueblo; prueba de ello son las interminables guerras con las que hemos escrito nuestra historia occidental. Prueba de ello también es el materialismo sórdido que permite tanta injusticia y genera una desigualdad dramática entre los seres humanos, que hace que las palabras de Jesús: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, parezcan completamente ajenas a nuestra cultura y a nuestra civilización.

Uno se pregunta y se pregunta… Y busca respuestas en la enseñanza de los Maestros. El Maestro D.K. arroja luz sobre el misterio  “…el Buda personificó el Principio de la LUZ y, a causa de esta iluminación, la humanidad pudo reconocer al Cristo, Que personificó un Principio mayor  aún, el del AMOR.” Sin el desarrollo de una mente iluminada, ¿cómo podemos encarnar el amor divino? No creo que sea posible. Nos falta LUZ, entendimiento, nos falta lo que el Budismo enseña y que podemos resumir nuevamente con las palabras del Maestro D.K.; 

“Su mensaje puede ser parafraseado en las siguientes palabras: Cesen de identificarse con las cosas materiales; adquieran un exacto sentido de los valores espirituales, cesen de considerar las posesiones y la existencia terrestre como de principal importancia; sigan el Noble Óctuple Sendero, el sendero de las rectas relaciones – rectas relaciones con Dios y entre sí – así serán felices. Los pasos de este sendero son:

Correctos Valores  

Correcta Aspiración

Correcta Palabra                

Correcta Conducta

Correcto Modo de Vivir     

Correcto Esfuerzo

Correcto Pensar      

Correcto arrobamiento o felicidad."

Por medio del Buda el ser humano comprendió por primera vez la causa de sus constantes disgustos y pesares y aprendió que el Camino de la Liberación se encuentra en el desapego, el desapasionamiento y la discriminación. He aquí los tres métodos por los cuales la personalidad puede ser cambiada y preparada para llegar a ser una expresión consciente de la Divinidad. Ser esa expresión consciente es la enseñanza del Cristo.

A través del desapego la conciencia cerebral se abstrae del llamado de los sentidos y de la naturaleza inferior. A través del desapasionamiento la naturaleza emocional se inmuniza del llamado del deseo que ya no nos aleja de los dictados del alma y a través de la discriminación, la mente aprende a seleccionar lo bueno, lo bello y lo verdadero. Todo esto nos prepara para la Iniciación que culmina en la identificación tan bellamente expresada por el Cristo cuando dijo: “Yo y Mi Padre somos Uno”, resumiendo así todo Su mensaje. Yo, el Individuo, por medio de la Iniciación, me Identifico con la Deidad.

Es interesante observar que los trabajos del Buda: Desapego, Desapasionamiento y Discriminación que están destinados a trabajar con la personalidad para ponerla al servicio del Alma empiezan con la letra D, la cuarta del alfabeto sajón. Los trabajos del Cristo, Individualización, Iniciación e Identificación empiezan con la novena letra del alfabeto y el nueve es el número de la iniciación.

Cuando vemos la continuidad del Plan de la Jerarquía y cómo lo hemos dividido en distintas religiones que parecieran no tener nada que ver una con la otra, comprendemos un poco más el porqué se nos ha hecho tan difícil seguir la enseñanza del Cristo. ¡Perdimos la continuidad! Su enseñanza es tan sencilla y tan compleja a la vez. Sencilla en su doctrina, compleja en su puesta en práctica. Porque si la enseñanza del Cristo es asumida por una mente no entrenada en las 3 “D” del Buda, materializamos todo, y profanamos la enseñanza más alta dada a la humanidad, la enseñanza del Principio del Amor.

Cuando vino el Cristo abarcó en Sí toda la Luz que poseía el Buda y personificó en Sí mismo un Principio mayor, el del Amor. Ambos personificaron grandes principios cósmicos y por su trabajo y sacrificio, ciertas potencias divinas afluyeron a la raza, estimulando la inteligencia para convertirla en sabiduría y la emoción en amor. Cuando Buda obtuvo la iluminación, permitió que la luz “afluyera” sobre los problemas de la vida y del mundo. Por medio del mensaje del Cristo recibimos el método por el cual podremos dar el siguiente paso evolutivo en esta nueva era, “la manifestación de la fraternidad humana”,expresado en las palabras: “ama a tu prójimo como a ti mismo”. 

Cuando puedo ver y comprender como la enseñanza de estas dos Grandes Cumbres del Espíritu Humano se conjugan en una sola Luz me siento cerca de la Verdad y una sensación de paz se apodera de mí.  Y siento que su Luz irradia a la humanidad desde las más altas Cumbres de la Tierra.  Siento que hay una red interconectada entre todos estos colosos que se elevan queriendo tocar el cielo y son, como decía el Maestro Omraam los cuerpos causales de los lugares en donde se encuentran. Y bendigo a estas grandes montañas que preservan los tesoros más preciados de la Tierra en sus cumbres nevadas.

Las más altas cumbres de los Himalayas tienen cerca de 1,800 metros más que la más alta de los Andes. ¡Grandes colosos blancos, tierra de Mahatmas! Y el  Kangchenjunga, considerado el más sagrado por los habitantes de esas tierras, irradia su luz y dinamiza a los que, en profunda reverencia, al mirarlo, presienten su grandeza.

Kangchenjunga, te recorrí en sueños, te soñé despierta y ahora que te muestras en todo tu esplendor, te recorren mis ojos que no se cansan de mirarte. Y por ese prodigio de la imaginación puedo penetrar en tus senderos ocultos que guardan el tesoro de este mundo. ¡Cuán agradecida estoy!

Con el amor más grande les deseo a todos ¡FELIZ NAVIDAD!

Carmen SantiagO fdnpcaracas@yahoo.es

Obra consultada: “La exteriorización de la Jerarquía” Alice Bailey

 

Mes de Escorpio 2006

RECUPERAR LO FEMENINO

Una de las urgencias de nuestra sociedad es recuperar la función femenina que puede poner nuevamente en equilibrio al mundo. La función de madre, de educadora, de administradora del hogar, de creadora de ambientes, tanto en los hogares como en las ciudades, de esposa.

Estamos saliendo de una Era predominan-temente masculina, emisora, emprendedora, competitiva, que ha condicionado la historia de la humanidad por medio de las guerras y el dominio de unas naciones por otras; delineando fronteras y buscando la solución de las diferencias por medio de la presión y la fuerza. Los valores femeninos han estado ausentes en la conducción de nuestra civilización; lo masculino ha  dominado siempre, ocasionando una falta de equilibrio y mucho sufrimiento. 

Tanto el principio emisor masculino como el principio receptor femenino coexisten en el ser humano sin importar el sexo que se porta. Todo hombre tiene algo de mujer y toda mujer tiene algo de hombre. Una mujer sin cualidades masculinas jamás sabrá tomar una decisión y un hombre sin cualidades femeninas nunca podrá contener ni sostener nada. La sabiduría está en mantener estas dos grandes polaridades en perfecto equilibrio. Hay momentos en donde hay que ser emisores y hay momentos en donde hay que ser receptivos. Cuando una función predomina en detrimento de la otra se quiebra la armonía de la vida. 

Nuestra civilización ha sido emisora de ideas, inventos, se han hecho grandes hazañas; las cualidades masculinas han dominado los intereses del mundo, en la mayoría de las veces, sin tener en cuenta si se conserva el medio ambiente o no. Cabría preguntar: ¿por qué las cualidades femeninas se han tenido por inferiores a las masculinas? Todavía hay predicadores de buena voluntad que trabajan arduamente por un mundo mejor pero que afirman que la mujer es la tentación del hombre, que el hombre pecó por culpa de la mujer. Aristóteles dijo: “La mujer es mujer en virtud de cierta falta de cualidades; Tomás de Aquino expresó: “La mujer es un hombre fallido”; San Agustín: “La mujer es una bestia ni firme ni estable” y Freud: “La mujer es un hombre sin pene”. Y un ejemplo más cercano lo tenemos en Walt Disney. En toda su producción  la madre ha muerto, o hay una madrastra, o la figura femenina es el la bruja mala. El concepto de familia está completamente ausente de todos sus cuentos; Mickey y Mimi no tienen hijos y el pato Donald lo que tiene son sobrinos. Sin embargo en sus historias el padre es exaltado y vemos bellas relaciones entre el padre y los hijos. Pareciera que el mensaje escondido de Disney es: las madres han muerto. Cabría preguntarse, ¿cuál ha sido la repercusión en las conciencias de los niños a los que hemos llevado, década tras década, a ver las bellas películas de Disney o a quien le hemos leído sus cuentos? Walt Disney nos enseño a imaginar, pero no se pudo sustraer de su cultura.

Vamos a tratar de descubrir las ideas que han generado esta condición de inferioridad que ha afectado a la mujer de muchas maneras creando una dosis incalculable de sufrimiento en el mundo.

De diferentes maneras, la humanidad siempre ha buscado el mundo espiritual. Hasta prácticamente ayer se creyó que la materia era un estado inferior de la creación, algo contrario e irreconciliable con el espíritu. La física moderna nos dice que el 99 por ciento del átomo está vacío. ¿Dónde está la materia? Ahora se sabe que materia  y espíritu, o materia y energía son la misma cosa expresándose de diferentes modos. Este pensamiento revoluciona el concepto del mundo y une las dos grandes polaridades de Espíritu y Materia. Porque a través de los espacios interorbitales de los átomos llegamos al espíritu. Porque el espíritu es todo. Todo es divino, la materia tiene espíritu y el espíritu materia. Grandes pensadores modernos nos han señalado esta gran verdad. La compañera de Aurobindo, a quien llamaban Madre, decía: “No hay más que UNA realidad, no hay más que UNA vida, no hay más que UNA conciencia: lo Divino.

En la naturaleza, la mujer representa la materia y el hombre el espíritu; si creímos que la materia era pecaminosa, de ahí a pensar que la mujer es inferior y la tentadora del hombre sólo había un pequeño paso. Recordemos que Moisés escribió el Génesis utilizando a la mujer como el símbolo de la tentación. Si bien fue un símbolo, lo que quedó como mensaje en la mente colectiva de Occidente fue que la mujer es inferior al hombre. Esta lamentable creencia ha desequilibrado toda nuestra historia. ¿Cómo podemos tener un mundo de paz si en la base misma de la sociedad se vive en guerra?

Dios Padre es el Espíritu, el Polo Positivo; Dios Madre es la Sustancia Primordial (el Polo Negativo) y el Hijo (el campo magnético entre ambos) es la Conciencia, el Cristo.  Así danza la Creación eternamente. Cuando esta ecuación se altera y la danza de las polaridades está desequilibrada el Hijo sale deformado. Cuando vemos la danza de las polaridades en nuestra historia y cómo la mujer ha sido considerada inferior al hombre, no es de extrañar que el hijo, que es nuestra civilización, haya salido deformado.

La mujer, tratando de recuperar su posición en la sociedad, se rebeló. Lo lamentable es que para poder ocupar un sitio respetable tuvo que ponerse los pantalones para no dejarlos nunca. Decidió ejecutar la única función acreditada por la sociedad, la masculina y como consecuencia el desequilibrio ahora es mayor. No hay madres en la mayoría de los hogares, la maternidad es un oficio de tiempo completo, en especial en las primeras edades; no se puede ser madre en ausencia. El ambiente del hogar depende de la mujer, no del hombre. Conocemos el cuadro, la mujer llega cansada de trabajar, a preparar comida, atender la casa, los chicos y… ¿qué ambiente puede generar? Con el abandono de la función femenina por parte de la mujer nuestra sociedad ahora tiene mujeres muy preparadas y competitivas, pero nuestros niños no tienen madres… Y el desastre los estamos viendo sin saber qué hacer …

Si estamos en el umbral de una nueva civilización, para poder recibir las nuevas ideas, los nuevos arquetipos, tenemos que dar el cambio hacia lo femenino. El Maestro Omraam M. Aivanhov anunció que la humanidad tiene que hacerse femenina para poder recibir lo nuevo, para que el reino de los cielos descienda a la tierra. En un mundo que está en manos del materialismo egoísta, emitiendo constantemente formas para autosostenerse, si no logramos el cambio y nos ponemos receptivos, ¿cómo van a descender los nuevos arquetipos? Lo femenino es la fuerza capaz de cambiar las actuales condiciones del mundo por su poder de recepción y contención.

En el principio de nuestra carrera evolutiva el animal fue fecundado con la mente y nació el hombre. Ahora el hombre será fecundado con el amor y nacerá el superhombre. Para que se produzca esta fecundación tenemos que ser receptivos, tenemos que ofrecer un vientre capaz de ser fecundado para que nazca el hombre nuevo, el hombre solar, el hombre de Acuario.

¿Te das cuenta del porqué se dice que esta era es femenina? No es porque la mujer va a dominar, ¡nada más lejos de la verdad!    Es  simplemente porque será emitida la nota de lo femenino para poder recibir lo nuevo. Y vendrá entonces una comprensión del valor de lo femenino, no para dominar, sino para ocupar su lugar al lado de lo masculino, creando el equilibrio perfecto que producirá un mundo nuevo, un nuevo génesis de belleza sin igual. Entonces tendremos, sobre la faz de la tierra, la nueva familia humana que manifestará el perfecto equilibrio, tanto en los roles del padre como en los de la madre, terminando la competencia y la guerra que tanto sufrimiento han generado. Las dos partes se mirarán y se darán cuenta que son partes complementarias de una unidad superior y la familia humana será expresión de la unión indisoluble y perfecta del espíritu y la materia. Y entonces las palabras del Cristo cuando dijo, “lo que Dios une, el hombre no lo puede separar” serán comprendidas en verdad.

Con profundo amor, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

Mes de Libra 2006

  TU POEMA, TU VIDA

Somos El Pensador, el Hijo de Dios y nos exteriorizamos a través de la personalidad compuesta por el cuerpo, las emociones y el intelecto. La personalidad es nuestro instrumento. Habitamos en él, nos exteriorizamos a través de él. Cuando creemos que somos él, nos perdemos porque nos identificamos con las cosas de su mundo: fama, dinero, nombre, posesiones, etc. Cuando reconocemos que no somos la personalidad sino que la habitamos, que es nuestro instrumento de expresión en este mundo, nos damos cuenta de que somos algo mucho más grande que el instrumento y empezamos a reconocernos como ese ser que vive más allá del cuerpo, las emociones y el pensamiento y al mismo tiempo los anima; iniciando el descubrimiento de nuestra conciencia inmortal.

Esta es una verdad fundamental que podemos encontrar en las tradiciones espirituales de la humanidad, una verdad que aparente-mente divide el mundo en dos partes, una superior, inmortal y la otra inferior, perecedera.

Pero… si consideramos lo material como el mal y lo espiritual como el bien entramos en un sistema que terminará dividiendo lo indivisible, porque la vida es una, la conciencia es una.  Si separo lo material de lo espiritual, dejo a la materia sin vida y al espíritu sin cuerpo de expresión. Buscando escapar del mundo de espejismos negando lo material como parte de lo que somos hemos entrado más en él porque lo que tiene de verdad la materia es el espíritu que la anima y la conciencia que la ordena en esa gran red de vida y conciencia que es el Universo.

Esta división dolorosa ha producido un sistema de hipocresía en el cual soy espiritual en el Templo, en la Iglesia, pero al hacer negocios estoy en el mundo material y puedo ocasionar daño a terceros sin que sienta remordimiento. Y cuando los reinos de la naturaleza expresan su divinidad no los percibo como tal porque lo espiritual no es material…  Mirando las estrellas, en una noche oscura, el rostro de Dios Madre aparece en cada titilar y si busco su aroma, la rosa lo esparce libremente al viento.

Mi papá me decía que a pesar de que el hombre ha llegado a hacer grandes cosas no ha podido producir un solo pétalo de rosa. – SóloDios, hija, sólo Dios –  decía. Las rosas rojas sobre su ataúd, el día de su entierro, expresaban tanta vida que la muerte se desvanecía como el espejismo más grande de la vida en la forma. 

Si reconocemos lo divino en la materia, estamos reconociendo a la Madre Divina. No se trata de alejarnos de la personalidad sino de transformarla imbuyéndola de alma, de conciencia. El trabajo que vinimos a hacer en este mundo es transformar la materia con la Luz del Alma. Y la materia que nos toca transformar primero es la que compone nuestros cuerpos en un proceso que culmina cuando se hace luminosa. La Madre, la Materia Lúcida, se expresa a través de la materia opaca, cuando ésta alcanza su debido estado de pureza.

Recuerdo cuando, en los Congresos del Nuevo Pensamiento, poníamos en la entrada del salón un gancho de ropa bien adornado con un letrerito que decía: “Deja colgada tu personalidad aquí”. La pretensión era entrar como almas sin que la personalidad nos acompañara… Me pregunto cuántos lo lograrían. Yo no. Mi cuerpo mental estaba atento a todo ese caudal de conocimiento que se despliega en los Congresos del Nuevo Pensamiento, mi cuerpo emocional se gozaba de las experiencias vividas y confieso que mi cuerpo físico siempre estuvo allí conmigo. Para un alma encarnada existe solo una vida, la de todos los días, la cotidiana, con sus momentos de exaltación y sus momentos de tristeza, con los problemas y toda la secuela de experiencias que aporta la vida en la materia. No hay otra porque la Conciencia, cuando está encarnada, se expresa a través de su instrumento. De lo que se trata es de afinar el instrumento para que la Conciencia pueda expresar toda su música, la música del Alma. La personalidad es como un violín, un buen instrumento, el violinista es la Conciencia (el Alma) y la partitura, el Espíritu. Si guardamos el violín en el closet, el violinista no puede tocar y el mundo se queda sin la música del Alma. No podemos guardar ni dejar fuera a la personalidad, la tenemos que afinar a tal punto que la música del Alma pueda expresarse en su gloriosa armonía. Si el violín está desafinado, la Conciencia no puede ejecutar bien la música, aunque conozca bien la partitura. Nos toca afinar nuestro instrumento, y a ese trabajo le llamamos el sendero espiritual, la vida del discipulado, el camino.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar… sí, viviendo cada experiencia, extrayendo el aprendizaje oculto en cada cosa que nos presenta la vida. Nuestra presente encarnación es nuestro karma y nuestro dharma. Es la forma que la evolución toma en este mundo. El manual de cómo vivir es la enseñanza de la Sabiduría, y sólo practicándola podemos hacerla nuestra, comprenderla.

Ahora cuando medito le pido a la mente que se venga conmigo, que no se distraiga, porque la necesito llena de luz para el trabajo. A mi cuerpo emocional le pido amorosamente que no se resista a las vibraciones luminosas que se alcanzan en los estados de meditación y a los elementales de mi cuerpo, que no desperdicien la oportunidad de alimentarse de esa luz.

El Maestro Omraam Mikhael Aivanhov dice en sus libros que la personalidad siempre tiene que estar vigilada por “el amo” porque cuando el amo está presente ella se comporta. El amo es la Conciencia, el Alma, la Presencia Yo Soy. Pero si el “amo” abandona su puesto de vigilancia, se instala el caos en nuestra vida y somos arrastrados como hoja que se la lleva el viento, víctimas de un destino que podemos dirigir con sólo saber quienes somos y actuar de acuerdo a lo que somos, el Alma, la Conciencia.

De ahí la necesidad de un cierto grado de pureza que nos permita establecer la armonía para que el Alma y la personalidad se unan. Esta es la razón por la cual todo discípulo, en un momento de su vida tiene que trabajar con la energía del Cuarto Rayo, la energía de la armonía. La armonía es la síntesis de todas las cualidades, de todas las virtudes reunidas, cuando trabajamos con la armonía tocamos el corazón de las cosas, el Alma Universal, el Centro de donde proviene la energía que todo lo transforma y organiza. El Cuarto Rayo entona las distintas frecuencias que componen la personalidad con la frecuencia del Alma, uniéndolas. Su palabra de poder. “Dos se fusionan en uno” nos da la clave.

Fusionemos la personalidad con el Alma, llenémosla tanto de la energía del Alma que ya no se encuentre a sí misma, sino que más bien, en su lugar, aparezca el Alma.

En la vida de todos los días se construye el sendero. Cada experiencia es un aprendizaje del Camino. Tu tarea, tu misión está delante de ti, en lo cotidiano. Tu vida es tu obra de arte, tu poema. Extrae de tus vehículos la esencia sagrada oculta en la materia y un día, cercano o lejano, ellos te devolverán la imagen del Espíritu.

“Los Hijos de los hombres son Uno y yo soy uno con ellos…” en la síntesis de la Vida y en la Unidad de la Conciencia.

Con amor profundo, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Virgo 2006

UN MECANISMO DE RESPUESTA PARA EL ALMA

La humanidad está dando vueltas sobre sí misma sin rumbo definido porque el programa de vida que está grabado en su alma permanece ignorado por la conciencia cerebral. Durante siglos hemos buscado orientarnos hacia el Alma, presintiendo su presencia y de tanto en tanto, inspirándonos en ella. Pero ha llegado la hora en la que el ser humano, para recuperar su rumbo de manera que el “Plan se reestablezca en la Tierra”  antes de que sea demasiado tarde, necesita el contacto del cerebro con el Alma, necesita que se establezca la relación consciente con su verdadera conciencia divina.

Cuando vemos a la humanidad de cabeza en el más burdo materialismo, peleándose y matándose por las cosas que en el momento de la muerte tiene que dejar y contaminando lo único verdaderamente suyo, la conciencia; cuando vemos la falta de valores de las sociedades modernas, la falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, pensamos que las fuerzas oscuras están ganando la batalla. Sin embargo, la victoria final siempre es de la Luz. Las fuerzas oscuras, por más que se esfuercen no tienen el poder del Alma. Estas fuerzas trabajan desde el plano de la mente y no pueden actuar fuera del campo de su esfuerzo. El Alma por el contrario trabaja en los tres mundos, (físico, emocional y mental) y no obstante permanece desligada y kármicamente libre de los resultados de ese trabajo. Debido a la proximidad e identificación con los materiales de trabajo, los magos negros logran resultados transitorios de mayor potencia y más rápidamente que los Maestros, pero los resultados son efímeros, dejan una estela de destrucción y desastre y, finalmente, quedan sepultados en el resultante cataclismo.  (Magia Blanca Pág.101).

Trabajemos así,  completamente desapegados a los frutos de la acción para permanecer libres y poder movernos con celeridad de acuerdo a la necesidad del momento permaneciendo siempre alertas a la voz del Alma. Cuando vemos frustrados nuestros esfuerzos, cuando no vemos los frutos, el estado emocional nos nubla la visión y nos separa del Alma porque nos centra en el deseo que parte de la personalidad molesta con la circunstancia.

Cuando te sientas molesto, lo primero que tienes que hacer es buscar la forma de salir de ese estado, porque todo lo que hagas estará dictado por tu personalidad que es la que siempre se equivoca. No tomes decisiones, no emprendas acciones, no emitas juicios bajo ese estado. Luego te arrepentirás y las cosas en vez de mejorarse, se empeoran.

Una fórmula muy buena es respirar conscientemente y centrarte en la respiración. Esta técnica funciona mejor para las personas que no tienen en su equipo un fuerte componente de 3er y 5to rayo. Cuando esto es así, lo mejor es meterse de lleno en el estudio de la Enseñanza Espiritual que inmediata-mente traslada la atención de la mente a otro campo, y de esta forma, se va aliviando la tensión a la par de que se va recibiendo la frecuencia de la energía del alma que va elevando la condición, la va superando.

Si nosotros, la humanidad, queremos que se establezca en la Tierra una era de paz, amor, comprensión, justicia social, fraternidad, igualdad, en fin, todo eso que hemos soñado siempre, el trabajo que nos toca, el más surgente es conectar la conciencia cerebral con la conciencia del Alma.

Tanto el Maestro DK como el maestro Saint Germain nos dan una clave muy importante para perfeccionar el mecanismo del cerebro de manera que pueda registrar debidamente y transmitir correctamente las impresiones del alma, al igual que los propósitos y requerimientos grupales.

Lo primero es poner en actividad el centro Ajna, el centro entre las cejas, colocando nuestra atención allí. Imaginar que este centro se subordina al centro coronario. Cuando esto sucede el alineamiento consciente y directo entre alma-mente-cerebro se establece y aparece un campo magnético que incluye ambos centros de la cabeza que afecta la glándula pineal y la pituitaria. Por medio de este campo, no solo se establece la conexión con el alma sino que se hace sentir el aspecto voluntad o propósito del Alma.

De esta manera se podrá utilizar la mente en dos direcciones, externamente hacia el mundo de los fenómenos e internamente al mundo del ser espiritual. También se podrá registrar todo lo que provenga de los mundos físico y emocional, reconociendo su procedencia por medio de la discriminación vibratoria.

El Maestro Saint Germain nos da una técnica que puede ayudarnos mucho en este proceso:. En esa técnica, al espacio magnético que se forma entre los dos centros lo llama “La Cueva”. .

  1. Relájate y ponte cómodo. Siéntate y coloca el cuerpo lo más confortable posible. Empezando por los pies, relaja cada músculo, tendón y, finalmente, cada célula de todo el cuerpo. Háblale a las partes por separado, diciéndoles que se relajen. Date cuenta de que el sistema nervioso les lleva el mensaje y ellas obedecen.
  1. Calma tus emociones y serénate. Háblale a las emociones y diles que estén en paz. Deja que cada emoción se aquiete hasta que notes una serenidad que penetra tu naturaleza sensible.
  1. Establece una respiración suave y rítmica, la que te parezca natural y confortable. Tomando siete respiraciones, permite que tu atención consciente se enfoque en la frente sin crear un punto de tensión allí. Simplemente, establécete suavemente en la frente y toma conciencia que tú eres una personalidad integrada enfocada en tu naturaleza mental.
  1. Desde el ajna, te reconoces como la conciencia e integras las energías de los tres cuerpos físico, emocional y mental.
  1. Visualiza una línea de luz que va del centro Ajna al centro de la cabeza, a la Cueva y se ancla en ella como un pequeño y dorado sol.
  1. Gradualmente te mueves por ese hilo luminoso y te ubicas en el centro de ese sol dorado, en la Cueva, en el centro de la cabeza.  
  1. Familiarízate con ese lugar en donde puedes recibir el impacto de la energía del alma que quedará registrado en tu conciencia cerebral. Allí, ubicado en ese centro de luz esperas, con paciencia, el contacto con la Presencia.

Que puedas practicar y encontrar en este ejercicio una fórmula de contacto con el Alma que te permita recibir la inspiración del Alma en todo momento. Es tu necesidad, la mía, la de todos. En el Alma está la salida a esta encrucijada en la que nos encontramos, ubicados como estamos en el medio de un profundo cambio de una cultura de guerra a una de paz. En el contacto con el Alma está la Victoria.

Somos uno en el Alma de la Humanidad.

Con amor, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

Mes de Leo 2006

¡HASTA CUANDO, OH SEÑOR!

Con la guerra desatada en Medio Oriente en pleno siglo XXI, y toda su secuela de terror, dolor y sufrimiento uno se pregunta como es posible que la humanidad todavía no aprenda que la violencia nunca termina con la violencia, que el terror no se acaba añadiendo más terror, ni el odio con más odio. Hasta cuándo, ¡OH Señor!, vamos a aprender que tu Ley es el Amor y el Perdón, que Tu Sendero está hecho de Compasión y que sólo cuando nosotros, los humanos, decidamos vivir como hermanos, dejando para siempre la competencia y tomando como ley la cooperación, abandonando la indiferencia y tomando como forma de vida la solidaridad, reconociendo en la amistad verdadera, no solo entre los seres humanos, sino entre los pueblos de todas partes, el único futuro posible, es que la Tierra entera podrá manifestar su verdadero propósito que nos permitirá expresar la gloria que cada ser oculta en su corazón.

Hasta cuándo, uno se pregunta, y no haya la respuesta. Somos una civilización guerrera, muy guerrera, que se cree pacífica, con la responsabilidad histórica de construir una cultura de paz que garantice la supervivencia como especie. Enseñamos a nuestros niños, desde muy pequeñitos a matar por medio de los juegos que les compramos y el ejemplo de nuestra conducta violenta. Mientras tanto, el futuro nos reclama Paz, Paz, Paz.  Creo que somos la civilización más sanguinaria que ha conocido la historia de la humanidad porque nunca antes la maquinaria de guerra ha sido capaz de matar a tantos y tantos inocentes en tan corto tiempo; somos una civilización terrorista porque hemos aprendido a hacer llover bombas de todo tipo, engendrando terror a los ciudadanos civiles de las ciudades bombardeadas así como engendra terror el que se amarra bombas a su cuerpo para volar con él a otros.

Cada vez que un ser humano ocasiona la muerte de otro nos alejamos más de nuestra esencia. Porque el Alma, esa unidad de conciencia que tiene la capacidad de convertirse en un glorioso Hijo de Dios tiene una Ley, y esa Ley es el Amor y la Compasión. La violencia nos aleja de nosotros mismos, nos desconocemos, y entonces, nos confundimos con el reino animal. Una vez escuché a un Maestro muy sabio decir que el ser humano podía, debido a su maldad, reencarnar en el reino animal;  confieso que me pareció absurda aquella aseveración, pero ahora, ante la escalada de violencia en pleno siglo XXI, las imágenes de niños inocentes muertos, o lo que es peor, sufriendo dolores físicos y morales, pienso que podía tener razón, porque no es que uno tome un cuerpo de rata o de cucaracha, el cuerpo puede parecer humano, pero es la conciencia, y por ende, la conducta, la que se vuelve animal.

Pero a pesar de todo este desastre estamos cerca, muy cerca de un nuevo amanecer de la conciencia humana. Soy de las que creo que es cuestión de un instante de luz, de un profundo contacto con la Verdad de lo que cada uno de nosotros Es y este mundo de competencia, de violencia, de codicia, se hace pedazos y en su lugar aparece el mundo real.

La esperanza surge de la humanidad misma. Estamos cambiando. Algo en nuestra conciencia se está despertando. No es el cambio hacia esa bondad tonta de creer que cumplimos con Dios porque no le hacemos daño a nadie sino algo más profundo. Estamos dándonos cuenta de una Verdad interna, ésa “que nos hace libres”. Es la Verdad de la realidad interna, del Alma, de la naturaleza divina que todos tenemos. De la convicción de que somos hermanos, que el “pueblo escogido” es toda la humanidad y, por lo tanto, nos duele tanto la muerte de un niño americano, como la de un judío, un irakí o la de un palestino. Sí, la de todos, porque respetamos la Vida, porque hemos empezado a darnos cuenta de su verdadera dimensión.

Entonces, de esta conciencia surge un clamor. Es el clamor histórico que ha provocado la aparición de los grandes Seres que vienen en ayuda de la humanidad cada vez que la humanidad, desde su alma, clama. Y así como  sentimos el dolor terrible de todos los sometidos al espanto de la guerra, también sentimos la nota de los que claman por un mundo mejor. Y esa nota crece y crece cada vez más. Aunque los poderes materialistas que dominan el mundo tratan de acallarla, con aquel cuento infantil de que nosotros somos los buenos y “los otros” los malos, surge victoriosa. Es como el perfume de una flor, sutil pero imposible de detener.

¿Qué hacer? Invocar. He ahí el poder que podemos ejercer en estos momentos críticos. Invocar. Porque penetramos las esferas internas de poder y cambiamos la condición desde adentro, en donde se libera la Gran Batalla, de la cual la que vemos es una expresión externa. Visualicemos el Gran Triángulo de Luz, poderoso como el Rayo, iluminador como el Sol y sostenedor como la Vida misma, formado por El Arcángel Miguel, Sanat Kumara (Melkisedeck) y Maitreya (el Cristo). Y como la Jerarquía nos ha legado la oración que el Cristo mismo utiliza, invoquemos con él.

Esta es la hora de utilizar la Gran Invocación en sus tres partes, como nunca antes, y para aquellos que aún no la conocen, la ofrecemos a continuación. Hagámoslo como si la base de nuestra especie estuviera en juego. ¿Acaso no lo está? En este tiempo de profundo enfrentamiento con las Fuerzas de la Oscuridad, la estrategia es generar Luz, Amor y Compasión. Unidos, en profundo recogimiento y anclados en la Presencia, invoquemos LA LUZ, EL AMOR Y EL PODER  por medio de la Gran Invocación:

Que las Fuerzas de la Luz iluminen a la HumanidAD.

Que el Espíritu de Paz se difunda por el mundo

Que el Espíritu de Colaboración una a los hombres de buena voluntad donde quiera que estén.

Que el olvido de agravios por parte de todos los hombres sea la tónica de esta época.

Que el Poder acompañe a los Grandes Seres.

Que así sea y cumplamos nuestra parte.

 

Que surjan los Señores de la Liberación.

Que traigan ayuda a los hijos de los hombres.

Que aparezca el Jinete del Lugar secreto y con Su venida, salve.

Ven, OH Todopoderoso.

Que las almas de los hombres despierten a la Luz.

Que permanezca con intención masiva.

Que el Señor pronuncie el fíat:

¡Ha llegado a su fin el dolor!

Ven, OH Todopoderoso.

Ha llegado, para la Fuerza Salvadora, la hora de servir.

Que se difunda por el mundo, OH Todopoderoso.

Que la Luz, el Amor, el Poder y la Muerte,

Cumplan el propósito de Aquel Que Viene.

La Voluntad de salvar está presente.

El Amor, para llevar a cabo la tarea, está ampliamente difundido.

La Ayuda activa de quienes conocen la verdad también está presente.

Ven, OH Todopoderoso, y fusiona a los tres.

Construye una muralla protectora.

El imperio del mal debe terminar ahora.

                         

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,

Que afluya luz a las mentes de los hombres;

Que la luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,

Que afluya amor a los corazones de los hombres;

Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el Centro donde la Voluntad de Dios es conocida,

Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;

El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el Centro que llamamos la raza de los hombres,

Que se realice el Plan de Amor y de Luz

Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder, restablezcan el Plan en la Tierra.

Con el amor más grande y la certeza de que somos Uno, Carmen Santiago

fdnpcaracas@yahoo.es

 

 

Mes de Cáncer 2006

Estar presente

Cuando estás presente, la vida entera se revela como un canto de gloria. Cuando estás ausente, la vida es un sucederse de eventos que te llevan de un lado a otro, dejándote una sensación de vacío, de sin razón. La vida moderna, que es una vida de consumo, ante la ausencia de quien la habita, busca llenar con cosas lo que sólo se puede llenar con vida. Y así, el habitante de cualquier ciudad de nuestro mundo moderno deambula por sus calles buscando qué comprar, qué desear, por qué luchar, para sentirse que vive, sin darse cuenta que para vivir no se necesita consumir sino estar presente.

Todo se resuelve con la Presencia. Y la Presencia eres tú, el verdadero, el real, no la copia o el modelo en serie de las pasarelas de moda, sino el que vive en tu cuerpo, el morador de tu mente y sentimientos, tu verdadero ser.

Hay momentos en los que uno se pregunta, ¿dónde estoy? Y cierra uno los ojos para buscarse y la mente no deja de emitir imágenes, una tras otra sin parar. Uno se fastidia, abre los ojos y deja de meditar. O se hace cómplice y empieza a crear imágenes mentales de acuerdo a las creencias para por lo menos hacer un servicio, creando en los éteres mentales humanos impulsos que ayuden a otros a conseguir el sendero de servicio, un sendero que al ayudarnos a todos, mejora la vida y nos quita las pesadas cargas de egoísmo y maldad en las que a veces nos encerramos y nos ausentamos más.

Cada quien trabaja desde donde puede, y cada servicio es válido para aquellos a los cuales va dirigido. Ante la infinita gama de canalizaciones que viajan por el espacio cibernético uno se pregunta, ¿será que los Maestros no tienen otra cosa que hacer que comunicarse? Pero hay que reconocer que ésta es la pregunta de una mente analítica y crítica, la típica mente del que tiene que trabajar mucho rompiendo esquemas mentales para poder estar presente.

Hace algún tiempo esto me preocupaba, ahora lo celebro, porque cada una de esas canalizaciones va a un número de seres que les sirve y utilizando esa información dan pasos adelante en la vida. Aunque sean pasos ascendentes en el astral, ascienden y el que toma el camino ascendente en la conciencia, un día, tarde o temprano, llegará a la Presencia.

La vida es un aprendizaje, y cuando aprendemos a distinguir por vibración, que es, podríamos decir, distinguir por el olfato, se puede reconocer la procedencia de la inspiración y utilizarla de acuerdo a la necesidad del momento. Ésa es la clave. Más que otra cosa hay que desarrollar el olfato, reconocer por vibración. De ahí la importancia de estar al lado de un ser que habita en la Presencia porque nos enseña, sin palabras, a reconocer la vibración maestra porque nos la da. No es lo mismo hablar de agua que mojarse, o saber todo lo de la naranja que comerla. La experiencia, la vivencia es la más útil de todas las enseñanzas, la que se graba, la que no se olvida.

En un mundo de espejismo se asciende de un espejismo más denso a uno más sutil. Por lo tanto podemos afirmar que hay espejismos útiles creados por los Maestros como escalones a través de los cuales sus discípulos ascienden para algún día llegar a la Presencia, ser la Presencia, la Presencia que habita el presente que es, como decía Conny Méndez, brillante, radiante, sin tiempos, ni limitaciones, sin edad … que es parte del océano de luz purísima donde tiene su vida todo lo que contacta tu ser …

Lo que no podemos hacer es quitarle a alguien su espejismo si no es capaz de ascender a nuestra creencia, que puede ser también un espejismo que llamamos “realidad”. Cada cosa que nos sucede tiene un motivo, una enseñanza, una verdad oculta. No hay que olvidar que cada espejismo vela una verdad. Por ejemplo, el espejismo de la solidez de la materia proviene de una gran verdad, que la materia es energía y por lo tanto, la percibimos como sólida, porque materia y energía son intercambiables. Los mundos de los reflejos, el del intelecto, las emociones y el cuerpo, son mundos que reflejan una Verdad. El intelecto es el reflejo de “manas”, el Pensador; el mundo de las emociones es un reflejo del Búdico, el mundo de la intuición y del amor divino y el físico es el reflejo de Atma, el plano de los arquetipos sagrados, del Prototipo divino, de la Voluntad. Son proyecciones de una Verdad, y tienen oculto la clave de la liberación y retorno al mundo desde donde se proyectan.

Cuando la creencia, el espejismo, tiene, ciertamente, marcado el camino descendente, el camino que degenera, densifica, degrada, esclaviza, podemos intervenir para disolverlo utilizando todas las técnicas de disipación y estaremos haciéndole un servicio a la vida.

Mirando los cuadros de Nicholas Roerich  parece que estuvieran hechos para que, a través de su belleza, uno hiciera contacto con la Presencia. Uno puede penetrarlos y entrar en otros estados de conciencia más sutiles y con más grado de verdad que lo que puede aportar la mente y sus interminables detalles. Como la tela de una araña, la mente va tejiendo y tejiendo. La araña no se enreda en su tela, pero la mente queda atrapada y si no se cuida, queda incapacitada por sus mismos hilos. Hay que saber cuando parar de tejer para disfrutar de la tela y desde allí, desde el conocimiento, buscar la sabiduría y desde la sabiduría, la Presencia.

“Maestro, una vez te pedí tu Sabiduría, ahora te pido Tu Presencia. En ella está contenido todo. Bendíceme, mírame y seré la Presencia. Y aunque vuelva a mi estado personal de separación, para poder seguir viviendo en este mundo de espejismo, habrás dejado una huella indeleble en mi corazón, certera, ígnea, que será, de ahora en adelante, el sendero que recorreré, el sendero de la Presencia, el sendero del Fuego, el sendero del “Yo Soy”.

Con amor profundo, Carmen Santiago - fdnpcaracas@yahoo.es

 

“Mi deber ser es el presente.

Soy como el árbol (los árboles mueren de pie)

Soy como el águila,

Mi alma busca los espacios del cielo eterno.” 

José Godoy


 

Mes de Géminis 2006


EL ASHRAM DE SÍNTESIS

Para enfrentar los retos del cambio de Era y trabajar para el establecimiento del nuevo tiempo tres energías mayores de rayo de Primero, Segundo y Séptimo se han unido en una síntesis en la creación de un nuevo ashram jerárquico con la responsabilidad del cambio de Era que implica pasar de una civilización beligerante a una cultura de paz, con las nuevas técnicas que ofrece la Magia Ceremonial del Séptimo Rayo.  

Este Ashram se forma por la unión de las ashramas de los Maestros Morya,   Djwhal Khul y Saint Germain.

Su tarea principal es exteriorizar toda la evolución de la conciencia que la humanidad ha acumulado hasta ahora y darle una forma objetiva a su desarrollo evolutivo. Es expresar en la Tierra el reino de los cielos. Tiene la responsabilidad Jerárquica del cambio de la identificación humana de la personalidad al Alma. Busca crear una nueva civilización sin destruir la precedente.

En la Era de Piscis, era de Sexto Rayo se logró focalizar el ideal para la humanidad. Ese ideal lo encontramos en las religiones y lo podemos observar si apartamos los dogmas y las formas elaboradas creadas a su alrededor. Pero este ideal se mostró inalcanzable porque colocó al ser humano en la posición opuesta, la de ser un pecador que adora la perfección pero es incapaz de lograrla. De esta manera nuestra civilización reflejó los dos opuestos polares, el bien y el mal. La vida externa y los asuntos en los tres planos del esfuerzo humano quedaron dictados por el conflicto producido entre estos pares de opuestos. La creencia en ese lado oscuro, pecaminoso que el ser humano creyó ser encontró salida a través del mundo de relaciones humanas, de los negocios, de la actividad diaria. Así es como esta humanidad construyó una tremenda civilización basada en los valores materiales. Su evaluación de la forma, de sí mismo, del ideal, de su meta, de su propósito, quedó completamente fuera de balance, desinformado, malinterpretado. Su aspiración espiritual quedó fuera de su vida material, ocasionando una división dolorosa dentro de su ser. Y sin embargo, a pesar de todo esto, se ha producido, dentro de la conciencia de la humanidad, un tremendo desarrollo evolutivo como resultado de ese ideal enfocado y sostenido, que sólo necesita una forma a través de la cual expresarse para poder ser un hecho en la vida social humana.

El cambio de una expresión de Sexto Rayo a una de Séptimo significa que el ideal que se ha tenido ante los ojos de la humanidad como inalcanzable puede alcanzarse. En vez de venerarlo, en vez de rezarle, debe ser traído al corazón, a la mente y a la verdadera actividad ordenada, a través de la Magia Ceremonial, debe ser encarnado y expresado en la vida diaria y en los asuntos de cada miembro de la humanidad.  

Es obvio que este cambio producirá muchos conflictos. La religión organizada se opondrá al concepto y luchará por mantener su dominio sobre las masas. Los gobiernos lucharán el concepto en su esfuerzo de mantener a las masas bajo su control. Y las masas mismas lucharán contra este concepto en su esfuerzo de retener su propia identidad.

Hemos encarnado los problemas de la humanidad. Hemos crecido, a través de varias encarnaciones, en esta civilización. Hemos ayudado a crearla. Sus problemas son nuestros problemas. Por lo tanto, el camino no va a ser fácil porque estamos haciendo el camino, estamos creando el sendero. La técnica es aplicar la Sabiduría, permaneciendo como  almas y viviendo a la luz del alma. Cada vez que solucionamos un problema en nuestra pequeña vida con la sabiduría del alma y aplicando la magia ceremonial estamos abriendo caminos para la nueva civilización.

Otro cambio fundamental que marca este nuevo tiempo que recién se inicia está en el hecho de que el Séptimo Rayo, dentro de la organización de la vida social humana sustituye al Tercero de Actividad Inteligente. El Tercer Rayo trata con cifras, con hechos y figuras, con la organización de la energía, la fuerza y la sustancia del sistema involucrado, con un fin específico y dentro de un cierto período de tiempo. No trata con el propósito, con el fin que va más allá de una encarnación en particular o más allá del interés de los pocos involucrados.  Trata con la forma material, el valor material de la forma en vez del valor espiritual que la forma pueda tener.

El Séptimo Rayo es primordialmente el Rayo de la Magia Ceremonial.  En vez de expresarse a través  de un sistema basado en cifras, expresará su creatividad a través del movimiento ceremonial. La actividad del Séptimo Rayo manifestará una apariencia   basada en la organización de la luz, el color, el sonido y la vibración en vez de cifras, estadísticas o medidas numéricas.    

Por ejemplo, el personal, dentro de cualquier esfuerzo, será organizado de acuerdo a la relación natural entre uno y otro de acuerdo a su luz, sonido, color y vibración, y el efecto ceremonial que esta relación crea dentro del mundo de las apariencias.  

¿Qué efecto, por ejemplo, tienen tres personas en el mundo de los asuntos como resultado de la combinación de luz, sonido, color y vibración que juntos producen? Esta será la base de las relaciones en todas las áreas de la vida organizada. Es muy diferente a lo que tenemos actualmente en donde buscamos las soluciones y las basamos sobre sistemas numéricos de relaciones. Por ejemplo, no habrá un concepto de edad. Habrá un concepto de estaciones, ciclos que se repiten, y la Magia Ceremonial que es aplicable a estos ciclos particulares. El sistema de medidas cambiará y por lo tanto, la utilización de los recursos mundiales. 

A través de la Magia Ceremonial podemos manifestar completamente el propósito y el plan que uno pueda tener. Sus métodos y técnicas son tan diferentes a las que estamos familiarizados como lo es el viaje aéreo al método de caminar de un lugar a otro, y todavía más. Es más sencillo, menos limitado y más fácil.

La Magia Ceremonial trabaja con las formas que ya están en existencia para hacer espacio para el descenso de las nuevas formas. A través de una ceremonia invoca la manifestación del Aspecto Voluntad,  que hace descender a la materia la intención enfocada y por lo tanto, su aparición externa. Recordemos que la invocación de la Voluntad trae siempre un sacrificio, el sacrificio de la vieja forma que cede su lugar a la nueva. Este sacrifico activo da lugar al nacimiento de la forma creada recientemente. Si, por ejemplo, la forma de pensamiento que se está creando para el instrumento perfecto incluye la perfecta salud, en la medida que sea kármicamente posible, y si incluye belleza, armonía, fuerza, etc., entonces en la forma de comer y en la actividad física sacrificas la vieja forma por la nueva. Entras en una ceremonia que es un sacrifico y has hecho, entonces, un lugar para la manifestación de la nueva forma. Pero a esa ceremonia hay que entrar gozoso, con amor, con entendimiento de su magia – sin quejas. Esto invoca la fuerza de la Voluntad a la Materia, la intención a la apariencia. Ahora, lleva este mismo concepto a las varias áreas de tu vida diaria y sus asuntos en los cuales estás haciendo esfuerzos para manifestar el Plan y aprende a que cada actividad física en la cual entras se convierta en un acto ceremonial de magia.  

Desde nuestra circunstancia, sumergidos como estamos en la civilización de Piscis, te preguntarás como puedes entrar en contacto con este Ashram y de qué manera puedes colaborar con su trabajo.

Vamos a seguir la técnica del Maestro D.K. que nos señala la utilización del poder de la imaginación como la puerta que nos abre el ingreso a los mundos sutiles, en este caso al ashram de Síntesis:

Imagina que navegas por un río profundo y caudaloso de aguas verdes color de la esmeralda. En el medio de un silencio profundo te vas acercando a unas gigantescas rocas y sabes que detrás de ellas, oculta, está la puerta del ashram. Pide permiso a los custodios del lugar y ve cómo, muy lentamente, se desplazan esas gigantescas rocas dejando apenas un espacio para que tu barca pueda entrar. En un instante, casi no sabes cómo, el río te sumerge en túneles donde vertiginosamente te vas acercando al centro donde los Maestros están. Haces una profunda reverencia frente al Maestro Morya, al Maestro D.K. y al Maestro Saint Germain. Los ves como soles resplandecientes y al final del gigantesco salón en donde has ingresado, ves una cruz de malta dorada en cuyo centro se abre un espacio de donde emerge una potentísima luz. Te quedas unos instantes absorbiendo esa energía de síntesis que incorporas en tus cuerpos, asuntos y vida; y dando gracias, te retiras suavemente. Vuelves a tu barca por otro túnel, sales hasta que eres depositado en la gran corriente del río de esmeralda por el cual regresas con el firme compromiso de entregar a toda vida, con la que entres en contacto, la potente energía de síntesis que precipita la nueva civilización que todos esperamos y su cultura de paz..

No discrimines a nada ni nadie, suma, reconoce en todas las manifestaciones de la vida a una parte de la Vida Una que a todos nos contiene, disipa el espejismo de sentirte separado y no te alejes de nada ni de nadie. Siente en cada instante como todas las almas son una sola y gran alma y como tú, están expresando en la diversidad de las formas, esa definitiva unidad.

Ante los problemas que la vida te presente, invoca la energía de la Magia Ceremonial y trabaja desde el alma. Entrega con gracia las formas que ya no te sirven más para que lo nuevo pueda descender a tu vida transformándola. Recuerda, tú eres con todos tus hermanos, humanos, el grupo de magos que han venido a cambiar los destinos del mundo.

Siempre desde el alma,

Carmen Santiago y Marta Paillet

fdnpcaracas@yahoo.es / paillet@ciudad.com.ar

 

 

Mes de Tauro 2006

 

El Silencio es el oxígeno de la vida espiritual, es la nota que tenemos que emitir para poder vivir la Verdad de lo que somos. Ruido es todo aquello que no permite que la energía del Alma fluya ininterrumpidamente por su instrumento. El ruido nos lleva a la desconexión, al fracaso, a la enfermedad y al desaliento.

El Silencio es el habitat del Alma. Es el trasfondo desde donde puede surgir el sonido creador. El sonido no se opone al Silencio sino que lo completa, cuando este sonido expresa la armonía infinita de la Madre del Mundo. Entonces, desde el  profundo silencio surge la Voz que organiza la sustancia de acuerdo al propósito divino.

Nuestra vida moderna se ha llenado de ruido, y este ruido ha penetrado las esferas mentales de la humanidad y se repite como un eco interminable. Entre tanto ruido, ¿cómo podemos encontrar nuestro camino?

Si bien podemos detectar la contaminación sonora, no nos damos cuenta del ruido interno que hacen nuestras emociones y nuestros pensamientos. Y ahí está el mayor problema que no sólo confronta la humanidad como un todo, sino también el cuerpo discipular. El RUIDO INTERNO.

Tuve una experiencia que me llamó a una honda reflexión. En mi meditación de las 6:00AM mi mente empezó a repetir la película que había visto en la televisión la noche anterior. Por más que me concentraba, aparecían las imágenes una y otra vez. Me sentí mal y comencé a buscar la causa de esta falta de concentración tan grande. Examiné mis deseos y confirmé que lo que quiero es meditar, orar. Chequié mis ideales. Sí, están todos enfocados en el desarrollo del Plan Divino hasta donde lo puedo captar. Entonces, ¿Qué pasa? ¿Por qué mi mente se escapa y sigue repitiendo las imágenes de la película de anoche?

Pensé en la antigua Grecia, en donde los grandes poetas y filósofos daban vida al Teatro Griego dedicado a lo sagrado. Luego vi como este teatro se fue incorporando a la vida humana como una llamada a la reflexión, luego se convirtió en un motivo de diversión, distracción. Llegó el cine, seguimos distrayéndonos y de repente, ¡llegó la TELEVISIÓN! ¡Santo Dios!, el cine se nos metió en la casa y se convirtió en una actividad de ¡todos los días! ¿De cuántas horas? Para una persona promedio calculo que de dos a tres, pero pueden ser cuatro o cinco. Y en la mayoría de los casos no hay aprendizaje, sólo diversión. ¿Qué nos ha pasado? ¿Cómo pudimos permitir que nuestra mente fuera “tomada” y atrapada de esta manera?

Cuando estudio las enseñanzas del Maestro D.K. y leo que el puente que une las dimensiones del alma y del espíritu con las dimensiones del intelecto, las emociones y la materia densa se hace con sustancia mental, y es precisamente el ser humano el encargado de hacer este puente, entonces me pregunto. Si quisiera impedir este Plan, si quisiera que estos dos mundos nunca se encuentren, tendría que poner un muro muy grande en la mente humana. Y amigos, ¿saben qué? Creo que ya está puesto. Es un muro que constantemente está proyectando imágenes de todo tipo y para todos los gustos, que nos mantiene por los senderos del mundo, sin mirar ni hacia adentro ni hacia arriba. Hay excepciones, pero son tan contadas, que practicamente no cuentan. Este muro tiene el poder magnético más grande pues atrapa nuestra atención con la magia de la imagen. Si se usara para el desarrollo de la conciencia, estaríamos ya en un planeta sagrado, pero … se usa para distraernos y anclarnos en el mundo de los sentidos, los placeres, la codicia… y otras cosas que no puedo mencionar pero que todos saben.

Tenemos un problema, uno grave. Estamos tomados por dentro y no nos damos cuenta, hemos entregando nuestro poder de reflexionar y penetrar a la esencia misma de nuestro ser. Creemos que pensamos, pero ¿pensamos realmente? ¿Con qué tiempo? ¿Cuántas horas dedicamos a la observación profunda, a la reflexión, a la introspección, a la meditación? Creo que no estamos cumpliendo, como especie, nuestra parte del plan en este esquema evolutivo.

Nuestra mente está tan tomada que no nos gusta el silencio y lo confundimos con la muerte, cuando es vida. Porque el silencio nos evidencia el vacío de pensamientos propios. Estamos tan acostumbrados a que otros hablen y digan lo que tenemos que hacer, lo que nos debe gustar, lo que debemos vestir, lo que debemos comer, cuanto tenemos que gastar, que cuando nadie dice nada, nos da una sensación de vacío, y es en el silencio en donde podemos lograr la plenitud. ¡Qué paradoja!

¿Por qué no funciona esa parte de nuestro equipo destinada a entrar en contacto con el mundo divino? Simplemente porque no recibe la energía necesaria para funcionar. Si no le hechas gasolina al auto no anda, si no enchufas la radio a la electricidad, no funciona. Lo mismo con nuestros aparatos espirituales. No pueden funcionar sin las corrientes de energías luminosas, puras que se encuentran en los reinos del silencio.

Hay una parte de nuestra mente que habita en el silencio, que no la limita el mundo fenoménico y está siempre en contemplación. Es lo que llaman la Mente Superior. El intelecto está en constante ebullición, y como hemos visto, se la pasa repitiendo pensamientos ajenos, recreando imágenes implantadas por fuentes foráneas. Si queremos ser de utilidad a los Maestros y al Plan de Dios para esta Tierra es fundamental que tomemos posesión de nuestro intelecto y trabajemos para entonarlo con la Mente Superior.

Vigila cuánto tiempo pasas frente al televisor y compara el tiempo que pasas en contacto consciente con tu alma. Esa es la medida de tu compromiso con el Plan. Porque entrenar la mente es la tarea de hoy. De todos, pero muy en especial del discípulo que quiere ser de utilidad a su Maestro y al Plan.

El mundo de las realidades espirituales parece lejano porque no lo percibimos. Pero es también nuestro mundo. Es cuestión de quitar el ruido, de destapar las cañerías de nuestro equipo de pensamiento y sentimiento y enchufarnos a la corriente, la energía del alma. Es cuestión de ir penetrando poco a poco en el Silencio para descubrir su esplendor.

Cuando vayas al campo, a la playa, busca escuchar sus ruidos naturales, así estarás entrando en su silencio. Habla poco, y que tu palabra sea creadora, veraz, positiva, enriquecedora. La música de los grandes compositores también nos ayudan a entrar en el silencio. Regula tu tiempo de exposición a la televisión y que nunca sea mayor que el tiempo que dedicas a contactarte internamente.

Hay una oración del Maestro Ekirila Krisshnamacharya que puede ayudarte mucho. La comparto contigo:

 

Que la Luz que mora en mí sea la Luz que me guíe.
Que aprenda yo a verla en todo.
Que el sonido que pronuncio revele la Luz en mí.
Que pueda oírlo mientras otros hablan.

Que el silencio en mí y a mi alrededor se haga presente,
el silencio que rompemos a cada instante.
Que llene la oscuridad del ruido que hacemos
y lo convierta en la Luz de nuestro trasfondo.

Que la virtud sea la fuerza de mi inteligencia.
Que la realización sea mi logro.
Que mi propósito se adapte al propósito de nuestra Tierra.
Que mi plan sea una réplica del Plan Divino.

Que hablemos el silencio sin romperlo.
Que vivamos en la conciencia del absoluto.
Que distribuyamos la luz en forma de alegría.
Que seamos dignos de ocupar un lugar en el Reino Eterno OM.

Hablar el silencio sin romperlo, es mantener el estado de armonía que proviene del alma cuando hablamos, y así, sin salirnos del silencio, nos comunicamos y al comunicarnos así nos identificamos con la Verdad que nos habita, nos reconocemos y ¡por fin nos vemos!

Que puedas hablar el Silencio sin romperlo, es mi más ferviente deseo para ti. Con Amor,

Carmen Santiago  -  fdnpcaracas@yahoo.es